close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Investigadores mexicanos piden modificaciones en producción agropecuaria por el cambio climático

De no cambiarse los métodos de producción agropecuaria, se prevén consecuencias negativas en las distintas áreas de cultivo del país.
Cuartoscuro
Por Siboney Flores
16 de abril, 2019
Comparte

Investigadores del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados advirtieron que, ante los efectos del cambio climático que se viven en el mundo, es necesario modificar los métodos de producción agropecuaria en México.

México sufrirá más que otros países los efectos del cambio climático: expertos

“El cambio climático es un fenómeno difícilmente revisable, que más bien se intensificará en el futuro, por lo que una de las principales recomendaciones para la el sector agropecuario mexicano es desarrollar estrategias de adaptación. Las áreas agrícolas de temporal en México tendrán que adaptarse a un escenario de más temperatura y menos agua; de aquí que las tecnologías de producción actuales y futuras deberán adaptarse bajo condiciones de escasez”, señalaron los investigadores en su más reporte “El cambio climático y el sector agropecuario en México”.

Citando diversas investigaciones que han explorado la magnitud del impacto del cambio climático en el sector, como la de Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), indicaron que “la agricultura en México puede verse afectada por la presencia de plagas, insectos y eventos meteorológicos extremos a causa” de este fenómeno.

“El incremento de la temperatura afectará el crecimiento de algunos cultivos, sobre todo si aumenta el consumo de agua y la proliferación de plagas”.

No solo eso. A decir de los investigadores del CEDRSSA, el estudio del INEEC detalló que la agricultura en México se presenta en 22 millones de hectáreas del país, es decir, 11 % del territorio nacional; 5.7 millones son áreas de riego y 16.3 de temporal, de allí la importancia de modificar los métodos de producción.

“Como medidas de adaptación para México, América Central y el Caribe (se) propone la gestión integral de suelos y de recursos hídricos, capacitación a los agricultores sobre el cambio climático, el fomento de buenas prácticas agroecológicas, la diversificación de cultivos, incluyendo variedades resistentes y rescate de semillas criollas”.

Además, mencionaron que el documento “México: El sector Agropecuario ante el Desafío del Cambio Climático”, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la SAGARPA, “proyecta algunos de los impactos del cambio climático en las actividades agropecuarias, estimando a través del impacto de variaciones en la temperatura, precipitación y de la presencia de efectos climatológicos extremos como heladas, sequias, huracanes y lluvias extremas en las diferentes regiones geográficas de México”.

De acuerdo con los expertos del CEDRSSA, la adaptación que se busca “no es algo nuevo”, pues a lo largo de la historia “los seres humanos han adoptado sus prácticas agrícolas para responder a condiciones económicas, sociales y ambientales cambiantes”.

La política sobre cambio climático ha sido un fracaso en México, reconoce el Instituto de Ecología

Ante esto, señalaron que en varias partes del mundo los agricultores han comenzado a implementar algunas medidas de adaptación de bajo costo, “como modificar las fechas de inicio de siembra o cambiar a otra variedad o tipo de cultivo”.

Sin embargo, advirtieron que esas medidas voluntarias no serán suficientes para hacer frente al cambio climático y, por lo tanto, “será necesaria la aplicación de medidas de adaptación planeada que incluyan componentes locales, regionales, nacionales e incluso internaciones. Las medidas de adaptación más efectivas requerirán de un esfuerzo interdisciplinario en el que participen, entre otros, agrónomos, economistas, ingenieros, geógrafos, entre otras especialidades”.

Entre las medidas que propusieron los investigadores, mismas que se han implementado en otros países, se encuentran: aumentar el nivel de conocimiento que los agricultores tienen sobre el cambio climático; mejorar los niveles de educación y las habilidades de las poblaciones rurales; crear e introducir variedades resistentes a la temperatura; generar sistemas de alerta temprana sobre la temporalidad y severidad de las lluvias; fortalecer los sistemas formales e informales de intercambio de semillas; mejorar la infraestructura física; resolver los problemas de falta de acceso al crédito y de falta de seguros agrícolas.

Cambio climático: de 2015 a 2018, los 4 años más cálidos de la historia

Las medidas antes mencionadas, indicaron, pueden considerarse como de “adaptación tradicionales”. Pero recientemente se ha empezado a promover una nueva categoría de prácticas de adaptación basadas en ecosistemas, entre las que se encuentran el establecimiento de áreas protegidas y los sistemas de pagos por servicios ambientales.

“La idea básica es que se pueden promover o mejorar las capacidades que los ecosistemas tienen de aislar a las comunidades humanas de los efectos adversos del cambio climático por medio de la provisión de servicios ambientales (un ejemplo típico es la protección ante tormentas y huracanes que los manglares proveen a las poblaciones locales)”.

Indicaron que aun cuando México ha sido promotor y líder mundial en lo que respecta a la instrumentación de políticas públicas, para hacer frente al problema del cambio climático, “la evidencia muestra que los logros obtenidos han sido limitados. Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del sector agropecuario se han incrementado sustancialmente, como los expertos lo han pronosticado, (por lo que) si no se logran estabilizar las emisiones de GEI, el impacto del cambio climático en la producción agropecuaria y en la vida rural tendrá consecuencias negativas de gravedad”.

Ni un grado más, ni una especie menos: jóvenes mexicanos se unen al #FridayForFuture

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué un vuelo de Ámsterdam a CDMX tuvo que cruzar dos veces el Atlántico?

Cuando estaban a miles de pies sobre Canadá, se reportó una actividad del volcán Popocatépetl, que lo obligó a cruzar de vuelta el Atlántico.
29 de noviembre, 2019
Comparte

Despegaron de Ámsterdam rumbo a Ciudad de México, cruzaron el vasto Atlántico, comenzaron a cruzar los cielos de Canadá y 11 horas de vuelo después, aterrizaron… en la misma ciudad que los vio partir.

El vuelo KL685 de la aerolínea holandesa KLM, con ruta diaria entre estados dos ciudades de Países Bajos y México, vivió el jueves un episodio singular y todavía lleno de incertidumbres.

Según informó la compañía, cuando estaban a miles de pies sobre Canadá, se reportó una actividad del volcán Popocatépetl, cerca de la capital mexicana, que lo obligó a cruzar de vuelta el Atlántico.

No están claros los motivos que llevaron al piloto a regresar a su origen en lugar de aterrizar de emergencia en otra ciudad en Canadá o Estados Unidos ni tampoco por qué no hay reportes de otros vuelos hacia CDMX que hayan sido afectados por este motivo.

Una vocera de KLM le dijo a la BBC que el avión, un Boeing 747, también transportaba una gran cantidad de caballos en ese momento, lo que según medios holandeses podría haber sido un factor para el retorno.

La portavoz, sin embargo, no pudo explicar de manera oficial qué causó que el capitán decidiera retornar a Ámsterdam. Solo alegó que hubo “muchas razones” , aunque admitió que la carga equina pudo haber sido una de ellas.

KLM se disculpó por las molestias que generó el incidente y reprogramó los vuelos para todos los pasajeros.

Un volcán que no duerme

El Popocatépetl es la segunda montaña más alta de México y se encuentra a 70 km de la capital.

El volcán ha estado activo todo el año y durante casi todo noviembre ha estado expulsando cenizas y gases al aire.

Mexican volcano Popocatépetl erupting in November

EPA
El Popo o don Goyo, como también se le conoce, experimenta frecuentes erupciones.

Las erupciones volcánicas son causa frecuente de desvíos o interrupciones de vuelos.

En 2010, miles de aviones quedaron varados en tierra cuando el Eyjafjallajökull de Islandia entró en erupción y cubrió Europa con una gigantesca nube de cenizas.

Más recientemente, los vuelos se interrumpieron en mayo cuando el monte Agun en Bali entró en erupción y arrojó lava y rocas a una distancia de 3 km en la atmósfera.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cyKX3E21fLA&feature=youtu.be

https://www.youtube.com/watch?v=vBlOELSWjFI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.