México tiene el mayor aumento de violencia de todo el hemisferio en la última década
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México tiene el mayor aumento de violencia de todo el hemisferio en la última década

El país registra elevadas tasas de homicidios, además cada vez son menos los municipios que no registran asesinatos, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de San Diego y universidades mexicanas.
Cuartoscuro
Comparte

En la última década, ningún país del hemisferio ha experimentado un aumento tan grande como México en el número absoluto o en su tasa de homicidios.

Esta es una de las conclusiones del informe “Organized Crime and Justice in Mexico (Crimen organizado y justicia en México)” del programa Justice in Mexico que desarrolla la Universidad de San Diego, Estados Unidos, en colaboración con la UNAM, la Universidad de Guadalajara, la Universidad Autónoma de Nuevo León, y la Universidad Autónoma de Puebla.

El documento, que será presentado en Ciudad de México los próximos 30 y 31 de mayo, analiza las tendencias del crimen organizado y la violencia que han marcado la situación de México especialmente desde el mandato de Felipe Calderón (2006-2010).

Lee: Abril, el primer mes del gobierno de AMLO en que se reducen los homicidios; bajan 3%

“Está claro que el aumento de la violencia en México durante la última década representa un problema urgente que no necesita exagerar para merecer seria consideración por parte de académicos y responsables políticos. Esta trágica pérdida de vidas mexicanas debería ser causa de grave preocupación, no de reclamaciones hiperbólicas o parte del juego político”, señala.

El incremento de la violencia viene relacionado con la denominada “guerra contra las drogas” y marca una tendencia ascendente durante las presidencias de Calderón y Enrique Peña Nieto (2012-2018), un sexenio en el que la violencia se ha disparado. En total, más de 332,000 personas fueron asesinadas en México desde el inicio del siglo XX, sin contar las personas desaparecidas y los crímenes que no fueron reportados.

homicidios  El informe alerta sobre la utilización política que puedan tener determinados datos. Pone como ejemplo un estudio de 2017 realizado por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos en el que se sugería que México era el segundo país más violento del mundo por detrás de Siria, que vive una guerra civil desde 2011.

Unas afirmaciones “infundadas” que, según este documento, fueron utilizadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para “multiplicar el miedo y la animosidad” hacia su vecino del sur.

Lee: 4,299 menores han sido asesinados en cuatro años; en primer trimestre de 2019, tres homicidios al día

“Los niveles y tasas de homicidios son en realidad mucho peores en otras partes del hemisferio occidental”, dice el documento, que cita el caso de Brasil. Con una población de más de 200 millones de personas (algo menos del doble de los 130 millones de México), el país sudamericano está en cabeza en número total de homicidios desde hace una década, según datos de la UNODC, la oficina de la ONU que se ocupa de drogas y crimen organizado.

Por ejemplo, en 2015 la tasa de homicidios en Brasil fue de 26.7 por cada 100 mil habitantes, mientras que la de México quedó en 16.4 por cada 100 mil. Es decir, que según datos oficiales, México estaba por debajo de países más pequeños como Belice, Colombia, Guatemala, Honduras, Jamaica o Venezuela.

“En términos per cápita, hasta 2015 el número de homicidios en México fue todavía algo ‘promedio’ para el hemisferio occidental”, dice el informe.

Uno de los problemas de México es que, debido a que su población es más amplia, “el coste total de la violencia es mayor que en países más pequeños con mayores tasas de homicidios”. Un dato: desde 2000 hasta 2015, un total de 256,347 personas fueron asesinadas en México. Esta cifra supera el total combinado de países con tasas de homicidios más elevadas como Guatemala, Honduras, El Salvador, Belice, Jamaica y la República Dominicana.

El informe refleja un fuerte incremento en el número de asesinatos a partir de 2015. De hecho, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la tasa de homicidios se disparó hasta las 27.3 muertes violentas por cada 100 mil habitantes en 2018 y las previsiones para 2019 van en el mismo sentido.

“Esto significa que la tasa de homicidios de México ya no puede considerarse ‘promedio’ para la región, sino que compite con las últimas reportadas por la UNODC para Brasil y Colombia”, señala el documento. Todo ello, a falta de una medición estándar que pudiese servir para equiparar las cifras.

En opinión de los autores del informe, lo que diferencia a México de otros países de la región es que la violencia es un fenómeno relativamente nuevo. Mientras que otros estados sufrieron durante el siglo XX intervenciones militares y guerras civiles, en México se observa una relativa estabilidad política a partir de los años 30 del siglo pasado, después de la violencia que marcó el período revolucionario entre 1910 y 1917.

Lee también: CDMX registra 257 homicidios dolosos en 1er bimestre de 2019; cifra récord para este periodo

A pesar de todo, uno de los datos más preocupantes es que México es el país del hemisferio que más ha visto incrementar sus tasas de violencia durante la última década.

Este incremento en el número de asesinatos está directamente relacionado con el crimen organizado. No obstante, el informe observa una serie de cambios en las tendencias que se reflejan desde el mismo nombre del documento. En ocasiones anteriores, el estudio hacía referencia únicamente a la violencia relacionada con el tráfico de drogas. Sin embargo, la diversificación de las estructuras criminales hace que no se pueda hablar solo de un ilícito, sino que los carteles están cada vez más fragmentados y dedicados cada vez más negocios ilegales.

En términos geográficos, el documento evidencia una tendencia: cada vez son menos los municipios mexicanos con cero homicidios. De hecho, según datos de 2017, solo tres de cada diez núcleos urbanos del país no registraron ninguna muerte violenta.

Según este informe, diez municipios de México concentran el 33% de los asesinatos del país. Es decir, que uno de cada tres homicidios tuvo lugar en Tijuana, Juárez, Acapulco, Benito Juárez, Culiacán, Guadalajara, Irapuato, León, Tlaquepaque y Ecatepec.

El Sabueso: AMLO presumió baja en inseguridad, pero los datos lo desmienten

Aquí se observa un cambio de tendencia ya que en los dos últimos años Tijuana ha sido la ciudad en la que más muertes violentas se han concentrado, mientras que en el pasado Acapulco estuvo en la cabeza del listado durante cuatro años seguidos. El informe vincula este incremento de las muertes en Baja California por la irrupción del Cártel Jalisco Nueva Generación, que trata de disputar las rutas de tráfico de drogas al Cártel de Sinaloa.

Otro punto importante del informe es el estado de Guanajuato. Según el documento se ha incrementado notablemente la violencia en las ciudades de Irapuato y León. Esto vendría ocasionado por el huachicoleo y el auge del cartel de Santa Rosa de Lima.

La principal razón que explica el incremento de la violencia en México, según el informe, es la disputa entre diferentes cárteles por el tráfico de drogas. Sin embargo, se da una circunstancia paradójica. El documento habla de cómo en los años 70 y 80 del siglo pasado las organizaciones criminales crecieron y fueron incluso protegidas por los altos niveles de corrupción.

“Con la gradual democratización a lo largo de la década de 1990, la introducción de la alternancia política” en distintos niveles de la administración, se interrumpieron las redes de corrupción que llevaban décadas operando, “contribuyendo a aumentar la competencia entre las principales organizaciones de narcotraficantes”.

Lee: Nuevo récord de violencia en enero: 2 mil 928 homicidios y 164 víctimas de secuestro

A esto se le suma el descabezamiento de diversas organizaciones, como ocurre con el cártel de Sinaloa, cuyo principal líder, Joaquín “Chapo” Guzmán, fue condenado a cadena perpetua en Estados Unidos en febrero de 2019. El arresto de diversos líderes provocó la fragmentación de las estructuras, que a su vez competían por cada vez más diversos negocios ilícitos, lo que multiplicó los índices de violencia.

Otro dato relevante: a pesar del evidente incremento de la violencia en México se ha registrado un descenso de las donaciones de diversos agentes preocupados por reforzar el imperio de la ley en el país. Es decir, que a pesar de que hay cada vez más asesinatos la ayuda exterior ha decrecido.

El informe, por último, plantea las dificultades que va a enfrentar el presidente Andrés Manuel López Obrador en su tarea de pacificar el país. Alerta sobre las críticas de organizaciones de la sociedad civil a iniciativas como la Guardia Nacional pero aplaude que, por primera vez, el presidente mexicano se centre en las raíces socioeconómicas que explican la violencia, con una mención especial al plan “Jóvenes construyendo el Futuro”.

Como recomendaciones, el informe plantea que deben analizarse mejor las iniciativas destinadas a reforzar las instituciones mexicanas, con el fin de no caer en duplicidades y ser más eficientes, reforzar tanto a la policía como los procedimientos de enjuiciamiento (no limitándose a perseguir el tráfico de drogas, sino ampliando el foco a las estructuras de corrupción y lavado de dinero), desarrollar medidas especiales para atajar la violencia política y reforzar las estrategias contra la corrupción.  

Aquí puedes consultar el informe completo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué esta vez la OPEP no baja los precios del petróleo si están en su nivel más alto en 8 años?

Los precios del petróleo están en un máximo de 8 años. ¿Por qué los países exportadores de petróleo no los bajan?
5 de mayo, 2022
Comparte

No se espera que esta vez atiendan los reclamos de abrir los grifos del petróleo para bajar los precios.

Los principales exportadores de petróleo del mundo se reúnen este 5 de mayo ante los reclamos globales para reducir el costo del crudo.

Los precios se han disparado a los niveles más altos en 8 años y las naciones importadoras están pidiendo a los miembros del grupo de productores de petróleo, OPEP+, que aumenten sus suministros.

Sin embargo, los países líderes en la OPEP+ no están muy apurados en ayudar en esta ocasión.

¿Qué es la OPEP+?

OPEP+ es un grupo de 23 países exportadores de petróleo que se reúne todos los meses en Viena para decidir cuántos barriles de crudo inyectan en el mercado mundial.

En el centro de este grupo se encuentran los 13 miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que son principalmente naciones de Oriente Medio y África, además de Venezuela.

Se formó en 1960 como un cartel, con el objetivo de fijar el suministro mundial de petróleo y así controlar su precio.

En la actualidad, los países de la OPEP producen alrededor del 30% del petróleo crudo del mundo, unos 28 millones de barriles por día.

Una plataforma petrolera rusa en el Ártico

Getty Images
Rusia produce más de 10 millones de barriles de petróleo al día y ayuda a la OPEP a mantener altos los precios.

El mayor productor individual de petróleo dentro de la OPEP es Arabia Saudita, que produce más de 10 millones de barriles de crudo al día.

En 2016, cuando los precios del petróleo eran particularmente bajos, la OPEP unió fuerzas con 10 productores de petróleo que no pertenecen a la OPEP para crear OPEP+.

El mayor productor individual de este segundo grupo es Rusia, que bombea un poco más que Arabia Saudita.

Juntas, estas naciones producen alrededor del 40% de todo el petróleo crudo del mundo.

“La OPEP+ adapta la oferta y la demanda para equilibrar el mercado”, dice Kate Dourian, miembro del Instituto de Energía, una organización global de ingenieros y otros profesionales en campos relacionados con la energía.

“Mantiene los precios altos al reducir los suministros cuando la demanda de petróleo se desploma”, añade.

Por el contrario, OPEP+ también tiene el poder de bajar los precios poniendo más petróleo en el mercado, que es lo que los principales importadores, como Estados Unidos y Reino Unido, le han pedido que haga.

Gigantes del petróleo. Mayores productores de la OPEP+. Gráfico que muestra la producción diaria de crudo de los principales productores de la OPEP+ .


¿Cómo los precios del petróleo llegaron a estar tan altos?

En la primavera de 2020, cuando la covid se extendió por todo el mundo y los países implementaron cuarentenas cerrando sus economías, el precio del petróleo crudo se desplomó debido a la falta de compradores.

“Los productores pagaban a la gente para que les quitara el crudo de las manos, porque no tenían suficiente espacio para almacenarlo todo”, describe Dourian.

Después de esto, los países de la Opep+ acordaron colectivamente recortar la producción en 10 millones de barriles por día, para hacer que el precio volviera a subir.

En junio de 2021, cuando la demanda de crudo comenzó a recuperarse, OPEP+ comenzó a aumentar gradualmente la oferta mes a mes, poniendo 400.000 barriles adicionales por día en los mercados mundiales.

Ahora está suministrando unos dos millones y medio de barriles de petróleo al día, menos que en la primavera de 2020.

Sin embargo, cuando Rusia invadió Ucrania, el precio del crudo se disparó a más de US$100 el barril.

Esto ha provocado subidas importantes en el precio de la gasolina.

Gasolinera en Maryland.

EPA

“Cuando la OPEP+ recortó los suministros en 10 millones de barriles por día en mayo de 2020, redujeron demasiado”, opina David Fyfe, economista jefe de Argus Media.

“Ahora están aumentando la oferta a un ritmo lento que no tiene en cuenta los efectos de la crisis entre Rusia y Ucrania”, agrega.

Existe el temor entre los compradores de petróleo de que la Unión Europea siga a EE.UU. e imponga un embargo a las importaciones de petróleo de Rusia, dice Fyfe.

Europa importa actualmente más de dos millones y medio de barriles de crudo al día desde Rusia.

“La amenaza de un embargo sobre el petróleo ruso ha asustado a los mercados”, afirma, “porque podría conducir a una fuerte reducción de la oferta”.

¿Por qué la OPEP+ no aumentará la producción de petróleo?

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió repetidamente a Arabia Saudita que aumente su producción de petróleo, pero fue en vano.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, también solicitó a Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos que aumenten la producción, como parte de una visita a ambos países. También fue rechazado.

El primer ministro británico, Boris Johnston, pronuncia un discurso en Arabia Saudí, con representantes saudíes de fondo.

Gertty Images
Boris Johnston no pudo persuadir a Arabia Saudita y otros para que aumentaran su producción de petróleo.

“Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos tienen capacidad de sobra, pero se niegan a aumentar la producción”, dice Kate Dourian. “No quieren que Occidente les dicte lo que deben hacer”.

“Están diciendo que la brecha entre la oferta y la demanda se está reduciendo y que los altos precios de hoy simplemente reflejan el pánico por parte de los compradores de petróleo”, añade.

A otras naciones de la OPEP+ les resulta difícil aumentar su producción de petróleo.

“Países como Nigeria y Angola han estado rebasando sus cuotas de producción en un millón de barriles diarios colectivamente durante el año pasado”, informa David Fyfe.

“La inversión cayó durante la pandemia y las instalaciones petroleras, en algunos casos, no recibieron mantenimiento. Ahora se están dando cuenta de que en realidad no pueden aumentar la producción”.

Vladimir Putin y el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo.

Getty Images
Vladimir Putin y el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo.

¿Cuál es la postura de Rusia?

OPEP+ también tiene que respetar los deseos de Rusia, ya que es uno de los dos mayores socios de la alianza.

“Los rusos están contentos con los precios a este nivel”, asegura Carole Nakhle, directora ejecutiva de Crystol Energy. “No tienen nada que ganar al verlos bajar más”.

“La OPEP quiere mantener buenas relaciones con Rusia, por lo que es muy probable que continúen con el acuerdo que todos hicieron el año pasado. Eso significa aumentar los suministros de crudo muy gradualmente desde ahora hasta septiembre”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.