México tiene el mayor aumento de violencia de todo el hemisferio en la última década
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto Ilustrativa Cuartoscuro

México tiene el mayor aumento de violencia de todo el hemisferio en la última década

El país registra elevadas tasas de homicidios, además cada vez son menos los municipios que no registran asesinatos, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de San Diego y universidades mexicanas.
Foto Ilustrativa Cuartoscuro
Comparte

En la última década, ningún país del hemisferio ha experimentado un aumento tan grande como México en el número absoluto o en su tasa de homicidios.

Esta es una de las conclusiones del informe “Organized Crime and Justice in Mexico (Crimen organizado y justicia en México)” del programa Justice in Mexico que desarrolla la Universidad de San Diego, Estados Unidos, en colaboración con la UNAM, la Universidad de Guadalajara, la Universidad Autónoma de Nuevo León, y la Universidad Autónoma de Puebla.

El documento, que será presentado en Ciudad de México los próximos 30 y 31 de mayo, analiza las tendencias del crimen organizado y la violencia que han marcado la situación de México especialmente desde el mandato de Felipe Calderón (2006-2010).

Lee: Abril, el primer mes del gobierno de AMLO en que se reducen los homicidios; bajan 3%

“Está claro que el aumento de la violencia en México durante la última década representa un problema urgente que no necesita exagerar para merecer seria consideración por parte de académicos y responsables políticos. Esta trágica pérdida de vidas mexicanas debería ser causa de grave preocupación, no de reclamaciones hiperbólicas o parte del juego político”, señala.

El incremento de la violencia viene relacionado con la denominada “guerra contra las drogas” y marca una tendencia ascendente durante las presidencias de Calderón y Enrique Peña Nieto (2012-2018), un sexenio en el que la violencia se ha disparado. En total, más de 332,000 personas fueron asesinadas en México desde el inicio del siglo XX, sin contar las personas desaparecidas y los crímenes que no fueron reportados.

homicidios  El informe alerta sobre la utilización política que puedan tener determinados datos. Pone como ejemplo un estudio de 2017 realizado por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos en el que se sugería que México era el segundo país más violento del mundo por detrás de Siria, que vive una guerra civil desde 2011.

Unas afirmaciones “infundadas” que, según este documento, fueron utilizadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para “multiplicar el miedo y la animosidad” hacia su vecino del sur.

Lee: 4,299 menores han sido asesinados en cuatro años; en primer trimestre de 2019, tres homicidios al día

“Los niveles y tasas de homicidios son en realidad mucho peores en otras partes del hemisferio occidental”, dice el documento, que cita el caso de Brasil. Con una población de más de 200 millones de personas (algo menos del doble de los 130 millones de México), el país sudamericano está en cabeza en número total de homicidios desde hace una década, según datos de la UNODC, la oficina de la ONU que se ocupa de drogas y crimen organizado.

Por ejemplo, en 2015 la tasa de homicidios en Brasil fue de 26.7 por cada 100 mil habitantes, mientras que la de México quedó en 16.4 por cada 100 mil. Es decir, que según datos oficiales, México estaba por debajo de países más pequeños como Belice, Colombia, Guatemala, Honduras, Jamaica o Venezuela.

“En términos per cápita, hasta 2015 el número de homicidios en México fue todavía algo ‘promedio’ para el hemisferio occidental”, dice el informe.

Uno de los problemas de México es que, debido a que su población es más amplia, “el coste total de la violencia es mayor que en países más pequeños con mayores tasas de homicidios”. Un dato: desde 2000 hasta 2015, un total de 256,347 personas fueron asesinadas en México. Esta cifra supera el total combinado de países con tasas de homicidios más elevadas como Guatemala, Honduras, El Salvador, Belice, Jamaica y la República Dominicana.

El informe refleja un fuerte incremento en el número de asesinatos a partir de 2015. De hecho, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la tasa de homicidios se disparó hasta las 27.3 muertes violentas por cada 100 mil habitantes en 2018 y las previsiones para 2019 van en el mismo sentido.

“Esto significa que la tasa de homicidios de México ya no puede considerarse ‘promedio’ para la región, sino que compite con las últimas reportadas por la UNODC para Brasil y Colombia”, señala el documento. Todo ello, a falta de una medición estándar que pudiese servir para equiparar las cifras.

En opinión de los autores del informe, lo que diferencia a México de otros países de la región es que la violencia es un fenómeno relativamente nuevo. Mientras que otros estados sufrieron durante el siglo XX intervenciones militares y guerras civiles, en México se observa una relativa estabilidad política a partir de los años 30 del siglo pasado, después de la violencia que marcó el período revolucionario entre 1910 y 1917.

Lee también: CDMX registra 257 homicidios dolosos en 1er bimestre de 2019; cifra récord para este periodo

A pesar de todo, uno de los datos más preocupantes es que México es el país del hemisferio que más ha visto incrementar sus tasas de violencia durante la última década.

Este incremento en el número de asesinatos está directamente relacionado con el crimen organizado. No obstante, el informe observa una serie de cambios en las tendencias que se reflejan desde el mismo nombre del documento. En ocasiones anteriores, el estudio hacía referencia únicamente a la violencia relacionada con el tráfico de drogas. Sin embargo, la diversificación de las estructuras criminales hace que no se pueda hablar solo de un ilícito, sino que los carteles están cada vez más fragmentados y dedicados cada vez más negocios ilegales.

En términos geográficos, el documento evidencia una tendencia: cada vez son menos los municipios mexicanos con cero homicidios. De hecho, según datos de 2017, solo tres de cada diez núcleos urbanos del país no registraron ninguna muerte violenta.

Según este informe, diez municipios de México concentran el 33% de los asesinatos del país. Es decir, que uno de cada tres homicidios tuvo lugar en Tijuana, Juárez, Acapulco, Benito Juárez, Culiacán, Guadalajara, Irapuato, León, Tlaquepaque y Ecatepec.

El Sabueso: AMLO presumió baja en inseguridad, pero los datos lo desmienten

Aquí se observa un cambio de tendencia ya que en los dos últimos años Tijuana ha sido la ciudad en la que más muertes violentas se han concentrado, mientras que en el pasado Acapulco estuvo en la cabeza del listado durante cuatro años seguidos. El informe vincula este incremento de las muertes en Baja California por la irrupción del Cártel Jalisco Nueva Generación, que trata de disputar las rutas de tráfico de drogas al Cártel de Sinaloa.

Otro punto importante del informe es el estado de Guanajuato. Según el documento se ha incrementado notablemente la violencia en las ciudades de Irapuato y León. Esto vendría ocasionado por el huachicoleo y el auge del cartel de Santa Rosa de Lima.

La principal razón que explica el incremento de la violencia en México, según el informe, es la disputa entre diferentes cárteles por el tráfico de drogas. Sin embargo, se da una circunstancia paradójica. El documento habla de cómo en los años 70 y 80 del siglo pasado las organizaciones criminales crecieron y fueron incluso protegidas por los altos niveles de corrupción.

“Con la gradual democratización a lo largo de la década de 1990, la introducción de la alternancia política” en distintos niveles de la administración, se interrumpieron las redes de corrupción que llevaban décadas operando, “contribuyendo a aumentar la competencia entre las principales organizaciones de narcotraficantes”.

Lee: Nuevo récord de violencia en enero: 2 mil 928 homicidios y 164 víctimas de secuestro

A esto se le suma el descabezamiento de diversas organizaciones, como ocurre con el cártel de Sinaloa, cuyo principal líder, Joaquín “Chapo” Guzmán, fue condenado a cadena perpetua en Estados Unidos en febrero de 2019. El arresto de diversos líderes provocó la fragmentación de las estructuras, que a su vez competían por cada vez más diversos negocios ilícitos, lo que multiplicó los índices de violencia.

Otro dato relevante: a pesar del evidente incremento de la violencia en México se ha registrado un descenso de las donaciones de diversos agentes preocupados por reforzar el imperio de la ley en el país. Es decir, que a pesar de que hay cada vez más asesinatos la ayuda exterior ha decrecido.

El informe, por último, plantea las dificultades que va a enfrentar el presidente Andrés Manuel López Obrador en su tarea de pacificar el país. Alerta sobre las críticas de organizaciones de la sociedad civil a iniciativas como la Guardia Nacional pero aplaude que, por primera vez, el presidente mexicano se centre en las raíces socioeconómicas que explican la violencia, con una mención especial al plan “Jóvenes construyendo el Futuro”.

Como recomendaciones, el informe plantea que deben analizarse mejor las iniciativas destinadas a reforzar las instituciones mexicanas, con el fin de no caer en duplicidades y ser más eficientes, reforzar tanto a la policía como los procedimientos de enjuiciamiento (no limitándose a perseguir el tráfico de drogas, sino ampliando el foco a las estructuras de corrupción y lavado de dinero), desarrollar medidas especiales para atajar la violencia política y reforzar las estrategias contra la corrupción.  

Aquí puedes consultar el informe completo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la fatiga de decisión, el gran reto de las plataformas de "streaming" para no perder consumidores

Al acabar el día y tras la toma de muchas decisiones, los espectadores no son capaces de elegir qué ver en Netflix o Amazon y terminan por desconectar. Los gigantes del streaming pondrán en marcha un botón que elija por nosotros y nos evite la "fatiga de decisión".
Getty Images
29 de marzo, 2021
Comparte

Uno de los puestos de trabajo más decisivos en el mundo de la televisión es el del programador.

La persona que decide qué se ve en cada momento: si un concurso va al prime time, si es mejor colocar en esa franja horaria una película…

De hecho este es uno de los factores que deciden si un contenido tiene éxito entre la audiencia o no.

Normalmente, el puesto tiene tanta responsabilidad que la decisión recae en un equipo de personas.

Pero el uso de los servicios de streaming nos ha convertido a todos en programadores, y eso lleva a muchos a dedicar más tiempo a decidir qué contenido van a ver que lo que se tarda luego en verlo, o a quedar paralizados ante tantas posibilidades.

Es la fatiga de decisión.

Este término fue acuñado por Roy F. Baumeister, psicólogo social y autor de “La fuerza de voluntad: Redescubriendo la mayor fuerza humana”.

Es el desgaste mental que padece una persona al verse sometida diariamente a un cúmulo de informaciones que necesitamos para tomar decisiones.

Mujer cansada en el sofá

Getty Images
A veces se tarda más tiempo en elegir qué ver que en verlo.

Lo primero que le explica a BBC Mundo Rafael Penadés, psicólogo del Hospital Clínico de Barcelona y vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, es que la fatiga de decisión no es un trastorno clínico, pero es un fenómeno real que sufren miles de personas cada día.

A lo largo del día, tenemos que elegir muchas cosas. Algunas son sencillas -qué comer o qué ropa elegir- y otras son mucho más complicadas porque tendrán consecuencias a largo plazo -qué tengo que hacer primero o qué es más importante-.

2.000 decisiones por hora

Algunos estudios han calculado que una persona toma unas 35.000 decisiones al día.

Es decir, unas 2.000 decisiones por hora que estamos despiertos.

La principal consecuencia de estos procesos es el cansancio, un menor autocontrol y menor fuerza de voluntad.

“Tomar decisiones consume energía mental”, dice Penadés.

Mujer eligiendo entre dos vestidos

Getty Images
Algunas decisiones son sencillas, otras pueden tener consecuencias a largo plazo y requieren un proceso mental más elaborado

“Los procesos mentales se dividen en dos tipos: los automáticos y los procesos controlados, que exigen un control continuo sobre ellos. Justamente son éstos los que consumen energía”, explica el especialista.

