¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
'No tenemos dónde ir, dónde quedarnos': testimonios del desalojo en la colonia Juárez
“No nos llegó ninguna notificación... nada más llegaron agresivos”, relató una de las personas desalojadas de la calle Londres.
Cuartoscuro
Comparte

José Roberto Cleofas tiene 26 años y la cara magullada. En su cuerpo hay tres moretones, al menos uno producto del puñetazo de un policía, según consta en su denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Con su esposa y sus dos hijas, conforma una de las cerca de 50 familias desalojadas en la mañana del jueves en el número 7 de la calle Londres, en la colonia Juárez.

Ahí se ubica la antigua embajada española, que sirvió de forma efectiva apenas ocho años, entre 1931 y 1939. Cinco años de República, tres de guerra civil y, después, muchísimos más de abandono.

México no reconoció el gobierno franquista, así que el edificio era algo más simbólico que otra cosa. Nunca más volvió a ser embajada, ni siquiera cuando en 1977 se restablecieron relaciones entre ambos países.

Por eso, el inmueble fue pasando al olvido. Tanto que el 1985, tras el sismo, quedó vacío, como buena parte de la colonia. Hasta que llegó Roberto, que durante 20 años no conoció otro hogar que el terreno alrededor de un edificio en ruinas que un buen número de familias ocupó ilegalmente. Es originario de Santiago Mexquititlán, estado de Querétaro, y de ahí llegó con sus padres porque “nos íbamos a morir de hambre”.

En 2017, después del terremoto, les dijeron que era inhabitable. Al año siguiente fueron desalojados del predio. Las autoridades les habían mostrado el camino de la calle y familias como la de Roberto se lo tomaron de forma literal: organizaron dos campamentos, uno en la calle Londres y otro en la calle Roma.

El primero, con 50 familias, fue desalojado en la mañana del jueves. Entre ellos hay personas que se identifican como otomíes, triquis y mazahuas. El segundo, con otras 80 familias, sigue en pie, aunque alerta. Todos ellos se identifican como otomíes. Tienen en marcha una mesa de diálogo con diferentes administraciones. Quizás por eso no fueron expulsados.

“Se llevaron los papeles, el dinero, no nos dejaron agarrar nada”, se queja Roberto. Pasan las 14:00 horas y menos de una decena de los antiguos inquilinos de la calle Londres se mantienen sentados ante el cordón policial.

En total, 250 policías adscritos a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, que apoyan a otros 120 operarios de la alcaldía de Cuauhtémoc. El alcalde, Néstor Núñez, dice que se mantuvo diálogo en todo momento. Ellos lo niegan.

“No nos llegó ninguna notificación, un papel para que nos retirásemos. No nos enseñaron nada, nada más llegaron agresivos”, se queja Roberto.

Su hija mayor, de siete años, está en la escuela. La pequeña, de tres, con su madre. Él trabaja ayudando a otro hombre a vender tamales, pero el desalojo le sorprendió desayunando y se quedó sin acudir a su puesto.

Las calles Londres y Roma se dividen por una iglesia, el Templo del Sagrado Corazón de Jesús. A las 14:00 horas, la imagen es extraña. A la izquierda, en la Roma, no se puede acceder porque hay una gran barrera policial y se ve a los operarios limpiando/destruyendo lo que fueron tiendas de campaña, lo que estas familias llamaban casa. A la derecha, tres grandes vehículos policiales que cierran el paso. Por los huecos entre las camionetas se ven los toldos y los plásticos que forman otro campamento igual al que acaba de ser desalojado

“Estábamos desayunando y llegaron ‘sálganse’, ‘sálganse’. Luego llegaron los policías y no pudimos sacar nada”, se queja. Ahí recibió los golpes.

El desalojo comenzó a las diez de la mañana. A esa hora, hombres vestidos de civil fueron los que iniciaron la expulsión. Lo denunciaron periodistas que se encontraban en el lugar, que fueron amenazados por este grupo. Lo denuncia Roberto. También Victoria López, de 42 años, que llegó a lo que antes se llamaba Distrito Federal con seis, procedente de Oaxaca, y que se encara con los agentes que le impiden el paso. 

