close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gasolineros reconocen aumento de precios, pero lo atribuyen a la crisis de desabasto y la falta de inversión

"Aún estamos en la etapa de tratar de paliar las enormes pérdidas de enero y febrero, principalmente", dijo Carlos Elizondo, líder gasolinero.
Cuartoscuro Archivo
10 de abril, 2019
Comparte

Luego de que el gobierno federal responsabilizara a los distribuidores del aumento al precio de los combustibles, debido a que éstos aumentaron “súbita y significativamente” su margen de beneficios por la venta de gasolinas, organizaciones de gasolineros respondieron al Ejecutivo que tuvieron que aumentar el margen debido a factores ajenos a ellos.

Un factor, explicaron, son las pérdidas millonarias que enfrentaron en enero pasado por la crisis de desabasto de combustible, como consecuencia del combate al robo de hidrocarburos. El famoso huachicoleo.

Otro factor es la falta de una infraestructura de almacenamiento de combustible y la falta de inversión del gobierno en los últimos 25 años, situación que ha generado problemas logísticos y también afectaciones en el abasto, que a su vez repercute en los precios finales que paga el consumidor.

Y otro factor, añadieron los gasolineros entrevistados, está relacionado con la reforma energética y la entrada de nuevas empresas internacionales que exigen mayores ganancias para sus marcas, por lo que los distribuidores de gasolina tienen que aumentar los precios para compensar esos costos.

El martes el presidente López Obrador hizo un llamado a los gasolineros a actuar con responsabilidad y revisar sus márgenes de utilidad, para que no haya abusos al consumidor en los costos.

Y, además, advirtió: si no atienden el llamado, el Ejecuivo Federal podría crear su propia red de gasolineras.

“Estamos cumpliendo”

En la habitual conferencia mañanera del presidente López Obrador, el mandatario defendió que su Ejecutivo sí está cumpliendo con una de sus principales promesas de campaña: que ya no habrá más alzas periódicas a los combustibles. Los llamados gasolinazos.

“Se está cumpliendo con que no aumenten los combustibles -subrayó-. Pero hay aumentos porque ha crecido el margen de utilidad de las empresas de distribución”.

Sobre este punto, el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó que el precio del combustible que llega al consumidor final se compone de varios elementos, entre éstos, los costos de logística, los impuestos, las referencias internacionales, y los márgenes de beneficio que se quedan las estaciones de servicio por vender los combustibles.

Pues bien, en cuanto al margen de utilidades, el subsecretario de Hacienda expuso que en el primer trimestre de este 2019 ese margen aumentó notablemente, “y sin una razón clara de costos”.

Y expuso varios datos. Por ejemplo, en comparación con el primer trimestre de 2018, los gasolineros se están quedando con un margen de beneficio de 70 centavos más por la venta de gasolina Magna, un 55% al alza. En la Premium el margen es todavía mayor: 1.20 pesos, un 84% al alza. Y en el Diesel, 47 centavos, un 36% al alza.

Estos aumentos, recalcó el funcionario de Hacienda, están provocando que los distribuidores del combustible absorban cerca del 63% de los subsidios del Gobierno a los precios de la gasolina, y solo el 37% de este apoyo llega al precio final que pagan los consumidores.

La crisis del huachicoleo

Ante este carrusel de datos oficiales, Carlos Elizondo, líder gasolinero que representa a 870 distribuidores en todo el país, admite en entrevista con Animal Político dos puntos: uno, que el nuevo gobierno federal “ha hecho un esfuerzo” por mantener bajos los precios del combustible, especialmente de la Premium, la más cara del mercado. Y dos, que, en efecto, los márgenes de beneficio que se quedan los distribuidores ha crecido en los últimos meses.

Aunque, sobre este último punto, Elizondo expone otras dos causas que, asegura, son ajenas a los gasolineros.

La primera es la crisis que afrontó México, especialmente en enero y parte de febrero de este año, ante la situación de desabasto de combustible que se vivió en miles de estaciones de servicio, como efecto colateral de la nueva estrategia de combate al huachicoleo.

Esta estrategia provocó que el gobierno cerrara ductos de combustible, para evitar el robo de las bandas del crimen organizado, y que, entonces, Pemex transportara las gasolinas por carretera y en pipas, lo cual generó una situación de desabasto; sobre todo, en la zona centro y norte del país.

“Fue una crisis tremenda. Los gasolineros tuvimos pérdidas multimillonarias por falta de combustible para vender”, enfatizó Elizondo, quien señaló que en estados como Jalisco, según las autoridades estatales, se llegaron a perder entre 250 y 300 millones de pesos diarios.