“Esto ocurre porque la parte del cerebro responsable de la toma de decisiones son los lóbulos frontales. Son las estructuras más complejas que tenemos en el cerebro y consumen muchos recursos”, añade.

“Algo que tendría que ser tan banal, como ver una serie o como poder disfrutar de una comida, se vuelve algo serio en tu en tu vida y que va a influir en tu estado emocional“, explica la psicóloga Timanfaya Hernández, codirectora del gabinete Globaltya Psicólogos.

Por eso, cuando llegamos al sofá después de una larga jornada de trabajo, a veces resulta extremadamente difícil elegir qué ver. Estamos saturados y nos sobreviene una incapacidad para seguir tomando decisiones.

La enorme oferta en el catálogo de servicios como el de Netflix o Amazon, aunque positiva a priori, puede hacer que no sea fácil conseguir ese rato de calma frente al televisor.

Amazon premium en una televisión

Getty Images
Amazon o Netflix están dispuestos a elegir por ti.

Decidir por ti

Tanto es así que los dos gigantes del streaming están desarrollando una nueva funcionalidad que haga más fácil decidir: un botón que reproduzca contenidos aleatoriamente basándose en nuestros gustos.

Ya no tienes que hacer nada, elije el algoritmo por ti.

Ambas tecnológicas están preocupadas porque han detectado que la “fatiga de decisión” está haciendo que muchos espectadores se vayan de la app sin consumir ningún contenido.

“Antes veíamos lo que decidía el programador de una sala de cine o de una televisión. Las películas que llegaban a los videoclubs ya habían pasado por el cine con lo que más o menos las conocíamos. Era bastante fácil tomar una decisión“, explica Elena Neira, experta en nuevos modelo de distribución audiovisual y autora del libro “Streaming Wars: La nueva televisión”.

Neira cree que el hecho de que las plataformas de streaming hayan decidido poner en marcha estas funciones de reproducción aleatoria tiene que ver con este cansancio a la hora de tomar decisiones y con nuestra capacidad limitada a la hora de gestionar la enorme oferta.

“Lo que los datos han demostrado a las plataformas es que nuestra capacidad de decisión a lo largo del día se va reduciendo, por lo cual necesitan una manera de eliminar la incertidumbre”, explica.

Portada del libro de Elena Neira

Editorial Planeta
“Netflix es que quizás el servicio que tecnológicamente está más avanzado y es el que ha desarrollado fórmulas para para combatir este problema”, dice la especialista Elena Neira.

En Netflix, la nueva función se llama “Play Something” en inglés o “reproducción aleatoria” en español.

El servicio confirmó a BBC Mundo que implementará esta función a todos los clientes en la primera mitad de 2021.

Al explicar por qué la plataforma está lanzando la “reproducción aleatoria” como una función permanente, el director de operaciones y director de productos, Greg Peters, dijo que a veces los usuarios acuden al servicio “y no están realmente seguros de lo que quieren ver”.

La función está diseñada para que los usuarios “nos indiquen que no quieren tener que buscar, sino hacer clic y nosotros elegiremos un título para que puedan ver al instante”, señaló.

En el caso de Amazon, la función parece más limitada aunque permitirá a los espectadores sintonizar episodios aleatorios de sus programas de televisión favoritos.

Función de Netflix

BBC
“Play Something” ya está disponible en Netflix a través de la televisión.

Neira cree que estos nuevos botones son además “una forma fantástica de mostrar nuevos contenidos que a lo mejor a priori la persona no estaría interesada y eliminan la decisión de la ecuación”.

“Lo que quieren las plataformas de streaming por encima de todos es que veamos contenido. Porque si vemos contenido estamos fidelizados y eso significa que seguiremos pagando mes a mes“, sentencia Neira.


https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.