close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Favia Lucero
Pacientes con VIH Sida advierten sobre falta de medicinas; Salud asegura que hay abasto suficiente
El gobierno federal no ha finalizado aún la licitación para elegir a proveedores, con su nueva estrategia de compra de tratamientos retrovirales.
Foto: Favia Lucero
Por César Reveles y Favia Lucero (YoCiudadano)
5 de abril, 2019
Comparte

Pacientes con VIH Sida que reciben atención en hospitales de la Secretaría de Salud federal denunciaron que el nuevo mecanismo para la compra de medicinas, por parte del gobierno de México, está generando desabasto de tratamientos retrovirales.

La licitación y compra de estos medicamentos anteriormente era responsabilidad del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Censida), pero ahora, por mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, el proceso depende de la Secretaría de Salud en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El nuevo proceso consiste en hacer la compra de medicamento en dos partes: primero se adquirirá el 20% de éstas y meses después el 80% restante, como una medida para evitar la corrupción.

De acuerdo con Organizaciones Civiles de VIH Sida, esta modalidad está provocando un desabasto de medicina a nivel nacional, toda vez que la administración federal no ha finalizado aún la licitación para elegir a los proveedores y adquirir el 20% del abasto total.

Si el proceso avanza conforme a lo esperado, la compra del 20% de medicamentos se haría el presente mes de abril, mientras que el 80% restante se adquiriría hasta julio.

Esa situación provocó una movilización en Ciudad Juárez, Chihuahua. Integrantes de diversas organizaciones cerraron el paso en una de las principales avenidas a manera de protesta, en tanto en Tabasco el presidente de la asociación civil Tabasqueños Unidos por la Diversidad y la Salud Sexual (TUDYSEX), José Cruz Guzmán, dijo a medios locales que a consecuencia de una “mala planeación” en los tiempos de contratación alrededor de 4 mil 500 pacientes con VIH Sida “se quedarán sin retrovirales a partir del segundo trimestre del año”.

En el caso de Chihuahua, los afectados aseguran que el medicamento existente en el Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención de Sida e infecciones de transmisión sexual (Capasits) de Ciudad Juárez, que atiende alrededor de mil 300 pacientes, cuenta con 40 frascos en el caso de algunos medicamentos, los cuales no son suficientes para la demanda que hay.

De acuerdo con el Sistema de Administración, Logística y Vigilancia de ARV (SALVAR), hasta el 25 de marzo, en el Capasits de Ciudad Juárez había 42 frascos de Atazanavir de 300 MG para 170 pacientes que lo requieren. Mientras que del medicamento antirretroviral Darunavir de 400 MG, solo hay seis frascos y 47 pacientes que lo necesitan.

De los 38 medicamentos antirretrovirales que aparecen en la plataforma, solo 26 son requeridos por los pacientes del Capasits de Ciudad Juárez y, de éstos, 20 ya se encuentran en desabasto desde el 25 de marzo de 2019.

“Yo creo que a los pacientes que están citados para esta semana y la próxima les van a dar su medicamento, pero los pacientes que están citados para el fin de mes, no van a tener medicamento y eso es una amenaza muy real”, advirtió María Elena Ramos, directora de la asociación civil Programa Compañeros, que trabaja con personas diagnosticadas con VIH en Ciudad Juárez, y quien la mañana del jueves se manifestó en una de las principales avenidas de esa localidad fronteriza.

De acuerdo con la activista, no se trata de una cuestión de recursos, sino de formas de contratación. “Sí hay dinero para hacer la compra… porque el dinero lo dejó etiquetado la administración pasada, pero la decisión de gobierno federal pone en riesgo la salud y hasta la vida de alrededor de mil 300 pacientes que se atienden en el Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasits) de Ciudad Juárez”, dijo Ramos. 

Juan Carlos Medel, coordinador nacional de la asociación civil SISEX, explicó que es de suma importancia que las personas en terapia de antirretrovirales no suspendan su consumo, porque esto facilitaría que el virus se vuela resistente al medicamento. 

“El propósito del medicamento es bajar los niveles del virus en la sangre a niveles indetectables para que esta persona tenga una buena calidad de vida, para que de esa forma su carga viral no sea capaz de transmitir el VIH a otras personas”, dijo el activista, uno de los convocantes a la manifestación de este jueves, misma que inició frente a las instalaciones del  Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasits) de Ciudad Juárez,  para después avanzar a la avenida Adolfo López Mateos, donde cerraron los carriles por varios minutos.

“Sin medicamento me muero”; “La 4T nos está quitando la salud a todas las personas con VIH y Sida”;  “Sus malas decisiones nos pueden llevar a la muerte”, eran algunos de los mensajes que se podían leer en los carteles que portaban los manifestantes.  

Ramos y Medel explicaron que aun cuando las organizaciones enfocadas al tema del VIH Sida cuentan con un pequeño banco de medicamentos de donaciones, éstos no les permiten dar abasto a todos. 

Explicaron que aunque una persona que vive con el VIH puede comprar por su cuenta los medicamentos, después de que un doctor especialista lo diagnostica, el costo aproximado de un tratamiento mensual es de dos mil pesos. Es decir, que debería gastar alrededor de 24 mil pesos al año para tener una buena calidad de vida. 

Abasto de medicamentos en mes y medio

En entrevista para Animal Político, Luis Adrián Quiroz, vocal de Consejo Nacional para la Prevención y el Control del Sida (Conasida), y colaborador de ONG a través del programa Derechohabientes Viviendo con VIH, del IMSS, comenta que el desabasto podría replicarse en varios estados del país durante las próximas semanas.

“El gobierno acaba de iniciar la licitación, una vez que la termine el proceso de compra dura alrededor de mes y medio, es decir aunque terminen en tiempo la licitación, el medicamento tardaría demasiado y el desabasto será inevitable”, comentó Quiroz.

Además, dijo que los pacientes con VIH Sida están inconformes con la nueva estrategia del gobierno, pues además del atraso, el comprar los medicamentos en dos partes propiciará un desabasto tarde o temprano.

“El argumento del presidente para hacer este cambio fue el de evitar prácticas inadecuadas al momento de la compra, pero nunca mostró las pruebas de irregularidades con el modelo que usaba Censida; con ellos al frente nunca hubo estos problemas pues siempre compraban el 100% de los medicamentos y se almacenaban”, relató Quiroz.

El vocal de Conasida dijo que las protestas en todo el país comenzarán en los siguientes días. “En el caso de la Ciudad de México, los medicamentos solo alcanzan para un mes más, el caso de cada estado es distinto, entre los que menos tienen en este momento están Chihuahua y Tabasco”.

El activista comentó que en recientes días un grupo de pacientes con VIH Sida sostuvo una reunión con personal del área de vinculación de la Secretaría de Salud, para hablar del cambio de política de contratación de medicamentos y el desabasto que se va a generar, pero no hubo una respuesta concreta para el tema.

“En caso de que se llegue a agotar el medicamento, cada paciente se encargará de comprarlo y posteriormente veremos cómo podemos apoyar”, fue la respuesta del personal de la dependencia, según Luis Adrián Quiroz.

“Ellos saben que estos tratamientos son caros, pero hay pacientes que no pueden atenderse de manera particular”, finalizó.

“Hay suficientes atirretrovirales”

En respuesta a las denuncias, la Secretaría de Salud federal emitió un comunicado donde asegura que sus unidades médicas “cuentan con abasto suficiente para el tratamiento con antirretrovirales de las personas que viven con VIH Sida”.

Sobre el proceso de licitación informó que “están en curso los mecanismos para para mantener el abasto de los antirretrovirales en todo el país, ya sea mediante compras por adjudicación directa, la licitación pública internacional abierta o el apoyo por parte de otras instituciones públicas de salud”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
AFP
Por qué Emiliano Zapata fue tan importante en la historia de México (y el revolucionario más querido)
Muchos asocian el nombre de Zapata con la Revolución Mexicana en la que “El Caudillo del Sur”, como se le conoce, encabezó una de las luchas campesinas e indígenas más importantes en la historia del país.
AFP
10 de abril, 2019
Comparte

Es el personaje más icónico de la Revolución Mexicana. Existen cientos de monumentos en su honor, mientras que incontables calles, escuelas y poblados llevan su nombre.

Hay decenas de películas sobre su vida, y de su lucha se han escrito numerosos libros y ensayos académicos.

Se trata de Emiliano Zapata Salazar, “El Caudillo del Sur”, el héroe más querido del conflicto armado entre 1910 y 1915 que cambió la historia de México.

Este 10 de abril se cumplen 100 años de su muerte. Fue asesinado durante una emboscada en la hacienda de Chinameca, en el estado de Morelos.

Más que otros líderes de la Revolución, como Francisco I. Madero o Pancho Villa, entre los mexicanos Zapata se convirtió en el símbolo de la lucha por justicia y libertad, explican historiadores como Felipe Ávila.

Zapata encabezó un ejército formado por indígenas, campesinos, jornaleros y obreros que pertenecían a los sectores más afectados durante el período conocido como “El Porfiriato”.

El revolucionario luchaba para que se restituyeran las tierras y manantiales entregados a las comunidades desde los tiempos de la Colonia, pero que les fueron despojados por hacendados y empresas extranjeras.

La importancia histórica del personaje y su lucha, explica Ávila, es que sin el zapatismo la Revolución Mexicana hubiera concluido solamente con un relevo en la presidencia del país.

Pero en cambio, coinciden especialistas, el movimiento virtualmente transformó el modelo de país que existía hasta entonces, y lo convirtió en parte en el México actual.

Lucha ancestral

¿Por qué “El Caudillo del Sur” es tan querido por los mexicanos?

Una razón es que la lucha que encabezó es considerada por muchos como la más auténtica y antigua del país.

En su libro “Zapata. La lucha por la tierra, la justicia y libertad”, el historiador Ávila recuerda que el movimiento “es la historia ancestral de los pueblos indígenas y campesinos por defender sus tierras, sus bosques, sus aguas y sus recursos naturales”.

Una lucha que se mantenía desde los tiempos de la Colonia española, y que no logró solucionarse por completo tras la Independencia firmada en 1821.

En las décadas siguientes tras la separación de España, México vivió casi todo el tiempo en conflictos armados como la intervención francesa, la Guerra de Reforma por la separación Iglesia-Estado o la invasión de Estados Unidos, por ejemplo.

Esto duró hasta 1876, cuando Porfirio Díaz asume la presidencia que empezó un período de estabilidad.

Pero no hubo cambio para los campesinos que en casos como Oaxaca o Chiapas, vivían en condiciones de extrema marginación.

Muchos se veían obligados a trabajar como peones en las grandes haciendas porque carecían de tierras propias y quienes sí eran propietarios no tenían dinero para cultivarlas.

Con frecuencia las comunidades indígenas sufrían el despojo de sus terrenos, bosques y manantiales, a pesar de contar con títulos de propiedad emitidos desde el Virreynato.

La situación se agravó durante el Porfiriato. En Morelos, donde en 1879 nació Zapata, los dueños de haciendas e ingenios se apoderaron de miles de hectáreas de los pueblos para sembrar caña de azúcar.

El inicio

Contrario a lo que muchos piensan, Zapata no era pobre.

Los padres del “Caudillo del Sur” eran pequeños ganaderos y poseían algunas hectáreas de tierra, a diferencia de la mayoría de sus vecinos que trabajaban en los cultivos de las haciendas.

Esta condición le permitió una vida sin privaciones, incluso con algunos lujos, como asistir a corridas de toros o peleas de gallos, cuenta el historiador Adalberto Santana.

Pero, como otros propietarios de tierras, Zapata también sufrió el acoso de los grandes hacendados.

Fue elegido como presidente de la Junta de Defensa de Anenecuilco, Morelos, el pueblo donde nació, y junto con otros propietarios de tierras apoyó a Francisco I. Madero en su campaña contra Porfirio Díaz.

El gobierno reprimió a los inconformes y por esta razón el “Caudillo del Sur” emprendió la lucha armada para reclamar las tierras de los hacendados.

En 1910, cuando estalló la Revolución, más del 80% de los campesinos mexicanos no tenían tierras.

La lucha de Zapata era para recuperarlas y por ello en poco tiempo miles de personas se integraron al Ejército Libertador del Sur, como se llamó a su grupo armado.

Plan de Ayala

El espíritu del movimiento se resumió en el Plan de Ayala firmado en 1911, que desconocía el gobierno de Francisco I. Madero.

Los zapatistas afirmaron que el presidente, el principal impulsor de la Revolución, había abandonado su promesa de convocar a una reforma agraria para recuperar sus tierras.

Pero el documento, dicen especialistas como Felipe Ávila, funcionó también como un proyecto de nación.

Con el Plan de Ayala se restableció en los territorios controlados por el zapatismo –estados como Morelos, Guerrero y la zona sur de Ciudad de México, por ejemplo- un modelo de gobierno basado en la autoridad de los pueblos.

Las comunidades que recuperaron sus tierras se convirtieron en un fuerte respaldo durante el período en que el Ejército Libertador del Sur se enfrentó con el gobierno.

La guerra terminó el 10 de abril de 1919 cuando “El Caudillo del Sur” fue asesinado en Chinameca.

Zapata se iba a entrevistar con el general Jesús Guajardo, quién le prometió unirse a la batalla que entonces mantenía contra el gobierno de Venustiano Carranza.

Pero al llegar a la hacienda fue acribillado. La emboscada se considera desde entonces un símbolo de traición que avivó la leyenda sobre el revolucionario.

“Zapata vive”

La lucha de Zapata se convirtió en un símbolo de resistencia en el país.

Por ejemplo, algunos de los movimientos más importantes desde los años 60 del siglo pasado adoptaron al “Caudillo del Sur” como emblema.

En 1994 apareció el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Además, en la última década el ejemplo del revolucionario inspiró la lucha de pueblos y comunidades indígenas contra proyectos extractivos, sobre todo de empresas internacionales.

Pero también Emiliano Zapata se convirtió en un ícono de la cultura popular.

Sobre el revolucionario y su lucha se han escrito cientos de ensayos e investigaciones académicas, y también existen decenas de películas sobre su vida.

La imagen del “Caudillo del Sur” es una de las más utilizadas por creadores en todos los campos.

Algunos lo consideran como un símbolo de la masculinidad, pero al mismo tiempo es protagonista frecuente en las manifestaciones de la comunidad LGBTI.

En todos los casos, en protestas de campesinos o activistas, en obras de teatro o en conciertos musicales, la consigna más frecuente que se escucha en México es: “Zapata vive, la lucha sigue”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.