Búsqueda de desaparecidos es una prioridad 'a medias' para secretarías
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Búsqueda de desaparecidos es una prioridad 'a medias' para secretarías

Colectivos señalan algunas mejoras con la designación de Karla Quintana en la Comisión Nacional de Búsqueda, aunque persisten problemas como el del acceso al presupuesto.
Cuartoscuro Archivo
20 de mayo, 2019
Comparte

El nuevo gobierno aseguró que la  búsqueda de desaparecidos sería una prioridad. En enero lanzó una nueva convocatoria para renovar la titularidad de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNB) y en marzo armó un evento en Palacio Nacional para la “reinstalación” del Sistema Nacional de Búsqueda. Ahí, el presidente Andrés Manuel López Obrador incluso aseguró que “no hay límite presupuestal” para encontrar a quienes no aparecen, y lo que se ahorre del plan de austeridad iría a esa causa.

Sin embargo, en el primer trimestre del año la CNB no tenía registrado el gasto de un solo peso.

Colectivos de víctimas consideran que el tema va lento y, pese a algunos avances de la Comisión Nacional, que este lunes cumple 100 días de operación con su nueva comisionada, Karla Quintana, todavía no se ven resultados tangibles.

Aplauden que parece haber una mayor vinculación entre instituciones que deben atender el problema, y que ya se hayan sumado 11 estados en instalar o crear el decreto para su Comisión Local de Búsqueda, respecto a los únicos 8 que lo habían hecho el sexenio pasado. Pero señalan que se sigue enfrentando el principal obstáculo que tuvo la CNB en su primera etapa hace un año: la falta de acceso al presupuesto.

Grace Mahogany Fernández, de Fuerzas Unidad por Nuestros Desaparecidos en México (FUNDEM) e integrante del Consejo Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda, cuenta que a principios de abril miembros de la Comisión dijeron que apenas esa quincena iban a poder empezar a cobrar. Por ello, aunque la comisionada ha acudido a numerosos operativos de búsqueda, han sido los organizados por las propias organizaciones sociales o fiscalías locales, y no por la Comisión.

“El respaldo del Ejecutivo lo tiene, ya en al menos dos ocasiones el presidente ha dicho que es prioridad de su gobierno; sin embargo vemos que todavía no permea en las instituciones. Esto no es nada más la Comisión de Búsqueda, la Fiscalía y Gobernación; envuelve a más instituciones que no tienen como prioridad el tema de desaparecidos, una de ella es Hacienda, que no le facilita a la Comisión los trámites burocráticos que le permitan el ejercicio del presupuesto que tanto necesita. Entonces sin dinero, ¿pues cómo contrata gente, compra equipos, se traslada? Se dificulta el trabajo”, lamenta.

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 asignó a la Búsqueda de Personas Desaparecidas 400 millones de pesos. Son 69 millones menos que lo supuestamente destinado en 2018, aunque entonces solo se ejerció 1.4 %.

Para operación de la Comisión, se etiquetaron este año 193 millones 215 mil 472 pesos. Pero los avances de gasto federal disponibles hasta ahora, de enero, febrero y marzo, están en ceros, incluyendo el rubro de pago de trabajadores.

La Comisión funcionó el año pasado únicamente con personal eventual y no estaba definida su estructura. Finalmente quedó en 43 puestos, pero según los activistas, esta plantilla todavía está a la mitad.

“Lo que sigue exactamente igual (que en la administración anterior) es el ejercicio del recurso. O sea, cómo exigir que vayan a hacer búsquedas, operativos, si nada más son poco más de 20 personas, de las cuales a lo mejor 10 son administrativos”, dice Fernández.

Los otros 207 millones 576 mil 512 pesos presupuestados son para repartir en subsidios a las Entidades Federativas a través de sus Comisiones Locales de Búsqueda. Pero la posibilidad de usar este dinero no existió en los primeros tres meses del año, ya que los Lineamientos para otorgarlo se publicaron hasta el 27 de marzo en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Comisiones locales: el mayor avance, pero con reservas

Lo más importante que se ha logrado, para los familiares de desaparecidos, es que se aceleró la conformación de Comisiones Locales de Búsqueda (CLB). El año pasado había solo ocho estados que ya la tenían instalada: Coahuila, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Nayarit, Nuevo León, San Luis Potosí y Querétaro.

