close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
De la detención de migrantes al espionaje: Esto es lo que podrá hacer la Guardia Nacional
Estará facultada para realizar detenciones, atender casos de delitos del fuero común, hacer cateos y hasta pedir por su cuenta la intervención de comunicaciones, según lo aprobado por el Senado.
Cuartoscuro
22 de mayo, 2019
Comparte

La Guardia Nacional será una policía civil aunque inicialmente estará conformada en su mayoría – y también a nivel de mando – por militares. Tendrá las capacidades de una policía federal y local juntas pues podrá investigar delitos de ambos fueros pero, además, podrá revisar y detener a migrantes en condición irregular. Estará facultada para realizar aprehensiones, cateos y hasta pedir por su cuenta la intervención de comunicaciones.

Así lo establece la Ley de la Guardia Nacional aprobada este martes por el Senado y que será ratificada esta misma semana por la Cámara de Diputados para que pueda entrar en vigor. La aprobación se dio tras un mes de debate – a puerta cerrada – entre representantes de todas las fuerzas políticas de la Cámara Alta.

La norma aprobada establece que los elementos de policía militar y naval que sean transferidos a esta nueva fuerza deberán cumplir con control de confianza pero, a su vez, da un plazo de hasta dos años para satisfacer este requisito. Se eliminó la necesidad de que tengan que pedir licencia pero se establece que deberán separase de sus funciones en las Fuerzas Armadas.

Lee: Crean nuevo esquema de control de confianza para elementos de la Guardia Nacional

A continuación Animal Político presenta estos y otros puntos clave de la Ley de Guardia Nacional que según lo señalado por los senadores modificaron en más de un 70% las iniciativas originales enviadas por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué es la Guardia Nacional?

La ley define a la Guardia literalmente como “una institución de seguridad pública, de carácter civil, disciplinada y profesional” adscrita como órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Se trata de una adscripción similar a la que tiene actualmente la Policía Federal.

Además establece que esta debe regirse por los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez, y respeto a los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales firmados por México.

¿Qué delitos atenderá?

Todos. Si bien el artículo 24 de la norma establece que la Guardia atenderá los ilícitos del fuero federal (como crimen organizado o lavado de dinero), se añade que también podrá atender delitos del fuero común (como robo u homicidios) cuando un entidad o municipio así lo requiera y se firme el convenio correspondiente.

Lee: Guardia nacional inicia en municipios de Veracruz, Oaxaca, Quintana Roo y Baja California

¿Es una policía preventiva o una de investigación?

Ambas. La ley establece que la Guardia es una fuerza de seguridad pública lo que le da facultades de prevención y patrullaje. Pero además puede investigar la comisión de delitos bajo la conducción del Ministerio Público, como lo hacen las policías ministeriales.

¿Quiénes la conformarán? ¿Militares o civiles?

Inicialmente, y como ya se había adelantado desde la reforma constitucional, la Guardia Nacional es una policía de corte civil sin embargo, mientras conforma su propio estado de fuerza, arrancará con elementos que sean transferidos desde las fuerzas armadas (policías militares y navales) así como de la Policía Federal.

Incluso los mandos operativos serán inicialmente militares como lo establece el artículo tercero transitorio al señalar y condicionar que, mientras la Guardia desarrolla su propia fuerza, sus comandantes superiores e intermedios deberán tener de 20 a 30 años de experiencia y provenir de las policías militar y naval.

¿Por qué militares en activo pueden estar en la Guardia Nacional? Esta fue la negociación

¿Quiénes son sus jefes?

El jefe máximo de la Guardia Nacional es el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, quien realizará labores de supervisión y dirección, así como de elaboración de sus planes y estrategia.

En tanto el mando operativo recaerá en un comandante que designará el presidente (nombramiento que ya hizo en la figura del general en proceso de retiro Luis Rodríguez Bucio). El comandante será el responsable de “coordinar, administrar y capacitar” a la nueva fuerza.

Lee: Ellos son los militares que comandarán la Guardia Nacional

También se contempla la llamada Coordinación Operativa Interinstitucional conformada por un representante del Ejército, uno de la Marina y un civil de la Secretaría de Seguridad. Su función es coordinar y coadyuvar la colaboración entre dependencias. Los titulares de dicha coordinación ya fueron nombrados por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Requisitos de ingreso y control de confianza obligatorio

El artículo 25 establece los requisitos para ingresar a la Guardia Nacional. Entre otros se necesita ser mexicano de nacimiento, no contar con antecedentes penales, no haber sido separado o removido de otra corporación de seguridad, ser civil o, en el caso de los elementos transferidos de las fuerzas armadas, estar separado de esas funciones.

Y se recalca que para el ingreso y alta como elemento en activo de la Guardia Nacional se requiere el Certificado Único Policial el cual, a su vez, requiere superar el proceso de evaluaciones de control de confianza (exámenes de polígrafo, conocimientos, toxicológico, entre otros).

Lee también: No es necesario que mandos militares pidan licencia para integrarse a la Guardia Nacional: Durazo

Pero con dos años de tolerancia a militares

Aunque en los artículos transitorios se establece que los elementos de Policía militar y naval asignados a la Guardia Nacional deben cumplir con todos los requisitos que marca la ley incluyendo superar el proceso de control de confianza, también autoriza un plazo de hasta dos años para que esto se concrete.

“Atendiendo la gradualidad de la conformación de la Guardia Nacional, de manera progresiva y en un plazo máximo de dos años a partir de la entrada en vigor de este Decreto, los centros de evaluación y control de confianza deberán practicar las evaluaciones a quienes hayan sido asignados para la conformación del cuerpo policial, a efecto de contar con el certificado a que se refiere el artículo 21 de la Constitución” indica el artículo cuarto transitorio.

Senadores que participaron en la redacción de la ley explicaron a Animal Político que esto no exime a los elementos de las fuerzas armadas de someterse a los controles, sin embargo, se abre un periodo para que ello se concrete dado que la Guardia arrancara con más de 50 mil efectivos transferidos de Ejército y Marina, y no existe capacidad instalada para evaluar a miles de elementos en pocos días.

Los legisladores dicen que – además – se da por sentado la “confiabilidad” de los militares transferidos en un inicio, hecho que ya había sido adelantado por el secretario de Seguridad Alfonso Durazo en esta entrevista con Animal Político.

Lee: ONU vigilará que Guardia Nacional respete los derechos humanos

¿Y la licencia de los militares para ir a la Guardia?

Ya no será necesaria. Aunque en el apartado de consideraciones de la reforma constitucional, aprobada en marzo pasado, se advertía la necesidad de que la ley de la Guardia contemplara que los efectivos de las fuerzas armadas deben pedir licencia para ir a la nueva fuerza, esto ya no fue incluido en la ley.

¿La razón? De acuerdo con los senadores que participaron en la mesa de trabajo la obligación de pedir licencia podía perjudicar las prestaciones sociales a que tienen derecho los militares transferidos.

En su lugar se estableció el término “funcionalmente separados de su institución de origen” que según los legisladores acota con mayor claridad la separación de los policías militares y navales de su trabajo en las fuerzas armadas.

Lo que si recalca la ley es que el fuero de la Guardia Nacional es civil y a él se sujetarán todos sus integrantes.

Lee: El Ejército presenta los uniformes que usarán los elementos de la Guardia Nacional

Detenciones, cateo y espionaje

La ley faculta a la Guardia Nacional a realizar todas las funciones que constitucionalmente puede llevar a cabo una fuerza policial, tanto preventiva como de investigación.

Es decir, puede realizar detenciones en flagrancias o cumplir órdenes de aprehensión a petición del Ministerio Público. También puede cumplir órdenes ministeriales y judiciales, ya sea de inspección, cateo o hasta intervención de comunicaciones privadas.

Pero además el artículo 100 faculta a la nueva fuerza a pedir por su cuenta a un juez hacer labores de espionaje.

“La Guardia Nacional podrá solicitar la intervención de comunicaciones. La autorización judicial correspondiente podrá otorgarse a solicitud del Comandante o del titular de la Jefatura General de Coordinación Policial, cuando se constatare la existencia de indicios suficientes que acrediten que se está organizando la comisión de los delitos”, dice el artículo.

En tanto el artículo 103 detalla una lista de más de 25 tipos de delitos en los que esto puede llevarse a cabo y que van desde el lavado de dinero y crimen organizado, hasta homicidios, secuestros o tráfico de personas.

Además la norma establece que la nueva fuerza podrá realizar operaciones encubiertas y hacerse de informadores.

¿Podrá revisar y detener a migrantes?

Sí. Entre las funciones de la Guardia descritas en el artículo 9 de su ley se establece que la fuerza podrá realizar – en coordinación con el Instituto Nacional de Migración – la inspección de documentos migratorios de extranjeros que ingresen al país y “en su caso proceder a presentar a los que se encuentren en situación irregular”.

“Apoyar el aseguramiento que realice el Instituto Nacional de Migración, y a petición del mismo resguardar las estaciones migratorias y a los extranjeros que en ellas se encuentren” agrega la ley.

¿Estados deberán pagar por apoyo? Excepcionalmente sí

Uno de los puntos más controvertidos de la iniciativa original del gobierno era que se contemplaba que estados y municipios tenían que financiar la presencia y operación de la Guardia Nacional si la requerían. El presidente López Obrador llegó a negar que esto fuera cierto, y después dijo que sería removido.

La ley aprobada modificó esta redacción y establece que es la federación la que debe costear el funcionamiento de la Guardia aunque “excepcionalmente” sí puede haber un pago de gobiernos locales.

“Excepcionalmente, los convenios de colaboración que se suscriban entre la Secretaría y las entidades federativas o municipios contendrán las aportaciones que, en su caso, deberán hacer éstos cuando la Guardia Nacional realice tareas de seguridad pública de competencia local”, señala el artículo 92.

Confirmado: fin de la Policía Federal

Lo que la ley mantuvo de la iniciativa de gobierno es que en un plazo máximo de 18 meses a partir de la entrada en vigor de esta norma, la Policía Federal deberá quedar desmantelada, y todos sus recursos humanos y materiales transferidos a la Guardia Nacional. Sus funciones y tareas serán asumidas por la nueva fuerza.

La ley contempla además que la Guardia tendrá “unidades especializadas” que no se definen, pero que de acuerdo con autoridades podrían ser similares a las divisiones que tiene actualmente Policía Federal como la Científica o de Inteligencia. Ello daría un espacio a que personal especializado tenga lugar en la Guardia.

¿Cómo vigilará el Senado a la Guardia?

Con un informe. El artículo 97 establece que el gobierno federal deberá presentar anualmente al Senado un informe con las acciones emprendidas por la nueva fuerza, así como sus elementos desplegados, los nombramientos realizados, entre otros.

¿Qué armas usarán?

Las que permite la ley de uso de la fuerza de la fuerza y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos para las corporaciones de policía. Pero el artículo 54 añade además que la Guardia Nacional “tendrá un sistema de información que permita conocer en todo momento el armamento y las municiones que se encuentren en posesión de cada uno de sus integrantes”

Delitos de hasta 60 años de prisión

Otra cuestión que se mantuvo es un amplio catálogo de delitos en los cuales podrán incurrir elementos de la Guardia Nacional y que serán sancionados con penas graves.

Po ejemplo se contempla que por vínculos con delitos relacionados con delincuencia organizada, los elementos de la Guardia podrían alcanzar penas de hasta 60 años de cárcel mientras que ilícitos como insubordinaciones podrían alcanzar hasta 20 años de prisión.

Doble régimen social: ISSSTE e ISSFAM

Los artículos transitorios de la ley indican que los elementos de Policía Federal transferidos a la Guardia continuaran recibiendo sus prestaciones bajo el régimen del ISSSTE, pero los militares transferidos continuaran con su régimen social tal cual lo tienen, es decir, ante el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas.

Según especialistas esto podría originar un conflicto laboral y demandas de amparo debido al doble régimen de elementos en la misma corporación.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
HBO
Game of Thrones: ¿arruinó su final una de las series de televisión más exitosas de la historia?
El último episodio (el tercero de seis) sorprendió a los fanáticos al mostrar su batalla culminante y deshacerse del mítico enemigo del mundo. ¿Puede ser que los creadores del programa arruinaran el final de la historia?
HBO
3 de mayo, 2019
Comparte

“Winter is coming” o “El invierno está llegando”. Esta ha sido una frase repetida entre los fanáticos de “Juego de Tronos”. Y en ella se les recuerda la amenaza de un norte congelado desde que comenzó la exitosa serie de televisión en 2011.

Ese fue el punto central de los libros que inspiró la serie de televisión: “Una canción de hielo y fuego”, una lucha titánica entre los vivos y los muertos, la luz y la oscuridad.

*Advertencia: este artículo contiene “spoilers” sobre la temporada 8 de “Juego de Tronos”.

Ese momento llega por fin en el episodio 3 de la última temporada, en la forma de una épica batalla con el mal encarnado en el Rey de la Noche y su ejército de Caminantes Blancos (White Walkers).

Y resultó ser… bueno, no tan malo en realidad.

