Sedena insiste en negar datos sobre uso de la fuerza en enfrentamientos, pese a orden del INAI
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Sedena insiste en negar datos sobre uso de la fuerza en enfrentamientos, pese a orden del INAI

El Ejército argumentó que dichos informes no existen, pese a que el INAI había subrayado que la elaboración de estos informes es una obligación legal.
Cuartoscuro Archivo
11 de abril, 2019
Comparte

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) rechazó nuevamente dar a conocer los informes sobre uso de la fuerza en los enfrentamientos que ha sostenido en contra de presuntos delincuentes del 2006 a la fecha, pese a que el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) le había ordenado buscar y transparentar esos datos.

¿La razón? La dependencia militar argumenta que dichos informes no existen.

Lo anterior, aun cuando el INAI había subrayado que la elaboración de estos informes es una obligación legal, de acuerdo con diversas normas y directrices, y a que la propia Sedena los ha presentado ante la CNDH en casos de graves violaciones a derechos humanos.

La negativa a transparentar estos datos ocurre justo en el contexto en el que el gobierno federal ha determinado que sea la Sedena quien capacite y adiestre a los elementos de la Guardia Nacional, en temas como el uso de la fuerza y el respeto a los derechos humanos. De hecho, el mando de la nueva fuerza de seguridad estará a cargo de un militar en proceso de retiro. 

En marzo pasado el pleno del INAI había revocado, de forma unánime, la respuesta inicial de la Defensa Nacional, en la que se negaba a proporcionar una serie de informes y datos solicitados por la organización Artículo 19 y el CIDE. Entre esos datos se encontraba la versión pública de informes de uso de la fuerza y de informes policiales homologados, en hechos donde el Ejército ha sostenido enfrentamientos.

El proyecto de la comisionada Blanca Lilia Ibarra Cadena subrayó, entre otras cosas, que elaborar los informes es una obligación establecida tanto en el Manual de Uso de la Fuerza de Aplicación a las Tres Fuerzas Armadas, así como en las Directrices que regulan el Uso de la Fuerza. Se trata de informes que, incluso, han sido expuestos por la CNDH en recomendaciones dirigidas al Ejército por graves violaciones a derechos humanos.

El INAI también concluyó que la Sedena, aun sin ser una fuerza policial, sí está facultada para elaborar informes policiales homologados en hechos delictivos donde sus elementos son los primeros en presentarse, por lo que también debería informar de ello.

En respuesta a esta instrucción del Instituto, la dependencia proporcionó a la solicitante un nuevo oficio firmado por el Estado Mayor y del que Animal Político tiene copia. En dicho oficio argumenta, nuevamente, que lo que le solicitaron no existe.

“Se hace de su conocimiento que después de haber realizado una exhaustiva búsqueda en el Estado Mayor de la Defensa Nacional, no se localizó ningún documento respecto a informes de uso de la fuerza o cualquier expresión documental que haya elaborado esta Secretaría como primer respondiente, con motivo de las agresiones en contra del personal militar por parte de la delincuencia organizada”, señaló la dependencia.

Este no fue el único dato que la dependencia negó. En otra solicitud en la que el INAI había ordenado al Ejército dar a conocer datos sobre policías abatidos y detenidos en el contexto de enfrentamientos y agresiones a personal militar, la Sedena tampoco proporcionó los datos.

En el documento de dicha respuesta, la dependencia militar sostiene que extendió la búsqueda de esos datos a las 46 zonas militares y no encontró estadística o referencia alguna. Esto pese a que como lo evidenció la solicitante, y lo ratificó el INAI, en distintos momentos la Defensa ha hecho referencia pública a detenciones de policías por parte de militares.

Animal Político publicó que en los últimos doce años la Defensa ha sostenido más de 4 mil 500 enfrentamientos con civiles en el país. Hasta 2014 y como resultado de dichos combates, 3 mil 907 civiles presuntamente armados habían perdido la vida junto con 17 más que no tenían nada que ver, pero murieron en fuego cruzado. De los últimos tres años la Sedena ha rechazado dar a conocer el saldo.