Se lo explicó un informador a Arturo Medina, subsecretario de Gobierno de la Ciudad de México.

“Unas 60 personas han superado el cordón, eran civiles con gorras, algunos con playeras cortas. Nos negaron documentar”, le dijo, señalando que llegaron a amenazar a un vecino que estaba grabando la actuación.

Preguntado por si habían contratado civiles para llevar a cabo la actuación, Medina dijo que “llevamos a cabo las acciones de gobierno con servidores públicos y las personas que intervienen o colaboran en la alcaldía o en la secretaria de gobierno o seguridad ciudadana”.

“Cada una de las dependencias aportó con personal y cada una sabe qué funcionarios públicos acompañaron”, añadió.

En las grabaciones de los primeros momentos del desalojo se observa a hombres que tratan de cubrirse el rostro ante la cámara. Ellos son, según Roberto, quienes llevaron a cabo la expulsión.

“Se han llevado la mercancía con la que trabajamos. No nos avisaron de que iban a venir”, denuncia Alfredo Lucas Maximiliano, que trabaja vendiendo artesanía en el mercado de la Ciudadela. Estos son los oficios de los desalojados: vendedor de artesanía, ayudante de un vendedor de tamales, vendedora de aguas.

El motivo del desalojo lo explica Medina: “Ha habido muchas demandas vecinales, hemos constatado que había una perforación en el piso. Tenemos demandas de vecinos, establecimientos y transeúntes por la ocupación del espacio publico. Además, refieren posibles conductas que pudieran constituir algún delito”.

Estas quejas están resumidas en un informe que vecinos de la calle hicieron llegar el 19 de febrero a la dirección territorial de Juárez.

En el lugar enumeran una serie de inconformidades, como el bloqueo de la puerta de un edificio, que podría “poner en peligro la seguridad en caso de temblor”; la suciedad, la presencia de un tanque de gas, los tendederos de ropa en la calle, la destrucción de las jardineras, la “inseguridad y el aumento de robos a transeúntes como consecuencia de la invasión” y la “insalubridad y el mal olor fecal”.

Ahí está el origen de la orden de desalojo, según un comunicado conjunto entre la alcaldía de Cuauhtémoc y el Gobierno de la Ciudad de México.

En él se asegura que el desalojo (“liberación”, en palabras de Arturo Medina) se produjo “sin violencia”. A falta de disponer del documento en el que se insta a desmontar el campamento, fuentes de la alcaldía de Cuauhtémoc señalan que fue esta institución la que tomó la iniciativa, apoyada por el Gobierno de la Ciudad de México.

Enedina Sánchez y Guadalupe Casillas forman parte del Comité Ciudadano de Juárez. Cerca de las 15.00 horas del jueves supervisaban los trabajos de los operarios en la calle Roma. Lo que antes eran tiendas ya habían sido destruidas, en las jardineras apenas quedaban un balón y algunos enseres personales y en el último camión, una letrina era enterrada en escombros.

“Hemos sufrido vandalismo, malos olores, han rayado la iglesia… No podemos asegurar que sean ellos”, dice Casillas. Sánchez dice tener miedo, aunque reconoce que ninguna de las dos, en los 20 años de ocupación del predio, sufrieron ataque o robo alguno. Sin embargo, reitera: “aquí pagamos impuestos, y no puede venir cualquiera a hacer cualquier cosa”.

Pasadas las 16:45 horas, los policías abandonaban la zona. Donde antes había un campamento ahora volvía a ser una calle limpia, con olor a desinfectante, ya que operarios municipales daban lustre al pavimento.

En una esquina, Filemón Sánchez, un hombre entrado en años que sigue trabajando en el mercado de la Ciudadela, se lamenta. “No alcancé a llegar. Estaba trabajando y, para cuando llegué, ya se habían llevado todo”. Está convencido de que no va a recuperar el dinero que tenía en el interior de la tienda de campaña. Aunque asegura que al día siguiente piensa plantarse en la bodega municipal en la que funcionarios de la alcaldía les dijeron que guardarían sus cobijas y sus colchas.

Al otro lado de la antigua embajada, otro campamento sigue en pie. Diego García, de la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata de la Benito Juárez, dice que tras el desalojo del año pasado se entró en una mesa de diálogo. Que en ella están representados el Instituto de Vivienda, el Gobierno de la Ciudad de México, el Consejo Integral para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, la comunidad y su organización.

Afirma que ellos propusieron comprar el predio, pero que sus ofertas, de diez y cuarenta millones de pesos, fueron rechazadas. Y dice que la opción que les ofrecieron era marcharse a Tlalpan. “Esta gente lleva más de 20 años viviendo aquí, hay un arraigo”, asegura, mientras ofrece una solución. Dice que la ley contempla la opción de expropiar terrenos si estos han sido ocupados por indígenas y cedérselos como vivienda.

Mientras García habla, el campamento respira. Al ver el despliegue policial, sus habitantes comenzaron a sacar todas sus cosas, por si acaso. Para no perderlas, como le ocurrió a Roberto y su máquina de coser, o su televisor, o su DVD.

Cae la noche y medio centenar de personas aguarda en las inmediaciones de lo que antes fue un campamento.

“Vamos a esperar a ver qué nos dicen. Ahora llegaron de Vía Pública y no nos dejan quedarnos”, dice Roberto Cleofas, que viene junto a otros cuatro compañeros de interponer quejas ante la Comisión de Derechos Humanos capitalina. 

Su preocupación inmediata es dónde pasar la noche. En la alcaldía de Cuauhtémoc aseguran que la Secretaría de Inclusión, Bienestar y Desarrollo y la de Pueblos y Barrios están sobre el caso para ofrecer alternativas a los desalojados.

Pero Roberto está en la calle. “No nos dijeron nada y hasta ahora no nos dijeron nada de donde podemos quedarnos. No tenemos nada, ni cobijas ni nada. Ahora hace frío. No tenemos dónde ir, dónde quedarnos”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Marvel Studios
Avengers Endgame: un resumen sin spoilers antes de ver la película que ya es récord de recaudación
Después de 11 años y 21 películas, esta es una pequeña revisión antes de ver la última película de Marvel que ya recaudó más de mil 200 millones de dólares a pocos días de su estreno.
Marvel Studios
30 de abril, 2019
Comparte

En poco más de un fin de semana, la película “Endgame” de la saga Avengers marcó un récord de recaudación.

El film de superhéroes de Disney recogió US$1.200 millones en ventas de boletos globales, convirtiéndose en el que más rápido rompió la barrera de los US$1.000 millones, a tan solo cinco días de su estreno.

“Endgame” es la película número 22 de la franquicia de superhéroes de Marvel Studios y es la culminación de 11 años de historia.

Sus otras producciones también marcaron récords en su estreno. El debut mundial de “Avengers: Infinity War” el año pasado recaudó US$640 millones.

“Aunque ‘Endgame’ está lejos de ser un final para el universo de Marvel, estas primeras 22 películas constituyen un gran logro”, dijo el presidente de Walt Disney Studios, Alan Horn.

“Y el éxito monumental de este fin de semana es una demostración del mundo que ellos crearon, el talento involucrado, y la pasión colectiva, igualada por el entusiasmo incontenible de los fanáticos de todo el mundo”, aseguró en un comunicado.

Endgame: récord de recaudación en la primera semana por región. Venta de boletos en millones de dólares . El gráfico muestra el récord de recaudación de Avengers: Endgame en la primera semana. .

Si todavía no viste la película o quieres entender un poco de lo que sucede en la trama de los superhéroes, aquí te dejamos un resumen de la historia sin spoilers antes de que vayas al cine.

(Importante: a continuación no encontrarás spoilers para “Avengers: Endgame”, pero este artículo contiene algunos detalles de la trama de películas anteriores y algunas teorías de los fanáticos sobre Endgame).

La historia hasta ahora

Repasaremos estos 11 años y 21 películas lo más rápido posible y principalmente nos centraremos en algunas piedras mágicas.

Durante este tiempo, los objetos llamados Infinity Stones (Gemas del Infinito) jugaron un papel importante en la mayoría de las historias en las películas de Marvel.

Hay seis gemas: Mente, Poder, Realidad, Alma, Espacio y Tiempo, y todas son muy poderosas.

La Gema del Espacio apareció por primera vez en una escena tras los créditos en “Thor” en 2011 en forma de un Cubo Cósmico (Tesseract).

Este artículo también apareció en “Capitán América: El Primer Vengador” y “Thor: Ragnarok”. También lo vimos en “Capitana Marvel”, donde el gato Goose se lo traga.

La Gema de la Mente primero fue propiedad de Lok, y más tarde desempeñó un papel importante en “Capitán América: el Soldado del Invierno” y en “Avengers: era de Ultrón”.

La Gema de la Realidad formó parte de la trama de “Thor: un mundo oscuro” en 2013, y la Gema del Poder fue lo que reunió a los “Guardianes de la Galaxia” con el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) en 2014.

La Gema del Tiempo apareció en 2016 en “Doctor Strange: hechicero supremo”, y la Gema del Alma se vio por primera vez en “Avengers: Infinity War” el año pasado.

Durante este tiempo, Thanos, el supervillano alienígena purpura de Marvel, estuvo detrás de las seis gemas para completar su Guantelete del Infinito.

Se trata de un guante poderoso y malvado que Thanos quiere usar para eliminar a la mitad de las criaturas vivientes del universo con el fin de proporcionar más recursos para los que quedan.

¿Dónde están todos los héroes?

Las cosas no salieron como fueron planeadas en “Avengers: Infinity War”.

Los superhéroes perdieron y el plan de Thanos tuvo éxito.

Así que es mejor que haya otra película para poner las cosas en su lugar.

Al final de “Infinity war”, Iron Man y Nebula quedaron varados en el planeta Titán, donde no pudieron robarle el Guantelete del Infinito a Thanos.

Un primer avance de “Endgame” mostró a Tony Stark (Robert Downey Jr) enviando un mensaje de despedida a Pepper Potts (interpretado por Gwyneth Paltrow) desde una nave espacial sin energía, pero nadie cree realmente que un personaje tan importante como el de Tony saldría así de la película.

Capitán América, Thor, la Viuda Negra, Hulk, Máquina de guerra, Rocket, Okoye y M’Baku se quedaron en Wakanda, el país de origen de Black Panther, después de que sus compañeros se evaporaran por el “chasquido” de Thanos.

Se trata del chasquido de dedos mortal del supervillano que acabó con la mitad de toda la vida.

Hawkeye, Ant-Man, Capitana Marvel, Valkyrie, Pepper Potts y Wong también sobrevivieron, pero no estuvieron involucrados en los enfrentamientos en “Infinity War”.

¿Quién está muerto?

Spiderman, Doctor Strange, Star-Lord, Black Panther, Bruja Escarlata, Falcon, Groot, Bucky Barnes, Drax, Mantis, Nick Fury y Maria Hill se convirtieron en polvo en las escenas finales de “Infinity War”.

Escuchar a Peter Parker decir: “Sr. Stark, no me siento tan bien” aún causa un nudo en la garganta.

Al principio de la película, Gamora de “Guardianes de la Galaxia” es sacrificada por Thanos (que también es su padrastro) para quedarse con la Gema del Alma.

Loki y Vision también fueron víctimas del gigante Thanos, The Wasp fue derribado al final de Ant-Man y The Wasp y Shuri fue incluida entre los héroes muertos en una serie de carteles que nombraban a los sobrevivientes y los caídos de “Infinity War”.


