El gobierno persigue migrantes y deja en promesa el discurso sobre derechos humanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El gobierno persigue migrantes y deja en promesa el discurso sobre derechos humanos

En tan solo tres semanas de este mes abril, México detuvo a 11 mil 800 migrantes; 125% más que hace dos años.
Cuartoscuro
24 de abril, 2019
Comparte

Desde el arranque del nuevo gobierno, incluso desde la campaña electoral, el Ejecutivo lo ha repetido en múltiples ocasiones y a través de múltiples actores: en México, la nueva política migratoria se rige por el respeto a los derechos humanos, por atender las causas que originan la migración forzada, como la pobreza y la violencia en Centroamérica, y por dejar atrás el enfoque de la migración como un problema de seguridad nacional, que debe ser atendido con policías y soldados.

Sin embargo, cuatro meses después, el discurso de la nueva política migratoria contrasta con las estadísticas de detención, especialmente con la de abril, que se disparó más de un 100% en comparación con la de años anteriores.

Lo anterior con el recorte al presupuesto destinado a atender a los solicitantes de refugio, y, sobre todo, con la vuelta de operativos para detener a cientos de migrantes, como el del lunes pasado en Pijijiapan, Chiapas.

Ahí, a unos 150 kilómetros de la frontera con Guatemala, elementos del Instituto Nacional de Migración (INM), escoltados por agentes de la Policía Federal, realizaron una redada masiva entre los 3 mil integrantes de una caravana migrante que, según alegó la autoridad, respondieron de manera agresiva ante un operativo de control.

El resultado fue una escena idéntica a las registradas especialmente en 2014 y 2015, en plena efervescencia del Plan Frontera Sur de Peña Nieto: niños, niñas, adolescentes, mujeres, y hombres migrantes corriendo en estampida por el monte para evitar ser uno de los 371 migrantes que, finalmente, fueron detenidos por el INM con la ayuda de la policía, y que, probablemente, serán deportados del país como los 204 migrantes que hace tan solo diez días, el 13 de abril, ya fueron expulsados a bordo de un avión gubernamental.

El impacto de las fotografías, de los videos y de los cables publicados por periodistas locales y por agencias internacionales de noticias, en los que se ven patrullas y camionetas de la Policía persiguiendo a migrantes con carriolas y bebés, fue tan fuerte que ayer martes buena parte de la plana mayor del gobierno federal salió a dar explicaciones en una conferencia conjunta entre Segob, Cancillería y el INM.

El comisionado del INM, Tonatiuh Guillén, subrayó que antes de la redada masiva el propio Instituto ofreció a muchos de los integrantes de la caravana detenidos la posibilidad de regularizar su estancia en México a través de las Tarjetas de Visitante Regional, que permite su estancia legal en el país, aunque la restringe exclusivamente a los estados del sur.

Pero estos la rechazaron y posteriormente, en el control migratorio, fueron detenidos, reaccionando algunos de manera violenta, por lo que se pidió la intervención de la Policía Federal.

“Sé que el escenario que se dio ayer fue complejo”, dijo el comisionado, quien lamentó la presencia de niños y adolescentes durante el operativo. “Pero todo se dio dentro de la norma y sin que hubiera ningún herido”.

En 22 días, casi 12 mil capturas

Por su parte, la titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, así como el subsecretario de Migración, Alejandro Encinas, reiteraron que la política migratoria mexicana, basada en el respeto a los derechos humanos, no se ha movido ni una coma. Mientras que el canciller Marcelo Ebrard negó cualquier injerencia del gobierno de Estados Unidos en la política migratoria mexicana.

“En México tomamos nuestras propias decisiones”, subrayó Ebrard, cuando se le preguntó si es una “coincidencia” que el presidente Donald Trump felicitara a México vía Twitter por hacer más detenciones, pocos días después de que el 23 de marzo México detuviera a 107 migrantes en otro operativo, esta vez en la frontera de Tamaulipas, y luego de que las estadísticas de capturas repuntaran de manera especial este mes de abril.

Sobre este punto, el comisionado del INM informó ayer que entre el 1 y el 22 de abril suman ya 11 mil 800 detenciones de migrantes indocumentados.

Es decir, que a falta todavía de una semana para terminar el mes, las detenciones aumentaron un 40% en comparación con enero, cuando el INM detuvo a 8 mil 556; de hecho, esa cifra en el arranque del nuevo gobierno fue la más baja en cinco años, desde 2014.

Ahora bien, si se compara con el sexenio anterior, el dato de abril de 2019 es 3% mayor al del año pasado, y hasta 125% más en comparación con abril de 2017.

No obstante, cabe matizar que estos datos aún está lejos de los 16 mil 700 migrantes que se detuvieron en abril de 2016, y los 17 mil de 2015, los dos años que batieron todos los récords de capturas y de deportaciones de migrantes en México a raíz del Plan Frontera Sur.  

“La política migratoria no ha cambiado”

Ante estas estadísticas, y ante las nuevas redadas masivas para detener y deportar migrantes, ayer martes los medios de comunicación que asistieron a la conferencia cuestionaron a las autoridades cuál ha sido realmente el cambio de política migratoria en relación al gobierno anterior de Peña Nieto.

“Las cosas sí han cambiado profundamente. Y para darse cuenta, simplemente hay que ir ahora a Chiapas y ver toda la asistencia humanitaria que anteriormente no existía, y ver que ahora ya no hay un proceso de persecución (al migrante)”, recalcó el subsecretario Encinas, haciendo alusión, entre otras medidas, a la instalación por parte del INM de un nuevo albergue en Tapachula, Chiapas, para dar atención médica, sanitaria y alimentaria a miles de familias migrantes que están accediendo a México.

“Hay un esfuerzo enorme del gobierno federal, y de los gobiernos estatales, para dar atención médica y de alimentos en las estaciones migratorias y en los albergues”, añadió el comisionado del INM, que, incluso, dio un paso más al asegurar que “el cuidado al migrante desde el inicio de este gobierno ha sido extraordinario”.

No obstante, activistas defensores de migrantes, y organizaciones de la sociedad civil, no coinciden plenamente con este discurso.

Claudia León, coordinadora de incidencia del Servicio Jesuita a Migrantes, servicio que cuenta con una red de albergues para migrantes en todo el país, criticó en entrevista con Animal Político que, a pesar del cambio en el discurso de las autoridades, aún persisten viejas prácticas del pasado.

“En esta nueva administración se mostró una postura y un discurso distinto, más enfocado a derechos humanos, y a dar una imagen de puertas abiertas hasta cierto punto. Pero, en la práctica, estamos viendo que las cosas no han cambiado tanto”, apuntó la activista.

“Por ejemplo, hemos identificado que aún hay persecución y criminalización de migrantes, en concreto de algunas personas que han ejercido roles de liderazgo en las caravanas migrantes”, añadió León, en referencia a las críticas que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha hecho públicamente a la organización civil Pueblos Sin Fronteras, a la que el pasado 28 de febrero responsabilizó de reclutar a través de engaños a migrantes centroamericanos para las caravanas.  

“Y seguimos viendo que, en estados como Chiapas, los agentes de migración continúan coadyuvando con las policías federales, estatales y locales, para realizar detenciones, tal y como se hacía antes”, agregó.

Sobre este punto, Claudia León expuso que muchos migrantes continúan recurriendo a traficantes de personas, y a viajar por rutas peligrosas en autobuses, y en menor medida en el tren conocido como La Bestia, “porque la política migratoria no ha cambiado realmente”.

“La gente sigue recurriendo a transitar clandestinamente por rutas muy peligrosas porque aún no hay un cambio. De hecho, la preocupación que tenemos es no saber por dónde va esta nueva política. Porque, por poner un ejemplo, las tarjetas humanitarias que se proporcionaron en Ciudad Hidalgo, Chiapas, para regularizar la situación de los migrantes, fue una medida sumamente coyuntural, que no ha resuelto ni va a resolver la situación, y que, de hecho, el gobierno ya ha dejado de darlas”.

“Es decir -concluyó-, el gobierno está implementando medidas que desde la sociedad civil no entendemos muy bien cuál es su finalidad”.

“Preocupación y decepción”

Y desde Estados Unidos, la visión tampoco es muy distinta.

Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas, una red de organizaciones civiles dirigidas por migrantes latinos en ese país, señaló en entrevista que ven el panorama actual en México “con preocupación y decepción”.

“No dejamos de reconocer que, cuando ganó López Obrador, sí hubo una reacción diferente, un deseo de querer marcar una diferencia en la política migratoria mexicana”, planteó Chacón.

“Pero, en la práctica, nos preocupa mucho que, aunque México enfatiza mucho el discurso de autonomía frente a Estados Unidos, sí pareciera que hay una actitud (de las autoridades mexicanas) de querer congraciarse con la administración Trump”.

Sobre lo anterior, Óscar Chacón planteó que Estados Unidos ha sido muy claro con los gobiernos de Centroamérica, a los que ha pedido que, a cambio de programas de ayuda y cooperación para el desarrollo, “busquen todas las formas posibles” para que la gente no migre hacia su país.

“Y a México también le ha pedido que haga lo suyo. Y lo suyo quiere decir que pare a los migrantes. Que no les permita transitar de manera libre hasta su frontera. Y más allá de lo que digan los funcionarios mexicanos, creo que en la práctica sí se aprecia claramente que hay una intención de estar en buenos términos con el gobierno de Estados Unidos”, finalizó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna del COVID: 4 teorías conspirativas desmentidas por expertos

Estas cuatro afirmaciones falsas sobre la vacuna contra la COVID están siendo compartidas en las redes sociales.
Getty Images
7 de diciembre, 2020
Comparte

Hemos examinado algunas de los rumores falsos más difundidos sobre las vacunas contra el coronavirus, desde los supuestos complots para implantar microchips en el cuerpo hasta la presunta reingeniería de nuestro código genético.

1- “Alteración del ADN”

El temor de que la vacuna podría de alguna manera cambiar tu ADN es una de las teorías que más frecuentemente se lanzan en las redes sociales.

La BBC entrevistó a tres científicos independientes al respecto. Todos dijeron que la vacuna de coronavirus no alteraría el ADN humano.

Algunas de la nuevas vacunas creadas, incluyendo la de Pfizer/BioNTech recién aprobada en Reino Unido, usan fragmentos del material genético del virus -o ARN mensajero.

“El inyectar ARN a una persona no cambia nada del ADN de una célula humana”, explicó el profesor Jeffrey Almond de la Universidad de Oxford.

El sistema inmune aprende a reconocer y producir anticuerpos contra la proteína.

Dos científicos observa la doble hélice de ADN

Getty Images
“El inyectar ARN a una persona no cambia nada del ADN de una célula humana”, dice el profesor Jeffrey Almond de la Universidad de Oxford.

Los mensajes en las redes han señalado que la tecnología de inoculación con ARN mensajero (ARNm) “nunca ha sido puesta a prueba o aprobada antes”.

Es cierto que ninguna vacuna ARNm ha sido aprobada con anterioridad, pero se han realizado múltiples estudios de vacunas ARNm en humanos en los últimos años. Y, desde el inicio de la pandemia, la vacuna ha sido analizada en decenas de miles de personas en todo el mundo y sometida a un riguroso proceso de seguridad para su aprobación.

Como toda nueva vacuna, debe pasar por severos exámenes de seguridad antes de que pueda ser recomendada para su uso general.

En la Fase 1 y Fase 2 de los ensayos clínicos, las vacunas se prueban en un pequeño grupo de voluntarios para verificar si son seguras y para determinar la dosis exacta.

En la Fase 3, se prueban en miles de personas para comprobar su efectividad. Tanto el grupo que recibe la vacuna como el grupo de control que recibe un placebo son cuidadosamente monitoreados en caso de cualquier reacción adversa -efectos secundarios-. Ese monitoreo de seguridad continúa después de que la vacuna ha sido aprobada.

2- Bill Gates y las denuncias de microchips

Ahora viene una teoría de conspiración que le ha dado la vuelta al mundo.

Afirma que la pandemia del coronavirus es un plan encubierto para implantar en la gente microchips rastreables y que Bill Gates, el cofundador de la empresa de tecnología Microsoft, está detrás de este.

Un foto de Bill Gates con un rótulo de "Falso". El texto que acompaña dice: "Es sencillo, manipulamos tu ADN con una vacuna, implantamos un chip, dejamos a toda la sociedad sin efectivo y poners todo el dinero en el chip. Luego harás exactamente lo que te decimos o apagamos el chip y pasarás hambre hasta que decidas obedecer otra vez".

BBC
Las teorías de que Bill Gates planea utilizar la vacuna para “manipular” o “alterar” el ADN humano se ha compartido ampliamente. Todas son falsas.

No hay tal vacuna con “microchip” y no hay evidencia que apoye las denuncias que Bill Gates esté planeando hacer esto en el futuro.

La Fundación Bill y Melinda Gates le dijo a la BBC que esa afirmación es “falsa”.

Los rumores se propagaron cuando Gates dijo en una entrevista que a la larga “tendremos unos certificados digitales” que podrían mostrar quién se ha recuperado, hecho la prueba y finalmente si fue vacunado. Pero no hizo mención de microchips.

Esto condujo a un artículo ampliamente compartido que se titulaba: “Bill Gates usará microchips implantados para combatir el coronavirus”.

El artículo se refiere a un estudio, financiado por la Fundación Gates, sobre una tecnología que podría almacenar los registros de vacunas de alguien en una tinta especial aplicada al mismo tiempo que una inyección.

Sin embargo, la tecnología no es un microchip, es más bien como un tatuaje invisible. Todavía no se ha lanzado y tampoco permitiría el rastreo de las personas ni que la información se almacene en una base de datos, aclara Ana Jaklenec, una científica que trabaja en el estudio.

Imagen de un video de TikTok con el rótulo "Falso", que muestra una mujer que afirma que fue "implantada con un microchip".

BBC
Una usuaria de TikTok creó un video sobre cómo fue “implantada con un microchip” y llamó la vacuna la “señal de la bestia”.

El multimillonario fundador de Microsoft ha sido objeto de muchos rumores falsos durante la pandemia debido a su trabajo filantrópico en el campo de la salud pública y el desarrollo de vacunas.

A pesar de la escasez de evidencia, una encuesta a 1.640 personas realizada en mayo por el sitio YouGov reveló que el 28% de estadounidenses creía que Gates quiere usar las vacunas para implantar microchips en la gente. Entre republicanos esa cifra alcanzó el 44%.

3- Tejido fetal

Hemos visto denuncias que las vacunas contienen el tejido pulmonar de un feto abortado. Eso es falso.

“No se han usado células fetales en el proceso de producción de ninguna vacuna”, afirmó el doctor Michael Head, de la Universidad de Southampton.

Un mensaje, con el rótulo de "FALSO" incluido por la BBC, afirma que la vacuna de covid-19 contiene tejido de un feto abortado.

BBC
Este mensaje, con el rótulo de “FALSO” incluido por la BBC, afirma que la vacuna de COVID-19 contiene tejido de un feto abortado.

Un video en particular que se publicó en una de la principales páginas antivacunas en Facebook hace referencia a un estudio que el narrador afirma muestra evidencia de lo que contiene la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Pero el narrador está equivocado: el estudio en cuestión exploraba cómo la vacuna reaccionaba cuando era inyectada en células humanas en el laboratorio.

La confusión pudo darse porque hay un paso en el proceso de desarrollo de la vacuna que usa células criadas en un laboratorio, que descienden de células embrionarias que de otra manera hubieran sido destruidas. Esa técnica fue desarrollada en los años 60 y no se abortaron fetos para esa investigación.

Muchas vacunas son producidas de esta manera, explicó el doctor David Matthew, de la Universidad de Bristol. El experto agregó que cualquier rastro de las células se elimina completamente.

Los desarrolladores de la vacuna en la Universidad de Oxford dicen haber trabajado con células clonadas, pero que estas células “no son en sí células de bebés abortados”.

Las células se desempeñan como una fábrica que produce una versión muy debilitada del virus que ha sido adaptada para funcionar como una vacuna.

No obstante, aunque el virus debilitado se crea utilizando estas células clonadas, ese material celular se remueve cuando el virus es purificado y no se utiliza en la vacuna.

4- Tasa de recuperación

En algunas afirmaciones contra la vacuna de COVID-19 compartidas en las redes sociales se ha cuestionado la necesidad de una inoculación si las probabilidades de morir del virus son tan bajas.

Un meme compartido por personas que se oponen a la vacuna afirma que la tasa de recuperación de la enfermedad es de 99,97% y sugiere que contagiarse con COVID-19 es una opción más segura que vacunarse.

Un meme que usa la imagen del rapero Drake se usó para promover reclamos falsos sobre la vacuna. El texto dice: "Alterar mi ADN con una vacuna experimental, con NINGUNA responsabilidad de una industria corrupta"

BBC
Un meme que usa la imagen del rapero Drake se usó para promover afirmaciones falsas sobre la vacuna.

Para empezar, la cifra a la cual se refiere el meme de “tasa de recuperación” -que implica que son las personas que se contagiaron del virus y sobrevivieron- no es correcta.

Aproximadamente el 99% de las personas que se contagian de COVID sobreviven, dice Jason Oke, experto en estadística de la Universidad de Oxford.

Así que unos 100 de cada 100.,000 morirán -una cifra mucho más alta que la de tres de cada 10.000 que sugiere el meme.

Sin embargo, Oke señala que “en todos los casos los riesgos dependen mucho de la edad y no toman en consideración la mortalidad a corto y largo plazo de COVID-19”.

No se trata únicamente de sobrevivir. Por cada persona que muere, hay otras que sobreviven pero atraviesan cuidados médicos intensivos y otras que sufren complicaciones de salud crónicas.

Eso puede contribuir a que los servicios de salud queden sobrecargados de pacientes con COVID, compitiendo por los recursos limitados de los hospitales en el tratamiento de otras enfermedades y lesiones.

Concentrarse en la tasa de mortalidad total, o reducir la aplicación de una vacuna a un acto individual, es no entender el propósito de las vacunas, sostiene el profesor Liam Smeeth, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Debería verse como un esfuerzo de la sociedad para proteger al prójimo, dice.

“En Reino Unido, la peor parte de la pandemia, la razón de la orden de confinamiento, se debe a que los servicios de salud se verían abrumados. Grupos vulnerables como los ancianos y los enfermos en hogares de cuidado corren un riesgo mucho más alto de enfermarse gravemente si se contagian del virus”.

Este artículo fue escrito por Flora Carmichael y Jack GoodmanAdditional con contribuciones de Kris Bramwell, Olga Robinson y Marianna Spring.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HwQIES5OuyQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.