close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Quintana Roo vs el sargazo: el estado lucha contra la macroalga, pero requiere ayuda federal

Desde el verano de 2013 en el Caribe Mexicano se ha reportado la llegada de cantidades atípicas de esta macroalga a las costas. 
Cuartoscuro
7 de mayo, 2019
Comparte

Ante la llegada de la macroalga llamada sargazo y su posible afectación al turismo de playa y la economía estatal, las autoridades de Quintana Roo activaron ya un plan de limpieza, aunque están a la expectativa de recibir ayuda federal.

El gobernador Carlos Joaquín González dijo que, para encarar esta problemática, como un primer paso establecieron un esquema de trabajo con nueve regiones, en la costa de la entidad, además de dos islas.

Se trata de Mahahual-Xcalak; Tulum, Akumal-Puerto Aventuras; Puerto Aventuras-Hard Rock; Playacar, zona entre muelles Playa del Carmen, muelle Ultramar-Punta Maroma, Punta Nizuc-Punta Cancún, Puerto Morelos, Cozumel e Isla Mujeres.

“Al dividir el litoral costero en zonas, se identifica a los hoteleros y concesionarios, a quienes se les envía ya la información del protocolo estatal, el objetivo es que los ocupantes de frentes de playa puedan articular, de manera conjunta, estrategias para la contención de sargazo y disposición final de la macroalga”, dijo el gobernador.

Joaquín González explicó que espera acordar con autoridades federales un mecanismo financiero, con recursos disponibles que permitan atender de manera integral las acciones de limpieza, atención de playas y contención marina.

Insistió en que se requiere el apoyo del gobierno federal para recoger el sargazo en altamar y que, por ejemplo, los 62 millones de pesos que se autorizaron en 2018 ya se comprobó que fueron utilizados de manera correcta.

El gobierno de Quintana Roo, dijo, destinará 15 millones de pesos a través del Fideicomiso para el Manejo Integral de la Zona Costera, la seguridad y el desarrollo.

Este fin de semana las playas de Quintana Roo tuvieron un ligero “respiro”, en el recale de sargazo, aunque de acuerdo con imágenes de satélite se anticipaba una nueva oleada, a partir del lunes y por lo menos hasta el miércoles.

De acuerdo con un reporte de la Red de Monitoreo del Sargazo Cancún, desde Punta Cocos en Holbox al Norte del estado, hasta la comunidad costera de Xcalak al sur frontera con Belice, se esperaba que grandes cantidades de sargazo llegaran en olas próximas horas a las costas quintanarroenses.

En canales de televisión y agencias de fotografías, se observan este lunes 6 de mayo ya grandes cantidades de sargazo en playas de Quintana Roo, afectando la experiencia de los turistas, por su aspecto y su olor fétido.

“Tenemos que apoyar a esta situación, si deja de venir el turismo por el sargazo, entraremos en una severa crisis”, advirtió el secretario general del Sindicato de Trabajadores, Obreros y Empleados de la Industria de la Construcción (SITEC), José Juan Chilón Colorado.

“Hay que acostumbrarnos a convivir con el sargazo, pero enfrentar el tema, limpiar lo más que se puedan nuestras playas”, expresó por su parte Otto Alfredo von Bertrab Schott, presidente del Comité Ambiental de la Coparmex-Cancún.

De acuerdo con información e imágenes de satélite que proporcionaron las autoridades, prácticamente desde hace una semana comenzaron las primeras oleadas de sargazo a Cancún, el cual empezó a recalar a la altura del kilómetro 19.5 de la avenida Kukulkán, en la zona hotelera.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo en conferencia de prensa que este martes tendría una reunión con Rogelio Jiménez Pons, de Fonatur, para atender el problema del sargazo, y que a la postre buscaría reunirse con el gobernador y con empresarios de Quintana Roo.

“Es importantísimo esa zona y hay que apoyar esa región del país, porque le ha dado mucho a México la actividad turística en esa región”, dijo el mandatario federal.

“El turismo es una actividad económica muy noble, buena, porque no sólo  se genera riqueza, llegan divisas. Se generan muchos empleos. De eso vive muchísima gente”, agregó.

Sargazo en Playa del Carmen. Foto: Cuartoscuro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El recale de sargazo es un fenómeno regional, que afecta, sin distinción, a todas las costas de más de 30 países, territorios y protectorados distintos.

Se reporta sargazo en las costas de Cuba, Islas Turcas y Caicos, Inagua, Las Bahamas, Jamaica, Grand Caimán, Haití, República Dominicana, Puerto Rico, Honduras y también la región costera de Quintana Roo México.

En el verano de 2013 en el Caribe Mexicano, se lee en un recuento la Secretaría del Medio Ambiente, se reportó la llegada de cantidades atípicas de esta macroalga a las costas.

“Esto continuó de forma esporádica durante los siguientes meses, hasta que a finales de 2014 y durante 2015, esta situación se volvió constante”.

Cancún, Quintana Roo y Playa del Carmen en México, están entre las zonas que se vieron afectadas el año pasado, de acuerdo con BBC Mundo. 

Entre el 29 de junio y el 31 de julio de ese año, en las playas de siete municipios de Quintana Roo se recogieron 119,000 metros cúbicos de sargazo, según las autoridades del lugar, citadas por el medio internacional.

El arribo masivo de sargazo, según la Secretaría de Medio Ambiente, es ocasionado por múltiples factores como el aumento de nutrientes, de la temperatura del agua y de corrientes marinas y vientos. 

Marina encabezará estrategia contra sargazo: AMLO

La Secretaría de Marina (Semar) tendrá un papel central en el plan para enfrentar el tema de sargazo que dará a conocer la semana entrante el gobierno de México.

En su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador detalló que la Semar encabezará el operativo “por su experiencia y capacidad operativa en la materia”.

Explicó que en estos días habrá una reunión en la Secretaría de Hacienda y Crédito Públiaco (SHCP) para prefigurar el plan, en donde también participan la Secretaría de Turismo (Sectur) y al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), entre otras dependencias.

Agregó que en su reunión con el gabinete de Seguridad de este martes, se abordó el tema del sargazo y las alternativas para resolverlo, con los secretarios de Hacienda, Turismo, Medio Ambiente y Marina.

 

 Con información de Notimex
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El lugar al que miles de personas iban de vacaciones para enfermarse

¿Te atraería la idea de ir voluntariamente a pasar tus vacaciones en un lugar en el que sabes que van a infectarte con un virus?
13 de julio, 2019
Comparte

Si bien es cierto que hay gente a la que le gustan las vacaciones con elementos de riesgo, es extraño pensar que hubo un momento en el que decenas de miles de británicos escogían pasarlas en un lugar en el que intencionalmente los iban a exponer a un virus.

Sin embargo, desde 1946 hasta 1990 eso fue precisamente lo que ocurrió en la Unidad del Resfriado Común (URC), una institución singular: el único lugar en el mundo donde seres humanos eran infectados regularmente con virus como parte de un programa de investigación a largo plazo sobre infecciones respiratorias agudas.

Pero había otra característica que la hacía especial.

“Lo que hacía única a la Unidad del Resfriado Común era que funcionaba con voluntarios“, le explicó al programa Witness de la BBC el eminente virólogo Nigel Dimmock.

“La gente venía a resfriarse… ¡es una locura, pero la gente lo hacía!”.

¿Por qué iban?

A los voluntarios no les pagaban pero recibían algo de dinero de bolsillo, el billete de tren y su manutención durante los aproximadamente 10 días que pasaban como conejillos de indias.

Para atraerlos, la URC promovía la experiencia como unas vacaciones económicas ideales, afirmando que era “el mejor paquete de vacaciones en cualquier lugar”.

Anuncios

BBC
Invitaban a la gente a pasar 10 días de vacaciones “en el sol” y, de paso, ayudar al avance de la ciencia.

Anuncios como “Vacaciones de otoño o invierno gratuitas de 10 días: quizás no te ganes un premio Nobel, pero podrías ayudar a encontrar una cura para el resfriado común” surtieron tanto efecto que a menudo los voluntarios hacían cola para participar en los experimentos.

Muchos de los voluntarios se prestaron a ser infectados más de una vez, y algunos incluso fueron de luna de miel al sitio, o aprovecharon la oportunidad para estudiar tranquilamente en la biblioteca de la URC.

“Todos tienen diferentes motivaciones: algunos vienen para descansar, algunos estudiantes vienen a estudiar y tenemos una gran cantidad de amas de casa que vienen a disfrutar de un descanso”, contaba un documental de la BBC de 1985.

“Es mi tercera visita, son unas vacaciones muy relajadas. La campiña es hermosa”, declaraba una de esas amas de casa.

En la campiña inglesa

La Unidad del Resfriado Común fue creada por el Consejo de Investigación Médica británico después de la Segunda Guerra Mundial por razones económicas: en términos de la productividad de la nación en su conjunto, preocupaba mucho la cantidad de horas de trabajo perdidas cuando la gente se resfriaba.

Su sede fue un hospital de guerra que había servido como centro de transfusión de sangre para las tropas aliadas en Europa, que fue donado por la Universidad de Harvard de Estados Unidos.

Hospital desde el aire

BBC
El hospital había quedado en desuso al terminar la Segunda Guerra Mundial.

Estaba situado en la campiña que rodea la sureña ciudad inglesa de Salisbury, famosa por su espléndida catedral gótica, cercana al famoso monumento de Stonehenge.

Era un lugar aislado, ideal para realizar investigaciones pues los científicos podían poner a los voluntarios en cuarentena, observarlos de cerca y monitorear el efecto de los resfriados.

A pesar de la distancia

“Cuando llegaban, los dividíamos en dos grupos: los que estaban infectados y los que recibían placebo”, explicó Nigel Dimmock a la BBC.

“Si haces las cuentas, no era tan mal negocio pues las posibilidades de contraer un resfriado eran bajas.

“Y, con gripe o sin ella, podían pasar el tiempo leyendo, jugando ajedrez, estudiando flores silvestres, practicando el violín, escribiendo sus novelas… y creerme que la gente hizo todas esas cosas y muchas otras más extrañas“.

Dos voluntarios acostados

BBC
Cuando los voluntarios llegaban, los dividían en grupos, y los acostaban en unas camas…
Nariz de voluntario

BBC
…para aplicarles la primera dosis del virus o el placebo por la nariz.

Los voluntarios se mantenían en estricto aislamiento del mundo exterior y de otros que participaban en las pruebas.

Pero, según aseguraba un comunicado de prensa de la URC, “el aislamiento no es tan malo como parece”.

“Todos los apartamentos tienen teléfono para que puedas hablar con esa rubia sensacional que está en otro piso”.

“La gente se conocía, se hacían amigos y hubo algunas encantadoras historias de romances“, contó Dimmock.

Romances como el de un voluntario que tocaba la guitarra y cortejó a una oboista y acabaron haciendo duetos a distancia.

En la variedad está el problema

Unos 20.000 voluntarios pasaron temporadas en la unidad, algunos varias veces, aunque la cura para la gripe siguió eludiendo a los investigadores.

Detalle de escritorio de madera con grafiti

© The Board of Trustees of the Science Museum
En un escritorio de madera de uno de los apartamentos, los voluntarios fueron dejando notas.

Resultó ser mucho más difícil de lo que pensábamos“, declaró en 1985 David Tyrrell, director de la Unidad del Resfriado Común.

“¿Por qué -preguntará la gente-, en esta era de la ciencia avanzada, parece que no hemos logrado nada en la lucha contra esta aflicción tan antigua?”, escribió más tarde Tyrrell.

“La verdad es que hemos hecho enormes progresos (…) Conocer sus causas, la mecánica de su propagación y su variedad de formas es un avance muy significativo. Pero precisamente esa variedad es el meollo del problema”.

La verdad siempre ayuda

Efectivamente, cuando el grupo descubrió que no había un virus de la gripe sino alrededor de 100 serotipos de rinovirus diferentes, y que nuestros cuerpos veían a cada uno de esos virus como si fueran totalmente diferente a los demás, comprendió que sería imposible encontrar una sola vacuna para todos ellos.

Equipos de la URC

© The Board of Trustees of the Science Museum
La investigación estableció que no era uno sino al menos 100 serotipos de rinovirus distintos los que causaban gripe.

Aunque eso se podría interpretar como un fracaso, fue un logro establecer que así era, pues de otra manera los investigadores habrían seguido por el camino errado.

Y varios otros hallazgos de la investigación de la Unidad del Resfriado Común fueron valiosos, como el aislamiento de algunos de los primeros rinovirus, coronovirus y virus de parainfluenza.

Además, se pusieron a prueba ciertos mitos, entre ellos, si salir cuando llueve y hace frío te predispone a resfriarte. No hallaron ninguna evidencia de que enfriarse o mojarse afectara la incidencia de los resfriados.

“Vandalismo científico”

Al final, la Unidad del Resfriado Común fue cerrada por razones económicas hace 40 años.

“Creo que fue una gran pérdida científicamente hablando debido a que funcionaba con voluntarios. Ese tipo de organizaciones son muy valiosas y hay muy pocas de ellas”, opinó Dimmock.

voluntaria estornudando

PATHÉ
Las vacaciones gratis con gripe voluntaria se terminaron.

Para el epidemiólogo Tom Jefferson, la clausura de la Unidad “fue vandalismo científico”.

¿Y qué pasó con la cura para el resfriado común?

“Hay científicos que todavía la están buscando. Comercialmente sigue siendo una propuesta muy atractiva. Nadie ha logrado encontrar una. Pero seguimos siendo optimistas“, concluyó el virólogo Nigel Dimmock.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.