close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Cuartoscuro Archivo
Tras 6 semestres, eliminan carrera de ingeniería en escuela de Morena; estudiantes se quedan sin nada
Jóvenes se enteraron de que su carrera desaparecería en el plantel Heberto Castillo, porque eran menos de una veintena estudiantes y no había presupuesto.
Cuartoscuro Archivo
11 de abril, 2019
Comparte

Andrés tiene 26 años. Hace poco más de dos años comenzó la carrera de Ingeniería en Computación en el plantel Heberto Castillo, una de las universidades de Morena y cuyo principal impulsor fue el actual secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

Creyó en el proyecto porque significó la oportunidad de cambiar de vida. Desde los 13 años fue pandillero y además de consumir drogas y “atracar”, había dejado la escuela, pero en 2016 quiso “darle una oportunidad al conocimiento y apareció esta opción como caída del cielo”, dice el joven.

Avanzó hasta el cuarto semestre y por primera vez sentía que se ganaba el respeto por su destreza en las matemáticas y no por los golpes que podía lanzar en las peleas. También se sentía orgulloso que sería el primero de su familia en tener una carrera universitaria. Al concluir planeaba iniciar un negocio para que, además de vivir de él, diera oportunidad de empleo a vecinos de Tláhuac, la demarcación donde vive.

Pero su esperanza se truncó.

En enero debía inscribirse al quinto semestre, pero no hubo convocatoria en el plantel. Los maestros le dijeron que debía registrarse en la plataforma de Centro Regional de Educación Fundamental para la América Latina (Crefal), porque la escuela sería incorporada al Programa de Universidades Benito Juárez como parte de los 100 nuevos planteles del Gobierno Federal.

El 31 de enero intentó hacerlo, pero su plantel, enlistado en la página, ya no ofrecía la carrera de Ingeniería en Computación, sino Ingeniería en Electromecánica. Los profesores dijeron que se inscribiera, para asegurar su lugar, y luego verían qué pasaba con la carrera.  

Días después él y el resto de sus compañeros se enteraron que su carrera desaparecería porque sólo eran menos de una veintena estudiantes y no había presupuesto, pese a que funcionaba gracias a las aportaciones de legisladores de Morena y pese a que a partir de este año sería uno de los planteles del Gobierno Federal.

En un correo electrónico enviado por Raquel Sosa, coordinadora del Programa de Universidades y quien también había coordinado el proyecto de las escuelas de Morena, explicó: “Haremos todo lo que esté en nuestras manos para lograr que los estudiantes que estudiaban ambas carreras se incorporen a las escuelas que sí tenemos en otras partes. Ingeniería Civil, por ejemplo, se imparte en Texcoco, y la carrera de computación se convertirá en el mismo plantel de Tláhuac, en Ingeniería Electromecánica”.

Y “por decisión de las autoridades del plantel, la carrera (Ingeniería en Computación) no se registró ante la SEP y, por tanto, deberemos hacer un gran esfuerzo para lograr la revalidación de estudios en otros planteles. Lamento muchísimo las molestias que esto puede ocasionarle”, dice el correo firmado por Sosa.

El fraude

Si bien sólo 18 estudiantes continuaban en el plantel, son 18 jóvenes que creyeron en el proyecto que Morena les ofreció como una oportunidad educativa tras no poder ingresar a escuelas de alta demanda como la UNAM o el IPN. Hace tres años, durante la inauguración, Jiménez Espriú les dijo que “ésta no es una escuela de rechazados, es una escuela para los que no tienen oportunidad de estudiar”.

Josué, estudiante de sexto semestre de la Ingeniería, se siente decepcionado. Sus padres incluso acudieron a la escuela para preguntar sobre el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios del Tipo Superior (RVOES) durante los primeros semestres y el director, Jorge Raus García, les pidió confianza en que obtendrían el registro pronto porque “estaba en trámite”, pero nunca lo consiguieron. La escuela impartía cursos sin el registro de validez.

Esto también terminó afectándolos en este momento, porque después de desaparecer la carrera, acudieron a la Secretaría de Educación Pública para pedir ayuda. El subsecretario de Educación Superior, Luciano Concheiro, les propuso incorporarlos al Tecnológico de Tláhuac, donde se imparte la ingeniería y forma parte del sistema del Tecnológico Nacional de México de la SEP.

Sin embargo, sus estudios no tienen validez oficial, porque la escuela no estaba reconocida. Los estudiantes se quedaron con las manos vacías tras la decisión de desaparecer la carrera sin explicación alguna.

Adrián, otro de los estudiantes, asegura que Raquel Sosa está traicionando los preceptos repetidos por el Presidente de “no mentir, no traicionar”. Ellos se sienten engañados porque le apostaron a este modelo de educación y ahora se sienten defraudados.

Se supone que la idea de las escuelas de Morena, como ahora el Programa de 100 universidades es alejar a los jóvenes de la drogadicción o la delincuencia. Llevar una opción de educación a zonas marginadas, pero lo que nos están haciendo es “acabar con nuestros sueños. Yo también sé lo que es vivir en un lugar como Tláhuac, donde es más fácil agarrar un arma que un libro”, agrega Andrés.

Por eso, dice, exige al presidente y a Raquel Sosa que “den la cara por su proyecto. Les pedimos educación y que cumplan lo que prometieron”.

Alan, otro de los jóvenes había hecho el examen de ingreso al IPN durante dos años sin conseguirlo y vio en la escuela Heberto Castillo una oportunidad de oro para “ser un profesionista y cambiar al país”, pero ahora no sabe qué hará. La opción que Sosa les ofrece es iniciar desde cero la carrera de Electromecánica, pese a que no tiene nada qué ver con la ingeniería que él estudiaba.

Incluso, los jóvenes recibieron un aviso para informarles que los cursos de la nueva carrera iniciarían el 10 de abril, pero el 5 de abril les enviaron otro correo avisándoles que “queda pospuesto el inicio de actividades hasta nuevo aviso”.

Los estudiantes han acudido a la SEP, han protestado afuera de Palacio Nacional para que el Presidente se entere de su problemática y hasta consiguieron una audiencia con el presidente del Senado y exdirigente de Morena, Martí Batres, pero hasta el momento no han conseguido ninguna solución.

En este peregrinar, Andrés les ha cuestionado “¿de verdad pensaban hacer un proyecto serio o sólo se dedicaron a sacar raja política con las escuelas de Morena?”. Aún sin conseguir respuesta, el joven dice que volvió al punto de inicio: “soy nini. Me quedé sin escuela y sin trabajo porque le aposté todo a esto, y ahora no tengo nada. Me siento triste y enojado”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte