De la detención de migrantes al espionaje: Esto es lo que podrá hacer la Guardia Nacional
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

De la detención de migrantes al espionaje: Esto es lo que podrá hacer la Guardia Nacional

Estará facultada para realizar detenciones, atender casos de delitos del fuero común, hacer cateos y hasta pedir por su cuenta la intervención de comunicaciones, según lo aprobado por el Senado.
Cuartoscuro
22 de mayo, 2019
Comparte

La Guardia Nacional será una policía civil aunque inicialmente estará conformada en su mayoría – y también a nivel de mando – por militares. Tendrá las capacidades de una policía federal y local juntas pues podrá investigar delitos de ambos fueros pero, además, podrá revisar y detener a migrantes en condición irregular. Estará facultada para realizar aprehensiones, cateos y hasta pedir por su cuenta la intervención de comunicaciones.

Así lo establece la Ley de la Guardia Nacional aprobada este martes por el Senado y que será ratificada esta misma semana por la Cámara de Diputados para que pueda entrar en vigor. La aprobación se dio tras un mes de debate – a puerta cerrada – entre representantes de todas las fuerzas políticas de la Cámara Alta.

La norma aprobada establece que los elementos de policía militar y naval que sean transferidos a esta nueva fuerza deberán cumplir con control de confianza pero, a su vez, da un plazo de hasta dos años para satisfacer este requisito. Se eliminó la necesidad de que tengan que pedir licencia pero se establece que deberán separase de sus funciones en las Fuerzas Armadas.

Lee: Crean nuevo esquema de control de confianza para elementos de la Guardia Nacional

A continuación Animal Político presenta estos y otros puntos clave de la Ley de Guardia Nacional que según lo señalado por los senadores modificaron en más de un 70% las iniciativas originales enviadas por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué es la Guardia Nacional?

La ley define a la Guardia literalmente como “una institución de seguridad pública, de carácter civil, disciplinada y profesional” adscrita como órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Se trata de una adscripción similar a la que tiene actualmente la Policía Federal.

Además establece que esta debe regirse por los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez, y respeto a los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales firmados por México.

¿Qué delitos atenderá?

Todos. Si bien el artículo 24 de la norma establece que la Guardia atenderá los ilícitos del fuero federal (como crimen organizado o lavado de dinero), se añade que también podrá atender delitos del fuero común (como robo u homicidios) cuando un entidad o municipio así lo requiera y se firme el convenio correspondiente.

Lee: Guardia nacional inicia en municipios de Veracruz, Oaxaca, Quintana Roo y Baja California

¿Es una policía preventiva o una de investigación?

Ambas. La ley establece que la Guardia es una fuerza de seguridad pública lo que le da facultades de prevención y patrullaje. Pero además puede investigar la comisión de delitos bajo la conducción del Ministerio Público, como lo hacen las policías ministeriales.

¿Quiénes la conformarán? ¿Militares o civiles?

Inicialmente, y como ya se había adelantado desde la reforma constitucional, la Guardia Nacional es una policía de corte civil sin embargo, mientras conforma su propio estado de fuerza, arrancará con elementos que sean transferidos desde las fuerzas armadas (policías militares y navales) así como de la Policía Federal.

Incluso los mandos operativos serán inicialmente militares como lo establece el artículo tercero transitorio al señalar y condicionar que, mientras la Guardia desarrolla su propia fuerza, sus comandantes superiores e intermedios deberán tener de 20 a 30 años de experiencia y provenir de las policías militar y naval.

¿Por qué militares en activo pueden estar en la Guardia Nacional? Esta fue la negociación

¿Quiénes son sus jefes?

El jefe máximo de la Guardia Nacional es el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, quien realizará labores de supervisión y dirección, así como de elaboración de sus planes y estrategia.

En tanto el mando operativo recaerá en un comandante que designará el presidente (nombramiento que ya hizo en la figura del general en proceso de retiro Luis Rodríguez Bucio). El comandante será el responsable de “coordinar, administrar y capacitar” a la nueva fuerza.

Lee: Ellos son los militares que comandarán la Guardia Nacional

También se contempla la llamada Coordinación Operativa Interinstitucional conformada por un representante del Ejército, uno de la Marina y un civil de la Secretaría de Seguridad. Su función es coordinar y coadyuvar la colaboración entre dependencias. Los titulares de dicha coordinación ya fueron nombrados por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Requisitos de ingreso y control de confianza obligatorio

El artículo 25 establece los requisitos para ingresar a la Guardia Nacional. Entre otros se necesita ser mexicano de nacimiento, no contar con antecedentes penales, no haber sido separado o removido de otra corporación de seguridad, ser civil o, en el caso de los elementos transferidos de las fuerzas armadas, estar separado de esas funciones.

Y se recalca que para el ingreso y alta como elemento en activo de la Guardia Nacional se requiere el Certificado Único Policial el cual, a su vez, requiere superar el proceso de evaluaciones de control de confianza (exámenes de polígrafo, conocimientos, toxicológico, entre otros).

Lee también: No es necesario que mandos militares pidan licencia para integrarse a la Guardia Nacional: Durazo

Pero con dos años de tolerancia a militares

Aunque en los artículos transitorios se establece que los elementos de Policía militar y naval asignados a la Guardia Nacional deben cumplir con todos los requisitos que marca la ley incluyendo superar el proceso de control de confianza, también autoriza un plazo de hasta dos años para que esto se concrete.

“Atendiendo la gradualidad de la conformación de la Guardia Nacional, de manera progresiva y en un plazo máximo de dos años a partir de la entrada en vigor de este Decreto, los centros de evaluación y control de confianza deberán practicar las evaluaciones a quienes hayan sido asignados para la conformación del cuerpo policial, a efecto de contar con el certificado a que se refiere el artículo 21 de la Constitución” indica el artículo cuarto transitorio.

Senadores que participaron en la redacción de la ley explicaron a Animal Político que esto no exime a los elementos de las fuerzas armadas de someterse a los controles, sin embargo, se abre un periodo para que ello se concrete dado que la Guardia arrancara con más de 50 mil efectivos transferidos de Ejército y Marina, y no existe capacidad instalada para evaluar a miles de elementos en pocos días.

Los legisladores dicen que – además – se da por sentado la “confiabilidad” de los militares transferidos en un inicio, hecho que ya había sido adelantado por el secretario de Seguridad Alfonso Durazo en esta entrevista con Animal Político.

Lee: ONU vigilará que Guardia Nacional respete los derechos humanos

¿Y la licencia de los militares para ir a la Guardia?

Ya no será necesaria. Aunque en el apartado de consideraciones de la reforma constitucional, aprobada en marzo pasado, se advertía la necesidad de que la ley de la Guardia contemplara que los efectivos de las fuerzas armadas deben pedir licencia para ir a la nueva fuerza, esto ya no fue incluido en la ley.

¿La razón? De acuerdo con los senadores que participaron en la mesa de trabajo la obligación de pedir licencia podía perjudicar las prestaciones sociales a que tienen derecho los militares transferidos.

En su lugar se estableció el término “funcionalmente separados de su institución de origen” que según los legisladores acota con mayor claridad la separación de los policías militares y navales de su trabajo en las fuerzas armadas.

Lo que si recalca la ley es que el fuero de la Guardia Nacional es civil y a él se sujetarán todos sus integrantes.

Lee: El Ejército presenta los uniformes que usarán los elementos de la Guardia Nacional

Detenciones, cateo y espionaje

La ley faculta a la Guardia Nacional a realizar todas las funciones que constitucionalmente puede llevar a cabo una fuerza policial, tanto preventiva como de investigación.

Es decir, puede realizar detenciones en flagrancias o cumplir órdenes de aprehensión a petición del Ministerio Público. También puede cumplir órdenes ministeriales y judiciales, ya sea de inspección, cateo o hasta intervención de comunicaciones privadas.

Pero además el artículo 100 faculta a la nueva fuerza a pedir por su cuenta a un juez hacer labores de espionaje.

“La Guardia Nacional podrá solicitar la intervención de comunicaciones. La autorización judicial correspondiente podrá otorgarse a solicitud del Comandante o del titular de la Jefatura General de Coordinación Policial, cuando se constatare la existencia de indicios suficientes que acrediten que se está organizando la comisión de los delitos”, dice el artículo.

En tanto el artículo 103 detalla una lista de más de 25 tipos de delitos en los que esto puede llevarse a cabo y que van desde el lavado de dinero y crimen organizado, hasta homicidios, secuestros o tráfico de personas.

Además la norma establece que la nueva fuerza podrá realizar operaciones encubiertas y hacerse de informadores.

¿Podrá revisar y detener a migrantes?

Sí. Entre las funciones de la Guardia descritas en el artículo 9 de su ley se establece que la fuerza podrá realizar – en coordinación con el Instituto Nacional de Migración – la inspección de documentos migratorios de extranjeros que ingresen al país y “en su caso proceder a presentar a los que se encuentren en situación irregular”.

“Apoyar el aseguramiento que realice el Instituto Nacional de Migración, y a petición del mismo resguardar las estaciones migratorias y a los extranjeros que en ellas se encuentren” agrega la ley.

¿Estados deberán pagar por apoyo? Excepcionalmente sí

Uno de los puntos más controvertidos de la iniciativa original del gobierno era que se contemplaba que estados y municipios tenían que financiar la presencia y operación de la Guardia Nacional si la requerían. El presidente López Obrador llegó a negar que esto fuera cierto, y después dijo que sería removido.

La ley aprobada modificó esta redacción y establece que es la federación la que debe costear el funcionamiento de la Guardia aunque “excepcionalmente” sí puede haber un pago de gobiernos locales.

“Excepcionalmente, los convenios de colaboración que se suscriban entre la Secretaría y las entidades federativas o municipios contendrán las aportaciones que, en su caso, deberán hacer éstos cuando la Guardia Nacional realice tareas de seguridad pública de competencia local”, señala el artículo 92.

Confirmado: fin de la Policía Federal

Lo que la ley mantuvo de la iniciativa de gobierno es que en un plazo máximo de 18 meses a partir de la entrada en vigor de esta norma, la Policía Federal deberá quedar desmantelada, y todos sus recursos humanos y materiales transferidos a la Guardia Nacional. Sus funciones y tareas serán asumidas por la nueva fuerza.

La ley contempla además que la Guardia tendrá “unidades especializadas” que no se definen, pero que de acuerdo con autoridades podrían ser similares a las divisiones que tiene actualmente Policía Federal como la Científica o de Inteligencia. Ello daría un espacio a que personal especializado tenga lugar en la Guardia.

¿Cómo vigilará el Senado a la Guardia?

Con un informe. El artículo 97 establece que el gobierno federal deberá presentar anualmente al Senado un informe con las acciones emprendidas por la nueva fuerza, así como sus elementos desplegados, los nombramientos realizados, entre otros.

¿Qué armas usarán?

Las que permite la ley de uso de la fuerza de la fuerza y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos para las corporaciones de policía. Pero el artículo 54 añade además que la Guardia Nacional “tendrá un sistema de información que permita conocer en todo momento el armamento y las municiones que se encuentren en posesión de cada uno de sus integrantes”

Delitos de hasta 60 años de prisión

Otra cuestión que se mantuvo es un amplio catálogo de delitos en los cuales podrán incurrir elementos de la Guardia Nacional y que serán sancionados con penas graves.

Po ejemplo se contempla que por vínculos con delitos relacionados con delincuencia organizada, los elementos de la Guardia podrían alcanzar penas de hasta 60 años de cárcel mientras que ilícitos como insubordinaciones podrían alcanzar hasta 20 años de prisión.

Doble régimen social: ISSSTE e ISSFAM

Los artículos transitorios de la ley indican que los elementos de Policía Federal transferidos a la Guardia continuaran recibiendo sus prestaciones bajo el régimen del ISSSTE, pero los militares transferidos continuaran con su régimen social tal cual lo tienen, es decir, ante el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas.

Según especialistas esto podría originar un conflicto laboral y demandas de amparo debido al doble régimen de elementos en la misma corporación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la regla del 10-4 propuesta por científicos para reabrir la economía y aprovechar un punto débil del COVID

Gobiernos de todo el mundo se enfrentan al dilema de cómo reabrir su economía sin arriesgarse a que los contagios de coronavirus repunten. Un grupo de científicos israelíes propone una solución.
Getty Images
13 de mayo, 2020
Comparte

Es un dilema al que ahora se enfrentan muchos gobiernos: ¿cómo reabrir la economía sin arriesgarse a un repunte de contagios de coronavirus?

Muchos países están poco a poco levantando las duras medidas restrictivas que tuvieron que imponer para combatir el COVID-19. En algunos casos, como España e Italia, dos de los países más afectados por la actual pandemia, se impuso el cierre total de la economía.

Pero en otros que están reabriendo sus economías se ha registrado un repunte en el número de casos de coronavirus. Ocurre por ejemplo en Corea del Sur, que ha tenido que volver a cerrar bares y locales de ocio nocturno, y en Alemania.

Pero mantener la economía cerrada para evitar los contagios también puede tener un efecto devastador para los países y las personas.

Para solucionar este dilema, un grupo de científicos del Instituto Weizmann de Israel propone un modelo cíclico 10-4 (10 días de cuarentena y 4 de trabajo). ¿En qué consiste exactamente?

Aprovechar el punto débil del virus

Los investigadores del Instituto Weizmann desarrollaron un modelo matemático que propone que las personas trabajen en ciclos de dos semanas, con 10 días en cuarentena y 4 yendo al trabajo o a la escuela.

Gente en un parque.

Getty Images
Este modelo debe combinarse con otras medidas, como la distancia social.

“Es un modelo que alterna entre cuarentena y trabajo/escuela, un camino intermedio que ofrece un equilibrio entre salud y economía”, le dice a BBC Mundo Uri Alon, profesor de Biología Computacional y de Sistemas y uno de los investigadores que desarrolló este modelo.

La idea es que en una misma casa, padres e hijos salgan los mismos días a trabajar y a la escuela.

“Es predecible y equitativo, por lo que puede llevarse a cabo durante meses hasta que tengamos una vacuna, tratamiento u otra solución, y mientras la economía puede tener una producción casi continua en turnos”, agrega Alon.

El modelo básicamente se aprovecha de una debilidad del coronavirus: su período de latencia, es decir, el retraso promedio de tres días entre el momento en que una persona se infecta y el momento en que puede contagiar a otros.

“Sabemos que cuando una persona se infecta, tiene un período de latencia de tres días antes de tener síntomas y poder contagiar a otro”, explican los investigadores en su estudio.

Así, este modelo cíclico funciona de la siguiente manera: si una persona se contagia en sus días de trabajo, estará dentro de su período de latencia, y solo alcanzará el pico de la infección en casa, durante los días de cuarentena, cuando no entra en contacto con tanta gente.

Por supuesto, si una persona presenta síntomas, tendrá que permanecer en cuarentena.

El número mágico

En ese punto entra algo que se considera clave en los contagios de coronavirus: el número de reproducción básico o R0.

El R0 es el número de personas a las que un individuo puede pasar un virus, en promedio, suponiendo que nadie es inmune y que la gente no cambia su comportamiento para evitar enfermarse. Es decir, mide la capacidad del virus para propagarse.

Si el número de reproducción es mayor a 1, entonces la cantidad de casos aumenta exponencialmente.

La meta de los gobiernos en todo el mundo ha sido llevar el número de reproducción a menos de 1.

El R0 del coronavirus es aproximadamente 3. Lo que significa que una persona infectada contagia naturalmente a otras tres en promedio.

Getty Images
El R0 del coronavirus es aproximadamente 3. Lo que significa que una persona infectada contagia naturalmente a otras tres en promedio.

Y según los modelos matemáticos desarrollados por los investigadores israelíes, la regla 10-4, que restringe la habilidad del virus de infectar a mucha gente, mantiene ese número por debajo de 1.

El profesor Alon explica que es un modelo que debe formar parte de una estrategia más amplia para salir de la cuarentena, y “debe combinarse con otras medidas, como el uso de mascarillas, distancia física, realización de pruebas y protección de grupos de riesgo”.

Ventajas y desventajas

Además de permitir el regreso al trabajo a millones de personas -y obtener ingresos- y reabrir la economía, según los investigadores del Instituto Weizman la regla del 10-4 tiene la ventaja de que reduce el número de personas en los lugares de trabajo, en las escuelas, y también en el transporte público.

Personas en el metro.

Getty
Aplicando el modelo del 10-4 también se observaría menos densidad en el transporte público.

Esa es la lógica precisamente del gobierno de Austria para reabrir sus escuelas primarias a partir del lunes 18 de mayo. Los estudiantes austríacos se dividirán en dos grupos y cada uno de ellos asistirá a clase 5 días cada dos semanas, para tener menos alumnos por clase.

El país centroeuropeo ha sido uno de los más exitosos a la hora de contener la pandemia.

El modelo 10-4, además, puede aplicarse a cualquier escala: una escuela, una fábrica, una ciudad, o un estado.

“Es aplicable a cualquier lugar donde la cuarentena se pueda ejecutar de manera efectiva, y no requiere de una gran capacidad para hacer tests, que, lamentablemente, es lo que ocurre en la mayoría de la población”, explica Alon.

Sin embargo, reconoce el investigador, hay sectores para los que, aunque se siga este modelo, la reapertura es mucho más difícil.

“Sectores como clubes nocturnos y grandes eventos probablemente no podrán regresar al principio, y los restaurantes y hoteles necesitarán hacer grandes ajustes”.

Mientras, los gobiernos de todo el mundo estudian fórmulas para mantener el equilibrio entre retomar la actividad económica y controlar el número de contagios.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HJFAoUU2alE

https://www.youtube.com/watch?v=QBv7nudMSpc&t=30s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.