close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Elizabeth Cruz
Falta consultar a 19 comunidades indígenas sobre el aeropuerto de Santa Lucía
Hasta el momento solo una comunidad, Xaltocan, ha sido informada sobre el proyecto del aeropuerto. Según un convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) debe ser al menos 20 comunidades.
Foto: Elizabeth Cruz
Comparte

Hasta el momento solo un pueblo originario, Xaltocan, ha sido consultado sobre la obra de la base Militar de Santa Lucía, contrario a lo que dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 29 de abril.

Este martes, Román Meyer, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), contradijo también al mandatario, pues informó que la única comunidad consultada fue Xaltocan, Nextlalpan, en el Estado de México.

En entrevista para Animal Político, José Antonio Lara Duque, director del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL), asegura que lo que el gobierno llama una consulta, no lo fue, además de que las otras 19 comunidades que deben ser tomadas en cuenta, no han sido visitadas ni informadas sobre el proyecto.

“Los habitantes de Xaltocan nos comentan que la visita del gobierno a su comunidad fue con el pretexto de realizar una asamblea para informar sobre obras públicas y los beneficios que habría en el lugar (…) había integrantes de la Sedatu y la Segob y ahí fue, con la presencia de unos 600 habitantes, de los 4 mil que tiene la comunidad, que ellos pidieron la opinión sobre Santa Lucía”, relata Lara Duque.

De acuerdo con el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ratificado por el gobierno de México, para proyectos de esta magnitud deben consultarse al menos 20 comunidades que puedan resultar afectadas ambientalmente.

Lee también: AMLO dice que consultó a los pueblos cercanos a Santa Lucía y dieron el sí al aeropuerto

El convenio estipula que, para ser consultados, los 20 pueblos deben estar bajo un contexto de libertad, ser previamente informados, recibir datos culturalmente adecuados y recibirlos de buena fe.

Según el director del CDHZL, esto no se está cumpliendo. “Para nosotros más bien se trató de una consulta clandestina, a puerta cerrada, pues los habitantes fueron convocados para una asamblea y no fueron previamente informados; fue una situación muy opaca (…) el resto de los pueblos no se enteró sobre lo que estaba pasando (…) en ningún momento se ha cumplido con el convenio 169”.

Sobre una consulta más amplia, el titular de la Sedatu declaró este martes a Notimex que analizan con el Instituto de Pueblos Indígenas si la consulta se extenderá a otras comunidades de la zona, porque, según él, fue ese organismo quien determinó que fuera Xaltocan el pueblo visitado por el gobierno, al ser originario y estar a 700 metros de la base militar de Santa Lucía.

Lara Duque lamenta la declaración del titular de la Sedatu, pues dice que es inaceptable que el gobierno “analice” algo que está estipulado como una obligación del Estado mexicano.

Leer: Terminal de Santa Lucía se inaugurará en 2021 pero operará a toda su capacidad en 2069

Las 20 comunidades que deben ser consultadas según lo estipulado en el convenio 169 de la OIT son:

En Tecámac

1.- San Juan Pueblo Nuevo
2.- San Lucas Xolox
3.- Los Reyes Acozac
4.- Santo Domingo Ajoloapan
5.- Santa María Ajoloapan
6.- San Pedro Pozohuacan
7.- San Jerónimo Xonacahuacan
8.- Tecámac
9.- San Pablo Tecalco
10.- San Francisco Cuahtitlixca
11.- San Pedro Atzompa
12.- Santa María Ozumbilla

En Zumpango

13.- San Sebastián Atlatelco
14.- San Juan Xitlaltepec
15.- Santa María Cuevas
16.- Loma Larga
17.- San Bartolo Cuautlalpan

Y en Nextlalpan

18.- San Miguel Xaltocan
19.- San Mateo Acuitlapilco
20.- San Esteban Ecatitlán

Las comunidades más cercanas a Santa Lucía son San Sebastián, en Zumpango y San Lucas Xolox, en Tecámac, incluso más que Xaltocan, pero éstos no han sido ni siquiera visitadas.

Durante su conferencia matutina de este miércoles, el mandatario nacional comentó que su administración “estaba siguiendo todo el procedimiento legal en todos los casos, y donde se necesite hacer consulta se va a llevar a cabo”.

José Antonio Lara Duque niega tal afirmación pues dice que en el caso de Santa Lucía, su administración no ha iniciado los procesos correspondientes para realizar las consultas.