Advierten opacidad y contradicción

Sara Velázquez Moreno, abogada y asistente de investigación del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) – una de las instituciones que junto con Artículo 19 ha promovido estas solicitudes – lamentó la posición de la Sedena respecto a no transparentar datos pese a la orden del INAI, aunque dijo que era previsible dada la “opacidad”  que ha exhibido en este tema el Ejército en los últimos años.

“No nos sorprende porque esperábamos que continuaran con la opacidad en la información aun cuando hay obligación normativa de generar estos datos, y de que hay incluso evidencia pública de que esa información existe”, dijo la abogada en entrevista.

Velázquez recordó que hay expedientes de CNDH donde la Sedena ha presentado informes de actuación y también ha emitido comunicados donde hace referencia a datos de los cuales sí tiene registro, pero que aun así se niega a informar.

Consideró preocupante y contradictorio que, en el marco de la firma del convenio entre el gobierno federal y la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, para colaborar en la formación de la Guardia Nacional, se considere a la Sedena como la institución apta para conformar una nueva fuerza que lo que requiere son indicadores transparentes.

“Bachelet señaló la importancia de construcción de indicadores y transparencia, y eso es totalmente contradictorio con la actitud de opacidad de la Sedena”, dijo.

Pese a las negativas de la Defensa para proporcionar información, Velázquez Moreno dijo que continuarán exigiendo los datos hasta agotar los recursos disponibles, y llevarán el caso incluso ante instancias judiciales de ser necesario.

Por lo pronto señaló que ya se inconformaron de esta nueva respuesta ante el INAI, el cual tiene la facultad de imponer sanciones económicas a los funcionarios que no cumplan con resoluciones que son inatacables.

“Veremos qué postura toma el INAI ante lo que nosotros consideramos que es un claro incumplimiento de lo resuelto por los comisionados. Y dependiendo de esa respuesta podríamos incluso interponer una demanda de amparo”, señaló Velázquez Moreno.

Índice de letalidad y otros pendientes

Otro dato que la Secretaría de la Defensa Nacional se ha negado a proporcionar es el del número de civiles muertos y lesionados en enfrentamientos con el Ejército, en los últimos años.

Animal Político publicó que la Sedena dejó de transparentar desde 2014 las bajas civiles, política de opacidad que se mantiene aún en el actual sexenio. Lo anterior pese a que el propio secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, dijo  en los foros de la Guardia Nacional que en 2018 cerca de 700 civiles habían muerto en esos enfrentamientos.

Artículo 19 y el CIDE también presentaron una solicitud en la que requieren esta información detallada. Tras la negativa de la Sedena a proporcionar estos datos promovieron un recurso de revisión, lo que derivó en la decisión del INAI de revocar dicha respuesta y ordenarle a la dependencia que busque y presente esta estadística.

De acuerdo con Velázquez Moreno, el próximo 11 de abril vence el plazo para que la Defensa Nacional dé a conocer esta información. Adelantó que de persistir la opacidad en el tema seguirán la misma estrategia que en las otras solicitudes, por lo que tampoco descartan presentar una demanda de amparo de ser necesario.

La abogada reveló a su vez que la Defensa tampoco quiso proporcionar la información que se le requirió sobre el lugar de origen de los elementos que tiene a su cargo, solicitud que actualmente está bajo revisión del INAI.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Covid-19: Cómo funciona nuestro sistema inmunológico y cómo combate al coronavirus

Sin una vacuna y sin un tratamiento específico efectivo, la única arma que tenemos para defendernos del coronavirus en nuestro sistema inmunitario. Te contamos cómo funciona y cómo le hace frente al covid-19.
7 de abril, 2020
Comparte

Sin un tratamiento o fármacos específicos, y sin una vacuna en el horizonte cercano, la única defensa que tiene nuestro organismo frente al nuevo coronavirus es el sistema inmunológico.

De cómo este responda a la infección dependerán en gran medida los resultados: podremos sufrir desde síntomas leves como tos seca, dolor de garganta, cansancio y fiebre, síntomas severos como neumonía y problemas respiratorios agudos, hasta fallo multiorgánico y muerte.

Expertos han explicado en numerosos artículos cómo fortalecer este sistema para enfrentarnos mejor a esta enfermedad. Recomiendan seguir una dieta saludable, dormir más, evitar el estrés, el alcohol en exceso, el tabaco y otras sustancias tóxicas.

Pero antes de analizar estas recomendaciones, empecemos por entender cómo funciona el sistema inmunitario y cómo se activa cuando entra en contacto con el coronavirus.

Un mundo hostil

El sistema inmunitario es una compleja red de células, órganos y tejidos que trabajan en conjunto para defendernos de los microorganismos y sustancias tóxicas que podrían enfermarnos —hongos, parásitos, virus y bacterias— y que están presentes en el mundo que nos rodea.

Todos nuestros órganos contienen células del sistema inmune y éstas también están en la sangre (en los leucocitos, que son los glóbulos blancos) y en la linfa (el líquido transparente que recorre los vasos linfáticos).

Gráfico de la sangre.

Getty Images
Todos nuestros órganos contienen células del sistema inmune y éstas también están en la sangre, los ganglios y la linfa

Y aunque las células inmunitarias se originan en la médula ósea y hay lugares donde se concentran más, como los ganglios linfáticos, las amígdalas, el bazo o el timo, podemos encontrarlas en la piel, las mucosas, los pulmones, el aparato digestivo y en todos los rincones del cuerpo.

Cuando nuestro organismo se enfrenta con un patógeno (un microorganismo capaz de producir enfermedad, como es el caso del coronavirus), el sistema inmune responde de dos maneras en paralelo.

Una es la llamada respuesta innata. que es la primera que se desarrolla y normalmente es efectiva para eliminar a diferentes tipos de agresores.

Eso es “lo primero que vemos cuando vemos una enfermedad”, le explica a BBC Mundo la doctora Silvia Bucciarelli, quien trabajó durante años como especialista del Hospital Clinic de Barcelona y ahora coordina la ONG PINEAS (Programa Integrado de Inmunología y Enfermedades Autoinmunes).

Esta respuesta aumenta el flujo de sangre hacia la zona infectada, y por eso “esta parte del cuerpo se pone roja y caliente por el mismo mecanismo”, dice.

“De los vasos sanguíneos salen células y determinadas sustancias —como proteínas y citocinas— que tratan de detener la infección”, añade.

La otra es la respuesta adaptativa, que produce anticuerpos o células específicas capaces de destruir determinados microorganismos o células infectadas.

Paciente con coronavirus en Italia

Getty Images
Aún no se sabe con certeza si la enfermedad genera inmunidad y por cuánto tiempo se prolonga.

Esta respuesta puede demorarse en llegar entre cuatro y siete días, “por eso la respuesta innata tiene que tratar de mantener la primera línea de batalla, hasta que se desarrolle la respuesta inmune específica”, continúa la experta.

“Es como un misil que va dirigido hacia un organismo en particular y no hacia otro”.

Una rasgo particular de la respuesta adaptativa es que deja memoria. Es decir, recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro.

Esto quiere decir que, en teoría, si nos contagiamos una vez con covid-19, no podríamos contagiarnos una segunda.

Aunque al ser un virus nuevo, del que quedan aún muchas preguntas por responder, no queda totalmente claro si genera inmunidad y, si lo hace, por cuánto tiempo dura.

Como mencionamos antes, ambas respuestas inmunitarias trabajan en equipo, donde la innata actúa a modo de guía de la respuesta adaptativa: esta le comunica por medio de células qué tipo de microorganismo nos está infectando y en qué parte del cuerpo se encuentra.

Así, la respuesta inmune se dirige al lugar donde está la infección, y no a otros sitios donde no la necesitamos.

¿Y el coronavirus?

Por empezar, hay que tener en cuenta que como se trata de un virus nuevo, mucho de lo que se infiere de la respuesta inmunitaria al covid-19 (su nombre oficial es SARS-CoV-2, pero la OMS acepta que lo llamemos con el mismo nombre de la enfermedad que provoca, covid-19), está basado en las similitudes con sus “primos” SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) y MERS (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente).

Gráfico

BBC

Según explica Bucciarelli, “el sistema inmune contra los virus tiene dos objetivos principales: uno es tratar de neutralizarlos y evitar que entren dentro de las células“.

“El otro, si el virus logró franquear esa barrera y penetrar la célula, es destruir esa célula infectada por un mecanismo que se conoce como apoptosis, que es una muerte celular programada”.

Recordemos en este punto que este coronavirus, como todos los virus, no puede reproducirse a menos de que se meta dentro de nuestras células y secuestre su mecanismo para replicarse.

Y, como es principalmente un virus respiratorio, comienza infectando la garganta, antes de seguir su recorrido por los conductos bronquiales y alcanzar los pulmones.

Sin embargo, los virus son muy astutos y pueden engañar al sistema inmunitario para que no se entere de que están allí.

Una forma en que el covid-19 parece burlar al sistema inmunológico es inhibiendo la producción de interferón, una proteína que producen las células de la inmunidad innata cuando nuestro organismo entra en contacto con un virus, con la intención de impedir que se introduzca dentro de la célula.

Hombre recibiendo una vacuna

Getty Images
La OMS dice que una vacuna estará lista entre abril y junio de 2021.

Pero, según le explica Bucciarelli a BBC Mundo, “aparentemente, el covid-19 puede interferir en la producción de interferón, así como también evitar que el interferón cumpla con su función, y por ello el virus podría ingresar a la célula del huésped”.

Además, añade, podría estar interfiriendo con otro mecanismo: el que le permite a la respuesta inmune adaptativa producir anticuerpos contra ese virus específico.

Respuesta acorde al daño

En el 80% de los casos la respuesta del sistema inmunitario al coronavirus es efectiva y por eso las personas son asintomáticas o sufren síntomas leves.

En el 20% restante no: el virus entra en las células porque el sistema inmunitario no lo pudo bloquear.

Por eso estas células donde se reprodujo el virus se destruyen y mueren de forma no controlada.

“Al destruirse esas células, el sistema inmune detecta que hay daño celular, y ahí se estimula un tipo de células que provocan una respuesta inflamatoria para evitar ese proceso”, dice Bucciarelli.

Esta respuesta es la que puede complicar el cuadro.

“Esa mayor afluencia de células produce una inflamación generalizada de todo el pulmón, o puede ir más lejos y preparar a todo el cuerpo para que se defienda. Y esto, como consecuencia, puede provocar un shock”.

Según explica Margarita del Val, experta en inmunología viral del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa en Madrid, España, “el problema es que en las fases finales no solo se descontrola la cantidad de virus que se produce, sino también la cantidad de citocinas, o de los mediadores que están formando una inflamación potente para que la batalla sea muy fluida”.

“Y esto acaba también dañando a la persona infectada”.

Cuerpo humano

BBC

Pero esto no es en realidad una respuesta exagerada, apunta Bucciarelli, sino “proporcional al daño que está provocando la infección”.

“Puede dar cuadros leves o graves. Y esto depende de las características del microorganismo infectante, que puede ser muy agresivo, de las características del huésped y de las características ambientales”.

Cómo optimizar al sistema inmunitario

Como lo primero que reacciona frente al virus es nuestra respuesta inmunitaria innata, es importante contar con un sistema inmunológico competente para plantarle batalla.

Alimentos saludables

Getty Images
Una dieta sana es fundamental para tener un sistema inmune óptimo.

Para que su estructura sea la adecuada, es imprescindible una alimentación variada, como lo explica en detalle la nota que encontrarás en el vínculo de abajo, pero también hacer ejercicio, descansar y evitar las situaciones de estrés.

“Es importante hacer ejercicio moderado todos los días y no extremo, porque eso nos deja exhaustos y sin recursos al sistema inmunitario”, expresa Del Val.

Por otro lado es importante no beber en exceso y evitar el tabaco.

“El tabaco altera las células del tracto respiratorio. Esas células del aparato respiratorio inicial pierden su forma y también se altera la función de las células que recubren al pulmón”, explica Bucciarelli.

Por eso una persona que fuma es altamente susceptible a sufrir infecciones más graves.

Factores psíquicos como las pérdidas, la angustia y el estrés crónico, también afectan el funcionamiento del sistema inmunitario.

En síntesis, todas estas recomendaciones, señala Del Val, “nos ayudarán a tener un sistema bien regulado: ni muy débil, ni muy fuerte, sino que reaccione a la medida de la agresión que suframos”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts