La Policía Federal está en “quiebra”: debe casi 2 mil 500 millones y no tiene para pagar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuscuro

La Policía Federal está en “quiebra”: debe casi 2 mil 500 millones y no tiene para pagar

A meses de su desaparición, no hay datos que prueben su efectividad para prevenir delitos. Su división de Gendarmería termina con menos del 10% de elementos que se pretendía reclutar.
Cuartoscuscuro
15 de abril, 2019
Comparte

A 18 meses de su potencial desaparición, la Policía Federal está, coloquialmente hablando, en quiebra.

La corporación federal – que será gradualmente desplazada por la nueva Guardia Nacional- tiene un adeudo reconocido de casi 2 mil 500 millones de pesos por pagos pendientes en múltiples conceptos, desde gasolina para sus coches, pasando por viáticos y hospedajes, hasta indemnizaciones para sus elementos.

Y lo que es peor: la dependencia reconoce que no cuenta con dinero suficiente para pagar dichos adeudos que van en ascenso. Sus recursos apenas le alcanzan para mantener su operación.

El Sabueso: Morena dice que Fuerzas Armadas violan menos derechos que la Policía Federal, ¿es cierto?

Esta es la realidad económica que enfrenta hoy la Policía Federal, una corporación  que además ha sido cuestionada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) debido a la falta de resultados que prueben su eficacia en prevenir el delito, y al fracaso en el reclutamiento de su división de Gendarmería, que no logró contar ni con el 10% de la meta de elementos.

Animal Político obtuvo vía transparencia datos oficiales que evidencian el tamaño de la crisis económica que tiene la corporación.

En el oficio número PF/OCG/DGE/1309/2019, la Policía Federal detalla que tiene un adeudo total, con corte a febrero pasado, de 2 mil 460 millones 248 mil 776 pesos con 24 centavos. Dicha cantidad es resultado de la falta de pago por bienes y servicios en 14 rubros distintos.

El adeudo más elevado es del orden de 1 mil 308 millones de pesos y corresponde a servicios de traslado y viáticos no cubiertos. En diversas ocasiones en los últimos años este problema ha quedado al descubierto con el reclamo de hoteleros que han hospedado a elementos de la corporación sin recibir el pago pactado, lo que a su vez ha provocado que la Policía Federal tenga incluso que dejar a sus efectivos en campamentos improvisados.

El segundo adeudo más alto es de casi 533 millones de pesos por  servicios básicos no cubiertos, entre ellos pagos de agua y de luz. Le sigue una deuda de 234 millones 283 mil pesos por concepto de vestuario, blancos y prendas de protección; y otra de 92 millones 635 mil pesos por pagos adeudados a personas que prestaron diversos servicios profesionales, técnicos, entre otros.

Lee: Policía Federal gasta 23 mil mdp para prevención del delito, pero no disminuye la violencia

Le siguen adeudos de 64 millones 645 mil pesos en alimentos y utensilios; de 28 millones 667 mil pesos en medicamentos y productos químicos; de 24 millones 982 mil pesos en servicios financieros, bancarios y comerciales; de 23 millones 400 mil pesos en diversos materiales de administración; y de más de 13 millones 724 mil pesos en pago de diversos arrendamientos.

La Policía Federal también registra un adeudo de 4 millones 861 mil pesos en la partida destinada al pago de combustibles, lubricantes y aditivos.

Incluso tiene registrado un adeudo de más de 450 mil pesos por servicios de publicidad y comunicación social; y de 409 mil pesos en herramientas y refacciones menores.

Finalmente registra una deuda de casi 200 mil pesos, derivado de resoluciones judiciales adversas, pago de indemnizaciones y liquidaciones, así como pérdidas en el erario.

Y no tiene con qué pagar

En el referido oficio la Policía Federal reconoció que no cuenta con los recursos suficientes para cubrir el pago de los adeudos, por lo que la única alternativa será buscar una ampliación al presupuesto que les fue autorizado para este año.

“La estrategia (para cubrir los adeudos) es la absorción de los recursos por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, como ampliación al presupuesto del ejercicio actual, a fin de cubrir dichos compromisos”, indica el documento.

Hasta el momento, de acuerdo con fuentes consultadas, dicha ampliación del presupuesto para la Policía Federal no ha sido autorizada por lo que tampoco hay recursos para cubrir las deudas.

Cabe señalar que para 2019 el Congreso autorizó un presupuesto para la Policía Federal por un monto de 26 mil 233 millones de pesos, cifra que representa un recorte de poco más de mil millones de pesos en comparación con el año pasado.

De las dudas en su eficacia a las acusaciones de corrupción

La Policía Federal creció de forma significativa en los últimos tres sexenios, tanto en infraestructura humana y material, así como en responsabilidades. Pasó de ser una fuerza destinada exclusivamente a la contención en el sexenio de Vicente Fox (denominada Policía Federal Preventiva), con menos de 10 mil elementos, a convertirse en la corporación abocada fuertemente a la investigación, con seis divisiones, y casi 40 mil efectivos.

Incluso en el sexenio de Felipe Calderón, la Policía Federal fue la corporación a la que se apostó el desarrollo de equipos científicos, de inteligencia y de combate a las drogas, en detrimento de la Policía Ministerial de la PGR.

Sin embargo, no existe hasta ahora evidencia verificable que permita concluir que la Policía Federal ha contribuido de forma realmente efectiva a mejorar las condiciones de seguridad en el país, función primaria de esta corporación, pues a ella se le destina más del 90% del presupuesto que, año con año, se autoriza a nivel federal para la prevención del delito.

Así lo ha concluido en múltiples ocasiones la Auditoría Superior de la Federación. Por ejemplo, apenas en su informe general, presentado en febrero pasado, relativo a la cuenta pública 2017, los auditores encontraron que, en efecto, la Policía Federal realizó más de 7 mil 400 operativos y 481 operaciones basadas en indicios científicos, superando las metas planteadas.

“Sin embargo no se acreditó que los operativos se orientaran a prevenir el delito y a combatir las causas de la delincuencia (…) la corporación desconoció su contribución a la mejora de las condiciones de seguridad en el país”, señala la conclusión de los auditores.

Los datos de incidencia delictiva tampoco son favorables para la Policía Federal. Basta recordar que la tasa de homicidios de 2018 en el país fue de 23.12 casos por cien mil habitantes, la más alta de la que se tenga registro en las últimas dos décadas.

Cuando en noviembre pasado el entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunció su estrategia de seguridad, el hoy secretario de Seguridad Ciudadana Alfonso Durazo sostuvo que la Policía Federal era un cuerpo de seguridad que además de ser ineficaz estaba perpetrado por hechos de corrupción significativo que hacían inviable su continuidad.

El fracaso de la Gendarmería

En el arranque de su sexenio el entonces presidente Enrique Peña Nieto planteó la posibilidad de contar con una nueva fuerza de seguridad federal llamada Gendarmería Nacional, la cual debería contar con, al menos, un estado de fuerza de 50 mil elementos.

Originalmente se pensó como una corporación independiente formada y capacitada por las fuerzas armadas, sin embargo, luego de falta de acuerdos en el propio gabinete de seguridad, se determinó que se incorporara a la Policía Federal como una séptima división denominada: División de Gendarmería.

Animal Político solicitó a la Policía Federal el estado de fuerza actual de cada división. La corporación respondió que en el caso de la de Gendarmería esta cuenta actualmente con 4 mil 710 elementos. Esa cantidad de efectivos es casi la misma que la de su primer año de funcionamiento (2014) y no es ni la décima parte del total de elementos que se buscaban.

En noviembre de 2017 este portal publicó los resultados de una auditoría de desempeño que la ASF realizó sobre la Gendarmería. El informe advertía, además de la ineficacia de la nueva división,  que el 80% de los aspirantes habían reprobado el proceso de control de confianza, motivo por el cual su estado de fuerza estaba muy lejos de la meta planteada.

En un intento desesperado por conjuntar más elementos la Policía Federal intentó incluso sumar elementos de otras divisiones y, de acuerdo con expolicías consultados, hubo hasta amenazas a varios elementos y mandos para que aceptaran la transferencia a la misma a cambio de que no se iniciarán procesos de sanción en su contra.

Se prevé que la División de Gendarmería sea una de las primeras que desaparezca con el nacimiento de la Guardia Nacional.

En vías de extinción

El proyecto de la Ley de la Guardia Nacional (ya aprobada constitucionalmente), que el gobierno entregó al Senado la semana pasada,  establece que esta asumirá el 100% de las funciones de la Policía Federal, corporación que deberá transferir a la misma todos sus recursos humanos, materiales y económicos.

De acuerdo con el documento, que aún está sujeto a revisión y aprobación del Senado, se prevé que dentro de los primeros 30 días posteriores a la entrada en vigor de la ley las divisiones de Fuerzas Federales y Gendarmería sean transferidas a la Guardia Nacional. Se trata de poco más de 18 mil efectivos en total.

Posteriormente, en un plazo no mayor a 18 meses, las divisiones restantes (Antidrogas, Científica, Inteligencia, Investigación y Seguridad Regional) también deberán ser transferidas, con lo cual quedará oficialmente finiquitada la Policía Federal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El duro testimonio de Matthew, el niño estadounidense que amenazó a Trump en un video de Estado Islámico

Matthew todavía recuerda cuando su vida cambió: la noche en que su madre y su padrastro cruzaron con él hacia territorio de Estado Isámico.
24 de noviembre, 2020
Comparte

Matthew todavía recuerda el momento en que su vida cambió: la noche en que su madre y su padrastro cruzaron con él las fronteras de Turquía hacia el territorio del autodenominando Estado Isámico (EI) en Siria.

“Corrimos por una zona muy oscura, llena de alambres… No pasaba mucho por mi cabeza, excepto, ‘necesito correr'”, recordó al contar por primera vez su terrible experiencia al programa Panorama de la BBC y a Frontline, de la emisora pública estadounidense PBS.

Matthew, nacido en EE.UU., fue llevado a Siria cuando tenía 8 años y su cara se hizo conocida cuando los militantes de EI lo utilizaron en un video en el que amenazaba al presidente Donald Trump.

Ahora con 13 años, está de vuelta en su país y vive con su padre, luego de que el ejército de Estados Unidos lo rescatara y lo llevara a casa en 2018.

Dice que es un “dulce alivio” estar de vuelta.

“Lo que pasó, pasó. Todo quedó atrás”, cuenta a la BBC.

“Era tan pequeño que no entendía lo que estaba sucediendo”, agrega.

Camino al infierno

Fue en abril de 2015 cuando una aparentemente común familia estadounidense cruzó al territorio de EI desde la provincia fronteriza turca de Sanliurfa.

En Raqqa, la ciudad reivindicada por los combatientes islamistas como su capital, el padrastro de Matthew, Moussa Elhassani, fue enviado a recibir entrenamiento militar y se convirtió en francotirador.

A sus 8 años, Matthew hizo todo lo posible para darle sentido a su nuevo hogar.

“Cuando estuvimos por primera vez en Raqqa, nos quedábamos en la ciudad. Era bastante ruidosa por los disparos. De vez en cuando se escuchaba una explosión, pero era lejana. Así que no teníamos mucho de qué preocuparnos”, recuerda.

Matthew in the US, aged 13

BBC
Matthew tiene 13 años actualmente.

A principios de 2017, la madre de Matthew, Samantha Sally, le envió un correo electrónico a una hermana en EE.UU.

Le pedía dinero de forma desesperada para ayudar a la familia a escapar.

Adjunto, le envió también algunos videos extremadamente inquietantes sobre Matthew.

En uno, el padrastro Moussa Elhassani, obligaba a Matthew a armar un cinturón suicida.

El niño, que seguía las instrucciones, recreaba cómo daría la bienvenida a posibles rescatadores estadounidenses, para luego matarlos detonando los explosivos.

En otro video, se le veía desmontando un AK-47 cargado, desafiado por su padrastro a hacerlo en menos de un minuto.

La pesadilla

Una noche, a medida que la coalición liderada por Estados Unidos intensificaba sus ataques aéreos contra Raqqa, una bomba golpeó una casa vecina, que se derrumbó sobre el lugar donde vivía Matthew con su familia.

El niño se salvó de milagro: logró salir a tientas entre los escombros y el polvo.

Poco después, en agosto de 2017, Raqqa estaba en ruinas, pero Estado Islámico todavía estaba seguro de su victoria.

Matthew aged 10 in a still from the IS propaganda video in which he was made to recite a message to Donald Trump

BBC
Matthew fue utilizado en varios videos de propaganda de EI.

Fue entonces cuando el grupo utilizó a Matthew para grabar un video de propaganda en el que amenazaba a Trump.

“Mi mensaje para Trump, el títere de los judíos: Alá nos ha prometido la victoria y te ha prometido la derrota“, dijo el niño, recitando el mensaje que le habían hecho aprender de memoria.

“Esta batalla no va a terminar en Raqqa o Mosul. Va a terminar en tus tierras… Así que prepárate, porque la lucha acaba de comenzar”.

Años después, el niño recuerda que fue su padrastro quien lo obligó a grabar el video y que durante la filmación lo amenazaba.

“Estaba empezando a perder el control, como si hubiera tenido problemas mentales”, cuenta.

Matthew on a fishing trip with his father, Juan

BBC
Matthew vive actualmente con su padre.

Poco después, Elhassani murió en un presunto ataque con drones.

“Me alegré porque no me agradaba, obviamente”, dijo Matthew.

“No creo que debería haber estado feliz porque una persona murió, pero lo estaba. Todos estábamos llorando…de alegría”.

El rescate

Tras la muerte del padrastro, la madre de Matthew, Samantha Sally, le pagó a unos traficantes de personas para que ella y sus cuatro hijos salieran del territorio de Estado Islámico.

Matthew fue escondido dentro de un barril en la parte trasera de un camión para poder pasar por los puestos de control.

Cuando llegaron al territorio controlado por los kurdos, fueron retenidos en un campo de detención, y fue allí en el invierno de 2017 donde la BBC comenzó a hablar con Sally.

La mujer contó que su marido la había engañado para que llevara a su familia a Siria y que no tenía idea de lo que estaba planeando.

Samantha Sally in a detention camp in Syria

BBC
Samantha Sally comenzó a hablar con la BBC en 2017.

Una vez en Raqqa, dijo, el hombre se había vuelto violento con ella.

La estadounidense reconoció que durante su estancia allí habían comprado a dos adolescentes yazidíes como esclavas y que su marido las violaba con regularidad.

Las pruebas

Tras su regreso a EE.UU., mientras estaba en la cárcel en espera de juicio, Sally continuó defendiendo su versión de que había sido engañada por su marido.

Aunque lo había apoyado “en sus estúpidas empresas“, insistió en que no era culpable de que se uniera al EI.

Sin embargo, la investigación de la BBC y de PBS descubrió pruebas que socavaron esta historia.

Un miembro de la familia Elhassani dijo que Moussa se había obsesionado con EI en los meses previos a la salida de la familia de EE.UU. y que lo había visto viendo propaganda del grupo, incluidos videos de ejecuciones, en la casa de la familia.

Una amiga de Sally también recordó una conversación con ella en la que le había dicho que su esposo sentía un llamado para unirse a “la guerra santa”.

La investigación también reveló que Sally había hecho una serie de viajes a Hong Kong en las semanas antes de que la familia dejara EE.UU. y que había depositado al menos US$30.000 en efectivo y oro en cajas de seguridad.

Después de casi 12 meses tras las rejas, Sally cambió su historia y se declaró culpable de financiar el terrorismo como parte de un acuerdo de culpabilidad.

Las pruebas mostraron después que Sally había ayudado a filmar los videos de su hijo con el cinturón suicida y el AK-47.

De acuerdo con los fiscales, es probable que nunca se sepa por qué ayudó a su esposo a unirse a Estado Islámico, aunque su defensa argumenta que fue coaccionada por el marido controlador.

Desde su regreso a EE.UU.. Matthew ha recibido asesoramiento para ayudarlo a lidiar con los traumas de todo lo que le sucedió.

Según sus médicos, ha mejorado y lo está haciendo bien.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=uWp9HZTTdyM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.