El CDHZL ha tenido dos acercamientos con integrantes del gabinete presidencial, el primero fue con la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval y el segundo con Patricia Legarreta, directora de Vinculación con las Organizaciones de la Sociedad Civil, de la Segob.

“A la titular de la SFP se le planteó la necesidad de tener acceso a la información y de que su dependencia hiciera las gestiones que le corresponden para que las instancias correspondientes como la Sedena y la Sedatu, se apeguen a la normatividad internacional y realicen las consultas, pero días después publicó en sus redes sociales que irían con todo por Santa Lucía; y en el caso de Legarreta se no dijo categóricamente que no la Segob no iba a dialogar sobre el tema de Santa Lucía por una decisión presidencial”, relata Lara Duque.

Su principal preocupación: el agua

El argumento de los pueblos originarios en contra del proyecto de Santa Lucía así como del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, es que de llevarse a cabo se comprometería el derecho humano al agua.

La cuenca más cercana a la base militar de Santa Lucía es la de Cuautitlán-Pachuca, la cual según datos de la Comisión Nacional del Agua tiene una sobreexplotación de 800% por lo cual ya tiene una veda.

Lee: Nuevo Aeropuerto en Santa Lucía, 66% más caro que en Texcoco: Colegio de Ingenieros

“Hace unos días, la Secretaría de la Defensa Nacional presentó una manifestación de impacto ambiental a la Semarnat, en la que reconoce que la zona de Santa Lucía tiene una crisis hídrica y que por ellos, la Sedena puede obtener un millón de litros diarios de agua, pero según sus propios datos el Nuevo Aeropuerto requiere 6 millones de litros de agua diarios para su funcionamiento, entonces ¿de dónde sacarán los 5 millones de litros agua diarios?, todo nos hace pensar que de la cuenca Cuautitlán-Pachuca”, comenta Lara Duque.

Por ello, según el CDHZL de llevarse a cabo el proyecto de Santa Lucía y explotarse la cuenca de Cuautitlán, podría ocasionarse en los próximos 10 años, lo que los expertos llaman un “infarto hidrológico”, que se refiere a una escasez total del agua en la región por la sobreexplotación natural.

Los pueblos indígenas invitan al gobierno federal a tener un diálogo en donde se explique la estrategia para causar esta sobreexplotación y posteriormente realizar la consulta a los 20 pueblos originarios.

En caso de que no haya una mejor opción y la sobreexplotación de la cuenca sea inevitable, los pueblos originarios plantearían la posibilidad de impulsar el Circuíto Aeroportuario, también propuesto por el gobierno y que se trata de fortalecer los aeropuertos que rodean a la Ciudad de México, como el de Pachuca, Morelos, Toluca y Puebla.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Por qué en Los Ángeles hay gente que paga por caminar
El estadounidense Chuck McCarthy empezó a caminar con extraños a cambio de dinero hace tres años. Su iniciativa ha crecido hasta convertirse en una app, lanzada en marzo, con más de 200 "paseadores de personas". ¿Cómo se le ocurrió y por qué la usan?
Getty Images
6 de junio, 2019
Comparte

Pagarle a alguien por caminar contigo suena como un servicio que sería viable en Japón o China, países acostumbrados al alquiler de “amigos” o de “padres”.

Pero al otro lado del Pacífico, en el estado de California, hay un hombre al que un día se le ocurrió pasear gente. Y está probando ser exitoso.

Chuck McCarthy tuvo la idea en 2016. Mandó hacer una camiseta, creó una página de Facebook y pegó afiches por todo Los Ángeles promocionando sus servicios como The People Walker (“El paseador de personas”, en español).

Tres años después, McCarthy atrajo a inversionistas que el pasado marzo le ayudaron a lanzar una app móvil del servicio, que cuenta actualmente con más de 200 proveedores, es decir, personas que cobran por caminar con extraños.

BBC

Chuck McCarthy o, como le conocen en Los Ángeles, “The People Walker”.

La app funciona de forma parecida a Uber o Lyft: creas un perfil, permites que la herramienta utilice tu ubicación geográfica y solicitas la caminata a una hora y en un día específicos. A continuación, aparece un listado de personas que cobran entre US$7 y US$21 por cada media hora de trayecto.

Como es de esperar en la ciudad sede de la industria del entretenimiento y el cultivo a la imagen, muchos de los proveedores son también actores, entrenadores físicos o profesores de yoga.

Aunque también hay psicólogos, profesionales de otras áreas y personas que hablan diferentes idiomas.