Se han sumado 11 con el decreto de creación o que están en proceso de instalación: Baja California, Campeche, Colima, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Zacatecas y Veracruz, aunque en este último estado el titular duró dos meses y renunció el miércoles pasado, argumentando cuestiones de salud personal.

“Por desgracia nos renunció. Y nos dio en toda la torre, porque ya veníamos trabajando, y pues otra vez el proceso, otra vez todo de cero… Es agotador”, expresa Lucía Díaz, del colectivo Solecito de Veracruz.

A nivel nacional, considera, también empezaron apenas de cero, pues la anterior “fue un espacio en blanco”.

Cada vez que su agrupación pidió ayuda para cruzar huellas digitales o para salir a hacer una búsqueda en campo, se quedó sin respuesta, así que fue un año perdido. Ahora, en cambio, ve mucha más cercanía, sobre todo con los colectivos, y más articulación con instancias estatales.

“Todavía estamos en etapas en las que no alcanza a ser tangible, con los presupuestos por ejemplo. Está todavía con tropezones, pero ha estado presente en muchos puntos a nivel nacional, en diferentes búsquedas. Creo que sí está haciendo un trabajo mucho más cercano”, señala.

Josefina de León, de la Red de Desaparecidos en Tamaulipas, también percibe mayor colaboración. El mes pasado tuvieron una reunión en la que la comisionada les planteó una estrategia de búsqueda regional, originalmente pensando en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, aunque los colectivos locales propusieron, por las dinámicas que han visto de primera mano en las desapariciones, que la región se ampliara a la zona de la huasteca del norte de San Luis Potosí y Veracruz, propuesta que fue recogida y así se acordó.

“Vemos una comisión que está dando un giro, en el sentido de hacer algo más tangible… Ya se habían implementado una serie de estrategias que construyeron las mismas familias, durante muchos años, en un primer momento con la administración anterior de Roberto Cabrera, y ahora con ella vemos que continúa avanzando. Lo único es que bueno, son procesos que son demasiado lentos, que quisiéramos que se aceleraran un poquito más, y empezar a dar resultados, que es lo que las familias quieren”, señala De León.

El representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Jan Jarab, aplaude el cambio de actitud del gobierno frente al problema: en el sexenio anterior, dice, solo el subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa, dio un impulso al tema, mientras que en el resto del gobierno se percibía una mezcla de simulación y negación, por lo que la CNB solo existió de manera formal.

El relanzamiento, con Quintana al mando, fue en realidad el lanzamiento, pero el pendiente ahora, a su juicio, es que realmente operen las comisiones locales, que hacen falta para conformar el Sistema Nacional de Búsqueda, que sin ellas, sigue incompleto.

“Se necesita un sistema de búsqueda a nivel de las entidades federativas. Varias no han creado una comisión estatal de búsqueda, y varias otras sí lo han hecho pero con un solo funcionario, a veces un funcionario muy comprometido y muy bueno, pero que carece de recursos humanos, carece de recursos financieros, ni siquiera tiene oficina… entonces se vuelve una misión imposible. Es importantísimo insistir en que las entidades federativas tienen que hacerlo en serio”, señala Jarab.

Registros y protocolos por hacer

Una de las obligaciones que marcó la Ley de Desaparición Forzada, publicada en noviembre de 2017, es que se debe crear un Protocolo Homologado de Búsqueda, sin el cual la implementación de la Ley sigue incompleta. En la administración pasada solo se hizo un borrador; en esta, apenas hace un par de semanas hubo una reunión para analizar el tema, pero apenas se revisó el índice, según algunos asistentes, por lo que el avance es mínimo.

José Ugalde, del colectivo Justicia Querétaro, apunta que además de que no se ha liberado el presupuesto para la búsqueda de desaparecidos, todavía no está claro cómo va a trabajar.

“Creo que el tema, la comisionada nacional de búsqueda lo conoce muy bien, pero no ha dado resultados por falta todavía de presupuesto, de organización, de las plazas, de los trabajadores”, comenta.

“Todavía no se asienta, a 100 días, bien la forma de trabajo como debe ser. A la Comisión le falta el protocolo, cómo va a iniciar, que no sabemos cómo va a ser la participación de las familias para llevarlo a cabo”.

En Querétaro, cuenta, la comisión local ya se adelantó a emitir su propio protocolo de búsqueda, cuando todavía no se tiene el nacional, lo que desconcertó a las familias.

Para Lucy Díaz, de Veracruz, los pendientes que más urgen por resolver son los registros de desaparecidos y de cuerpos sin identificar, ya que o están pendientes o no son confiables.

El pasado 14 de mayo, el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, presentó en Palacio Nacional el primer registro de fosas clandestinas halladas a partir de este año en el país. Pero sobre el registro de desaparecidos existente, que contabiliza 40 mil 180 personas, dijo que tendría que volver a hacerse porque no es confiable la metodología usada para integrarlo.

Tampoco hay certeza de que haya 26 mil cadáveres sin identificar en los forenses del país, tal como publicó Animal Político la semana pasada. La Ley mandata a crear un Registro Nacional de Personas Fallecidas y no Identificadas, pero de eso no hay ni un primer intento, además de que no dependerá de la CNB, sino de la Fiscalía General de la República (FGR), de la que las familias no han visto disposición.

Grace Fernández dice que Quintana sí ha dado un gran paso al lograr establecer diálogo con la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada, a cargo de Abel Galván, pero que el fiscal general, Alejandro Gertz, ha ignorado el tema de desaparecidos y todavía no ha recibido a nadie para hablar al respecto.

Josefina de León, de la Red de Desaparecidos en Tamaulipas, también ve mejoría en el actuar de la CNB, por ejemplo, en tratar de hacer las cosas de manera más metodológica, como en haber presentado dicho reporte que da cuenta del hallazgo de 222 fosas clandestinas este año.

Sin embargo, expresa sus dudas sobre las cifras, ya que de Tamaulipas solo se reportaron dos sitios de fosas con dos cuerpos, cuando los buscadores de ese estado, dice, ubican al menos cuatro lugares donde han encontrado restos este año, incluidos en el agua y no enterrados, por lo que podría ser una diferencia de definición en qué considerar un depósito clandestino de cuerpos.

“Queremos que llegue el momento de ver cuestiones ya más tangibles, es decir, localizaciones de más personas, de todas las maneras. Sabemos, estamos conscientes que muchos murieron, pero también sabemos, por experiencia, que podemos encontrar personas con vida. Entonces queremos que llegue ese momento de resultados. Las familias es lo que quieren, resultados”, exige.

“Va encaminado. Lento, pero va encaminado”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Coronavirus: las pandemias que pusieron al mundo en alerta en la historia reciente (y cómo se contuvieron)

La enfermedad provocada por el nuevo coronavirus, covid-19, ya es considerada por la OMS como una "pandemia". Aquí te contamos otras enfermedades que acabaron poniendo al mundo en alerta el siglo XX y XXI.
Getty Images
13 de marzo, 2020
Comparte

El nuevo coronavirus ya alcanzó el estatus de pandemia, según consideró este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Después de que el número de casos fuera de China, donde se originó, se multiplicara por 13 en dos semanas y en ese periodo los países afectados se triplicaran, la OMS elevó las alarmas.

“Podemos esperar que el número de casos, de fallecimientos y de países afectados aumente” en los próximos días y semanas, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien reconoció estar muy preocupado ante los “alarmantes niveles de inacción”.

La declaración es un mensaje de alerta para gobiernos de todo el mundo, un intento de presionar para que se incrementen las medidas de contención del virus, denominado oficialmente SARS-CoV-2.

Se trata de la primera vez que una epidemia causada por un coronavirus es considerada como pandemia, que según la OMS se define como “la propagación mundial de una nueva enfermedad”.

Síntomas del coronavirus

BBC

Actualmente, el criterio para considerar una enfermedad como pandemia es difuso.

“La OMS tiene un proceso y un criterio para declarar una emergencia de salud pública de preocupación internacional. Eso es lo que pasó con el covid-19 el 30 de enero, pero no hay un mecanismo como tal para las pandemias”, explicó a BBC Mundo Ashley Baldwin, portavoz de la Organización Panamericana de la Salud y la OMS.

Baldwin insiste en que el organismo no “declara” como tal una pandemia, sino que se limita a calificar un brote como pandémico.

En este caso, “para llegar a la decisión de caracterizar el brote como una pandemia, el director general de la OMS realizó consultas exhaustivas internamente y recibió una amplia contribución de una variada gama de expertos”, detalló.

La lacra mundial de otras enfermedades también puede llevar a que sean clasificadas como pandémicas, según la portavoz, que incluye las siguientes:

1- Influenza A (H1N1) – 2009

La última vez que la OMS utilizó la categorización de “pandemia” fue con el brote de la gripe A H1N1 -también llamada en un principio “gripe porcina”- en 2009, la primera vez en cuatro décadas que un nuevo virus de la gripe emergía y desataba una enfermedad a gran escala alrededor del mundo.

El nuevo tipo de influenza A fue identificado por primera vez en Estados Unidos en abril y se propagó rápidamente por ese país y el mundo, según los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC), de EU.

jeringuillas.

Getty Images
La última vez que la OMS consideró una enfermedad como una pandemia fue en el caso del H1N1.

México fue uno de los primeros países en detectar casos, poniendo en alerta a la nación.

El nuevo virus contenía una combinación de “genes de la gripe única, que no habían sido previamente identificados ni en animales ni en personas”, recuerda el organismo.

Al menos una de cada cinco personas en el mundo resultó infectada con el H1N1 durante el primer año de la pandemia (2009-2010), si bien la tasa de mortalidad fue solo del 0,02%, según las conclusiones de un grupo internacional de investigadores publicadas en 2013 en la revista especializada Influenza and Other Respiratory Viruses.

En ese caso, los niños fueron uno de los grupos más afectados, a diferencia de las personas mayores de 65 años, menos vulnerables.

Por primera vez, según destaca la OMS, se desarrolló una vacuna, se produjo y se puso a disposición de múltiples países durante el primer año de la pandemia.

Gente con mascarillas en México.

Getty Images
México fue uno de los primeros países en detectar casos, poniendo en alerta a la nación.

La OMS declaró la gripe del H1N1 como pandemia en junio de 2009, cuando se habían detectado casos en 74 países. Para noviembre de ese mismo año, el número ya había comenzado a caer, pero el organismo internacional no declaró el fin de la epidemia hasta agosto de 2010.

Pese a que la mayoría de casos fueron considerados “leves”, la infección tuvo un número estimado de muertes de entre 100.000 y 400.000 tan solo el primer año de la pandemia, recoge el organismo. Los CDC elevan ese número hasta los casi 600.000 en ese mismo periodo.

Actualmente, es un “virus de la gripe humana habitual y continúa circulando de forma estacional alrededor del mundo”, apuntan desde los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

La declaración de “pandemia” por la OMS le valió algunas críticas, según recogen los medios estadounidenses, pues desde algunos sectores se consideró que generó un nivel de alarma desproporcionado.

2- VIH/sida – 1980

Los primeros casos del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que provoca la enfermedad del sida en las etapas más avanzadas de la infección, se identificaron a principios de la década de los 80 en Estados Unidos y actualmente “sigue siendo uno de los mayores desafíos de salud pública del mundo”, en especial en países de ingresos medios y bajos, según la OMS.

Se estima que, desde que surgió, unas 32 millones de personas han muerto por causas relacionadas con el VIH, 770,000 tan solo en 2018, según la institución.

Unos 37.9 millones de personas vivían con VIH en 2018, de los que 1.7 millones eran niños.

Logo de la lucha contra el VIH/Sida.

Getty Images
El VIH/sida “sigue siendo uno de los mayores desafíos de salud pública del mundo”, según la OMS.

El origen del VIH no está “claro”, recoge la Enciclopedia Británica. No obstante, la publicación apunta a un virus similar hallado en chimpancés y gorilas en África Central.

En el pasado, ese virus, conocido como SIV (virus de inmunodeficiencia en simios), se creía que no era dañino para los chimpancés, pero un grupo de investigadores comprobó que el SIV causaba enfermedades similares al sida en los animales.

Sin embargo, sigue siendo una incógnita cómo la enfermedad cruzó la barrera de las especies. La teoría más extendida es que se contrajo a partir de personas que cazaron o comieron chimpancés infectados, probablemente a finales del siglo XIX o principios del XX, señala la Enciclopedia Británica.

Actualmente, no hay cura para la infección por el VIH, pero sí se ha desarrollado un tratamiento antirretrovírico que permite mantener controlado el virus y prevenir la transmisión a otras personas.

Pastillas tratamiento antirretrovírico.

Getty Images
Pese a que no existe cura, sí hay un tratamiento que permite mantener controlado el virus y prevenir la transmisión a otras personas.

Recientemente, además, se han producido dos casos de personas que se curaron a través de un tratamiento con células madre.

No obstante, los expertos alertan que esta terapia es muy arriesgada y no puede aplicarse de forma genérica para tratar todos los casos de VIH.

3- La gripe “asiática” y de “Hong Kong” – 1957-58 y 1968

En 1957-1958 y en 1968, se produjeron dos pandemias consideradas “leves” por la OMS: la gripe “asiática”, causada por un nuevo virus de la influenza A (H2N2), y la “gripe de Hong Kong”, del virus H3N2.

La OMS calcula que cada una de esas enfermedades causaron entre 1 y hasta 4 millones de muertes en el mundo.

El primero de los casos, el H2N2, se reportó por primera vez en Singapur en febrero de 1957 y en verano ya había llegado al continente americano.

Pruebas médicas en 1957.

Getty Images
En cuestión de pocos meses, el virus llegó a Estados Unidos.

Se cree que se originó en base a una mezcla de cepas de los virus de la gripe aviar y la gripe humana. El rápido desarrollo de una vacuna contra el H2N2 y la disponibilidad de antibióticos para combatir infecciones secundarias limitaron su propagación y la mortalidad de la pandemia.

Tras 10 años de evolución, este virus de gripe “asiática” desapareció, pero dio lugar a un subtipo que acabó provocando una nueva pandemia: la del virus de 1968.

La “gripe de Hong Kong” se originó en China en julio de 1968 y fue altamente contagiosa.

Cartel anunciando restricciones durante el brote de la gripe de 1968.

Getty Images
La gripe de “Hong Kong” se propagó rápidamente.

“En varios meses, llegó a la zona del Canal de Panamá y Estados Unidos, traída por soldados que volvían a sus hogares de Vietnam”, recoge la Enciclopedia Británica.

El virus que causó esta pandemia sigue en circulación en la actualidad y es considerado una de las cepas de gripes estacionales.

4- La influenza de 1918

De las tres pandemias por virus de la influenza ocurridas en el siglo XX, sin duda alguna la más grave fue la de la gripe de 1918, que causó la muerte de entre 20 y 50 millones de personas, más que el número total de muertes civiles y militares durante la Primera Guerra Mundial.

Se considera una de las pandemias más devastadoras de la historia, pues se calcula que acabó afectando a alrededor de 500 millones de personas o un tercio de la población mundial.

Instalaciones de cuarentena durante la influenza de 1918.

Getty Images
La pandemia de la gripe de 1918 fue una de las más devastadoras de la historia.

A pesar de ser conocida como la “gripe española”, los primeros casos se dieron en Estados Unidos y Francia. La razón por la que acabó popularizándose con el nombre de “española” no responde a otra cosa que a la censura de medios de comunicación durante la Gran Guerra, según explica la OMS en su página web.

“Como ambos estaban luchando en la Primera Guerra Mundial, se mantuvo en secreto. España, como era un país neutral, tenía libertad de prensa por lo que fue el primero en reportar la existencia de la pandemia”.

Los historiadores recogen casos de soldados en territorio estadounidense desde 1917, en un país que se movilizaba para la guerra. La publicación especializada National Geographic History publicó un especial en el que detalla cómo un contingente estadounidense desembarcó en Europa en abril de 1918 portando el virus consigo.

“Acababa de llegar la primera oleada de la epidemia”, rememoraba la publicación.

Equipos de la Cruz Roja de St. Louis durante la Primera Guerra Mundial.

Getty Images
El traslado de tropas durante la Primera Guerra Mundial ayudó a la propagación del virus.

Una de las particularidades de esta influenza es que las personas entre los 20 y los 40 años eran especialmente susceptibles a este virus, si bien las razones de ello siguen siendo un misterio. Lo habitual es que las poblaciones más vulnerables a este tipo de virus sean las personas mayores o los niños, o aquellos con problemas de salud anteriores o mujeres embarazadas, precisa la OMS.

“Las teorías sobre el extraño comportamiento de la pandemia de la gripe de 1918 son que las personas de edades avanzadas podían haber tenido anticuerpos de brotes anteriores y que el hacinamiento masivo de soldados durante la Primera Guerra Mundial, especialmente en el transporte de tropas, fue un factor”.

En un momento en el que no había vacuna ni antibióticos para tratar las infecciones secundarias que podían asociarse al virus, los esfuerzos en el mundo para contenerlo se limitaban a intervenciones no farmacéuticas como las cuarentenas, una buena higiene personal, uso de desinfectantes y la limitación de concentraciones públicas, recuerdan los CDS.

Pero esas últimas medidas eran puestas en práctica “de manera irregular”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA&t=37s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts