close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Universidades de AMLO solo aumentarían 1% la cobertura de educación superior
Jóvenes inscritos en universidades financiadas por Morena y que formarán parte del Programa de Universidades Benito Juárez tienen dudas sobre si sus estudios tendrán validez oficial.
Cuartoscuro Archivo
3 de abril, 2019
Comparte

María ha intentado ingresar a la carrera de Medicina en la UNAM en cinco ocasiones, sin conseguirlo. Esta vez consideró otra posibilidad: la Escuela Universitaria de Medicina Integral y Salud Comunitaria en la alcaldía de Tlalpan, financiada por miembros de Morena y donde no se necesita examen de ingreso.

SEP negó validez a universidades de Morena por incumplir con la ley; nuevo gobierno las hará “oficiales”

Se inscribió desde marzo en la página de internet, presentando los documentos de identificación y comprobación de preparatoria como únicos requisitos, pero no ha obtenido un lugar.

Ella, igual que Juan, otro joven que tampoco obtuvo un espacio en la UNAM, tiene 9 de promedio de bachillerato. Pero a él sí lo llamaron y este martes comenzó a tomar una “regularización” en la escuela. Según le dijeron, las clases de la carrera empezarán en mayo.

Por el momento, Juan no tiene ningún comprobante de haber sido registrado a la escuela, y María no ha tenido ningún aviso oficial de haber sido rechazada.

Esta escuela opera desde 2017, pero no ha solicitado el permiso ante la SEP que valide su plan de estudios, instalaciones y plantilla docente, según información de la dependencia; aunque ya no lo necesitará porque será integrada al Programa de Universidades Benito Juárez y en automático se volverá “oficial”. 

Dicho programa consiste en crear 100 nuevas universidades, y aunque parezca una esperanza para miles de rechazados anualmente, no soluciona el problema. Aún funcionando a su máxima capacidad con entre 50 mil y 60 mil estudiantes, significarían solamente entre 1.0% y 1.5% de cobertura adicional en educación superior, explica Roberto Rodríguez, investigador del Centro de Estudios Sobre la Universidad de la UNAM.

Rodríguez, especialista en educación superior y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN), asegura que tomando en cuenta que se espera que hacia 2024 la matrícula de educación superior alcance los 5 millones de estudiantes, 50 mil estudiantes nuevos significaría solo 1 %.

Universidades de AMLO serán operadas por organismo internacional que no está obligado a rendir cuentas

¿No habrá rechazados?

Según el presidente Andrés Manuel López Obrador y la coordinadora del programa, Raquel Sosa, gracias a las 100 nuevas universidades ya no habrá rechazados. Sin embargo, el problema va más allá del número de escuelas de educación superior.

Actualmente las escuelas de educación superior en conjunto tiene una capacidad cercana a 1 millón de lugares de primer ingreso, incluyendo programas escolarizados, mixtos y no escolarizados, y el egreso de bachillerato es de aproximadamente 1.3 millones de estudiantes al año.

Sin planteles construidos, este mes arrancan las 100 nuevas universidades de AMLO

Esto significa que la capacidad de absorción es cercana al 80% del egreso de media superior, pero eso no significa que ese porcentaje de egresados estén en una institución de educación superior, debido, sobre todo, a la preferencia de los jóvenes sólo por ciertas instituciones.

Roberto Rodríguez explica que la mayoría de las universidades autónomas tienen tasas de rechazo superiores al 50%. Las de mayor impacto son la UNAM, el IPN, la UAM, entre otras; por otro lado, en las Instituciones de Educación Superior Tecnológicas y las Normales, las tasas de rechazo son muy inferiores, incluso algunas con espacio subutilizado.

Es decir, hay rechazados porque las preferencias se concentran en ciertas instituciones, mientras que otras que tendrían espacio no son una opción atractiva para los jóvenes.

Los casos de María y Juan lo confirman. Ellos preferirían entrar a la UNAM, pero sólo este año, de los 153 mil 183 aspirantes que realizaron el examen de admisión, sólo 15 mil 449 consiguieron un lugar; es decir, 9 de cada 10 estudiantes fueron rechazados.

Mario, padre de Juan, asegura que la Escuela Universitaria de Medicina Integral y Salud Comunitaria representa al menos una oportunidad para que su hijo continúe estudiando, pero le genera “incertidumbre”.

Juan también se inscribió en marzo y el viernes pasado le llamaron para que se presentara este lunes. Al llegar, uno de los profesores le explicó que la escuela está en “trámite” de registro de validación, y que al egresar serán médicos. Incluso, harán prácticas en hospitales durante los últimos semestres.

Sin embargo, Mario tiene dudas. “Y si no lo avalan, si no lo reconocen, el tiempo que pase ahí será perdido. Si no avalan la calidad de los estudios es como si fuera a una escuela privada patito”, comenta en entrevista.

Por el momento no le queda otra opción, su empleo relacionado con el mantenimiento de maquinaria no le alcanzaría para pagar una escuela privada, sobre todo porque su hija pequeña está por acabar el bachillerato y también quisiera estudiar una carrera universitaria.

Por la desconfianza, Juan y su padre decidieron que estudiará un año en esta escuela, pero dependiendo “de la seriedad” optaría por hacer examen para la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), que en este momento está en huelga.

Un elemento que les da confianza es que en la plática de introducción para 11 nuevos alumnos, el maestro dijo que los profesores que imparten clases ahí tienen doctorados y trabajan en hospitales de la Ciudad de México.

