La Estafa Maestra: Fiscalía se desiste en su acusación contra dos exfuncionarios de Sedatu
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro

La Estafa Maestra: Fiscalía se desiste en su acusación contra dos exfuncionarios de Sedatu

De 6 audiencias iniciadas por casos de La Estafa Maestra, la Fiscalía solo ha logrado vincular a proceso a dos exfuncionarios de Sedesol y Sedatu.
Archivo / Cuartoscuro
20 de mayo, 2019
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) se desistió este lunes de la acusación en contra de dos exfuncionarios de la Secretaría de Desarrollo Agrario (Sedatu), que firmaron convenios con universidades públicas y que presuntamente derivaron en un desvío de 499 millones de pesos a través del esquema de fraude conocido como La Estafa Maestra.

Estos casos se suman a otros dos del pasado mes de abril, en los que la Fiscalía también se desistió de la acusación en contra de otros exfuncionarios de Sedatu, por presuntos desvíos de otros 300 millones de pesos.

Por ahora, en las seis audiencias de seis funcionarios públicos de la Sedesol y la Sedatu implicados en La Estafa Maestra, la Fiscalía solo ha logrado que dos de ellos sean vinculados a proceso: el exsubsecretario de la Sedatu, Enrique González Tiburcio, y el director general de Ordenamiento Territorial, Armando Saldaña.

En estos dos casos, el juez sí encontró elementos suficientes para enjuiciarlos por un presunto delito de contratación indebida.

Los últimos casos que se ‘caen’

En el último caso de este lunes, a las 13 horas debió de llevarse a cabo la audiencia para determinar si se vinculaba o no a proceso a José Antolino Orozco Martínez, exjefe la unidad de Políticas de Planeación de Sedatu; y Marcos Salvador Ibarra Infante, exdirector general de coordinación de delegación también de Sedatu.

Sin embargo, de acuerdo con un documento del Poder Judicial de la Federación al que Animal Político obtuvo acceso, la audiencia no se celebró porque la Fiscalía anunció a las partes que se desistió de la imputación en contra de estos dos exfuncionarios.

El anuncio del desistimiento de la audiencia no significa, por ahora, que el caso de los dos exfuncionarios se haya cerrado totalmente, puesto que la Fiscalía se reservó el derecho de reabrirlo más adelante, tal y como le permite el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Es decir, legalmente, la Fiscalía dejó la puerta abierta para poder rearmar el caso, fortalecer su investigación.

Sobre este punto, cabe recordar que el pasado 6 de mayo el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, informó públicamente que la Fiscalía reestructurará la investigación de La Estafa Maestra como un caso de delincuencia organizada, y no como casos aislados.

Los presuntos desvíos

José Antolino Orozco Martínez y Marcos Salvador Ibarra Infante fueron funcionarios de la Sedatu, cuando Rosario Robles era su titular; y también en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), de igual forma con Robles al frente de esa dependencia.

Orozco Martínez firmó en la Sedatu, entre el 12 y el 16 de octubre de 2015, un convenio por 186 millones 113 mil 400 pesos con la Universidad Politécnica de Chiapas, para que ésta elaborara y le proveyera una serie de estudios, análisis y proyectos.

Sin embargo, la universidad no cumplió con esos servicios y, a través de una violación a la ley de adquisiciones, subcontrató a empresas irregulares o fantasma, que tampoco hicieron los servicios y se quedaron con el dinero, tal y como detectó la Auditoría Superior de la Federación en un informe.

Por ello, la Fiscalía acusaba al exfuncionario José Antolino Orozco de uso indebido de atribuciones y facultades.

Por otro lado Marcos Salvador Ibarra, como director general de coordinación de delegaciones de la Sedatu, firmó cuatro convenios también con la Universidad Politécnica de Chiapas el 13, 15 y 16 de octubre de 2015, y otro con la Universidad Politécnica de Quintana Roo el 31 de diciembre, que suman un monto de 313 millones de pesos.

Según un informe de la Auditoría, ese dinero público también fue a parar, a través de las universidades públicas, y una violación a la ley federal de adquisiciones, a empresas fraudulentas que no dieron servicio alguno.

Estos dos casos en los que la Fiscalía, por el momento, se desistió de las acusaciones, se suman a los de Francisco Javier Báez Álvarez, exdirector de Programación y presupuesto de la Sedatu, y al de Simón León Mojarro, extitular de la Unidad de Coordinación de Delegaciones de la Sedesol.

A inicios del mes de abril pasado, un juez federal determinó que, en ambos casos, la Fiscalía no presentó pruebas suficientes para vincularlos a proceso e iniciar un juicio en su contra, por el presunto desvío de más de 300 millones de pesos en Sedesol y Sedatu, y por uso indebido de atribuciones y ejercicio indebido del servicio público.

El pasado 30 de abril, el diario Reforma publicó que la Fiscalía no impugnará los fallos del juez en esos dos casos.

Los dos vinculados

Los dos únicos casos en los que la Fiscalía logró que se vinculara a proceso son los de Armando Saldaña y Enrique González Tiburcio.

Saldaña fue director general de Ordenamiento Territorial y Atención a Zonas de Riesgo de la Sedatu, y firmó el convenio con la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero en Hidalgo por 185 millones 839 mil 480 pesos, aunque los servicios que no se realizaron.

Denunció que su firma fue falsificada en el documento. Pese a que peritos confirmaron que había irregularidades en la rúbrica, el juez encontró elementos suficientes para vincularlo a proceso por el presunto delito de contratación indebida.

El criterio del juez en el caso de León Mojarro sólo se limitó al análisis del procedimiento administrativo, pero aquí fue distinto y se determinó que sí hay elementos para seguir investigando.

Incluso, Francisco Báez lo acusó directamente de que era el encargado de revisar que los servicios se realizaran, y por eso él había liberado los pagos.

Enrique González Tiburcio tuvo el puesto más alto entre los acusados, era el subsecretario de Ordenamiento Territorial de la Sedatu, subalterno directo de la entonces secretaria Rosario Robles. Igual que Saldaña, su subalterno en la dependencia, también señaló que su firma fue falsificada en uno de los convenios con la Universidad Politécnica Francisco I. Madero.

Sin embargo, el 30 de enero, el exsubsecretario fue vinculado a proceso por la posible comisión del delito de falsificación de declaración, toda vez que el juez federal Orlando Íñiguez determinó que existen pruebas suficientes para considerar que la firma inscrita en el convenio, y que derivó en el presunto desvío de recursos públicos, sí es de “su puño y letra” y no fue falsificada, como había denunciado el exfuncionario.

De acuerdo con su abogado defensor, Julio Hernández Barros, el exfuncionario detectó que su firma fue falsificada a raíz de una solicitud de información del 11 de abril de 2017, cuando un ciudadano pidió el documento que de inicio fue declarado como inexistente, porque no se encontraba en el archivo de la subsecretaría. Luego de que el ciudadano interpuso un recurso de revisión ante el INAI, y los funcionarios de la Sedatu hicieron una búsqueda exhaustiva, localizaron dicho convenio en otra área.

Por ello, la supuesta falsificación de la firma fue denunciada por González Tiburcio ante el Órgano Interno de Control (OIC) de la Sedatu, el 9 de junio de 2017, y horas más tarde realizó una declaración ante la misma instancia. A raíz de esa denuncia es que se inició el proceso en el que ahora Tiburcio resultó vinculado a proceso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

La histórica tormenta invernal en Texas que dejó sin electricidad a estados del norte de México

La tormenta invernal que ha generado un "brote ártico" en Texas no solo ha puesto en emergencia a ese estado de EE.UU. Millones de mexicanos se quedaron sin electricidad ante la falla en el suministro de gas en el norte de México.
Reuters
16 de febrero, 2021
Comparte

El estado de Texas, en el suroeste de EE.UU., está experimentando las temperaturas más frías en más de 30 años.

Algunas regiones en las que normalmente hay un calor desértico, el domingo el termómetro descendió hasta los -18°C. Y las condiciones no mejorarán en los próximos días.

Esto ha generado una emergencia para la población texana, a la que se le ha pedido que permanezcan en lugares seguros.

E inesperadamente, ha dejado a los estados del norte de México sin electricidad.

¿Qué está pasando?

Según el Servicio Meteorológico Nacional estadounidense (NWS, por sus siglas en inglés), la situación se explica por un “brote ártico” procedente de la región fronteriza de EE.UU. y Canadá, el cual trae nieve y la caída de las temperaturas.

Los brotes de aire frío como estos normalmente se mantienen en el Ártico mediante una serie de sistemas de baja presión, dijo el NWS. Sin embargo, este se trasladó a través de Canadá y se extendió a Estados Unidos la semana pasada.

Una nevada en una estación del NSW en Texas

NWS
El Servicio Meteorológico Nacional de EU. compartió imágenes de la nevada en la región de Austin y San Antonio.

Las temperaturas en la ciudad de Dallas, por ejemplo, alcanzan un máximo -10 °C este lunes, con un mínimo de -16°C. Lo normal en esta época del año es 15 °C.

En un comunicado el domingo por la noche, el presidente Joe Biden declaró la emergencia en Texas, lo que autoriza a las agencias públicas a coordinar la ayuda en casos de desastre en el estado.

El operador de la red eléctrica del estado, Ercot, aplicó cortes de energía rotativos desde temprano este lunes para reducir la demanda en el sistema eléctrico.

Las malas condiciones obligaron a la refinería Motiva, la más grande de Texas, a suspender sus operaciones.

También se cancelaron cientos de vuelos hacia y desde el estado.

Odessa, Texas

Reuters
Algunos lugares del estado han registrado las temperaturas más frías en más de 30 años.

Las advertencias meteorológicas para condiciones invernales severas permanecerán en su lugar hasta al menos el martes, cuando el sistema meteorológico comenzará a moverse hacia el norte.

El efecto negativo en México

La tormenta invernal también ha generado un problema para México.

Casi 5 millones de clientes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en los estados de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y Chihuahua, fronterizos con Texas, se han quedado sin electricidad debido a la falta de gas natural para las plantas generadoras.

Y es que Texas suministra el combustible para las centrales eléctricas en esos y otros estados el norte de México, informó la CFE.

Personas en un corredor de un edificio sin luz

Reuters
El corte de electricidad ha afectado tanto a viviendas como edificios públicos en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que, además de la afectación a las líneas de suministro de gas, algunas de las cuales están congeladas, también ha elevado su precio exorbitantemente.

“Ya nosotros estamos tomando medidas, desde hace una semana estamos trabajando en este tema para sustituir, si se necesita, si se requiere, las fuentes de combustibles”, explicó.

Según la CFE, el precio del gas natural aumentó 5.000%, al pasar de US$3 por unidad de volumen a más de US$200. “Y en algunos lugares de la unión americana hasta en US$600”, indicó la empresa estatal.

“Con sus reservas de gas, CFE se encuentra inyectando gas a centrales estratégicas de soporte en Chihuahua y Nuevo León para evitar mayores afectaciones”, expuso la CFE.

Una calle en Monterrey

Reuters
En grandes ciudades, como Monterrey, la falta de semáforos por el corte de electricidad generó problemas viales.

En su reporte de las 14:27 hora local (20:27 GMT) de este lunes, casi 1,6 millones de clientes de la empresa aún permanecían sin servicio.

Este es el segundo apagón masivo de los últimos dos meses que padece el país.

López Obrador aseguró que una falla de este nivel no volvería a suceder, luego de que a finales de diciembre 10,3 millones de usuarios se quedaron sin luz debido a que plantas privadas de energías renovables sufrieron fallas “intermitentes”, según la CFE.

El presidente ha prometido “rescatar” la infraestructura estatal, que considera fue “saqueada” en gobiernos pasados.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=w-HZuhFuLrk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.