close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La Estafa Maestra: ¿Cómo va el proceso contra implicados? Solo 2 enfrentan juicio y FGR perdió casos relevantes

La FGR solo ha logrado la vinculación a proceso a dos de seis funcionarios de la Sedesol y la Sedatu, presuntamente implicados en los desvíos.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán y Manu Ureste
30 de abril, 2019
Comparte

En las audiencias de seis funcionarios públicos de la Sedesol y la Sedatu implicados con el esquema de desvíos conocido como La Estafa Maestra, la Fiscalía General de la República (FGR) sólo ha logrado que sean vinculados a proceso dos de ellos.

La Fiscalía perdió un caso relevante, el de Francisco Báez, el exdirector de Presupuesto de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Territorial, quien autorizó la entrega de recursos públicos que presuntamente fueron desviados.

Dicho desvío consistió en un mecanismo identificado por la Auditoría Superior de la Federación y la investigación periodística La Estafa Maestra, donde dependencias como la Sedesol y Sedatu, y otras 10 como Pemex o Banobras, realizaban convenios con universidades públicas para supuestos servicios que no se cumplían porque contrataban a empresas ilegales o fantasma; por lo tanto, el dinero público desapareció.

Francisco Báez entregaba recursos

Báez era encargado de autorizar los pagos a las universidades por los supuestos servicios. Su cargo dependía directamente del Oficial Mayor, Emilio Zebadúa, con quien también había trabajado en la Sedesol.

Ambos funcionarios formaron parte de las dos administraciones de Rosario Robles, cuando dirigió la Sedesol y la Sedatu, periodos en el que ocurrió dicho esquema de desvío de recursos públicos en las dos dependencias.

En la audiencia del 26 de marzo, el juez federal Fernando Payá Ayala determinó no vincular a proceso a Francisco Báez, es decir, que no continuaría con la investigación debido a que las pruebas presentadas no fueron suficientes para señalarlo como presunto responsable del delito de ejercicio indebido del servicio público.

Esto pese a que Báez autorizó la entrega de 185 millones de pesos de la Sedatu para pagar a la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, del estado de Hidalgo, para la realización de una serie de servicios tecnológicos a la dependencia que no se hicieron, según documentó la Auditoría Superior de la Federación (ASF), y también comprobó la propia Fiscalía de la República.

Aunque la Fiscalía podía apelar la decisión del juez, no lo hará debido a que posiblemente presentarán nuevas acusaciones para que pueda ser procesado, según publicó este martes 30 de abril el periódico Reforma.

Pedro Simón León Mojarro firmó convenio

León Mojarro fue coordinador de delegaciones de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) durante la administración de Rosario Robles, y tampoco fue vinculado a proceso pese a que firmó uno de los convenios cuyos recursos fueron desviados.

A través de dicho convenio realizado con la Universidad Intercultural del Estado de México en 2015, la Sedesol entregó 124 millones de pesos para realizar levantamiento de cuestionarios de la Cruzada Nacional contra el Hambre, en un millón de hogares.

La Auditoría Superior de la Federación y la Fiscalía General de la República (FGR) determinaron sobrecosto en los servicios y lo acusaron de uso indebido de la función pública, debido a que dicho convenio incumplió con la Ley de Adquisiciones.

Sin embargo, nuevamente el juez federal Fernando Payá decidió exonerarlo debido a que consideró que el exfuncionario cumplió con los requerimientos previstos en la excepción a la Ley de Adquisiciones, que prevé la contratación entre dos entidades de la administración pública, en este caso, la Sedesol y la universidad. Señaló que el presunto desvío de recursos no era su responsabilidad, sino de la universidad.

En este caso, la Fiscalía tampoco apeló la decisión del juez.

Armando Saldaña denunció falsificación de firma

Saldaña fue director general de Ordenamiento Territorial y Atención a Zonas de Riesgo de la Sedatu, y firmó el convenio con la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero en Hidalgo por 185 millones 839 mil 480 pesos, aunque los servicios que no se realizaron.

Denunció que su firma fue falsificada en el documento. Pese a que peritos confirmaron que había irregularidades en la rúbrica, el juez encontró elementos suficientes para vincularlo a proceso por el presunto delito de contratación indebida.

El criterio del juez en el caso de León Mojarro sólo se limitó al análisis del procedimiento administrativo, pero aquí fue distinto y se determinó que sí hay elementos para seguir investigando.

Incluso, Francisco Báez lo acusó directamente de que era el encargado de revisar que los servicios se realizaran, y por eso él había liberado los pagos.

Enrique González Tiburcio, el subsecretario vinculado a proceso

Tiburcio tuvo el puesto más alto entre los acusados, era el subsecretario de Ordenamiento Territorial de la Sedatu, subalterno directo de la entonces secretaria Rosario Robles. Igual que Saldaña, su subalterno en la dependencia, también señaló que su firma fue falsificada en uno de los convenios con la Universidad Politécnica Francisco I. Madero.

Sin embargo, el 30 de enero, el exsubsecretario fue vinculado a proceso por la posible comisión del delito de falsificación de declaración, toda vez que el juez federal Orlando Íñiguez determinó que existen pruebas suficientes para considerar que la firma inscrita en el convenio y que derivó en el presunto desvío de recursos públicos, sí es de “su puño y letra” y no fue falsificada, como había denunciado el exfuncionario.

De acuerdo con su abogado defensor, Julio Hernández Barros, el exfuncionario detectó que su firma fue falsificada a raíz de una solicitud de información del 11 de abril de 2017, cuando un ciudadano pidió el documento que de inicio fue declarado como inexistente, porque no se encontraba en el archivo de la subsecretaría. Luego de que el ciudadano interpuso un recurso de revisión ante el INAI, y los funcionarios de la Sedatu hicieron una búsqueda exhaustiva, localizaron dicho convenio en otra área.

Por ello, la supuesta falsificación de la firma fue denunciada por González Tiburcio ante el Órgano Interno de Control (OIC) de la Sedatu, el 9 de junio de 2017, y horas más tarde realizó una declaración ante la misma instancia. A raíz de esa denuncia es que se inició el proceso en el que ahora Tiburcio resultó vinculado a proceso.

Gerardo Ávila, el único funcionario de una universidad

La nueva administración de la Fiscalía General de la República (FGR) denunció el pasado 14 de marzo a Gerardo Ávila García, exsecretario de la rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), por haber gastado, de manera indebida y como parte de La Estafa Maestra, casi 23 millones de pesos de recursos federales en un contrato de servicios para Sedesol.

Sedesol entregó 22 millones 994 mil 101 pesos a la Universidad, de esa suma subcontrató un total de 21 millones 332 mil 996 pesos, y le solicitó el servicio de desarrollo, implementación y puesta en operación del sistema de control de gestión, con interoperabilidad y uso de firma electrónica avanzada.

Sin embargo, el proceso ha sido retrasado y no ha se han concretado las audiencias programadas.

José Antolino Orozco Martínez, retrasando el proceso

Orozco Martínez era jefe de la Unidad de Políticas, Planeación y Enlace Institucional de la Sedatu, aunque también estuvo en la administración de Robles en la Sedesol como director general de geoestadística y padrones de beneficiarios.

Es acusado de uso indebido de atribuciones y facultades, pero sólo se ha presentado a una audiencia y se han aplazado las dos subsecuentes. En la primera, en marzo pasado, minutos antes de la audiencia su defensa presentó un escrito de “indisposición” debido a un malestar físico.

La segunda audiencia debía desarrollarse el viernes 26 de abril, pero también fue aplazada debido a que el juez se reportó enfermo y la audiencia se realizará el 8 de mayo.

Antolino es acusado de haber suscrito entre el 12 y el 16 de octubre de 2015 un convenio por 186 millones 113 mil 400 pesos con la Universidad Politécnica de Chiapas, para que ésta elaborara y le proveyera de 4 análisis y diagnósticos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El puente del amor: por qué el cerebro confunde estar excitado con estar enamorado

El experimento de 1974 conocido como El puente del amor mostró que, cuando se trata de reconocer sentimientos, nuestro cerebro a menudo se confunde. Un fenómeno que se conoce como “atribución errónea de la excitación”.
7 de julio, 2019
Comparte
Una pareja besándose

iStock
¿Será verdadera atracción?

Cualquiera que se haya enamorado reconoce las sensaciones: el corazón palpita fuertemente y a toda velocidad, la respiración se acelera, las palmas de nuestras manos se humedecen.

Si la presencia de alguien te genera esto, seguramente lo atribuyas a la enorme atracción que sientes por esa persona. Incluso es muy posible que lo llames amor.

Sin embargo, podrías estar muy equivocado o equivocada.

De hecho, quizás lo que realmente estés experimentando es miedo, ansiedad o estrés.

¿Cómo podría confundir emociones tan diferentes?, te preguntarás.

Pues resulta que, como descubrió el psicólogo social Stanley Schachter en la década de 1960, las emociones no son tan espontáneas ni tan claras como uno cree.

Según Schachter, son dos los factores que las determinan: primero hay una excitación psicológica y luego está la etiqueta que le damos a ese sentimiento.

Esto segundo lo definimos según el contexto en el que estemos. Y a veces, nuestro sistema de etiquetado falla, algo que Schachter llamó “atribución errónea de la excitación“.

Entonces, esas sensaciones que tú atribuyes a estar enamorado en realidad podrían tener otro origen muy diferente.

Capilano Suspension Bridge

Getty Images
El puente colgante de Capilano, en Vancouver, donde se realizó el famoso experimento de Dutton y Aron.

El puente del amor

En 1974 los psicólogos canadienses Donald Dutton y Arthur Aron, de la Universidad de Columbia Británica, ingeniaron un experimento que mostró cómo la atribución errónea de la excitación podía afectar nuestros sentimientos de atracción.

Entrevistaron a diversos hombres que visitaban un parque en Vancouver. La entrevistadora era una bella mujer.

La mitad de los entrevistados estaban cruzando un tambaleante puente colgante cuando la mujer les pidió que participaran en su investigación. La otra mitad atravesaba un sólido puente de poca altura.

A todos los hombres se les pidió que miraran una foto -por ejemplo la imagen de una mujer riéndose mientras se cubría el rosto- y que imaginaran la historia detrás de esa foto. La excusa era investigar los efectos de un bello escenario, como el del parque, sobre la creatividad.

Al finalizar, la mujer les daba su número de teléfono y les decía que la llamaran si tenían preguntas sobre el estudio.

Los investigadores hallaron que la mayoría de quienes llamaron a la mujer habían atravesado el puente colgante (más del doble de quienes habían caminado por el puente seguro).

Además, las historias que escribieron estos hombres tenían más contenido romántico y sexual.

Cuando el experimento se volvió a hacer usando a un entrevistador masculino en lugar de la bella mujer, casi nadie lo llamó.

Capilano Suspension Bridge

Getty Images
Muchos hombres que participaron en el estudio confundieron ansiedad con atracción.

¿La explicación de los expertos? Que muchos de los hombres que habían cruzado el puente colgante habían confundido las sensaciones que les provocó el miedo inconsciente de caer -el corazón latiendo más rápido, la respiración acelerada- con un sentimiento de atracción.

Titularon su estudio: “Alguna evidencia de mayor atracción sexual en condiciones de alta ansiedad”.

Sin embargo, el trabajo pasó a conocerse de forma informal como “El puente del amor”.

Por qué los confundimos

Distintas investigaciones a lo largo de los años han mostrado que el fenómeno de la atribución errónea de la excitación no solo afecta nuestros sentimientos de atracción y amor sino a toda una gama de emociones: el enojo, la euforia, el humor, el miedo, la incomodidad y el erotismo.

Existe una explicación biológica detrás de esta confusión.

Y es que si bien estar enamorado o sentir miedo o ansiedad son estados casi opuestos -uno nos puede hacer sentir muy bien y el otro muy mal- paradójicamente los cambios fisiológicos que provocan en nuestro cuerpo son muy similares.

Cuando nos sentimos amenazados o estresados se activa nuestro sistema nervioso simpático, la parte del sistema nervioso encargado de definir si debemos luchar o escapar.

El sistema nervioso

iStock
El sistema nervioso simpático provoca cambios en nuestro cuerpo similares a los que sentimos cuando estamos enamorados.

Para preparar al cuerpo para estos posibles escenarios el sistema simpático activa una serie de cambios, que provocan que nuestro ritmo cardíaco y respiración se aceleren.

Las hormonas que se liberan -adrenalina y noradrenalina- también afectan nuestro estómago, haciendo que sintamos “mariposas”.

Curiosamente, es el mismo proceso que atravesamos cuando estamos enamorados, llevando a que se puedan confundir las distintas emociones si el contexto no es claro.

Del terror al amor

Este fenómeno podría explicar por qué las películas de terror son tan populares para ir en una cita.

La excitación compartida puede realzar los sentimientos de atracción.

Sin embargo, la atribución errónea de la excitación también explica por qué muchas veces lo que parecía “amor a primera vista” se diluye en poco tiempo y la persona que te deslumbraba tanto a las semanas ya no te mueve ni un pelo.

No obstante, los expertos en relaciones han descubierto que la teoría de los dos factores de Schachter también puede ayudar a fortalecer un vínculo, ya que muestra que la experiencia emocional es maleable.

Entonces, mientras que la excitación puede crear una sensación falsa de afecto entre dos personas que realmente no se aman, cuando sí hay amor pero la pareja se ve desgastada por la monotonía y otros factores, es posible revivir esa chispa compartiendo actividades que generan excitación.

Una pareja mayor andando en jetski

iStock
Compartir aventuras y experiencias emocionantes une a las parejas.

En particular se ha hallado que las parejas que comparten experiencias nuevas y desafiantes tienden a sentir niveles de atracción mayores que quienes no se salen de la rutina.

Pero ojo: los psicólogos también advierten que las parejas que solo subsisten a base de experiencias fuertes, la inestabilidad o el peligro, seguramente sean víctimas de la atribución errónea de la excitación y no están realmente enamoradas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fQcI0qFkzwQ

https://www.youtube.com/watch?v=RvYz63RfE8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.