También les dijo que después de cursar 11 semestres egresarían como médicos, pero en esta escuela les enseñarán a “ser humildes” y a trabajar en conjunto con todo el personal de un hospital, además de tratar con respeto a los pacientes.

A los padres no les permitieron la entrada para ver las instalaciones, incluso, sólo les informaron que probablemente cambien la sede a San Fernando, en la misma alcaldía, debido a que las instalaciones actuales serían insuficientes para atender a la demanda en el ciclo escolar que iniciaría en mayo.

Lee también: López Obrador propone abrir 100 universidades, ¿es factible, acabaría con la inequidad?

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC Ideas
Qué diría Sigmund Freud de nuestra obsesión con los selfies
Si estuviera vivo hoy, ¿cómo interpretaría el padre del psicoanálisis la cultura de los selfies?, se preguntó el psicólogo y autor Tomás Chamorro-Premuzic y aquí está la respuesta.
BBC Ideas
Por Tomás Chamorro-Premuzic, psicólogo (BBC Mundo)
31 de marzo, 2019
Comparte

Si vas a cualquiera de los lugares más lindos del mundo, verás a la gente tomando fotos… de sí misma.

Se podría pensar que es una tendencia nueva. La palabra que la denomina, selfie, fue aceptada por el Oxford English Dictionary en 2013 y rápidamente se convirtió en la palabra del año.

En el diccionario de la Real Academia Española aparece como selfi, con autofoto como significado.

Sin embargo, los selfies son tan antiguos como la fotografía misma: el primero fue tomado por un estadounidense llamado Robert Cornelius en 1839.

Pero ¿por qué usamos ese milagroso invento que es la fotografía para captar imágenes de algo que podemos ver todas las mañanas en el espejo del baño?

Es raro.

¿Y quién mejor para explicar las peculiaridades humanas que Sigmund Freud?

Yo me amo, tú me amas…

Freud, el padre del psicoanálisis, popularizó varias ideas, como el ego, el inconsciente y aquello de hablar con un terapeuta.

Una de esas ideas es la del narcisismo, o el amor desproporcionado hacia uno mismo.

En la mitología griega, un joven llamado Narciso vio su reflejo en el agua y pasó tanto tiempo admirando su belleza que se aisló del resto del mundo.

Finalmente se ahogó al tratar de abrazar su imagen.

Freud pensaba que un poco de autoestima es parte natural de los seres humanos.

Pero que se puede tornar en un desorden psicológico cuando la persona se ama a sí misma hasta el punto de excluir a todos los demás.

Y eso es a lo que usualmente nos referimos cuando hablamos de narcisismo.

A prueba

Los psicólogos han desarrollado pruebas para medir rasgos de personalidad como el narcisismo.

Algunos de los resultados no sorprenden:

  • los narcisistas tienden a ser más activos en las redes sociales
  • publicar selfies está fuertemente vinculado al narcisismo…

pero sólo en el caso de los hombres.

Las mujeres tienden a ser menos narcisistas que los hombres, a pesar de que son ellas las que publican más selfies.

Por otro lado, la psicóloga estadounidense Jean Twenge demostró que el narcisismo está en alza: en las últimas décadas ha aumentado al mismo ritmo que la obesidad.

En el diván

La mayoría de las ideas de Freud se derivaban de sus observaciones cotidianas, de manera que toda la información que es posible conseguir hoy en día le habría interesado enormemente.

Y le habría servido para analizar el fenómeno del selfie.

Habría notado, al igual que los psicólogos de este siglo, que muchas personas publican selfies no porque estén enamoradas de sí mismas, sino porque quieren ser adoradas por los demás.

Para Freud, esa necesidad de aprobación le habría parecido neurótica o histérica.

Llamar la atención

Recordemos que el psicoanalista empezó sus investigaciones a finales del siglo XIX, una época de represión sexual más profunda que la nuestra.

Las mujeres y los hombres se mantenían estrictamente separados y aprendían a avergonzarse de sentirse sexy.

Muchas de las pacientes de Freud de la alta sociedad de Viena sufrían de “parálisis histérica”, una incapacidad de caminar sin causa física.

Freud pensaba que esas mujeres, sin saberlo, estaban negándose la movilidad porque querían llamar la atención.

De manera que, si necesitamos tanto que nos presten atención hasta llegar al punto de paralizarnos si no la tenemos, ¿no es mejor publicar unos cuantos selfies?

Quizás sí, pero eso no significa que no haya algo malsano en esa obsesión, no sólo por lo que dice de la gente que se los toma, sino también por cómo afecta a los demás.

Normalmente infelices

Los selfies muestran a la gente en sus mejores momentos, cuidadosamente montados y manipulados.

Así que nos la pasamos invadidos por imágenes de las vidas y cuerpos aparentemente perfectos de otras personas.

Estudios recientes demuestran que nos llenan de envidia y nos hacen sentir aislados, inseguros e inadecuados.

En palabras de Freud, nos vuelven más neuróticos.

Freud dijo:

El objetivo del psicoanálisis es aliviar a las personas de su infelicidad neurótica para que puedan ser normalmente infelices“.

Así que la próxima vez que apuntes tu cámara hacia ti mismo, recuerda a Narciso y enfócate más bien en tus amigos.

Quizás no tengas tantos “Me gusta” pero puedes contar con el de Freud.

*Si quieres ver la animación en inglés, haz clic aquí: BBC Ideas


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vtYdfXoK0W0

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.