close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

ONG propone un decálogo para evitar la violencia contra las mujeres en Ministerios Públicos

La falta de perspectiva de género, según las organizaciones Impunidad Cero y Tojil, lleva a que las mujeres puedan ser tratadas como criminales cuando en realidad ejercen sus derechos.
Cuartoscuro
3 de abril, 2019
Comparte

Ante la revictimización que pueden sufrir las mujeres cuando acuden a denunciar un delito, las organizaciones sociales Impunidad Cero y Tojil lanzaron una Guía Contra la Violencia de Género en Ministerios Públicos. En ella se advierte, entre otros puntos, sobre la necesidad de brindar protección cuando la integridad de la mujer está en riesgo, y la urgencia de clasificar correctamente los feminicidios.

En México, 8 de cada 10 mujeres detenidas sufren tortura o malos tratos de las autoridades: informe

Seis de cada 10 mexicanas han sido víctimas de algún episodio de violencia en su vida, de acuerdo con ONU Mujeres. La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia establece las cinco formas en las que la pueden sufrir: física, psicológica, sexual, patrimonial y económica.

El gobierno prioriza derechos… pero no los de las mujeres, dicen especialistas

Las 10 prioridades sugeridas para las instituciones que deben recibir las denuncias sobre estas agresiones, son:

1.- Evitar discriminar a las denunciantes

“Se ha detectado que al interponer una denuncia las mujeres son cuestionadas e intimidadas respecto de su género y algunos estereotipos culturalmente arraigados en la sociedad”, subraya el documento.

Recuerda por ello que la investigación se debe iniciar de manera inmediata, en cuanto se tenga conocimiento de un hecho delictivo, y que se debe usar perspectiva de género para atender posibles relaciones asimétricas de poder entre hombres y mujeres, que agraven el delito.

2.- Medidas de protección

“En ocasiones, las fiscalías que atienden casos relacionados con violencia de género no imponen medidas de protección, ya que erróneamente se ha interpretado que éstas sólo aplican en casos de que existan delitos de violencia familiar”, critica el manual.

En realidad, afirma, se deben dictar siempre que haya condiciones que pongan en peligro la vida y la integridad de la víctima, y el MP está obligado a evaluar si la denunciante está en riesgo.

3.- No criminalizar a la mujer por ejercer sus derechos

La falta de perspectiva de género, según Impunidad Cero y Tojil, lleva a que las mujeres puedan ser tratadas como criminales cuando en realidad ejercieron un derecho, como si actuaron por repeler una agresión, o en casos de aborto. Por eso sugiere tomar en cuenta el contexto y antecedentes  de la víctima.

4.- Investigar adecuadamente los feminicidios

“De manera recurrente, el MP y la policía no llevan a cabo un adecuado plan de investigación de acuerdo con los protocolos de actuación existentes”, alerta el decálogo.

Por ello hace énfasis en la necesidad de una correcta clasificación jurídica del delito y agotar las líneas de investigación de posible feminicidio antes que pensarlo como un caso de muerte violenta de otro tipo.

Usuarias del metro denuncian intentos de secuestro; autoridades piden hacer las denuncias de manera oficial

5.- Acumular expedientes

Es común que el mismo imputado de un delito agreda varias veces a su víctima, por lo que todos los ataques deberían acumularse en una carpeta. Pero en la realidad, explica, los Ministerios Públicos inician un nuevo proceso con cada denuncia que se presenta.

De esa manera, las investigaciones son aisladas en lugar de tener precedentes y formar una investigación más amplia.

6.- Hacer inspecciones y dictámenes con el adecuado consentimiento

En casos en que la mujer tiene que ser sometida a pruebas y dictámenes periciales para determinar el daño que sufrió, “éstos deben de llevarse a cabo con el consentimiento informado de la víctima, en respeto a sus derechos humanos y bajo reglas que eviten a toda costa su revictimización”, detalla.

El problema si esto no se hace adecuadamente, es que sin dictámenes periciales adecuados, la investigación termina por ser débil y se perpetúa la impunidad.

7.- Judicializar los casos

El estudio lamenta que en muchos delitos cometidos contra mujeres, es recurrente que ellas ya no den seguimiento a la investigación porque su agresor es alguien con quien tienen una relación sentimental, así que ya no quieren afectarlo o sienten miedo de hacerlo. Sin embargo, el MP tiene la obligación de perseguir de oficio casos como feminicidio, homicidio y trata de personas.

“En algunos casos, las mujeres que son víctimas de un delito derivado de una relación de afecto se encuentran inmersas en un ciclo de violencia que inhibe su interés o genera temor por denunciar o continuar con el procedimiento penal. Sin embargo, tienen el derecho de acudir las veces que sean necesarias a denunciar ante el MP cualquier hecho que violente sus derechos, así como el derecho de recibir atención psicológica, de empoderamiento y trabajo social, cuando así lo decidan”, abunda.

8.- Tipificar adecuadamente los delitos

Un error común que cometen quienes inician las investigaciones es clasificar como violencia familiar todo lo que las mujeres denuncian dentro de una relación de pareja. Lo adecuado es que se clasifique cada delito, como si hay una violación o de abuso sexual, y se investigue cada uno como tal.

9.- Emitir sentencias con perspectiva de género

Para romper la asimetría entre las relaciones de poder que los hombres tienen sobre las mujeres, las sentencias finales deben ser emitidas con perspectiva de esta situación, según se ha determinado no solo por normas nacionales, sino porque así lo establece la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la Mujer, subraya el manual.

Esto también aplica cuando la mujer es quien está siendo juzgada por cometer un ilícito.

10.- Dar alternativas a la prisión a mujeres con hijos

Si una mujer sentenciada tiene hijos menores de 12 años o con alguna condición de discapacidad, por lo cual es la cuidadora principal o la única, la ley prevé una excepción a la cárcel para que el Juez de Ejecución pueda cambiar esa pena por otra medida de seguridad que pueda aplicarse en libertad.

“La prisión como sanción para las mujeres tiene importantes impactos no sólo para ellas, sino también para sus hijos, generando una pena que trasciende a la sentenciada y que tiene efectos perjudiciales para la reinserción y la reconstrucción del tejido social ante las consecuencias causadas por el delito”, detalla.

PGR hereda a la nueva Fiscalía recortes, rezago de averiguaciones y casos clave sin resolver

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El puente del amor: por qué el cerebro confunde estar excitado con estar enamorado

El experimento de 1974 conocido como El puente del amor mostró que, cuando se trata de reconocer sentimientos, nuestro cerebro a menudo se confunde. Un fenómeno que se conoce como “atribución errónea de la excitación”.
7 de julio, 2019
Comparte
Una pareja besándose

iStock
¿Será verdadera atracción?

Cualquiera que se haya enamorado reconoce las sensaciones: el corazón palpita fuertemente y a toda velocidad, la respiración se acelera, las palmas de nuestras manos se humedecen.

Si la presencia de alguien te genera esto, seguramente lo atribuyas a la enorme atracción que sientes por esa persona. Incluso es muy posible que lo llames amor.

Sin embargo, podrías estar muy equivocado o equivocada.

De hecho, quizás lo que realmente estés experimentando es miedo, ansiedad o estrés.

¿Cómo podría confundir emociones tan diferentes?, te preguntarás.

Pues resulta que, como descubrió el psicólogo social Stanley Schachter en la década de 1960, las emociones no son tan espontáneas ni tan claras como uno cree.

Según Schachter, son dos los factores que las determinan: primero hay una excitación psicológica y luego está la etiqueta que le damos a ese sentimiento.

Esto segundo lo definimos según el contexto en el que estemos. Y a veces, nuestro sistema de etiquetado falla, algo que Schachter llamó “atribución errónea de la excitación“.

Entonces, esas sensaciones que tú atribuyes a estar enamorado en realidad podrían tener otro origen muy diferente.

Capilano Suspension Bridge

Getty Images
El puente colgante de Capilano, en Vancouver, donde se realizó el famoso experimento de Dutton y Aron.

El puente del amor

En 1974 los psicólogos canadienses Donald Dutton y Arthur Aron, de la Universidad de Columbia Británica, ingeniaron un experimento que mostró cómo la atribución errónea de la excitación podía afectar nuestros sentimientos de atracción.

Entrevistaron a diversos hombres que visitaban un parque en Vancouver. La entrevistadora era una bella mujer.

La mitad de los entrevistados estaban cruzando un tambaleante puente colgante cuando la mujer les pidió que participaran en su investigación. La otra mitad atravesaba un sólido puente de poca altura.

A todos los hombres se les pidió que miraran una foto -por ejemplo la imagen de una mujer riéndose mientras se cubría el rosto- y que imaginaran la historia detrás de esa foto. La excusa era investigar los efectos de un bello escenario, como el del parque, sobre la creatividad.

Al finalizar, la mujer les daba su número de teléfono y les decía que la llamaran si tenían preguntas sobre el estudio.

Los investigadores hallaron que la mayoría de quienes llamaron a la mujer habían atravesado el puente colgante (más del doble de quienes habían caminado por el puente seguro).

Además, las historias que escribieron estos hombres tenían más contenido romántico y sexual.

Cuando el experimento se volvió a hacer usando a un entrevistador masculino en lugar de la bella mujer, casi nadie lo llamó.

Capilano Suspension Bridge

Getty Images
Muchos hombres que participaron en el estudio confundieron ansiedad con atracción.

¿La explicación de los expertos? Que muchos de los hombres que habían cruzado el puente colgante habían confundido las sensaciones que les provocó el miedo inconsciente de caer -el corazón latiendo más rápido, la respiración acelerada- con un sentimiento de atracción.

Titularon su estudio: “Alguna evidencia de mayor atracción sexual en condiciones de alta ansiedad”.

Sin embargo, el trabajo pasó a conocerse de forma informal como “El puente del amor”.

Por qué los confundimos

Distintas investigaciones a lo largo de los años han mostrado que el fenómeno de la atribución errónea de la excitación no solo afecta nuestros sentimientos de atracción y amor sino a toda una gama de emociones: el enojo, la euforia, el humor, el miedo, la incomodidad y el erotismo.

Existe una explicación biológica detrás de esta confusión.

Y es que si bien estar enamorado o sentir miedo o ansiedad son estados casi opuestos -uno nos puede hacer sentir muy bien y el otro muy mal- paradójicamente los cambios fisiológicos que provocan en nuestro cuerpo son muy similares.

Cuando nos sentimos amenazados o estresados se activa nuestro sistema nervioso simpático, la parte del sistema nervioso encargado de definir si debemos luchar o escapar.

El sistema nervioso

iStock
El sistema nervioso simpático provoca cambios en nuestro cuerpo similares a los que sentimos cuando estamos enamorados.

Para preparar al cuerpo para estos posibles escenarios el sistema simpático activa una serie de cambios, que provocan que nuestro ritmo cardíaco y respiración se aceleren.

Las hormonas que se liberan -adrenalina y noradrenalina- también afectan nuestro estómago, haciendo que sintamos “mariposas”.

Curiosamente, es el mismo proceso que atravesamos cuando estamos enamorados, llevando a que se puedan confundir las distintas emociones si el contexto no es claro.

Del terror al amor

Este fenómeno podría explicar por qué las películas de terror son tan populares para ir en una cita.

La excitación compartida puede realzar los sentimientos de atracción.

Sin embargo, la atribución errónea de la excitación también explica por qué muchas veces lo que parecía “amor a primera vista” se diluye en poco tiempo y la persona que te deslumbraba tanto a las semanas ya no te mueve ni un pelo.

No obstante, los expertos en relaciones han descubierto que la teoría de los dos factores de Schachter también puede ayudar a fortalecer un vínculo, ya que muestra que la experiencia emocional es maleable.

Entonces, mientras que la excitación puede crear una sensación falsa de afecto entre dos personas que realmente no se aman, cuando sí hay amor pero la pareja se ve desgastada por la monotonía y otros factores, es posible revivir esa chispa compartiendo actividades que generan excitación.

Una pareja mayor andando en jetski

iStock
Compartir aventuras y experiencias emocionantes une a las parejas.

En particular se ha hallado que las parejas que comparten experiencias nuevas y desafiantes tienden a sentir niveles de atracción mayores que quienes no se salen de la rutina.

Pero ojo: los psicólogos también advierten que las parejas que solo subsisten a base de experiencias fuertes, la inestabilidad o el peligro, seguramente sean víctimas de la atribución errónea de la excitación y no están realmente enamoradas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fQcI0qFkzwQ

https://www.youtube.com/watch?v=RvYz63RfE8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.