close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Por qué militares en activo pueden estar en la Guardia Nacional? Esta fue la negociación

Pese a modificaciones, senadores y expertos dicen que el carácter de la Guardia Nacional es 100 % civil, y que el general que lo encabeza tiene que pedir licencia. Pero el gobierno dice que ningún militar transferido la pedirá.
Cuartoscuro
11 de abril, 2019
Comparte

La mañana del 21 de febrero los senadores de todos los partidos anunciaron, en medio de un ambiente de euforia, que se había alcanzado un consenso para crear una Guardia Nacional bajo un mando completamente civil. Un borrador del dictamen, difundido unos momentos antes por algunos legisladores y firmado por los líderes de las bancadas, incluía en sus artículos transitorios un enunciado que confirmaba lo anterior.

Ellos son los militares que comandarán la Guardia Nacional

“No encontrarse en activo en la fuerza armada permanente” se señalaba en los requisitos mínimos que deberían cumplir los integrantes de la Guardia.

Pero antes de llegar a la votación en el pleno, ese renglón del documento desapareció. Ni el dictamen difundido en la página del Senado ni en el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación lo incluyó. El colectivo Seguridad Sin Guerra, que había celebrado la aprobación del borrador que incluía ese enunciado, se percató un día después del cambio.

 

¿Qué sucedió?

Fuentes que participaron en la negociación confirmaron que todo ocurrió durante el transcurso de la noche del 20 a la mañana del 21 de febrero. Indicaron que, en efecto, las modificaciones acordadas inicialmente a la minuta que semanas antes mandaron los diputados añadían la prohibición expresa de tener militares en servicio activo en la Guardia.

Dicha prohibición estaba contenida en el numeral 7 del artículo Cuarto Transitorio de la reforma, donde se establecían las cláusulas que debería incluir la Ley de la Guardia Nacional. Textualmente señala: “Lo requisitos que deberán cumplir sus integrantes, entre los que deberá estar no encontrarse en la fuerza armada permanente”.

Este es el documento completo donde aparece dicha condición:

¿Qué delitos va a combatir? ¿Qué pasará con los soldados? Las claves de la Guardia Nacional

Cuando dicho borrador fue enviado a los asesores de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Gobernación estos se alertaron por el enunciado. Un emisario de Gobernación se trasladó al Senado donde se reunió con los legisladores que continuaban discutiendo el acuerdo y pidió que dicho párrafo fuera modificado. Esto en el transcurso de la noche.

“Lo que nos dijo, en resumidas cuentas, es que los asesores de Sedena habían advertido que un militar aun cuando pidiera licencia, seguiría siendo un militar en activo. Dejar el enunciado así iba a impedir literalmente el traslado de cualquier elemento de las fuerzas armadas la Guardia Nacional, algo que era prioridad para el presidente y para la Sedena”, dijo uno de los legisladores que estuvo presente.

Las negociaciones se extendieron así hasta la mañana siguiente, aún con el borrador ya filtrado a periodistas y activistas en el que se mantenía la prohibición de militares en activo.

Finalmente, antes de llegar al pleno del Senado en la tarde de ese 21 de febrero, el numeral 7 del transitorio cuarto de la reforma fue modificado desapareciendo la prohibición de que hubiera militares en activo. En su lugar el enunciado quedó de esta forma:

“Los requisitos que deberán cumplir sus integrantes, conforme a las leyes aplicables…”

Los senadores acordaron hacer esta modificación solicitada por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, a cambio de que en el apartado de consideraciones del dictamen de reforma (apartado que no aparece en el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación) se incluyera un párrafo que indica que los militares que, en su caso sean transferidos a la Guardia, deben pedir licencia.

“Deseamos destacar el acuerdo alcanzado para que en la Ley de Guardia Nacional se establezcan requisitos que deberán cumplir sus integrantes, entre los cuales se trata de elementos provenientes de la Fuerza Armada Permanente. Se requiera haber obtenido licencia para separarse del servicio activo en los términos de las leyes aplicables”, señala el párrafo incluido en las consideraciones.