“Por eso, aunque el gobierno baje el costo de la gasolina, para el sector gasolinero es muy complicado bajar el precio final al consumidor. Porque aún estamos en la etapa de tratar de paliar las enormes pérdidas de enero y febrero, principalmente, y que, a día de hoy, aún tiene remanentes en entidades como San Luis Potosí, Hidalgo, y Querétaro”.

“Es decir -remata Elizondo-, para el gasolinero, ese mayor margen de beneficio que está aplicando ahora, le ayuda a menguar un poco el golpe tremendo que se dio en los primeros meses de este año”.

En cuanto al segundo factor de por qué aumentaron los márgenes de beneficio los distribuidores, el líder gasolinero dijo que éste tiene que ver con “un efecto perverso” de la reforma energética, que entró en vigor el sexenio pasado. Y es la llegada de nuevas marcas extranjeras de combustible que, solo por ofrecer el nombre y el prestigio de su marca, piden a los gasolineros un mayor margen de ganancias para ellas.

“El gasolinero se está enfrentando a que, por cambiar el nombre de la marca por una extranjera, tiene que pagar hasta un 5% más. Y por eso, a muchos no les queda más remedio que ofrecer el combustible un poco más caro, para absorber la publicidad de la marca extranjera”.

En la frontera no hubo utilidades

Rubén Márquez, presidente de la Asociación de Gasolineros de Mexicali, señaló por su parte que no en todo el país los distribuidores están aumentando los márgenes de beneficios.

En Mexicali, en la frontera con Calexico, California, Estados Unidos, el líder gasolinero aseguró que, si bien Hacienda bajó desde marzo el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que es el impuesto que se paga por la producción y venta o importación de gasolinas, esto no ha tenido aún un impacto en el precio del combustible que Pemex vende a los distribuidores.

“Es cierto, bajó el IEPS. Pero el precio que nos da Pemex no ha bajado, incluso ha estado subiendo entre dos y tres centavos. Por eso, nuestro margen de utilidad también lo hemos tenido que bajar. Porque si los ampliamos, el precio va a subir aun más, y eso nos afecta en la competencia con la gasolina de Calexico”, apuntó Márquez, quien añadió que, hasta ahora, aún no se ha dado la homologación de precios de combustible que el presidente López Obrador prometió en su campaña, para evitar que los consumidores mexicanos crucen la frontera para cargar gasolina en Estados Unidos.

“Seguimos a la expectativa de que eso se cumpla”, recalcó el líder gasolinero.

Carencia de infraestructura

Animal Político también buscó para esta nota a la Onexpo Nacional; una unión de gasolineros con representación en las 32 entidades del país, que se presenta como un enlace entre gobierno y empresarios.

Cuestionada sobre la postura del gobierno federal, acerca de que los aumentos a la gasolina se debieron a que creció el margen de utilidad de los distribuidores, la Onexpo planteó a través de un escrito que, en los últimos 25 años, no ha habido inversión por parte del Estado en materia de infraestructura de almacenamiento y distribución de combustibles, la cual “se mantuvo prácticamente sin cambios en nuestro país”, situación que, a su vez, está generando afectaciones al precio de las gasolinas.

“Es sabida la carencia de una infraestructura suficiente de almacenamiento -remarcó la unión de gasolineros-, situación que ha generado distorsiones logísticas de tipo regional y estacional, incluso afectaciones en el abasto, que inciden directamente en los precios”.

Ante este panorama, la Onexpo Nacional pidió una reunión con la Secretaría de Hacienda, para intercambiar posturas “en materia de determinación de los precios al público” de los combustibles.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hacer (y qué no) cuando quieres pedir un aumento de salario

Probablemente tus responsabilidades laborales merecen un mejor salario del que te están pagando. Pero ¿cómo pedir un aumento de sueldo? ¿Qué debes hacer y qué no, antes de sentarte a conversar con tu jefe?
24 de julio, 2019
Comparte

¿Cuánto dinero vale tu trabajo? O más bien, ¿es la respuesta a esa pregunta igual a la suma que te paga tu empleador?

Si no es así, debes solicitar un aumento y eso significa que debes negociar con la persona que paga tu salario. Este paso es algo que le da terror a mucha gente, pero no debería ser motivo de miedo.

“Nadie es despedido por pedir un aumento de sueldo”, dijo Pip Jamieson, fundador del sitio para profesionales The Dots. “Al contrario: pedir más dinero muestra ambición y que deseas permanecer en la empresa”.