Pero seamos realistas: varios de estos personajes tienen nuevas películas en proceso (Spiderman, Doctor Strange, Black Panther, todo el equipo de los Guardianes de la Galaxia) y otros (Bruja Escarlata y Vision, Falcon y Bucky, Loki) tienen series de televisión programadas para aparecer en el nuevo servicio de transmisión, Disney +.

Así que no pierdas mucho tiempo llorando por los Avengers que no llegaron hasta el final de la película. Ya están firmando nuevos contratos y rodando nuevas escenas.

Endgame es el final, pero todavía hay cosas nuevas, por lo que no es realmente un buen momento para comenzar con nuevas tramas.

Pero eso no quiere decir que no se constituya una base para futuras películas.

Tenemos a Capitana Marvel y Nebula haciendo su debut como Avengers y un reciente tráiler, que muestra a Hawkeye entrenando a una arquera, parece sugerir que Kate Bishop, protegida de Clint Barton y reemplazo en Avengers, puede hacer un breve papel en Endgame.

Kate también aparecerá en la serie Hawkeye de Disney + y podríamos hasta llegar a hablar en un futuro de los Young Avengers (Vengadores Jóvenes).

¿Qué esperan los fans?

Bueno, entre otras cosas, esperan ver a Ant-Man arrastrarse dentro del trasero de Thanos y combatir a la gran amenaza púrpura desde adentro hacia afuera.

Sí, esto es real y se conoce como “la teoría de Thanus”.

Paul Rudd, quien interpreta a Ant-Man, preguntó si no había otro orificio por donde atacar a Thanos, pero los fanáticos tienen la última palabra. Y eso, al parecer, es que hombres se trepen al trasero de otros hombres.

Varias de las estrellas más famosas (Chris Evans, Robert Downey Jr, Chris Hemsworth) que estuvieron en el centro de la fama de Avengers durante casi una década tienen contratos que se terminan con el estreno de Endgame.

Y eso llevó a los fanáticos a sugerir que podríamos ver a uno de los personajes de esos actores morir en la nueva película.

Y el tuit de despedida de Chris Evans que interpreta a Capitán América echa más leña al fuego a esa teoría.

“Oficialmente terminado Avengers 4. Fue un día emotivo, por decir poco. Interpretar este papel en los últimos ocho años ha sido un honor. A todos los que están frente a la cámara, detrás de la cámara y en la audiencia, ¡gracias por los recuerdos! Eternamente agradecido“, escribió Chris Evans.


¿Y qué pasa con Gwyneth Paltrow? Ella experimentó la acción antes (como en una secuencia final de Iron Man 3), pero su personaje Pepper Potts podría ponerse un traje de Iron Man conocido como Rescue (Rescate) y entrar en la pelea esta vez.

Las teorías (y los spoilers leves de la propia Gwyneth) parecen sugerir que se lanzará al espacio para salvar a Tony Stark, siguiendo los hechos de “Infinity War”.

¿Cómo dejará “Endgame” las cosas en el Universo Marvel?

“Endgame” pone fin a la Fase Tres de Marvel que fue cuidadosamente armada y que comenzó en 2016 con Capitán América: Civil War.

Pero la Fase Cuatro está muy cerca y comienza en 2020.

Hasta hace poco, se esperaba que “Spiderman: De regreso a casa” diera inicio a eso, pero Kevin Feige, presidente de los estudios Marvel, reveló recientemente que no es así.

Las semillas para “Endgame” se sembraron en la película de Iron Man de 2008, así que es de esperar que los hilos de la trama en Spiderman sean parte de una historia mucho más grande en la pantalla.

La Fase Cuatro de Marvel incluirá las secuelas de Doctor Strange, Black Panther y Guardianes de la Galaxia, además de nuevas películas para Shang-Chi (el primer superhéroe asiático de Marvel), Viuda Negra (un poco atrasada, según opinan algunos) y los Eternals (un equipo que podría reemplazar a los Avengers).


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0V3g2-HfkNY

https://www.youtube.com/watch?v=ufnytf5GfXI

https://www.youtube.com/watch?v=6J642Wi0AfQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal