close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Científicos del Cinvestav deberán pedir permiso a AMLO para viajar al extranjero

La medida ha causado malestar en algunos científicos, sobre todo porque no está claro qué criterio va a usar el presidente para decidir si aprueba o no las solicitudes.
Cuartoscuro
30 de mayo, 2019
Comparte

Marcos Nahmad, científico mexicano especializado en biología cuantitativa, consiguió que lo aceptaran para hacer una estancia académica en un centro de investigación en Chicago, Estados Unidos. Negoció que le pagaran el hospedaje y él puso de su bolsa los boletos de avión. Ya estaba todo aprobado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), al que pertenece, pero ayer se enteró que ahora tendrá que conseguir la autorización firmada de puño y letra del presidente Andrés Manuel López Obrador.

A partir de ahora, los más de 600 científicos del Cinvestav tendrán que pedir la autorización presidencial para hacer viajes académicos al extranjero, derivado del memorándum de austeridad enviado por López Obrador el 3 de mayo pasado para toda la administración pública que en su punto 9 señala: “Toda comisión al extranjero deberá ser solicitada por escrito, justificada y autorizada por el Titular del Ejecutivo Federal”.

Lee: Ciencia en peligro: investigadores de Conacyt alertan afectaciones por recortes

Después de varias semanas en que las autoridades del Cinvestav estuvieron en contacto con la Secretaría de Educación Pública (SEP), de la que dependen, para ver si estas medidas para funcionarios públicos también les aplicaban, la semana pasada confirmaron que sí y este lunes el director convocó al Consejo Académico para hacerlo extensivo a todos los departamentos, cuenta Nahmad.

“Originalmente, a mí me habían dicho: tú no te preocupes porque seguramente esto va a aplicar para las nuevas comisiones. Pero hoy en la mañana me citó de nuevo mi jefe de departamento y me dijo: te tengo una mala noticia, me acaban de avisar  que sí te afecta. Entonces yo tengo ya comprometido mi boleto de avión con fondos propios, pero la reserva de hospedaje, que quedaría muy mal con otra institución si no voy”, señala.

Nahmad hace investigación multidisciplinaria en biología del desarrollo con modelos matemáticos y datos computacionales para analizar cómo crecen los órganos del cuerpo y el momento en que se detienen. Desde enero empezó a tramitar que lo aceptaran para este intercambio académico y ya tenía la aprobación del departamento de Fisiología Biofísica y Neurociencias, y de la dirección del Cinvestav para usar los 20 mil pesos que cada investigador tiene para hacer viajes cada año.

“Ahora no queda claro cuánto se puede tardar y si me lo van a aprobar o no. Y el monto es ridículo, no estoy solicitando 200 mil pesos, es una cantidad que de por sí ya la tenemos autorizada para eso, no hay que transferir dinero de otros lados para esos viáticos, ya está esa cantidad que es sumamente razonable”, dice.

El portal de la Administración del Cinvestav publicó el nuevo formato que los científicos deben llenar para solicitar autorización para una “comisión” al extranjero, en el que además de la autorización del director general, como era hasta ahora, hace falta la firma del titular de la Unidad Administrativa y Finanzas de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Héctor Martín Garza González; y la firma del mandatario federal.

La medida ha causado malestar en algunos científicos, que la consideran violatoria de la estructura del Centro de Investigación, al dejar por debajo la autoridad de su director, y sobre todo porque no está claro qué criterio va a usar el presidente para decidir si aprueba o no las solicitudes.

El mismo documento publicado por la Administración, titulado “Medidas adicionales a las que establece el dictamen que expide la Ley Federal de Austeridad”, tiene una carta muestra, con fecha del 27 de mayo, que el Cinvestav enviará a la unidad de Finanzas de la SEP para pedir el aval a los viajes de sus investigadores para participar en congresos o cursos fuera del país.

“Se somete a su consideración la aprobación de las comisiones al exterior que se adjuntan, siendo la Secretaría de Educación Pública, cabeza del sector educativo, se solicita que por su amable conducto se gestione la autorización correspondiente ante el señor Presidente Lic. Andrés Manuel López Obrador”, señala.

Animal Político solicitó al Cinvestav ampliar la información sobre esta medida pero el área de comunicación social respondió que ahí no habían recibido ningún oficio y que no canalizarían la petición con ninguna otra área.

¿Cómo era antes?

Los viajes al extranjero de estos científicos siempre han estado regulados, tienen limitaciones presupuestarias y todo tiene que comprobarse. Pero hasta ahora, solo hacía falta la firma del jefe de departamento y luego la del director general del Cinvestav.

Eugenia Roldán, investigadora del Departamento de Investigaciones Educativas (DIE), dice que la cantidad de 20 mil pesos incluso puede considerarse “generosa” comparada con otros Centros de investigación, donde los limitan más y hay discrecionalidad sobre a quién y cuánto se asigna, mientras que ahí hay transparencia. Pero en una década no se ha aumentado esa asignación y tiene que incluir los boletos de avión, por lo que en viajes al extranjero a veces no es suficiente.

“Eso puede servir para la mitad de un viaje, a veces. Lo único que nos pagaban adicional eran las inscripciones al congreso, para eso hay una partida diferente. Pero para boletos de avión, hotel, y gastos diarios, comida y eso, son 20 mil pesos”, detalla.

“Es muy poquito dinero para el nivel de internacionalización que tenemos y que nos exige el nivel de movilidad, que nos exigen las evaluaciones del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) y del propio Cinvestav, es poco dinero. Entonces uno se administraba, uno decidía: voy a este, a este no, este me lo pago yo, pero uno sabe que tiene un monto limitado y uno decide en función de su carrera, de sus intereses, del proyecto que está haciendo, de los vínculos que tiene… decisiones muy orientadas por el trabajo, y todo se tiene que justificar, no hay manera de gastarse más dinero del aprobado”.

Ahora, además, está la orden presidencial de reducir 30 % los viáticos nacionales y 50 % los extranjeros, que no saben cómo se les va a aplicar porque ellos recibían esa única cantidad en total.

Lo primero para solicitarlos, es contar con una carta de invitación para ir a presentar una ponencia en un congreso, dar una conferencia o un curso; en ningún caso se podía salir del país solo para asistir como oyente.

Después, los boletos de avión tienen que comprarse en la agencia de viajes con las que tiene convenio el Centro, no hay opción de conseguirlos por otro lado. Luego, regresando del congreso, hay que entregar la constancia de asistencia, y llevar cada ticket, factura o recibo de los gastos hechos.

“Hay que presentar todos, todos los comprobantes a la vuelta. Si por obra y gracia del Espíritu Santo sobra dinero, hay que devolver hasta el último peso. Si te pasas, ya cada quién de su bolsillo”, agrega Roldán.

“Otro lugar de donde se podía sacar dinero para hacer viajes es los investigadores que tienen un proyecto con fondos de otra parte, con fondos Conacyt o de la Fundación Rockefeller, o la fundación lo que sea. Por ejemplo, para los fondos Conacyt, los proyectos de ciencia básica siempre tienen un rubro para viáticos. Esos viáticos se podían usar pero también siempre con aprobación de la dirección general, con los mismos requisitos de compra del pasaje por la agencia de viajes, y comprobar los gastos. Y hay un límite máximo que uno puede usar por día, que está fijado por Hacienda: en internacionales son realmente mucho, son 225 dólares, uno no se gasta eso; pero para nacionales son 850 pesos. Entonces aunque el dinero venga de Conacyt, no de Cinvestav, de un proyecto que el investigador se ganó, se tiene que ajustar a esos montos de Hacienda y se tiene que comprobar. Siempre estuvo acotado”.

Una opción más es que el investigador reciba dinero de otro país, que no son “recursos fiscales” (es decir, generados con impuestos mexicanos). En ese caso no hay necesidad de comprobar los gastos, pero de cualquier manera tienen que solicitar el permiso y comprobar que era únicamente un viaje de trabajo.

Sin claridad sobre las autorizaciones

Este miércoles en su conferencia de la mañana, López Obrador presumió que aprobó menos del 20 % de solicitudes hechas por funcionarios de todo el gobierno para salir del país.

“Si hace falta viajar al extranjero y se puede resolver con el teléfono, con las teleconferencias, hacerlo y ahorrar. Yo les decía, se pone la medida que se autorizan ahora los viajes al extranjero y apenas en una semana 120 solicitudes, en una semana, para viajar a todo el mundo. ¿Cuántas se autorizaron? Veinte”, dijo el mandatario.

Alma Maldonado, también del Departamento de Investigaciones Educativas, lamenta que por la estructura del Cinvestav, a los científicos les termine afectando esta idea de que no hace falta que viajen.

“La gran contradicción es que somos servidores públicos pero no somos burócratas, y para estos efectos nos están tratando así. O sea, lo de los cortes de los viajes es para que los burócratas no se vayan de viaje porque sí, entonces el presidente tiene que autorizar los viajes. Y en este caso, pues nos están aplicando la medida a todos”, señala.

A diferencia de las Universidades, los Centros de Investigación no son autónomos, lo cual deja a su comunidad científica a expensas de lo que se decida para toda la administración federal.

