close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Hacienda frenó casi 1,400 mdp para el IMSS, la razón por la que renunció Germán Martínez

Los rubros en los que Hacienda no liberó recursos fueron servicios de atención, obras y el pago de salarios de delegados del instituto.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán e Itxaro Arteta
22 de mayo, 2019
Comparte

La Secretaría de Hacienda frenó la entrega de mil 363 millones de pesos destinados a medicinas y a la mejora en los servicios de atención médica para los más marginados del país, lo que finalmente detonó la renuncia del director del IMSS, Germán Martínez Cázares, este martes.

Pero además, Hacienda detuvo el pago del salario de los delegados del IMSS en los estados, así como los recursos para el avance de las obras del Instituto y los pagos urgentes para saldar los adeudos a proveedores.

Lee: Sindicato del IMSS da respaldo a AMLO pero le pide atender las carencias en hospitales

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo durante su conferencia matutina que no hay retención para el IMSS, que el dinero sí se transfirió, aunque, señaló que revisará los datos de los informes trimestrales de Hacienda.

“No hay retención. Hay que aclararlo, se están transfiriendo todos los fondos (…) Vamos a aclararlo”, respondió.

Sin embargo documentos obtenidos por Animal Político muestran otra situación.

En el caso de los mil 363 millones de pesos, en los últimos tres meses Hacienda ignoró las solicitudes del exdirector para liberar los recursos para el Programa IMSS Bienestar y para el programa de Fortalecimiento a la Salud, como muestra un oficio del 22 de marzo dirigido al secretario de Salud, Jorge Alcocer, en el que el ahora extitular del IMSS, Germán Martínez, pedía que le indicara la forma de acceder a los recursos del programa IMSS Bienestar, que atiende a 6.1 millones de familias en las zonas urbanas y rurales más marginadas de 28 entidades.

Dicho oficio, obtenido por este medio, se sumaba a otro documento enviado el 25 de febrero pasado donde solicitaba lo mismo: saber el “proceso para la gestión y transferencia de los recursos presupuestarios”, por lo que también incluía en la comunicación al titular de Hacienda, Carlos Urzúa.

Los reportes oficiales de gasto muestran que aun después de enviados estos oficios, los recursos no se entregaron.

Lee: ¿No surtieron tu medicina en IMSS o ISSSTE?, ya puedes denunciar el desabasto en una plataforma

Y es que de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019, el programa etiquetado en el ramo 12 de Salud tenía previsto un gasto de mil 363 millones de pesos, pero en los primeros tres meses no se entregó un peso.

El programa tenía autorizado la entrega de 750 millones de pesos de enero a marzo, lo que representa 68% del presupuesto total, pero los reportes de Hacienda están en ceros en el informe trimestral donde se registra el avance en el gasto.

El programa Fortalecimiento a la Atención Médica tenía presupuestado 262 millones 820 mil pesos, pero tampoco se entregó nada en los primeros tres meses del año, pese a que tenía autorizado el gasto de 84 millones 971 mil pesos.

Por ello, la denuncia avanzó hacia el terreno público. El 13 de mayo, Martínez Cázares dijo en una conferencia de prensa que el presupuesto del IMSS-Bienestar no se había entregado y estaba atorado en un “limbo administrativo”.

El punto final fue este 21 de mayo cuando Cázares explicó en su renuncia que había una “injerencia perniciosa” por parte de Hacienda en la administración del IMSS.

Lee: Germán Martínez renuncia al IMSS por “injerencia” de Hacienda en la operación del instituto

Pese a que el mandatario “proclamó el fin del neoliberalismo, en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo’”, dijo Martínez.

En la carta también explicó que el avance en obras del Instituto estaba “en ceros”, lo que también se confirma en el portal de compras del IMSS, en el que se registra el avance en todas las adquisiciones. En el rubro “obras” no se ha erogado ni un peso. Mientras que en 2018 se destinaron 42 millones de pesos. 

Otra de las denuncias de Martínez Cázares hizo fue que Hacienda pretendía reformar el reglamento para colocar funcionarios administrativos en los estados, nombrados por dicha dependencia, lo que significaba anular a los Delegados que el Consejo Técnico del IMSS había aprobado, y que incluía a cinco personas ratificadas, seis reubicadas y 24 de nueva contratación.

Según información de exfuncionarios del IMSS, ante la orden de Hacienda de no contratar personal nuevo en los estados, no se estaba pagando a estos nuevos delegados, por lo que en solidaridad, Martínez tampoco cobraba su sueldo.

Martínez ya había lanzado una advertencia contra partidos políticos. El 8 de mayo informó que todos los partidos incumplían con sus obligaciones como patrones con los trabajadores y que si no cumplían voluntariamente, daría los detalles sobre las faltas de cada uno.

Lee también: Proveedores que venden millones al IMSS no aseguran ni pagan cuotas de sus empleados

En marzo pasado, sí exhibió a los proveedores de medicinas y equipo del IMSS que no tenían asegurados a sus empleados. Entonces señaló, por ejemplo, a la empresa Grupo Fármacos Especializados, que obtuvo el 35% de compras del sector salud durante el sexenio anterior, pero solo reportaba tener un empleado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

11 cosas que las "personas inteligentes" nunca dicen en el trabajo

Algunos de estos comentarios te pueden parecer inofensivos y hasta positivos, pero según Travis Bradberry, autor de "Inteligencia emocional 2.0", pueden arruinar tu carrera.
5 de julio, 2019
Comparte

Hay ciertas cosas que simplemente no deberías decir en el trabajo.

Esa es la premisa fundamental de Travis Bradberry, coautor del libro Inteligencia Emocional 2.0 y cofundador de la consultora estadounidense TalentSmart.

Son frases que tienen el poder de causar una mala impresión de tu persona, incluso aunque sean verdaderas.

“Lo peor es que no hay cómo retractarse”, le dice a BBC Mundo Bradberry.

Son una especie de “asesinos de tu carrera”, que van más allá de los comentarios fuera de lugar, las bromas impertinentes o las frases políticamente incorrectas.

“No importa lo talentoso que seas, o lo que hayas logrado, hay ciertas frases que instantáneamente cambian la forma en que te ve la gente”, argumenta, y su carga negativa puede socavar una carrera profesional de un plumazo.

Travis Bradberry

TalentSmart
Travis Bradberry

El autor dice que llegó a identificar este grupo de comentarios, luego de trabajar con clientes corporativos y hacer pruebas de inteligencia emocional a un gran número de empleados.

“Cuando la carrera de una persona se arruina, a menudo ves muchas de estas cosas presentes en sus creencias o acciones“.

¿Puede alguien entrenarse para tener inteligencia emocional y evitar esos errores?

“Absolutamente. El área del cerebro responsable de la inteligencia emocional es altamente flexible y se adapta al cambio”, explica.

“Eso significa que puedes alterar tu cerebro y aumentarla con esfuerzo y práctica”.

Estas son las frases que una persona inteligente no debería decir en el trabajo, según Bradberry.

1-“No es justo”

Todos sabemos que la vida no es justa. Pero al decirlo, da la impresión de que supones que la vida debería ser justa. Eso te hace ver inmaduro e ingenuo.

Es mejor que te centres en los hechos, que mantengas una actitud constructiva y que dejes tus interpretaciones fuera del ambiente laboral.

Empleados

Getty Images
Evita decir que las cosas no son justas o que vas a dar una idea “tonta”.

Podrías decir, por ejemplo: “Vi que le asignaste a Paulina ese proyecto en el que yo estaba interesado. ¿Me podrías decir qué cosas consideraste en tu decisión?. Me gustaría saber qué cosas necesito mejorar para trabajar en esas habilidades”.

2-“Esta es la manera en que siempre se ha hecho”

El cambio tecnológico está ocurriendo con tanta velocidad que incluso un proceso con apenas seis meses de antigüedad puede quedar obsoleto.

Esta frase te hace ver como flojo y resistente al cambio.

3-“No hay problema”

Cuando alguien te agradece o te pide algo, no es buena idea decir “no hay problema” porque implica que la solicitud que te hicieron podría haber sido un problema.

Puede hacer que algunas personas piensen que te impusieron hacer la tarea.

4-“Creo que… quizás esta es una idea tonta… voy a hacer una pregunta estúpida”

Estas frases deterioran tu credibilidad. Incluso aunque continúes la frase con una gran idea, muestra una falta de confianza en ti mismo, y eso hace que la gente pierda la confianza en ti.

5-“Esto solo tomará cinco minutos”

Decir eso debilita tus habilidades y da la impresión de que estás haciendo las cosas con demasiada prisa.

Es mejor decir que no tomará mucho tiempo.

Empleados

Getty Images
Es mejor evitar frases como “lo intentaré” o “no es mi culpa”.

6-“Lo intentaré”

Intentar suena incierto y sugiere falta de confianza en tu habilidad para desarrollar la tarea.

7-“Él es un flojo, un incompetente, un idiota”

No hay necesidad de hablar mal de los colegas. Siempre habrá gente incompetente o irrespetuosa en cualquier trabajo y es probable que sean conocidos por esas características.

Si no tienes la opción de ayudarlos o despedirlos, entonces no tienes nada que ganar criticándolos en público.

8-“Eso no está en la descripción de mi trabajo”

Aunque a veces se usa en términos sarcásticos, esta frase te hace ver como una persona que quiere hacer lo mínimo posible para seguir recibiendo el salario.

Salvo que te pidan algo que consideres éticamente inapropiado, si la solicitud es que hagas algo que te parece que va más allá de tu responsabilidad, es mejor que la completes con entusiasmo y que más tarde pidas una reunión con tu jefe para analizar cuál es tu rol dentro de la compañía y hasta dónde llegan tus funciones.

9-“No es mi culpa”

Si tienes apenas una parte de culpa porque algo salió mal, asume tu responsabilidad. Es mejor hacerse cargo.

Empleados

Getty Images
“No es necesario hablar mal de los colegas”.

Si esa no es la situación, entrega una explicación objetiva y racional sobre lo que ocurrió. Apégate a los hechos y deja que tu jefe saque las conclusiones.

10-“No puedo”

Es mejor no decir que no puedes, porque los demás no querrán escucharlo. Las personas pueden interpretar que en el fondo estás diciendo “no lo haré”.

Ofrece una solución alternativa. En vez de decir lo que no puede hacer, es mejor destacar lo que sí puedes hacer. En vez de decir “no me puedo quedar hasta más tarde”, es mejor decir “puedo venir temprano en la mañana”.

En vez de decir no puedo hacer esto, es mejor decir: “Aún no lo he aprendido. ¿Hay alguien que me pueda orientar en esta ocasión?”.

11-“Odio este trabajo”

La última cosa que alguien quiere escuchar es otra persona quejándose porque odia el trabajo.

Te hace ver como una persona negativa y tira hacia abajo la moral del grupo. Los jefes saben que siempre hay posibles reemplazantes a la vuelta de la esquina.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kGxskMQ5l3E

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.