Este es el documento completo ya con la eliminación expresa de militares en activo en los transitorios y con el párrafo de la licencia de los militares en las consideraciones:

Pero ni su jefe ni militares transferidos pedirán licencia

Contrario a lo estipulado en el párrafo mencionado, ni el general que fue nombrado como jefe de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, en proceso actual de retiro, ni algún otro de los más de 30 mil efectivos de policía militar y naval que se prevé transferir a la Guardia Nacional pedirán licencia.

Así lo confirmó en entrevista con Animal Político en el Senado el secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, luego de una reunión privada con legisladores en donde entregó el paquete de leyes secundarias que acompañarán a la Guardia Nacional.

En el caso del general Rodríguez Bucio, el secretario Durazo destacó que él ya no está en activo pues se encuentra en proceso de retiro, por lo que estimó que no habrá ningún problema.

“No será necesario que pida licencia por dos razones. En primer lugar porque su proceso reglamentario de retiro termina en agosto. Pero además una vez que inicia el proceso de retiro seis meses antes, entra ya en esa calificación de retiro. Y al mismo tiempo una vez que asuma la responsabilidad de la Guardia Nacional él sería comisionado” dijo.

Durazo destacó el “gran prestigio a nivel nacional e internacional” con el que cuenta el general Rodríguez Bucio y su trayectoria intachable en más de 45 años de experiencia.

Y cuestionado sobre si los elementos de la policía militar y naval que sean transferidos a la Guardia deberán pedir licencia, el secretario respondió que tampoco será necesario ya que bastará con que sean comisionados a la nueva fuerza.

Así respondió Durazo a la pregunta expresa de si estos efectivos deberán pedir licencia al Ejército y a la Marina:

“No. El hecho de pasar comisionados (a la Guardia) ya lo desvincula de la Secretaría de la defensa Nacional y de la Secretaría de Marina. Y ellos aun cuando sean comisionados podrán regresar luego al Ejército y a la Marina para retomar sus derechos” dijo.

El Ejército presenta los uniformes que usarán los elementos de la Guardia Nacional

Expertos y legisladores difieren

Consultados por Animal Político, expertos y legisladores consideraron que aun cuando se eliminó la prohibición expresa de nombrar a militares en activo en el dictamen de la Guardia Nacional, la reforma es clara en que se trata de una fuerza de seguridad civil. En ese contexto consideraron que el general nombrado como comandante de esta fuerza sí debe pedir licencia.

El académico Alejandro Madrazo, quien participó en las audiencias públicas, señaló incluso que aun pidiendo licencia el nombramiento de una cúpula militar al frente de la Guardia Nacional no era lo deseable.

“El nombramiento es inconstitucional sino pide licencia o no esté retirado. Es un error de política pública porque continúa y profundiza la militarización calderonista. Y es pésima señal porque habla de un presidente que no respeta ni a la Constitución, ni los acuerdos políticos”, dijo Madrazo.

El senador del PAN Julen Rementería, integrante de equipo del Senado que logró los consensos para la reforma, insistió en que aun cuando se eliminara la prohibición expresa de militares en activo esta nueva fuerza es de orden civil. No obstante consideró que es importante que exista la licencia de los elementos.

“La esencia de Guardia Nacional de carácter civil esa está salvaguardada por su condición y naturaleza civil, pero sobre todo porque cualquier falta tendrá que responderse ante tribunales civiles y nunca militares, en consecuencia (si) el mando pidió licencia y sigue siendo considerado por la milicia activo no hace diferencia respecto frente a quién tiene que comparecer en caso de faltas”, dijo Rementería.

Alfredo Lecona, integrante del colectivo #SeguridadSinGuerra, confirmó que ellos se percataron de la eliminación de la imposibilidad de militares en activo un día después de que la reforma fue aprobada.