Pero hay maneras correctas y maneras incorrectas de pedir un aumento de sueldo.

Aquí te explicamos algunas cosas que debes y no debes hacer cuando se trata de pedir más dinero por el trabajo que haces.

Correcto: hacer una investigación apropiada

Visita un sitio web de comparación de salarios o habla con una agencia de contratación o con su departamento de Recursos Humanos para averiguar el tipo de pago que deberías tener tu trabajo.

Necesitas evidencia sólida para respaldar tu aumento: objetivos de ventas alcanzados, contratos firmados, objetivos cumplidos. Recuerda: es sorprendente lo poco que podría saber la persona que decide tu salario, especialmente en las empresas grandes.

Pilas de dinero.

Getty Images
¿Crees que es hora de pedir un aumento de sueldo?

“Trabaja en función de eso”, dice Dulcie Shepherd Swanston, autora de It’s Not Bloody Rocket Science (No es tan malditamente difícil) y fundadora de la empresa de capacitación empresarial Profitably Engaged. “El tipo de cualidades que necesitas para obtener un aumento es el mismo tipo de cualidades que necesitas para ser un buen empleado”.

Incorrecto: exigir más dinero sin una justificación

Tessa Fyson había estado trabajando para el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido durante seis meses, cuando decidió pedir más dinero por su trabajo.

“Cuando me hicieron la inevitable pregunta ‘¿Por qué deberíamos darte un aumento salarial?’, me quedé helada”, dice. “Las reuniones con la gerencia me ponen muy nerviosa y perdí la capacidad de hablar. Me sentí ingenua cuando me dijeron que pensara en las razones y luego volviera”.

Jamieson insiste en que los empleados deben ver el pago como un contrato comercial (no como un favor) y que por eso debe ser negociado seriamente.

Por lo tanto, no debes decir que necesitas el dinero para pagar el alquiler o comprar bolsos de Prada.

No pidas un aumento salarial acabado de comenzar en un empleo.

Getty Images
No pidas un aumento salarial acabado de comenzar en un empleo.

Pero Lou Goodman, director de marketing del sitio web de empleo Monster para Reino Unido, Irlanda y Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo), advierte: “Siempre vale la pena que una empresa sea empática con tu vida personal, porque si pierden a un empleado, los recursos necesarios para encontrar, reclutar y capacitar a alguien nuevo puede ser considerables”.

“Pero al final, el pago debe reflejar el desempeño de alguien y el desempeño de la propia compañía”.

Correcto: escoger un buen momento

Elige un momento en el que todos estén de buen humor, por ejemplo, después de la finalización (exitosa) de un proyecto. Averigua cuándo tu empresa planifica su presupuesto, para estar seguro de que no estás pidiendo un imposible.

“Tienes que ser inteligente”, dice Shepherd. “Habla con tu jefe tres o cuatro meses antes de la próxima revisión salarial”.

Incorrecto: solicitar un aumento demasiado pronto

Si tu último aumento de sueldo fue el año pasado o si acabas de empezar en un nuevo trabajo, tendrás que encontrar algunas buenas razones para justificar una solicitud de aumento tan pronto.

“Demasiada gente comienza un nuevo trabajo y luego quiere un aumento de sueldo. Esto me desconcierta cuando el trabajo fue aceptado con esa oferta de salario”, dice Charlotte Green, una entrenadora de desarrollo personal en Aprendizaje y Capacitación .

Si quieres pedir más dinero, asegúrate de haber investigado lo suficiente.

Getty Images
Si quieres pedir más dinero, asegúrate de haber investigado lo suficiente.

“Un aumento de sueldo premia la lealtad y el tiempo. El trabajo duro cosechará recompensas financieras”.

Correcto: asegurarte de estar en el rango de salario correcto

Cada vez más las empresas están definiendo los salarios por puesto, reduciendo la posibilidad de negociaciones individuales de salario.

“Para los empleadores es muy útil tener una estructura. Si no la tienen y comienzan a pagarle a cada persona diferentes cantidades por hacer el mismo trabajo, las cosas pueden ponerse feas”, explica Swanston.

Incorrecto: pedir un salario por encima del rango

“Estás siendo ingenuo si pides más”, dijo Swanston. “De todos modos, es normal que tengas curiosidad por tu calificación de pago. Puede haber un error, o puede haber una buena razón por la que deberías estar en un nivel de salario distinto del que tienes”.

Si te niegan el aumento, recuerda que puedes pedirlo en otro momento.

Getty Images
Si te niegan el aumento, recuerda que puedes pedirlo en otro momento.

Sin embargo, Goodman dice que aunque los rangos de salarios pueden limitar la cantidad que puedes pedir, tienen ventajas: “Puede haber un amplio margen de movimiento dentro de un rango de pago. En realidad, es bastante útil ya que proporciona un marco para las negociaciones y te brinda puntos de referencia”.

Correcto: expresar seguridad

El sitio web de Monster aconseja a los empleados “sentarse derecho, tener contacto visual con tu jefe”.

“La confianza es clave en esta conversación, así que habla lentamente y con un propósito, y usa gestos con las manos para reforzar tus puntos, si este es tu estilo natural”.

Fyson dice que uno de las mayores enseñanzas que se llevó del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido fue la siguiente: “¡Luce seguro! Todos hacemos más de lo que la descripción de nuestro trabajo nos dice que debemos hacer, pero también está bien querer una recompensa económica por eso”.

Incorrecto: agitarte, reírte nerviosamente o permitir que tu mirada vague por la habitación o cubrir tu boca mientras hablas

Monster dice que todo esto sugiere a la persona que está al otro lado del escritorio que te sientes incómodo o inseguro con lo que estás pidiendo.

También dice que debes tratar de no rellenar ningún silencio o dar un paseo. Solo espera una respuesta y dale a entender a tu jefe que esperas una.

Correcto: solicitar una suma concreta

Puede parecer contrario a la intuición, pero una investigación hecha por Columbia Business School encontró que pedir un salario específico y preciso funciona mejor que una cifra redondeada.

"El tipo de cualidades que necesita para obtener un aumento de sueldo es el mismo tipo de cualidades que necesita para ser un buen empleado".

Getty Images
“El tipo de cualidades que necesitas para obtener un aumento de sueldo es el mismo tipo de cualidades que necesitas para ser un buen empleado”.

Los investigadores ubicaron a los “negociadores” en escenarios tales como comprar joyas o negociar la venta de un automóvil usado.

Algunos hicieron ofertas precisas, otros hicieron ofertas redondeadas. En general, se vio que las personas que ofrecían una cantidad precisa estaban más informadas sobre el valor real del artículo en venta.

Uno de los autores del informe de 2013, la profesora Malia Mason, dijo: “La aplicación práctica de estos hallazgos, que indica que estás informado y estás utilizando un número preciso, se puede utilizar en cualquier situación de negociación para sugerir que hiciste tu tarea. ”

Incorrecto: ser ambiguo

“Los negociadores deben recordar que, en este caso, los ceros realmente no agregan nada a la mesa de negociaciones”, dijo el profesor Mason.

Pero ten en cuenta que si solicitas un aumento salarial de US$1.245,25, es posible que tengas que explicar por qué esos 245 o esos 0.25.

Correcto: hablar sobre el futuro

“Hay más cosas de las que hablar que solo del salario”, dice Jamieson. “Hay otras cosas que afectan tu felicidad en el trabajo: flexibilidad, vacaciones, beneficios. Estas son todas las cosas de las que deberías hablar”.

Mostrarte seguro es la clave para conversar con tu jefe sobre un posible aumento de sueldo.

Getty Images
Mostrarte seguro es la clave para conversar con tu jefe sobre un posible aumento de sueldo.

Tessa Fyson finalmente consiguió su aumento salarial en Servicio Nacional de Salud y después de varios años se cambió a una carrera en mercadotecnia para una firma de reclutamiento. Una vez más pidió un aumento salarial y esa vez estuvo mejor preparada.

Lo que sus empleadores ofrecieron no fue lo que había pedido, pero hubo otros beneficios. “Regresaron para ofrecer un pequeño aumento cada vez que alcanzara mis objetivos trimestrales”, dijo, “y un ascenso en el título del rol que desempeñaba”.

“Puede que no haya sido exactamente lo que estaba buscando, pero el hecho de que intentaran apoyarme significó mucho”.

Incorrecto: ceder

“Si no quisieron darte más dinero ahora y no creen que ese sea tu valor, pregúnteles qué es lo que aumentará tu valor y qué debes hacer. Ese tipo de retroalimentación es muy útil y sienta las bases para la próxima discusión,” dice Shepherd.

Y por supuesto siempre puedes dejar ese trabajo.

“Cuando estás negociando”, señala Jamieson, “la amenaza de irte siempre está implícita”.

“No necesitas explicarlo, y lo mejor para ti es que se trata de un mercado de vendedores. Las mejores empresas se quedan con el mejor talento a través de ofertas más atractivas, y así debe ser”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=J-7hKPwfNM0&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.