“La razón por la que los investigadores estamos sumamente molestos es no tanto por la reducción de viáticos, entendemos que en tiempos de crisis es algo que puede suceder, sino porque sea el Presidente del país el que tiene que autorizar. ¿Cuáles son las credenciales académicas del presidente para decidir si tal viaje se vale o no se vale, es autorizado o no? ¿Cómo él puede tener más autoridad que el jefe de departamento, el director del Cinvestav, los procesos de evaluación por pares?, o sea, todos estos mecanismos al interior de la comunidad científica a los que estamos acostumbrados en nuestras continuas evaluaciones. Sentimos que se pasa por encima de nuestra calificación académica”, reclama Roldán.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Irán lanza ataque: así son las dos bases estadounidenses impactadas por misiles

El gobierno iraní disparó cohetes contra dos bases estadounidenses, incluida una que parecía una "ciudad suburbana de Estados Unidos" después de la invasión en 2003.
8 de enero, 2020
Comparte

La base aérea estadounidense de Al Asad era tan grande que, luego de la invasión estadounidense en 2003, contaba con cines, piscinas, restaurantes y, no una, sino dos rutas internas de autobuses.

Fue construida en la década de 1980 para el ejército iraquí a unos 160 kilómetros al oeste de Bagdad, la capital del país.

Pero después de la invasión de Irak, comandada por el expresidente estadounidense George W. Bush, se convirtió en una de las bases más grandes de Washington, y sufrió una rápida transformación.

“Está justo en medio del desierto, y está rodeada por matorrales, desierto y rocas”, según reportó Oliver Poole para la BBC en 2006.

“Al entrar en la sección estadounidense, te encuentras con calles mucho mejores… en muchos sentidos, han tratado de recrear la configuración de una ciudad suburbana moderna de los Estados Unidos”.

Las instalaciones eran tan impresionantes que algunas tropas estadounidenses incluso la apodaron “Camp Cupcake”.

Un soldado estadounidense en Al Asad en 2004.

Getty Images
Un soldado estadounidense en Al Asad en 2004.

Una base con historia

Estados Unidos decidió retirarse de la base entre 2009 y 2010 y se la devolvieron a los iraquíes.

Cuando el autodenominado Estado Islámico (EI) invadió la provincia limítrofe de Anbar, la base fue atacada.

En 2014, el periodista de la BBC Quentin Somerville obtuvo acceso a Al Asad con la ayuda de un avión militar iraquí.

Los recuerdos de la ocupación estadounidense están en todas partes: proyectiles de artillería utilizados y dormitorios llenos de polvo, con paquetes de comida, sin comer, esparcidos por el suelo”, informó.

Pero ese mismo año, Estados Unidos regresó a Irak para combatir al EI y la base fue reconstruida.

Sin embargo, con muchas menos tropas, un aviador aseguró en 2017 que ahora el sitio “solo ofrece una fracción de la comodidad que solía ofrecer”.

mapa

BBC

1.500 soldados estadounidenses y aliados en Al Asad

El 26 de diciembre de 2018, el presidente Donald Trump realizó una visita a las tropas estadounidenses que hacían vida en la base.

“Los hombres y mujeres estacionados en Al Asad han desempeñado un papel vital en la derrota militar del EI en Irak y Siria”, afirmó.

Pero poco después admitió que temía por la seguridad de su esposa durante la visita. “Si hubieran visto por lo que tuvimos que pasar“, dijo a los periodistas.

En noviembre del año pasado, el vicepresidente de EE.UU. Mike Pence también visitó la base en el Día de Acción de Gracias.

Melania Trump en Al Asad en 2018.

AFP
Trump admitió que temía por la seguridad de Melania durante su visita a Irak.

Se estima que hay alrededor de 1.500 soldados estadounidenses y de coalición en Al Asad, y cerca de 5.000 en el país. Esta semana, en una votación no vinculante, el parlamento iraquí votó a favor de expulsarlos.

Como respuesta, el presidente Trump subió el costo de la base aérea de Al Asad.

“Tenemos una base aérea extraordinariamente cara”, dijo. “Su construcción costó miles de millones de dólares (…) No nos iremos a menos que nos paguen por ello”.

Quentin Sommerville en. Al Asad.

BBC
El periodista de la BBC Quentin Sommerville tuvo acceso exclusivo a la base aérea de Al Asad en 2014.

“3.600 militares y civiles de 13 naciones”

La otra base que fue atacada estaba en Irbil, la capital de la región del Kurdistán y una provincia relativamente estable en Irak.

En septiembre, el ejército de Estados Unidos dijo que Irbil albergaba a “más de 3.600 militares y civiles de 13 naciones diferentes“.

Esta base se usa para entrenar a las fuerzas locales. El mes pasado, el Comando Central de los Estados Unidos informó que las primeras instructoras militares en la región se habían graduado en Irbil.

El tiempo que permanecerán las tropas estadounidenses en Irak es incierto. Esta semana, el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Mark Esper, se vio obligado a negar que Estados Unidos retirará sus tropas del país.

Mapa de las fuerzas estadounidenses en Medio Oriente.

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

https://www.youtube.com/watch?v=tuYURBKMZzc&t=

https://www.youtube.com/watch?v=Ukb6MjvW83Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.