Pese a ello, coincidió en que la Guardia Nacional está configurada constitucionalmente como una fuerza civil y no militar. En ese sentido advirtió que el nombramiento de militares que no han pedido licencia afecta la cadena de mando, pues sus superiores jerárquicos no son civiles, sino son los secretarios de Marina y Defensa Nacional.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Science & Society

El misterioso (y pestilente) olor de la Luna, según los astronautas que la pisaron

Mientras llevaban puesto el casco, los astronautas que llegaron a la Luna no lo notaron. Pero al quitárselo dentro de la nave les llegó un intenso hedor que describieron como “pólvora quemada”. ¿Por qué huele tan mal el polvo lunar?
Science & Society
15 de julio, 2019
Comparte

¿Cómo se siente? “—Suave como la nieve, aunque extrañamente abrasivo” (Gene Cernan, astronauta del Apolo 17).

¿A qué sabe? —”No está mal” (John Young, astronauta del Apolo 16).

¿A qué huele? “Huele como la pólvora quemada” (Cernan).

Suave, sabroso… y maloliente. Los adjetivos que algunos de los astronautas que pisaron la Luna usaron para describir el polvo lunar parecen desmentir la imagen romántica y nostálgica que muchos tenemos sobre el satélite terrestre.

Pero ¿cómo pudieron los astronautas oler el polvo lunar? ¿Y qué se sabe sobre su hedor?

linea

No se trata de ciencia ficción. Cada uno de los astronautas que pisó la Luna tuvo la oportunidad de comprobar el olor de la Luna después de su caminata espacial.

Fue al regresar a la nave y quitarse el casco cuando quedaron impregnados del hedor de aquella sustancia que, según se lee en las “Crónicas del Apolo de la NASA”, era “increíblemente pegajosa”, hasta el punto de que se adhería a las botas, los guantes y cualquier superficie expuesta a ella.

Gene Cernan

Donaldson Collection/getty Images
Gene Cernan fue la undécima persona en caminar sobre la Luna, en diciembre de 1972.

El polvo lunar -o “regolito,”, su otro nombre científico- parecía flotar sobre la superficie del satélite, adhiriéndose a cualquier objeto.

“No es como el polvo terrestre”, le dijo a la BBC Butler Hine, supervisor del proyecto LADEE, una misión que la NASA lanzó en 2013.

El científico también explicó que el polvo de la Luna es “áspero” y “un poco diabólico”, pues se incrusta en huecos imposibles al seguir las líneas de campo eléctrico. Por eso resultaba tan pegajoso para los astronautas.

Por más que éstos trataran de cepillar una y otra vez los trajes, al ingresar a la cabina tras el paseo siempre quedaba algo (y a veces mucho) de aquel extraño polvo que algunos describían como olor a pólvora.

Al quitarse los guantes y los cascos, los 12 astronautas de las seis misiones Apolo (1969-72) pudieron sentirlo, probarlo e incluso olerlo.

Al acabar la misión Apolo 17, en diciembre del 72, los trajes espaciales y cascos quedaron cubiertos de polvo lunar.

NASA
Al acabar la misión Apolo 17, en diciembre de 1972, los trajes espaciales y cascos quedaron cubiertos de polvo lunar.

El piloto del Apolo 11, Buzz Aldrin, dijo que aquel polvo que ensuciaba su traje tenía una fragancia “como a carbón quemado o similar a las cenizas de una chimenea, sobre todo si derramas un poco de agua sobre ellas”.

“Es un olor realmente fuerte”, dijo por radio Charlie Duke, piloto del Apolo 16 en abril de 1972. “Me sabe y me huele a pólvora”.

Ocho meses después, tras la misión del Apolo 17, Gene Cernan confirmaría las percepciones de Duke con estas contundentes palabras: “Huele como si alguien hubiera disparado una carabina (un arma de fuego similar al fusil) aquí dentro”.

Parece una referencia muy concreta. Sin embargo, otro de los tripulantes del Apolo 17, Harrison (Jack) Schmitt, explicaría después que “todos los astronautas del Apolo estaban familiarizados con el manejo de armas”, y por eso “cuando dijeron que ‘el polvo lunar huele como la pólvora quemada’ sabían de lo que hablaban”.

“No es que fuera metálico o agrio, pero era el aroma más parecido con el que lo podíamos comparar”, declaró.

Polvo… pero no pólvora

Y si huele a pólvora y sabe como pólvora…. ¿acaso no será pólvora?

"Viaje a la Luna", de Georges Melies, 1902.

Hulton Archive/Getty Images
El viaje a la Luna no fue como lo imaginó el director francés Georges Melies en 1902, pero tampoco fue idéntico a como lo planificó el Proyecto Apolo.

Fue la pregunta que probablemente muchos se hicieron y que la NASA no tardó en desmentir.

“El polvo lunar y la pólvora no son la misma cosa”, explicó la agencia espacial en sus “Crónicas del Apolo”. De ninguna manera se asemeja a la pólvora, agregó.

Gary Lofgren, del Laboratorio de Muestras Lunares, en el Centro Espacial Johnson de la NASA, dijo que las moléculas que componen la pólvora “no fueron encontradas en el suelo lunar”.

Por su parte, el profesor de astronomía Thomas Gold desmintió en 2004 que el polvo lunar fuera explosivo.

El polvo lunar está compuesto en su gran mayoría por dióxido de silicio y es creado por los impactos de meteoritos que golpean la Luna y la quiebran en pedazos minúsculos, dice la NASA.

También es rico en hierro, calcio y magnesio y en minerales como la olivina y el piroxeno.

¿Entonces por qué huele a pólvora?

Ese es un misterio todavía por resolver, pero hay algunas teorías.

Donald Pettit, un ingeniero químico y astronauta que experimentó largas estancias en la Estación Espacial Internacional (EEI), ofreció una explicación.

Apolo, 1990

Getty Images
Una posibilidad es que, al mezclarse con la atmósfera del módulo espacial, el polvo lunar se oxida.

“Imagínense en un desierto en la Tierra”. “¿A qué huele? A nada. Hasta que llueve. El aire se llena de repente de olores dulces, pastosos”. El agua que se evapora del suelo lleva a su nariz las moléculas que han estado atrapadas en el suelo seco durante meses”, detalló.

“La Luna es como un desierto de 4.000 millones de años. Es increíblemente seca”, agregó Pettit. “Cuando el polvo lunar entra en contacto con el aire húmedo en un módulo lunar, se consigue el efecto de la lluvia del desierto’ —y algunos olores”.

Lofgren dijo que el fenómeno podría deberse a que el polvo lunar, combinado con iones desprendidos del Sol que llegan hasta el satélite, se mezclan dentro de la cabina “produciendo quién sabe qué olores””.

El científico también dijo que otra posibilidad es que el polvo lunar “se queme” dentro de la atmósfera de oxígeno del módulo lunar a través de un proceso de oxidación, parecido a la combustión, pero muy lentamente, por lo que no produce llamas.

Un frasco con polvo lunar

Laura Murray Cicco
Esta pequeña muestra de polvo lunar fue recogida por Neil Armstrong, el primer ser humano en pisar la Luna, el 20 de julio de 1969.

Pero tal vez una de las cosas que más asombro generan es que el polvo lunar ya no huele al llegar a la Tierra. Existen varias muestras de polvo y roca lunares recogidas por los astronautas.

“No huelen como la pólvora”, dijo Lofgren.

La NASA dice que, una vez en la Tierra, esa sustancia perdió fuerza y fue “contaminada” por aire y agua, eliminándose de cierta manera los efectos de “cualquier reacción química olorosa” durante el viaje de regreso a la Tierra de los astronautas.

La solución será analizar ese polvo en la propia Luna.

Pero como desde 1972 no han habido nuevas misiones tripuladas a la Luna, todavía no hay nuevos recuentos de astronautas que hayan podido contar a qué sabe y a qué huele nuestro único satélite natural.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FohKHHN762E

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.