Pudo ser capaz de levantar a los muertos, convertir a un dragón que escupe fuego para que pueda correr sobre hielo y derribar una pared de 200 metros de altura que había existido durante milenios, pero no pudo superar las habilidades con la daga de una única (aunque muy bien entrenada) persona.

Y a la temporada aún le quedan tres episodios.

Al mostrar demasiado pronto la batalla clave entre el bien y el mal y matar al villano principal a un precio tan bajo, ¿puede ser que los dos hombres detrás del proyecto, David Benioff y D. B. Weiss, arruinaran el final de una de las series más vistas de la historia de la televisión?

El hielo se encuentra con el fuego y se derrite

El último episodio, titulado “La larga noche”, muestra a las asediadas fuerzas de la humanidad enfrentarse a la extinción cuando están rodeadas en su castillo por las fuerzas mágicas del Rey de la Noche.

Justo cuando parecía que todo estaba perdido, aparece de la penumbra la heroína Arya Stark para asesinar al Rey, que se había convertido en la mayor amenaza desde la cuarta temporada.

El golpe mortal de Arya nos robó a un personaje principal. Y para muchos fanáticos, eliminó toda la razón de ser de la serie de televisión y de los libros: la lucha catastrófica entre el hielo y el fuego.

Ni siquiera pudimos ver al Rey de la Noche desenfundar su temible arma, una espada atada a su espalda.

¿Por qué es esto tan sorprendente?

“Juego de Tronos” es famosa por matar a sus personajes principales. Al final de la primera temporada, nuestro héroe, el parangón de la virtud (y fatalmente estúpido) Ned Stark, fue ejecutado por un verdugo.

Pero el Rey de la Noche era el mejor malo. Nos habían enseñado a tenerle miedo y a temer la llegada del largo invierno que él representaba.

Una y otra vez, los personajes más sabios nos recordaron que las insignificantes cosas de la humanidad no eran importantes en comparación con la lucha por la supervivencia.

Numerosas tramas giraban a su alrededor: todo lo que había en el Muro hacia el Norte, la vida entera de Bran, todo lo que Melisandre, la Sacerdotisa Roja del Señor de la Luz, dijo alguna vez… todo estaba diseñado para recordarnos qué malvado era este tipo.

Desde la primera escena en el primer episodio, cuando un Caminante Blanco corta la cabeza de un débil adversario humano, se nos enseña que el enemigo es mucho más grande y malvado y que viene por nosotros.

Ahora el Rey de la Noche está muerto, su ejército se ha desintegrado y aún nos quedan tres episodios completos.

Todo lo que queda por decidir es quién se sentará en un trono mal diseñado por al menos cinco años, hasta que el próximo Kingslayer (Matarreyes) lo elimine.

Puntos por resolver

Pero aún quedan muchos puntos por resolver, y todavía tenemos una villana mucho más humana en la reina Cersei Lannister, en gran medida la Lady Macbeth de la saga.

Ella y su incestuoso amante y hermano Jaime seguramente deberán tener un ajuste de cuentas, después de que él la abandonó y reveló sus planes a sus enemigos en Invernalia. Y que se puede convertir en un trío si se incluye a su hermano Tyrion Lannister. Cersei quiere vengarse de él por haber matado a su padre con una ballesta.

Tyrion está siendo perseguido por su antiguo ejecutor Bronn, armado con la misma ballesta. Esto sale directamente del manual de Chéjov: el dramaturgo ruso dijo que si dices en el primer acto que hay un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercer acto debería desaparecer si no va a dispararse, y la ballesta la vimos muchas veces.

“Juego de Tronos” aún no ha disparado esa ballesta.

Y hay otras peleas personales para atormentarnos. Podría esperarse que el renegado de “El Perro” se encuentre con su hermano no-muerto, “La Montaña”, quien le quemó la mitad de su cara en una infancia bastante difícil.

Y, en última instancia, el heroico Jon Snow y su amante -y posiblemente tía- Daenerys Targaryen deben decidir si van a intentarlo como pareja (los Targaryan no tienen ningún tabú con el incesto) o descartar quién es el verdadero heredero del Trono de Hierro.

La “Canción de Hielo y Fuego” puede haber terminado, pero “Juego de Tronos” todavía está pie y muy encendido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=BmR2nHqIzTI

https://www.youtube.com/watch?v=0V3g2-HfkNY

DO NOT DELETE OR TRANSLATE! Digihub tracker for

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.