Reducir 53% la corrupción que sufren los ciudadanos, meta del plan de AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

Reducir 53% la corrupción que sufren los ciudadanos, meta del plan de AMLO

El PND señala que la corrupción afecta el presupuesto público, daña la confianza de los ciudadanos en sus gobernantes, e impacta en la economía.
Pixabay
2 de mayo, 2019
Comparte

“La corrupción junto con la impunidad es el principal problema del país”, sentencia el nuevo Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, entregado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador a la Cámara de Diputados.

Bajo esa premisa, el combate a la corrupción y la mejora de la gestión pública es uno de los tres ejes transversales establecidos para guiar todas las acciones que se tomen durante este sexenio.

En específico, el Plan tiene dos indicadores con los que quiere medir cuánto se avanzará en los siguientes seis años contra este problema: uno referente a la percepción de los ciudadanos sobre el funcionamiento del gobierno, y otro sobre qué tanto son víctimas.

En este sentido, la propuesta es que de 14 mil 635 personas (15 % de la población adulta) que dijeron haber sufrido un acto de corrupción haciendo un trámite durante 2017 (según mediciones del INEGI), en 2024, al terminar el mandato de López Obrador, solo declaren haber pasado corrupción 6 mil 878 ciudadanos. Es decir, una reducción del 53 %.

El otro indicador, sobre percepción, toma como base que en 2018 el 86.5 % de mexicanos dijo percibir que hay prácticas de corrupción en el Gobierno Federal. La meta, en ese caso, es que al cerrar el sexenio solo opine eso el 22 % de la población, es decir, casi 65 puntos porcentuales menos.

El PND recuerda que en el Índice de Percepción de la Corrupción que elabora Transparencia Internacional, México está en el lugar 138 de 180 países. También lamenta que según los cálculos del INEGI, seis de cada 10 empresas pagaron sobornos para agilizar trámites y gastaron en total 1.6 mil millones de pesos en ello, mientras que la población en general pagó 7.2 mil millones en actos de corrupción.

El PND reconoce que la corrupción tiene consecuencias en varios ámbitos, desde afectar el presupuesto público, dañar la confianza de los ciudadanos en sus gobernantes, hasta impactar en la economía. “Por ejemplo, el Reporte de Competitividad del Foro Económico Mundial 2017-2018 señala a la corrupción como el principal inhibidor de inversión en México”, señala.

La impunidad y los privilegios de los servidores públicos

De 2012 a 2016, expone el documento, aumentó en 50 % el número de denuncias contra servidores públicos, según la Secretaría de la Función Pública (SFP). En 2018, agrega, se abrieron 14 mil 752 expedientes de responsabilidad administrativa, pero solo 5 mil 136 derivaron en sanciones (34.8 %), y de esos, solo en tres de cada 10 casos fue suspendido el funcionario acusado.

“La prevalencia de actos de corrupción no se entiende sin el acompañamiento de altos niveles de impunidad. La impunidad no solo desincentiva el reporte de actos de corrupción, sino que profundiza la falta de credibilidad en el gobierno”, afirma.

Para acabar con esto, señala, es que se está legislando para tipificar la corrupción como delito grave y quitar el fuero a los altos funcionarios, y se propondrá al Congreso una Ley Federal de Combate de Conflictos de Interés. También se amplió a todos los servidores públicos la obligación de presentar sus declaraciones patrimonial y de intereses.

El PND deja claro que solo los secretarios de Estado podrán tener un vehículo oficial y chofer, y que solo se asignará escoltas quienes sí requieran medidas de seguridad por la naturaleza de su trabajo.

“Los lujos, los dispendios y la opulencia que caracterizaban el ejercicio del poder han llegado a su fin. El gobierno actual está decidido a eliminar los privilegios y prebendas de que han disfrutado los funcionarios de nivel alto y medio y pondrá fin a la contratación generalizada e indiscriminada de personal de confianza, a la asignación abusiva de oficinas, vehículos, mobiliario, equipos de comunicación y viáticos; al pago con cargo al erario de seguros de gastos médicos; a los presupuestos para fiestas y banquetes y a los viajes sin sentido”, puntualiza.

Las empresas y las contrataciones públicas

El PND asegura que la corrupción es una forma extrema de la privatización, porque implica transferir dinero y bienes públicos a particulares. Culpa de esto, además, como en varias ocasiones ha hecho el presidente López Obrador, al neoliberalismo.

Por ello anuncia, como una de las medidas del nuevo gobierno, la prohibición de las adjudicaciones directas en las compras de gobierno.

“Ya no se privilegiarán empresas, por lo que se favorecerá la libre competencia y concurrencia; además se garantizará que la infraestructura sea de calidad y se concluya sin mayores demoras, y se eliminará la sobrerregulación que abre espacios a la corrupción y desincentiva la innovación y la creación de nuevas empresas”, asegura.

Para el gasto del dinero público, el Plan Nacional de Desarrollo establece cinco nuevos criterios: el primero, identificar ineficiencias en la gestión pública y riesgos de corrupción para reducir la discrecionalidad con la que se pueden tomar decisiones y usar los recursos. En segundo lugar promete aprovechar las tecnologías disponibles para que haya mayor transparencia y rendición de cuentas.

Otro criterio que promete seguir es hacer evaluaciones y seguimientos constantes para simplificar normas, trámites y servicios. También seguir altos estándares en el análisis de costos para todo proceso de contratación, y garantizar que los contratos se hagan en los mejores términos para el Estado, sin colusión con el sector privado.

Por último, hace referencia a los programas de desarrollo social, y promete la integración de padrones claros que eviten la malversación de recursos o el condicionamiento político de las ayudas.

Las estrategias contra la corrupción

El gobierno resumió en ocho puntos las estrategias que planea seguir para cumplir con el objetivo de prevenir y combatir la corrupción y la impunidad (objetivo 1.8 del PND):

1.- En primer lugar, destaca la ciudadanización del combate a la corrupción, y promete la utilización de mecanismos de contraloría, fiscalización y rendición de cuentas.

2.- En el segundo punto, se compromete a aplicar y evaluar la Política Nacional Anticorrupción, aprobada en diciembre de 2018 por el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), un organismo de participación ciudadana y de instancias del gobierno. El compromiso es, además, que la Administración Pública adopte todos los programas, acciones y acuerdos que determine el SNA.

3.- Promover que haya coordinación entre el poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y entre los niveles de gobierno municipal, estatal y federal, para aplicar instrumentos contra la corrupción y la impunidad.

4.- Promete usar la inteligencia para identificar riesgos de corrupción y prevenirlos mediante el aprovechamiento de la información de la Plataforma Digital Nacional, para lo cual promoverá una estandarización de los datos y que haya interoperabilidad en los sistemas.

5.- El quinto punto hace referencia a estándares internacionales, ya que se compromete a aplicar realmente las medidas anticorrupción que hay en acuerdos internacionales que ha firmado el Estado mexicano, e incluso promete que se buscará suscribir otros que todavía no se hayan firmado.

6.- En sexto lugar, el Plan asegura que se combatirá la impunidad de quienes cometen actos de corrupción en el gobierno, con acciones como identificar conflictos de interés, castigar faltas administrativas, o atender las denuncias ciudadanas.

7.- En este punto se refiere a la ética e integridad de los servidores públicos, y asegura que se promoverá la mejora continua en el desempeño de sus funciones, la evaluación de los programas y políticas públicas, la implementación de un sistema más transparente para adquisiciones, obras públicas y arrendamientos, y la simplificación administrativa.

8.- Por último, asegura que se fortalecerá la profesionalización de los servidores públicos y su sensibilización en derechos humanos, perspectiva de género y no discriminación.

El PND retoma, además, en un decálogo de propuestas hechas por la gente en el foro nacional para la elaboración del Plan, la sugerencia de que se cree una plataforma para denuncias anónimas de los ciudadanos de casos de corrupción, en la que se pueda dar seguimiento y verificar qué pasó con una denuncia, sin poner en riesgo al denunciante.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.