close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Tos, ojos llorosos y sangrado? Afectados por contingencia lanzan encuesta para saber su impacto

Un equipo de la UNAM desarrolló una encuesta para determinar qué afecciones provoca la contaminación y en qué lugares se concentran. El origen de la iniciativa está en los síntomas que los propios alumnos detectaron con la contingencia ambiental.
Cuartoscuro
Por Alberto Pradilla
16 de mayo, 2019
Comparte

Regina García tiene 23 años de vivir en Ciudad de México y saber que el aire que respira lleva algo de tóxico. Reside en un séptimo piso junto a la avenida Revolución y está acostumbrada a ver la megalópolis oculta tras una neblina gris. A pesar de la experiencia, el sábado percibió que algo iba peor de lo habitual. “Me asusté porque toda mi casa olía mucho a humo, como si hubiera una fogata en la sala”, dice la joven, estudiante de Ciencias de la Tierra en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Desde que comenzó la contingencia ambiental extraordinaria provocada por los altos niveles de partículas 2.5 y ozono, García también sufre diversas afecciones: “Tengo varios días en los que me está sangrando la nariz, fuerte sequedad, me duele la garganta, la cabeza”.

En la facultad se dio cuenta de que no era la única.

Omar Arellano Aguilar, de 43 años, conoce bien los efectos de la contaminación. Es profesor titular en la Licenciatura de Ciencias de la Tierra de la UNAM, la que cursa Regina García, y sufre alergia provocada por el mal estado del aire. “Desde siempre, en la época de invierno, sufro la alergia al polvo y el polen. Pero los últimos dos años ha ido a peor. Este diciembre tuve problemas en la garganta, se cerró muy fuerte, los ojos se inflamaron por el polvo”, dice. El sábado, manejando su carro, notó el olor a humo provocado por los incendios y se dio cuenta de que el ambiente estaba pesado. “Para el domingo era insoportable”, afirma.

El profesor conoce sus síntomas, pero decidió consultar a la comunidad educativa en la página de Facebook de la licenciatura. Quiso saber hasta qué punto sus alumnos y colegas sufrían los mismos padecimientos. Las primeras respuestas corroboraron su sospecha: los males estaban generalizados.

La mayoría de los que respondió sufría irritación en los ojos, estornudos, problemas en las vías aéreas. Un pequeño grupo reportaba padecimientos más fuertes: sangrado nasal, dolor de cabeza, fatiga. Quienes padecen asma relataban un panorama todavía más sombrío, ya que la mala calidad del aire empeoró la enfermedad.

Cuando Regina García vio la pregunta en Facebook se dio cuenta de que los síntomas asociados a la contaminación se habían convertido en el principal tema de conversación de la semana. Aunque, según dice, todavía no ha acudido al médico para saber por qué sangra de la nariz cuando no tiene enfermedades previas, vio que no era la única que notaba daños en su cuerpo. Algunos compañeros le hablaron sobre las dificultades añadidas al asma. Otros, sobre las arritmias o los latidos de corazón irregulares al subir unas escaleras. La mayoría hablaba sobre irritación en los ojos o dolores de cabeza.

La pregunta de Facebook formulada por el profesor era un pequeño paso. La alumna lo amplió a una encuesta. Cuestiona sobre el lugar en el que la persona reside y los síntomas que padece: irritación de ojos, dolor de cabeza, dificultad para respirar. También interroga acerca de los sentimientos que esta situación le genera (miedo, angustia, estrés, nada) y si tiene en mente alguna solución.

Puede responderse aquí.

Incluyó el cuestionario en sus cuentas de Facebook e Instagram. Y percibió una gran respuesta. La gente tiene ganas de hablar de lo que está notando en su cuerpo. Así que las preguntas pasaron de estar dirigidas a la comunidad educativa a ampliarse a toda la población.

“Utilizamos la metodología de la bola de nieve. Lanzas una pregunta y dejas que se vaya dispersando”, dice Arellano Aguilar. “Queremos saber cómo se están distribuyendo los síntomas en la población”. Por ahora su objetivo es alcanzar una cifra representativa. En su opinión, el valor de este trabajo es que se está preguntando a los afectados justo en el momento en el que está teniendo lugar la crisis ambiental.

Cardiopatías, enfermedades pulmonares y respiratorias: las afectaciones ligadas a la mala calidad del aire

El profesor explica que sí que existen estudios que evalúan el impacto de la mala calidad del aire en las personas que lo respiran. Menciona, por ejemplo, un libro de la UNAM publicado en 2014 con el título “Efectos de la contaminación atmosférica en la salud” y algunos otros informes del Instituto Nacional de Salud. “Siempre son estudios muy puntuales, con poblaciones representativas pero bajas, y no en situaciones excepcionales como esta”, dice. Ahí está, en su opinión, la virtud de esta encuesta: que se realiza en el momento en el que la crisis se ha desatado.

“Está diseñada para tener una idea de en qué zona de la ciudad vive y a que parte se relacionan ciertos síntomas. Se toma en cuenta el género y todos los síntomas son los que todas las personas me comentaron que sentían”, dice García.

“Abrimos la consulta a mucha población que no está asociada a la población de ciencias, ni a la facultad. Veremos dónde nos lleva, ya que podremos ver la dimensión de las afectaciones dentro de un evento extraordinario como el actual”, sostiene Arellano Aguilar.

La encuesta abrió un primer corte desde el martes 14 de mayo y cerrará este viernes 17. Será entonces cuando puedan evaluar si el muestreo es lo suficientemente amplio. Todo ello, condicionado por la evolución de la contingencia. Hasta ahora la climatología ha sido adversa por la falta de viento y lluvia, aunque estaban previstas tormentas para el jueves y el viernes.

Las autoridades sanitarias, tanto federales como estatales, apenas han ofrecido datos sobre el efecto de la contaminación en los pacientes. La secretaría de Salud de la Ciudad de México emitió su último boletín el lunes 13, en el que aseguraba que no se habían incrementado el número de atenciones debido a la contaminación.

Sufren mareos, alergias. Esta es la lucha legal de ciudadanos afectados por la contaminación de CDMX

La doctora Patricia Sierra Vargas, subdirectora de Investigación Clínica del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), señala que en su institución tampoco han percibido un incremento en el número de atenciones. Explica que hay un grupo de población,  quienes ya padecen enfermedades respiratorias o cardiovasculares, que tiene el riesgo de agravar su mal o incluso puedan fallecer.

En el caso de las personas sanas, indica que el organismo es capaz de contrarrestar la agresión externa. “Todos sentimos sequedad, ardor ojos, nariz, dolor de cabeza y nos sentimos cansados. Todo esto es respuesta del cuerpo”, explica.

Que ahora no haya datos sobre un incremento en el número de hospitalizaciones o de atenciones provocadas por la contaminación no implica que esta no vaya a producirse. “El efecto de estos contaminantes no es inmediato. Hay un tiempo entre exposición y manifestación de los efectos. Hablamos de tres a cinco días”, dice Sierra Vargas.

Los segmentos de población más afectados por la contaminación son los adultos mayores y los niños, quienes tienen menos acceso a contestar esta encuesta. Sin embargo, Regina García pone en valor la importancia de cuantificar lo máximo posible el impacto de la contingencia en la salud de miles de personas. “Se trata de visibilizar que estamos pasando por un estado común físico en toda la ciudad. No está bien vivir en estas condiciones”, afirma.

No solo en CDMX hay mala calidad del aire; en un año murieron 14 mil 288 personas por esta causa en 20 ciudades

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las denuncias por las celdas en las que mantenían a niños migrantes en EU

Alrededor de 250 niños migrantes fueron trasladados el lunes de una estación fronteriza en Texas a otros centros de reclusión tras denuncias de negligencia, aunque este martes un funcionario de migración declaró que 100 fueron llevados de vuelta al sitio.
25 de junio, 2019
Comparte

“Encerrados en celdas horribles donde hay un inodoro abierto en medio de la habitación” en el mismo lugar en que comían y dormían.

Esta es la descripción de una abogada que visitó un centro de detención de inmigrantes en la fronteriza ciudad de Clint, en el estado de Texas (EE.UU.) en la que estaban cientos de niños migrantes.

Un grupo de abogados que recibieron autorización de un juez para entrar en el lugar denunciaron que los niños estaban “gravemente descuidados”.

Días después de las acusaciones, alrededor de 250 menores de edad fueron trasladados el lunes a otros refugios.

Este martes, sin embargo, medios locales reportaron que 100 niños fueron llevados de vuelta a la estación denunciada “debido a falta de espacio para camas en los refugios y fondos insuficientes para expandir las instalaciones diseñadas para niños”, según declaró un funcionario fronterizo citado por la prensa.

Migrantes en la frontera entre México y EEUU

Getty Images
En los últimos meses, un número récord de familias ha cruzado la frontera sin documentos a Estados Unidos.

Poco después de que estallara la polémica, se conoció que el más alto funcionario de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés), John Sanders, presentó su renuncia.

En la carta en la que informa a los empleados del CBP de su renuncia, Sanders no afirma que el motivo es la polémica por las malas condiciones de detención de los niños inmigrantes.

El corresponsal de inmigración del diario The Washington Post, Nick Miroff, la renuncia de Sanders no está relacionada con el asunto.

En su rol de comisionado interino, Sanders se encargaba de supervisar a la agencia federal.

Los niños retenidos en Clint habían sido separados de sus familiares adultos en la frontera o son los hijos de madres adolescentes que también estaban retenidas allí, según reportó el diario The New York Times.

En un incidente aparte, la patrulla fronteriza de Texas reportó las muertes de siete migrantes esta semana que aparentemente trataron de eludir el sistema de inmigración, incluidos dos bebés y un niño pequeño.

¿Cómo describieron las condiciones en el centro?

No había nadie cuidando de estos niños… no los estaban bañando de forma regular”, describió a la BBC la profesora Warren Binford, de la Universidad Williamette en Oregón, quien visitó la estación de Clint.

“Cientos de niños estaban siendo retenidos en un almacén que había sido anexado recientemente al centro”, añadió.

“Las celdas están desbordadas, hay un brote de piojos e influenza. Los niños están siendo encerrados en lugares aislados sin supervisión de adultos. Están muy, muy enfermos y están acostados sobre colchonetas en el suelo”, dijo.

Las manos de una persona detrás de una celda.

Reuters
Una de las abogadas que entró al centro declaró que los niños le dijeron que a veces debían cuidar de los más pequeños.

En las entrevistas que hizo Binford con varios de los niños, algunos mencionaron que “los mayores intentaban cuidar a los menores” y que a veces los más pequeños “se quedaban solos en el piso”, declaró la abogada el sábado a la revista The New Yorker.

“Nos dijeron que tenían hambre y que algunos no se habían bañado”, agregó.

Elora Mukherjee, otra de las abogadas que visitó las instalaciones, le dijo a la cadena CBS News que algunos de los niños “llevaban puesta la misma ropa sucia con la que cruzaron la frontera”.

“Es denigrante e inhumano y no debería estar pasando en Estados Unidos”, agregó.

Una carpa temporal armada al lado del centro de retención de la patrulla fronteriza en Clint, Texas.

Getty Images
Esta es una carpa temporal que se anexó a la estación de la Patrulla Fronteriza en Clint, que recibió denuncias de sobrepoblación y descuido a los niños retenidos.

A medida que siguen surgiendo historias que describen condiciones deficientes en el centro, algunos voluntarios han intentado donar suministros, pero han sido rechazados por los funcionarios de la frontera.

Un grupo de voluntarios declaró al diario Texas Tribune que gastó US$340 en pañales, jabones, toallas desechables y juguetes para los niños del centro Clint, pero que fueron completamente ignorados por los agentes que estaban de turno.

Otro residente de Clint que intentó visitar la estación le dijo al periódico: “Sabiendo lo que pasa en tu comunidad y que no puedas darles a estos niños los suministros que necesitan para limpiarse o vestirse… rompe el corazón”.

El congresista demócrata de Texas Terry Canales envió un tuit posteriormente en el que decía que la Patrulla Fronteriza también le dijo que “no aceptan donaciones”.

¿Qué han dicho las autoridades?

En un comunicado, la autoridad fronteriza reconoció que la estación de Clint no estaba lo suficientemente equipada.

“La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. aprovecha los limitados recursos para proporcionar el mejor cuidado posible a aquellos bajo custodia, especialmente a los niños”, indicó el escrito.

“Como nuestros directivos han señalado en numerosas ocasiones, nuestras instalaciones de retención a corto plazo no fueron diseñadas para albergar poblaciones vulnerables, y necesitamos urgentemente fondos humanitarios adicionales para manejar esta crisis”.

La agencia dijo que trasladó a los niños a instalaciones más adecuadas apenas hubo espacio disponible.

El lunes, la congresista demócrata del estado de Texas Verónica Escobar declaró que las autoridades le informaron que solo quedaban 30 niños en la estación de Clint.


¿Qué están haciendo los legisladores?

Los representantes demócratas de la Cámara Baja del Congreso intentar aprobar por ley un fondo de US$4.500 millones para envío de ayuda a la frontera, pero el asunto divide a los liberales, en particular a hispanos y progresistas.

Algunos legisladores, como la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, señalaron que la financiación adicional podría ser utilizada por la Casa Blanca para continuar las “redadas y detenciones”.

Otros, como la congresista demócrata Nita Lowey, creen que los demócratas no deberían permitir que la rabia hacia el presidente Trump les impida ver “las horribles condiciones en las instalaciones fronterizas mientras que las agencias se quedan sin dinero”.

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, se reunió con los miembros de su partido el lunes para discutir cambios al proyecto de ley previo a la votación de este martes.

La Casa Blanca ya ha amenazado con vetar la ley al declarar que “no provee de una apropiada financiación para la crisis actual y… contiene disposiciones partidistas diseñadas para impedir los esfuerzos de seguridad fronteriza de la administración (de Trump)”.

El gobierno de Trump ha solicitado más fondos para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y los departamentos de Defensa y Seguridad Nacional.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VuY5VSeKZ54

https://www.youtube.com/watch?v=p7ZPoLzIEsw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.