Atrapados en persecuciones mortales: La cacería de migrantes en EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Atrapados en persecuciones mortales: La cacería de migrantes en EU

La Patrulla Fronteriza de EE.UU. permite a sus agentes una amplia libertad para atrapar a las personas que intentan entrar al país ilegalmente, una práctica que a menudo termina en lesiones terribles y, a veces, en la muerte.
Cuartoscuro Archivo
Por Kavitha Surana, ProPublica, Brittny Mejia y James Queally, Los Angeles Times
4 de abril, 2019
Comparte

Esta investigación se publicó originalmente en ProPublica y Los Angeles Times

A MEDIDA QUE las agencias policiales modernas se alejan de las persecuciones a alta velocidad, a menos de que se trate de sospechosos violentos, la Patrulla Fronteriza de EE.UU. permite a sus agentes una amplia libertad para atrapar a las personas que intentan entrar al país ilegalmente, una práctica que a menudo termina en lesiones terribles y, a veces, en la muerte, de acuerdo a una investigación de ProPublica y LA Times.

A velocidades que los expertos consideran como muy inseguras, los agentes encajonan a los vehículos en movimiento, pinchan las llantas y emplean tácticas destinadas a hacer que los automóviles se salgan de la carretera.

Inician persecuciones peligrosas a pesar de saber que en los autos van niños que no llevan puesto el cinturón de seguridad, o que están cargados muy por encima de su capacidad. Al alcanzarlos frecuentemente se encuentran con gente gritando y golpeando desde adentro de las cajuelas de los autos.

Cada nueve días, en promedio, estas persecuciones terminan en un choque. Uno causó un incendio que se extendió por más de 20 acres. En otro, quedaron lesionados una docena de transeúntes y seis inmigrantes, entre ellos una niña de 6 años que resultó herida y requirió soporte vital.

Sólo en los últimos cuatro años, en el lado norteamericano de la frontera, al menos 250 personas resultaron heridas y 22 murieron después de ser perseguidos por la Patrulla Fronteriza.

La Patrulla Fronteriza no proporcionó estos números, ni cumplió con las solicitudes que buscaban documentar qué hacen los agentes después de que un presunto contrabandista no cumple con la orden de detener un automóvil.

Los reporteros se sumergieron en más de 9.000 denuncias penales federales presentadas contra presuntos contrabandistas de personas entre 2015 y 2018, para crear una base de datos sobre las actividades de la Patrulla Fronteriza y las tácticas utilizadas en los últimos cuatro años. Los documentos describen las razones de los agentes para iniciar una persecución, si hubo un accidente y cómo ocurrió. La base de datos está, casi con toda seguridad, incompleta- no incluye casos en los que el conductor se escapó o murió, ya que las denuncias se presentan sólo después de los arrestos. Tampoco incluye la persecución por otros delitos, incluido el contrabando de drogas.

El análisis, el primero de su tipo, muestra que los agentes de la Patrulla Fronteriza participaron en más de 500 incidentes en distritos fronterizos de California, Texas, Nuevo Mexico y Arizona. Uno de cada tres terminó en un accidente.

El peligro ha incrementado en los dos años de la presidencia de Donald Trump, quien declaró el cruce ilegal de la frontera como una emergencia nacional. Los arrestos por contrabando a lo largo de la frontera han aumentado en un 25 por ciento, y las colisiones, en 42 por ciento. Entre los heridos se encontraban agentes de la Patrulla Fronteriza. Uno fue golpeado por escombros mientras trataba de pinchar una llanta; otro fue arrastrado por lo menos 30 pies.

El año pasado fue el más activo en todos los distritos en el período examinado, aun cuando las detenciones por cruces ilegales de fronteras no aumentaron significativamente en comparación con los años anteriores.

El incremento se puede atribuir a una serie de factores: La agresiva agenda migratoria de Trump; el aumento en las deportaciones de residentes de largo plazo, que luego tratan de regresar con sus familias que viven en Estados Unidos; la violencia sin precedentes en los últimos dos años en México, generada por los cárteles, un punto de origen común entre muchos de los casos de inmigrantes examinados.

La peligrosa tendencia de persecuciones ha continuado en 2019.

El 19 de febrero en el condado de San Diego, las persecuciones a alta velocidad de la Patrulla Fronteriza terminaron en dos grandes choques, incluyendo uno en el que el auto de un contrabandista se pasó un semáforo en rojo y se estrelló contra un camión, muriendo el contrabandista y a un inmigrante.

El agente de la Patrulla Fronteriza Justin Castrejon, al informar a los reporteros después de uno de los choques, dijo: “Este es sólo un ejemplo de los peligros a los que los contrabandistas de extranjeros exponen a la gente”. Y agregó: “Tenemos una política de persecución muy exacta”. Afirmó también que los choques eran “algo que experimentamos de vez en cuando como agentes de la Patrulla Fronteriza”…

Aquí puedes leer la versión completa del reportaje en español, y aquí en inglés

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tsunamis en el Ártico: la nueva y peligrosa amenaza del cambio climático

Geólogos advierten que Alaska está en puertas de un deslizamiento de rocas tan grande que puede ser capaz de provocar un tsunami no visto nunca antes.
28 de octubre, 2020
Comparte
Hielo en Alaska

Getty Images
Millones de toneladas de roca pueden deslizarse hasta el océano por el derretimiento del permafrost.

Barry Arm es una estrecha brecha de costa en el sur de Alaska.

No es muy grande si se la compara con el extenso borde de Norteamérica que colinda con el océano Pacífico, pero el lugar provoca una particular preocupación.

En Barry Arm, advierten geólogos, se puede llegar a producir un deslizamiento de hielo y roca capaz de desatar un tsunami catastrófico para la región.

Y ese sería solo uno de los posibles efectos del cambio climático que amenazan a Alaska y otras regiones del Ártico.

Por ello diferentes autoridades, científicos y activistas ambientales quieren llamar la atención sobre el peligro.

¿Alaska en peligro?

“Posibles efectos devastadores” es como califica Anna Liljedahl a lo que puede pasar en Alaska, que algunos científicos hablan incluso de en 12 meses o tan solo algunos años.

La geóloga le señala a BBC Mundo que su preocupación es muy grande debido a que existen condiciones para un deslizamiento mucho más grande que todos los vistos en el siglo XX.

“Se trata de fenómenos diferentes a los que conocimos antes. Y lo peor es que pensamos que se volverán cada vez más frecuentes”, señala la experta del Woods Hole Research Center de Alaska.

 

Liljedahl añade que la energía de un deslizamiento como el que considera es posible en Barry Arm puede superar al de un terremoto de magnitud 7.

“Se trata de una combinación muy peligrosa y es apenas un ejemplo de los peligros que tenemos en Alaska”, afirma.

Ante este tipo de advertencias, la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska ha querido expresar cautela y señala que monitorea de manera permanente los posibles movimientos de tierra en la zona.

La entidad señala que se generaron modelos para el estudio de la geología de la región para predecir qué tan grande podría ser un tsunami y cómo se propagaría.

Se utilizan monitores con el sistema GPS (sistema de posicionamiento global) que funcionan con energía solar para detectar el potencial de deslizamientos que son los que preceden a los eventos sísmicos.

La preocupación

El estrecho de Barry Arm se encuentra en la bahía de Prince William Sound, en el golfo de Alaska.

Se trata de una zona con frecuente presencia de pescadores y que, antes de la pandemia, también recibía turistas en cruceros.

Ártico

Getty Images
El Ártico es una de las zonas que mayores riesgos corre ante el cambio climático.

Un deslizamiento de millones de toneladas de roca tiene potencial para eliminar esas actividades económicas en el lugar por un tiempo indeterminado.

Así lo advierte Steve Masterman, director de la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska.

“El más notable de los tsunamis fue en 1958, cuando un deslizamiento de tierra generó una ola que se elevó a 1.700 pies (520 metros)”, señala el experto.

Masterman apunta que las rocas liberadas en esa ocasión eran apenas una décima parte del tamaño de un hipotético deslizamiento en Barry Arm.

Es por ello que la entidad dirigida por Masterman expresó su preocupación sobre los peligros geológicos que corren los habitantes de la zona.

Montañas de Alaska

Getty Images
Alaska puede estar a muy poco de un fenómeno climático devastador, advierten los expertos.

El paulatino del derretimiento del permafrost, la capa de suelo congelado existente en regiones como Alaska, el noreste de Canadá, Groenlandia (Dinamarca) o Siberia (Rusia), es apuntado como uno de los principales factores de riesgo de tsunamis en esa zona.

“El permafrost mantiene unida a la tierra y cuando ese hielo se convierte en agua de manera repentina cambian las condiciones y el suelo puede moverse”, explica Liljedahl.

La geóloga apunta que se trata de un asunto muy complejo porque es difícil hacer un diagnóstico de las condiciones en las que se encuentra esa capa congelada en la región, pese a las numerosas simulaciones con computadores que se realizan.

“Realmente necesitamos saber un poco más para determinar qué tan peligroso es el deslizamiento que se avecina. Por eso creemos necesario que se conozca de esta amenaza”, indica.

Liljedahl, al igual que Masterman y un grupo de científicos escribieron una carta pública a mediados de año advirtiendo del peligro de que un deslizamiento y un tsunami devastador se produzca en Alaska.

Otros peligros

Alaska no es la única región que se encuentra en peligro, explica la geóloga del Woods Hole Research Center.

También Columbia Británica, una provincia en el noroeste de Canadá, y Noruega se encuentran ante la posibilidad de deslizamientos y tsunamis por causa del cambio climático.

Terremoto Alaska

Getty Images
En 1964, Alaska vivió un terremoto que dejó decenas de muertos.

“A medida que el calentamiento global continúe derritiendo los glaciares y el permafrost, los tsunamis creados por deslizamientos de tierra están emergiendo como una amenaza mayor”, explica.

Durante el siglo pasado, 10 de los 14 tsunamis más altos registrados ocurrieron en áreas montañosas glaciares.

En 1958, el deslizamiento de tierra en la bahía de Lituya, en Alaska, creó una ola de más de 520 metros, la más alta jamás vista en la zona.

También, después de un el terremoto en Alaska en 1964, la mayoría de las muertes se debieron a tsunamis provocados por deslizamientos de tierra bajo el agua.

190 personas fallecieron aquella vez y se lo registra como el movimiento sísmico más poderoso en Estados Unidos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.