close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Niveles de arsénico de Peñafiel están dentro de la norma y no son peligrosos, dice Profeco

La Profeco detalló que, tras realizar estudios al agua mineral Peñafiel concluyó que “el producto no representa riesgo para la salud de los consumidores”.
Cuartoscuro
30 de abril, 2019
Comparte

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que, luego de analizar el agua mineral sin sabor de la empresa Manantiales Peñafiel S.A. de C.V., encontró que la cantidad de arsénico por litro “se encuentra dentro de lo establecido por la norma”.

A través de un comunicado, la Profeco detalló que “con el estudio se concluye que el producto agua mineral sin sabor no representa riesgo para la salud de los consumidores”.

Lee: ¿Qué daños a la salud deja el consumo de bebidas con arsénico?

También anunció que en los próximos días dará a conocer los resultados de los estudios realizados a los productos saborizados de la misma empresa, mismos que no fueron señalados por su nivel de arsénico.

Por su parte, la compañía Peñafiel negó que sus productos tengan restricciones de venta o de consumo en Estados Unidos, ya que están apegados a cada una de las normas y regulaciones vigentes.

Peñafiel indicó en un comunicado que el arsénico es un mineral que se encuentra en la naturaleza, es decir, está presente en el aire, en el suelo y en distintos alimentos de consumo diario, cuyos niveles varían de acuerdo a distintos factores.

De hecho, señaló que la Food and Drug Administration (FDA) establece un rango de 10 partes por billón, el mismo que aplica para la Norma Oficial Mexicana de Agua Mineral, el cual es un valor guía emitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Te puede interesar: No limpiar tu tinaco puede causarte hepatitis, salmonella y otras enfermedades

“Nuestro producto de agua mineral sin sabor estaba en 17 partes por billón, es importante clarificar que la cifra responde a ligeras variaciones propias del agua mineral, sin representar un riesgo para la salud, ya que se encuentran por debajo de los límites permisibles”.

Sin embargo, como parte de los procesos de manufactura de Grupo Peñafiel, continuamente realizan diferentes verificaciones, muestreos, actualizaciones y mejoras en sus estándares de calidad y seguridad alimentaria, acorde a las metodologías actuales más exigentes.

Lee también: ¿Puede el gas en las bebidas contribuir a que ganes peso?

“Estamos altamente comprometidos con la transparencia, calidad y seguridad en nuestros productos, siempre apegados a cada una de las normas y regulaciones vigentes, por lo cual constantemente colaboramos con las instancias gubernamentales correspondientes, como Cofepris y Profeco”.

Con información de Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vodka Atomik, el primer producto hecho en la zona de exclusión de Chernóbil (y sin radioactividad)

Atomik es un vodka hecho con centeno y agua extraídos del área abandonada en los alrededores de la planta de energía nuclear. Te contamos más sobre el primer producto "hecho en Chernóbil".
8 de agosto, 2019
Comparte

“Es la única botella que existe. Me tiemblan las manos al sostenerla”, dice el profesor Jim Smith levantando cuidadosamente un vodka Atomik.

Hecho con centeno y agua de la zona de exclusión de Chernóbil, es el primer producto de consumo que nace del área abandonada en los alrededores de la planta nuclear.

Un equipo de científicos comenzó a trabajar en el proyecto de crear un vodka cultivando el cereal en una granja cercana.

“Nuestra idea entonces era usar los granos de centeno para crear una bebida alcohólica”, explica Smith.

Planta nuclear de Chernóbil

BBC
La tierra que rodea la planta nuclear de Chernóbil lleva abandonada desde que ocurrió el accidente, en 1986.

Además de Smith, quien trabaja en la Universidad de Portsmouth, del sureste de Londres, el equipo detrás de la fabricación de la bebida está compuesto por investigadores que llevan años trabajando en la zona de exclusión, estudiando cómo la tierra se fue recuperando desde el catastrófico accidente en1986.

Esperan usar las ganancias de las ventas para ayudar a comunidades en Ucrania que todavía siguen afectadas por el impacto del desastre.

¿Una bebida radioactiva?

Haciendo cócteles con vodka de Chernóbil en un bar de Londres.