Ni McCarthy ni su socio deciden cuánto va a cobrar cada proveedor, sino que establecieron un rango de precios y cada quien elige cuánto vale. Lo que sí es requerido para todos es un chequeo de antecedentes penales.

“Mis amigos están ocupados”

Bob Nankin lleva dos años y medio caminando con McCarthy, aunque aclara que no lo hace porque se sienta solo.

“Mis amigos están ocupados, tienen sus vidas y es difícil coordinar para vernos”, dice.

“Mi motivación es el ejercicio, aunque entiendo que alguien camine por un tema de salud mental o por soledad“, agrega.

No es extraño que este servicio se ofrezca en en una ciudad como Los Ángeles, en la que los centros urbanos están dispersos, el tráfico es infernal y mucha gente trabaja desde casa o con horarios irregulares.

De hecho, en el condado de Los Ángeles el 24% de las viviendas, casi 785.000, están habitadas por una sola persona, según datos del censo citados en la web Suburban Stats.

En el caso de Nankin, quien está retirado de su empleo en el sector de la salud, caminar es una prioridad a sus 71 años.

“Con Chuck intercambio historias, hablamos de nuestros planes y he conocido diferentes vecindarios gracias a él”, dice.

Los adultos mayores constituyen uno de los públicos más atraídos al servicio, pero no son los únicos.

“No es una broma”

McCarthy dice que ha caminado hasta con adolescentes de 18 años, curiosos de saber si su servicio “era real o una broma”.

Esa percepción ha sido una de sus luchas. “La gente comenta cosas como: ‘¿quién va a pagar por caminar?‘ Y yo les respondo que por qué no, si ya pagamos por estar sentados”.

Lo dice en referencia a servicios de streaming como Netflix, que popularizaron el llamado binge-watching, es decir, invertir horas en ver toda una serie de una sola sentada.

“Incluso las apps de entrenamiento físico quieren que te sientes lo más rápido posible. Promocionan rutinas de solo 15 minutos o menos”, añade.

Pasar muchas horas sentado fue justamente lo que motivó a McCarthy, quien vive en Los Ángeles desde hace 11 años, para crear The People Walker.

Había decidido abandonar el trabajo de producción de comerciales para convertirse en actor, un oficio que puede llegar a ser bastante solitario.

“Pasaba horas en internet postulándome a trabajos de actuación. Incluso a veces cuando iba a un café a trabajar, no hablaba con nadie“, recuerda.

Así que pensó que podía cobrar por caminar, como un ejercicio físico, para que fuese más seguro y para tener más experiencias humanas.

“Pensé en pasear perros, pero no me gusta recoger caca”, bromea.

Los pósters caseros que fue pegando en varios vecindarios llamaron la atención de más de un medio local. Uno incluso metió a McCarthy en la categoría de “gente con trabajos extraños”.

Pero, según él, “hay gente en esta ciudad que paga US$100 la hora por caminar con entrenadores físicos o con guías turísticos, así que no entiendo qué tiene de raro”.

McCarthy insiste también en que el servicio no es solo para gente solitaria. “Muchos de nuestros clientes tienen amigos y vida social”, aclara.

Sobre si la app ha sido un éxito, McCarthy se limita a decir que “no nos vamos a hacer multimillonarios con esto”.

“Veo a los extraños como amigos que no he conocido todavía”

Con un trabajo como editora en línea que la mantiene en casa todo el día, CJ Arabia decidió trabajar como “paseadora”.

La primera vez que lo hizo, recuerda, el cliente le pidió que acelerara el ritmo.

“Estaba muy nerviosa, pero terminó siendo una maravilla”, dice.

Arabia cuenta que el comentario que más recibe de los usuarios es que, de no haber reservado una caminata, se hubiesen quedado encerrados en casa.

“Es ese compromiso de tener una cita, de no fallar, que sirve mucho de motivación”, añade.

Tanto Arabia como McCarthy tienen claro que no son amigos de sus clientes, aunque las caminatas a veces los lleven a compartir información muy personal.

Es un rasgo que parece ser el denominador común de las apps de relaciones sociales: conocerse, pasar un buen rato y mas no profundizar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0&list=PLLhUyPZ7578d1gB2GloaeOB3KVudiPRus&index=26&t=24s

https://www.youtube.com/watch?v=xmaH4fFjj2M&list=PLLhUyPZ7578d1gB2GloaeOB3KVudiPRus&index=56&t=0s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.