close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

ONG propone un decálogo para evitar la violencia contra las mujeres en Ministerios Públicos

La falta de perspectiva de género, según las organizaciones Impunidad Cero y Tojil, lleva a que las mujeres puedan ser tratadas como criminales cuando en realidad ejercen sus derechos.
Cuartoscuro
3 de abril, 2019
Comparte

Ante la revictimización que pueden sufrir las mujeres cuando acuden a denunciar un delito, las organizaciones sociales Impunidad Cero y Tojil lanzaron una Guía Contra la Violencia de Género en Ministerios Públicos. En ella se advierte, entre otros puntos, sobre la necesidad de brindar protección cuando la integridad de la mujer está en riesgo, y la urgencia de clasificar correctamente los feminicidios.

En México, 8 de cada 10 mujeres detenidas sufren tortura o malos tratos de las autoridades: informe

Seis de cada 10 mexicanas han sido víctimas de algún episodio de violencia en su vida, de acuerdo con ONU Mujeres. La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia establece las cinco formas en las que la pueden sufrir: física, psicológica, sexual, patrimonial y económica.

El gobierno prioriza derechos… pero no los de las mujeres, dicen especialistas

Las 10 prioridades sugeridas para las instituciones que deben recibir las denuncias sobre estas agresiones, son:

1.- Evitar discriminar a las denunciantes

“Se ha detectado que al interponer una denuncia las mujeres son cuestionadas e intimidadas respecto de su género y algunos estereotipos culturalmente arraigados en la sociedad”, subraya el documento.

Recuerda por ello que la investigación se debe iniciar de manera inmediata, en cuanto se tenga conocimiento de un hecho delictivo, y que se debe usar perspectiva de género para atender posibles relaciones asimétricas de poder entre hombres y mujeres, que agraven el delito.

2.- Medidas de protección

“En ocasiones, las fiscalías que atienden casos relacionados con violencia de género no imponen medidas de protección, ya que erróneamente se ha interpretado que éstas sólo aplican en casos de que existan delitos de violencia familiar”, critica el manual.

En realidad, afirma, se deben dictar siempre que haya condiciones que pongan en peligro la vida y la integridad de la víctima, y el MP está obligado a evaluar si la denunciante está en riesgo.

3.- No criminalizar a la mujer por ejercer sus derechos

La falta de perspectiva de género, según Impunidad Cero y Tojil, lleva a que las mujeres puedan ser tratadas como criminales cuando en realidad ejercieron un derecho, como si actuaron por repeler una agresión, o en casos de aborto. Por eso sugiere tomar en cuenta el contexto y antecedentes  de la víctima.

4.- Investigar adecuadamente los feminicidios

“De manera recurrente, el MP y la policía no llevan a cabo un adecuado plan de investigación de acuerdo con los protocolos de actuación existentes”, alerta el decálogo.

Por ello hace énfasis en la necesidad de una correcta clasificación jurídica del delito y agotar las líneas de investigación de posible feminicidio antes que pensarlo como un caso de muerte violenta de otro tipo.

Usuarias del metro denuncian intentos de secuestro; autoridades piden hacer las denuncias de manera oficial

5.- Acumular expedientes

Es común que el mismo imputado de un delito agreda varias veces a su víctima, por lo que todos los ataques deberían acumularse en una carpeta. Pero en la realidad, explica, los Ministerios Públicos inician un nuevo proceso con cada denuncia que se presenta.

De esa manera, las investigaciones son aisladas en lugar de tener precedentes y formar una investigación más amplia.

6.- Hacer inspecciones y dictámenes con el adecuado consentimiento

En casos en que la mujer tiene que ser sometida a pruebas y dictámenes periciales para determinar el daño que sufrió, “éstos deben de llevarse a cabo con el consentimiento informado de la víctima, en respeto a sus derechos humanos y bajo reglas que eviten a toda costa su revictimización”, detalla.

El problema si esto no se hace adecuadamente, es que sin dictámenes periciales adecuados, la investigación termina por ser débil y se perpetúa la impunidad.

7.- Judicializar los casos

El estudio lamenta que en muchos delitos cometidos contra mujeres, es recurrente que ellas ya no den seguimiento a la investigación porque su agresor es alguien con quien tienen una relación sentimental, así que ya no quieren afectarlo o sienten miedo de hacerlo. Sin embargo, el MP tiene la obligación de perseguir de oficio casos como feminicidio, homicidio y trata de personas.

“En algunos casos, las mujeres que son víctimas de un delito derivado de una relación de afecto se encuentran inmersas en un ciclo de violencia que inhibe su interés o genera temor por denunciar o continuar con el procedimiento penal. Sin embargo, tienen el derecho de acudir las veces que sean necesarias a denunciar ante el MP cualquier hecho que violente sus derechos, así como el derecho de recibir atención psicológica, de empoderamiento y trabajo social, cuando así lo decidan”, abunda.

8.- Tipificar adecuadamente los delitos

Un error común que cometen quienes inician las investigaciones es clasificar como violencia familiar todo lo que las mujeres denuncian dentro de una relación de pareja. Lo adecuado es que se clasifique cada delito, como si hay una violación o de abuso sexual, y se investigue cada uno como tal.

9.- Emitir sentencias con perspectiva de género

Para romper la asimetría entre las relaciones de poder que los hombres tienen sobre las mujeres, las sentencias finales deben ser emitidas con perspectiva de esta situación, según se ha determinado no solo por normas nacionales, sino porque así lo establece la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la Mujer, subraya el manual.

Esto también aplica cuando la mujer es quien está siendo juzgada por cometer un ilícito.

10.- Dar alternativas a la prisión a mujeres con hijos

Si una mujer sentenciada tiene hijos menores de 12 años o con alguna condición de discapacidad, por lo cual es la cuidadora principal o la única, la ley prevé una excepción a la cárcel para que el Juez de Ejecución pueda cambiar esa pena por otra medida de seguridad que pueda aplicarse en libertad.

“La prisión como sanción para las mujeres tiene importantes impactos no sólo para ellas, sino también para sus hijos, generando una pena que trasciende a la sentenciada y que tiene efectos perjudiciales para la reinserción y la reconstrucción del tejido social ante las consecuencias causadas por el delito”, detalla.

PGR hereda a la nueva Fiscalía recortes, rezago de averiguaciones y casos clave sin resolver

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el síndrome de Reiter, la enfermedad que retiró del cine porno al actor Nacho Vidal

Cansado de los rumores sobre su salud, el actor porno español Nacho Vidal decidió romper su silencio: no tiene VIH, sino síndrome de Reiter o artritis reactiva, una enfermedad que, según afirmó, no le permite trabajar "de nada".
Getty Images
10 de septiembre, 2019
Comparte

“Yo tenía la enfermedad del Reiter, no del sida. De Reiter, que, al lado del sida, es como comparar un Ferrari con un Lada: el Lada sería el sida, y el Reiter sería el Ferrari… del dolor”.

Así describe el español Nacho Vidal, uno de los actores porno más famosos del mundo, la enfermedad que le llevó a renunciar a su carrera y comenzar a tramitar una “minusvalía”, porque asegura que ya no puede trabajar “de nada”.

Vidal se refiere a ella como “síndrome de Reiter”, pero la comunidad científica prefiere el término “artritis reactiva“.

Así se evita honrar el nombre de Hans Reiter, uno de los primeros médicos en describir la enfermedad, pero también un líder nazi que experimentó con prisioneros del campo de concentración de Buchenwald, en Alemania.

El actor español llevaba siete meses siendo el centro de rumores respecto a su salud, después de que en febrero saliera a la luz que había dado positivo en una prueba de VIH.

Sin embargo, aquel resultado se trató de un falso positivo, según el actor, que afirmó que este error fue causado por los síntomas de la artritis reactiva que padecía cuando se extrajo la muestra de sangre.

Hombre tocándose la rodilla

Getty Images
Esta enfermedad suele afectar a los hombres de entre 15 y 35 años.

Unos síntomas que los médicos no conseguían descifrar y que ocasionaron que Vidal llegara a decirle a uno de los facultativos: “Me quiero suicidar del dolor“.

Finalmente, un médico consiguió dar con el diagnóstico: artritis reactiva.

Reacción a una infección

“Yo tengo una enfermedad que contraje hace siete meses ya, que se llama el síndrome de Reiter. Es una (…) enfermedad que yo contraje sin darme cuenta, hace mucho tiempo, a lo largo de toda la historia del porno, cogiendo gonorreas y clamidias”, afirmó Vidal.

Una de cada 30.000 personas padece de artritis reactiva, un mal que afecta sobre todo a hombres de entre 15 y 35 años, según la página web de la Federación Española de Enfermedades Raras (Feder).

La enfermedad surge como una reacción a una infección y en sí no es contagiosa. No obstante, algunas de las bacterias que pueden ocasionar esta reacción sí se transmiten mediante relaciones sexuales o comiendo alimentos contaminados, como explica el sitio web de la Clínica Mayo.

Por ejemplo, la clamidia o la salmonela.

Esa primera es precisamente uno de los males en lo que, según Vidal, puede radicar el origen de su artritis reactiva.

“La gonorrea y la clamidia es una enfermedad que tú la coges, te tomas una pastilla y al día siguiente estás bien… Yo he cogido unas 50 veces gonorrea, unas 50 veces clamidia, con las que me tomaba una pastillita y estaba bien”, aseguró el actor.

“¿Qué pasa? Que aparece el virus del Reiter. Es un virus que está en tu sangre, aparece en tu sangre con las gonorreas y las clamidias… Este virus del Reiter estuvo dormido muchos años, no sé cuántos. Yo lo tenía y no lo sabía”.

Aunque la explicación de Vidal, sin embargo, no es correcta, ya que el antiguamente llamado síndrome de Reiter no es un virus, sino una reacción inmunológica.

También cabe destacar que la mayoría de las personas expuestas a las bacterias que pueden causar artritis reactiva no llegan a desarrollar esta enfermedad.

¿Y qué síntomas ocasiona?

La reacción se suele presentar como una hinchazón y dolor muscular en los intestinos, los genitales o las vías urinarias, como explica la Clínica Mayo. Las rodillas, los tobillos y los pies suelen ser los más afectados.

También es común que vaya acompañada de conjuntivitis, trastornos de la piel e hinchazón en dedos de las manos o los pies, como corroboró Vidal.

“Yo cogí una fiebre muy fuerte… Compré medicina, pensaba que era una gripe estomacal porque también iba mucho al cuarto de baño (…) estaba lleno de medicinas y la fiebre no bajaba”.

“De repente me salió una prostatitis: se inflama la próstata y cuando meas te duele… ¡Ni te imaginas!”

Nacho Vidal

Getty Images
Nacho Vidal asegura que ya no puede trabajar “de nada”.

“Me empezó a doler la mano derecha… Al día siguiente, me levanto y tenía la mano inflada, hinchada, era como si fuera un corazón: bumbúm, bumbúm, bumbúm”.

Según Feder, la enfermedad se da entre una y tres semanas después de una infección urogenital o gastrointestinal y la primera señal suele ser tener problemas al orinar.

“Pedía morir”

Vidal asegura que llegó a tomar opiáceos por el día e inyectarse morfina por la noche para aguantar el dolor, siempre bajo instrucciones médicas.

Dijo que estuvo tres meses postrado en la cama, con la mano hinchada doliéndole. Luego le sucedió lo mismo en un tobillo y una rodilla, de donde le sacaban “tres agujas de líquido amarillo cada día”.

Siempre he pensado que soy un vikingo y que puedo con todo”, pero según admitió, “fue doloroso”.

De noche, se arrastraba por el suelo hasta el baño porque no podía caminar debido a la hinchazón en su pierna, relató. De igual forma volvía a su cama, húmeda porque no paraba de sudar.

“Me metía debajo de esa colcha y pedía morir. Eso es el Reiter”, aseguró.

Si bien Vidal asegura que se trata de una enfermedad crónica, instituciones como la Clínica Mayo, Feder y el Colegio Estadounidense de Reumatología afirman que puede volverse crónica, pero no necesariamente. Por lo general, suele remitir después de un año.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw

https://www.youtube.com/watch?v=vmn_Arwoev4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.