BBC
En Swift, un bar del Soho londinense, un equipo de la BBC probó un cóctel hecho con Atomik,

“No es más radioactivo que cualquier otro vodka”, dice Smith.

“Cualquier químico te diría que cuando destilas algo las impurezas se quedan en el producto que se desecha“.

“Así que nosotros usamos granos centeno ligeramente contaminados y agua del acuífero de Chernóbil… y los destilamos”.

“Les pedimos a nuestros amigos de la Universidad de Southampton, en el sur de Inglaterra, que tienen un laboratorio radioanalítico impresionante, que comprobaran si tenía algún rastro de radioactividad”.

“No pudieron encontrar nada: todo estaba bajo su límite de radiación“.

Granos de centeno cultivados en la zona de exclusión de Chernóbil

BBC
Para el vodka usaron los granos de centeno cultivados en la zona de exclusión de Chernóbil, que están “ligeramente contaminados”, dice Smith.

Gennady Laptev es un científico que trabaja en el Instituto Hidrometeorológico de Ucrania, en Kiev, y es también miembro fundador de la recientemente creadaChernobyl Spirit Company, la empresa encargada de fabricar el vodka.

Durante un viaje a la zona de exclusión en el que seguimos al equipo mientras hacían su investigación medioambiental y sus estudios sobre el centeno, me contó que los granos y la bebida alcohólica resultante demuestran que parte de esa tierra podría usarse de manera productiva.

“No tenemos que abandonar la tierra”, dice. “Podemos usarla de diversas formas y producir algo que esté totalmente limpio de radioactividad”.

¿Por qué los científicos decidieron hacer un vodka?

En parte, porque es un producto limpio y destilado que puede fabricarse a partir de granos contaminados.

Pero, según Smith, este proyecto pretende ir más allá de hacer alcohol con un discurso de venta único. Él espera que la venta del vodka pueda proporcionar apoyo a comunidades cercanas a la zona de exclusión.

Niños jugando en la ciudad de Narodichi

BBC
Las comunidades que rodean la zona de exclusión, como la de la ciudad de Narodichi, todavía tienen problemas económicos que surgieron a raíz del accidente.

De su trabajo en Chernóbil desde la década de 1990, Smith dice que le sorprende cómo las condiciones económicas de la gente en Ucrania siguen siendo tremendamente difíciles, aunque el paisaje se haya recuperado levemente.

“Hay puntos calientes de radiación , pero en su mayor parte la contaminación es menor que la que puedas encontrar en otras partes del mundo con una radiación de fondo relativamente alta”, explica.

“El problema para la mayoría de la gente allí es que no tienen una dieta adecuada, buenos servicios médicos, trabajos o ingresos”.

El objetivo de vender vodka artesanal de Chernóbil y generar beneficios, dice, distribuir la mayor parte del dinero a las comunidades locales. El resto será reinvertido en el negocio, aunque Smith espera proporcionar a su equipo ingresos para trabajar en su “empresa de espíritu social” a tiempo parcial.

“Porque ahora”, añade el profesor, “después de 30 años, creo que lo más importante en la zona es el desarrollo económico, no la radioactividad“.

Granja experimental en la zona de exclusión de Chernóbil

BBC
El equipo comenzó a cultivar centeno en la zona de exclusión de Chernóbil para ver cuál era su grado de contaminación.

¿Qué sabor tiene?

Con ayuda de un equipo de expertos en una coctelería en Londres, comparé el sabor de Atomik con el de un vodka “de la casa”.

“Es más un alcohol de grano que un vodka, así que tiene muchas más notas afrutadas, pues todavía puedes saborear el centeno”, dice Sam Armeye, del Swift, un bar del soho londinense.

¿Qué cóctel haría Sam con el vodka de Chernóbil? “Sin duda, un martini clásico, pero también lo mezclaría con champaña”, responde.

Con solo una botella producida hasta el momento, se necesitará tiempo para que haya más martinis de Atomik a la venta.

Pero el profesor Smith y su equipo esperan producir 500 botellas este año y vendérselas a los cada vez más numerosos grupos de turistas que visitan la zona de exclusión.

Botella de Atomik

BBC
¿Te atreverías a probar este vodka?

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.