¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Nuevos partidos, viejos políticos: Exmilitantes buscan convertir sus organizaciones en partidos
La mitad de las 88 organizaciones que buscan registro como partido político nacional tienen antecedentes o vínculos con partidos activos o en extinción.
Cuartoscuro Archivo
Por Ernesto Núñez
5 de abril, 2019
Comparte

Más de la mitad de las 88 organizaciones que buscan registro como partido político nacional tienen antecedentes o vínculos con partidos activos o en extinción, y con candidaturas independientes a la Presidencia y otros cargos.

Entre los promotores de estos “nuevos” partidos destacan personajes que militaron, dirigieron o representaron en el Congreso al PRI, PAN, PRD, PVEM y MC, e incluso a partidos que perdieron el registro recientemente, como Nueva Alianza, Encuentro Social y el Partido Humanista.

La lista original de interesados en fundar un partido era de 106 hasta el 31 de enero pasado, pero luego de una primera revisión de solicitudes, el Instituto Nacional Electoral informó que 14 fueron improcedentes y cuatro desistieron.

A pesar de la depuración, el número de agrupaciones que en los próximos meses deberá realizar asambleas y reclutar miles de afiliados triplica a las que lo intentaron en 2013, cuando hubo 56 interesados y 26 solicitudes procedentes.

La efervescencia por crear nuevos partidos ocurre después de las elecciones presidenciales de 2018, en las que hubo un claro ganador (Morena) y en las que los partidos dominantes (PRI, PAN y PRD) redujeron considerablemente sus niveles históricos de votación.

Sin embargo, las 88 agrupaciones que pasaron el primer filtro aún no tienen garantizado nada. En los próximos nueve meses, deberán realizar 20 asambleas distritales de 300 asistentes o 20 asambleas estatales de 3 mil personas; tendrán que afiliar a por lo menos 234 mil militantes, para lo cual el INE habilitará una app similar a la que se usó para el registro de candidaturas independientes en el proceso electoral 2018, y, finalmente, realizar asambleas nacionales donde se aprueben sus documentos básicos.

Una vez concluido este proceso, los interesados deberán presentar su solicitud formal de registro en enero de 2020. El INE se tomará dos meses para revisar todo –principalmente, que no haya afiliaciones registradas en más de un partido, reclutamientos gremiales, masivos o involuntarios, y que las asambleas tengan un certificado avalado por personal del propio instituto–, y será hasta junio del próximo año cuando se sepa cuántos y cuáles partidos políticos nacionales se sumarán a los seis que existen actualmente.

Los que logren el registro podrán participar sin alianza en las elecciones federales intermedias de 2021, en las que deberán obtener más del 3 por ciento de los votos para mantener el registro.

En 2013, sólo tres partidos surgieron de un proceso similar: Morena, que ganó las elecciones de 2018; el PES, que se alió con Morena, pero no consiguió por sí mismo el 3 por ciento de los votos en las elecciones, por lo que fue cancelado su registro; y el Humanista, que no sobrevivió a las elecciones intermedias de 2015.

Quiénes son

Una revisión de la lista de los promotores de nuevos partidos permite ubicar a 12 organizaciones dirigidas o vinculadas con ex militantes del PRI, cinco ligadas al PAN, cinco al PRD, cuatro al Partido Humanista, tres a Nueva Alianza, dos al Partido Encuentro Social, dos al PVEM, dos a Morena, uno a MC, uno Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (PFCRN), uno al Partido Socialdemócrata (PSD), tres a partidos locales, cuatro promovidas por ex aspirantes a candidatos independientes a la Presidencia y cinco a candidatos independientes a cargos legislativos, estatales o municipales.

Otras 37 organizaciones no tienen antecedente o nexos con partidos políticos. De ellas, cinco tienen actualmente registro como Agrupación Política Nacional.

Entre los grupos más notorios destacan México Libre, de la expanista Margarita Zavala, esposa el expresidente Felipe Calderón; Redes Sociales Progresistas, impulsado por la maestra Elba Esther Gordillo y sus operadores Fernando González (su yerno) y René Fujiwara (su nieto); Alternativa, del expriista César Augusto Santiago, y Cambiemos por México, del excandidato presidencial Gabriel Quadri.

Menos visibles son los intentos por volver a crear los partidos que perdieron el registro entre 2015 y 2018:

Luis Castro Obregón, último dirigente del Partido Nueva Alianza, creó la asociación Grupo Social Promotor de México y, a través de los apoderados legales Roberto Pérez de Alva Blanco y Marco Alberto Macías Iglesias, busca fundar el partido México.

Hugo Eric Flores, exdirigente nacional del Partido Encuentro Social, busca resucitar al PES bajo el nombre de Partido Encuentro Solidario, cuyos promotores visibles son los ex representantes del PES ante el Consejo General del INE, Berlín Rodríguez Soria y Ernesto Guerra.

Otro ex militante del PES, Juan Ramón Félix López, busca crear el partido Reconciliándonos México Renace.

Javier Eduardo López Macías, expresidente nacional del Partido Humanista, creó la asociación civil Gente Humanista, que ahora busca convertir en el partido Gente en Movimiento.

El ex panista Gerardo Escamilla Medina, dirigente de la Unión Nacional Sinarquista, busca resucitar al Partido Demócrata Mexicano (PDM), conocido en los 80 como “el partido del galito”.

Beatriz Gallardo Macías, exdiputada federal y colaboradora cercana de Rafael Aguilar Talamantes, líder histórico del Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (PFRCN) y del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), busca registro para su asociación Red de Organizaciones Sociales Autónomas.

La ex diputada priista Aischa Vallejo Utrilla, que en 2017 intentó infructuosamente ser candidata presidencial independiente, promueve la creación del partido México Blanco junto con la morelense Érika Hernández Gordillo, quien además de ser sobrina de Elba Esther Gordillo, fue colaboradora cercana de Cuauhtémoc Blanco cuando fue alcalde de Cuernavaca. Al hoy gobernador de Morelos se atribuye la promoción de este partido.

Sin embargo, desde Morelos también se gesta el partido México 2030, promovido por ex dirigentes del Partido Social Demócrata, que llevó a Cuauhtémoc Blanco a la presidencia municipal de Cuernavaca. Eduardo Bordonave Zamora, regidor del PSD en Cuernavaca, e Israel Rafael Yudico Herrera, representante jurídico del PSD en Morelos, fundaron la Asociación Nacional por la Defensa de los Derechos Político Electorales, una APN que hoy busca el registro como el partido México 2030.

En el entorno de Morena se gestan dos nuevos partidos: el Frente por la Cuarta Transformación, dirigido por el experredista Elías Miguel Moreno Brizuela. Y el Partido Nueva Era, dirigido por Manuel Landa Soni, ex colaborador del senador Ricardo Monreal en la delegación Cuauhtémoc.

Además de Margarita Zavala y Aischa Vallejo, otros tres exaspirantes sin partido a la Presidencia de la República buscan hoy crear nuevos partidos políticos: Manuel Antonio Romo Aguirre, líder de Partido Ciudadano Independiente; Gonzalo Navor Lanche, del Partido Colosista, y Luis Modesto Ponce de León Armenta, de la Plataforma Independiente Nueva República.

Otro caso llamativo es el del partido Nosotros, cuya representante visible es Brenda Yasbeth Moreno Barrera, quien trabajó en el grupo parlamentario de MC en el Estado de México y fungió como secretaria general de la agrupación Volver a Empezar, dirigida por los ex panistas Manuel Espino y Patricia Durán Reveles, quienes decidieron apoyar a AMLO en 2018 a través de su organización, rebautizada como Ruta 5. Espino fue dirigente nacional del PAN, diputado federal de MC y hoy es secretario de Gobierno en Naucalpan, donde la alcaldesa es Paty Durán.

El Partido Digital, representado legalmente por Jesús Gálvez Márquez, es promovido por un expriista: Ricardo Fernández Audiffred, que en 2015 era presidente nacional del movimiento del priismo en internet PRI.mx. Junto con el conductor de radio Amado Avendaño Villafuerte, @ric_fdz es hoy el creador de una iniciativa que busca emular otros partidos digitales en el mundo.

Entre las agrupaciones que buscan ser partido figuran las que son abiertamente anti-AMLO: Todos Somos Uno, grupo que ha convocado a varias marchas en contra del Presidente, entre otras la del 2 de diciembre de 2018. El Partido Imperialista de Occidente, que en su página de Facebook se postula como defensor de la familia, la patria y dios, y propone abolir la República y el Poder Legislativo para regresar al imperialismo constitucional de 1821. Y UNE México, promovido por Juan Francisco Torres Landa Ruffo, secretario de México Unido Contra la Delincuencia.

Y existen también las agrupaciones promovidas por migrantes, entre las que destacan Fuerza Migrante, del poblano Jaime Lucero, y el Partido Migrante Mexicano, dirigido por Rocío Gálvez Espinoza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Getty Images
Qué ventajas puede tener el exceso de grasa corporal para un boxeador como Andy Ruiz
El mexicano-estadounidense Andy Ruiz parecía no estar en muy buena forma antes de la pelea en la que derrotó por sorpresa al favorito de los pesos pesados Anthony Joshua.
Getty Images
4 de junio, 2019
Comparte

Imagínate convertirte en el campeón mundial de pesos pesados en el Madison Square Garden de Nueva York tras noqueando a una superestrella del boxeo que nunca había sido noqueada… y que aún así te digan gordo.

Pues es lo que le pasó al mexicano-estadounidense Andy Ruiz, quien esta semana sorprendió al mundo del boxeo al derrotar al británico Anthony Joshua por KO técnico.

Ambos se enfrentaron el pasado sábado y el favorito no era precisamente el mexicano-estadounidense que acabó ganando la pelea.

Tuvo que aguantar de todo por parte de los aficionados y del equipo de su oponente ya desde días antes.

Pero también mientras se realizaba el pesaje oficial.

Mientras Joshua mostraba un cuerpo extremadamente trabajado con sus marcados músculos, Ruiz aguantaba todo tipo de comentarios sobre los kilos de más.

Los seguidores del británico se burlaban de Ruiz, como se burlaban hace 15 años de él los niños en el colegio.

El cara a cara de los dos boxeadores, uno de formas redondas (121 kilos, 1,88 m) y el otro alto y musculoso (110 kilos, 1,98 m) acentuó más la idea.

Pero sin inmutarse, Ruiz respondió a sus críticos antes del combate: “Soy rechoncho y corto, pero rápido como un rayo”.

Así que con todo este ruido previo, la asombrosa victoria de Ruiz contra Joshua, en posesión de cuatro cinturones de campeón de los pesos pesados de cuatro asociaciones (IBO, WBA, IBF y WBO), parece la revancha de alguien del que te burlaste por tener unos kilitos de más.

Para el ojo inexperto, el púgil mexicano sin duda parecía no estar en forma.

Las repeticiones a cámara lenta de algunos de sus golpes subrayaron su flácido torso.

Pero en la BBC nos preguntamos cómo toda esa grasa puede realmente ayudar en este tipo de deporte.

“En un deporte como el boxeo entre pesos pesados, ciertamente hay escenarios en los que tener grasa corporal de más puede ser beneficioso”, dice el nutricionista deportivo Mayur Ranchordas.

Este doctor ha trabajado con boxeadores profesionales como Gavin y Jamie McDonnell y con otros deportistas como el buzo Tom Daley.

Ranchordas afirma que lo primero es reconocer el delicado equilibrio entre músculo, grasa y estado físico.

“Cuando entrenamos atletas, lo primero que hacemos es medir la composición de su cuerpo: la cantidad de masa muscular y la cantidad de grasa que tienen”, explica Ranchordas.

“Si quieres convertirte en un buen ciclista, la grasa corporal adicional no sirve de nada porque ese peso que no se traduce en rendimiento. Pero en el boxeo si”, aclara.

“Si pesas 20 kilos más, incluso aunque ese peso provenga de la grasa, tu oponente va a sentir mucho más tus golpes”.

Así que básicamente, el peso extra en boxeo puede aumentar la potencia.

Por supuesto, esta afirmación tiene un matiz: la aptitud física y la agilidad con la que cuenta el deportista.

“Si tienes grasa corporal adicional, tu frecuencia cardíaca será más alta y tendrás que utilizar más energía para moverte”, explica.

Antes de una pelea, los boxeadores van a campos de entrenamiento donde, por lo general, el objetivo es perder grasa y aumentar la masa muscular.

Para tonificar, básicamente.

Pero Ranchordas dice que, mientras un atleta esté lo suficientemente en forma para soportar el peso adicional, la grasa puede ser útil.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=Cy_BvY0qa1c

https://www.youtube.com/watch?v=JqmVdgPef-M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal