close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Hace más de 40 años Pemex construyó su última refinería

En 1979 Pemex inauguró por última vez este tipo de instalaciones petroquímicas, cuando entraron en funciones dos refinerías, la de Cadereyta, Nuevo León, y la de Salina Cruz, Oaxaca.
Cuartoscuro
9 de mayo, 2019
Comparte

La última vez que Petróleos Mexicanos (Pemex) puso en marcha nuevas refinerías fue hace 40 años, con el entonces presidente José López Portillo.

En 1979, la empresa productiva del Estado inauguró por última vez este tipo de instalaciones petroquímicas, cuando entraron en funciones dos refinerías, la “Héctor R. Lara Sosa”, en Cadereyta, Nuevo León, y la “Antonio Dovalí Jaime”, en Salina Cruz, Oaxaca.

Lee: Refinería Dos Bocas obtiene permiso para procesar crudo por 30 años; le falta evaluación ambiental

Este año Pemex construyó 94 obras, con una inversión de 21 mil 340 millones de pesos.

La razón por la que dejaron de construirse refinerías fue el neoliberalismo y el neoporfirismo, que defendió “que era mejor comprar la gasolina”, dijo este jueves el presidente López Obrador, durante su conferencia matutina.

Durante su encuentro con medios, el mandatario anunció que Pemex y la Secretaría de Energía construirán la nueva refinería Dos Bocas, en Tabasco.

Te puede interesar: Dos Bocas debe cancelarse, inversión tiene solo un 2% de probabilidad de éxito: IMCO

Actualmente, en el país existen seis refinerías en activo:

-Refinería “Francisco I. Madero” en Ciudad Madero, Tamaulipas, inaugurada en 1914.

-Refinería “Ingeniero Anotnio M. Amor” en Salamanca, Guanajuato, inaugurada en 1950.

-Refinería “General Lázaro Cárdenas del Río” en Minatitlán, Veracruz, inaugurada en 1956.

-Refinerías “Héctor R. Lara Sosa”, en Cadereyta, Nuevo León y “Antonio Dovalí Jaime”, en Salina Cruz, Oaxaca inauguradas en 1979.

-Refinería “Miguel Hidalgo” en Tula, Hidalgo, inaugurada en 1987.

Una séptima refinería, inaugurada en el Distrito Federal en 1946, fue cerrada en 1991 por razones ambientales.

Lee también: Nahle descarta corrupción en Dos Bocas, aunque empresas invitadas al proyecto han sido acusadas de sobornos

Durante el gobierno de Felipe Calderón, en 2009, Pemex anunció que se construiría otra refinería en Tula, Hidalgo, pero el proyecto fue cancelado en 2014 por la administración de Enrique Peña Nieto, que señaló “restricciones presupuestales” e “irrentabilidad”.

“No han construido nada grande en décadas”

Erick Sánchez, especialista en la industria energética, dijo que actualmente en Pemex no hay nadie que esté en activo y que haya participado en la construcción de las refinerías, hace años.

“La tecnología cambia y se hace obsoleta. El mundo de refinación no tiene nada que ver con lo que se hizo en ese momento. Entonces no tenemos nadie capacitado para hacerlo en la petrolera nacional”, apuntó.

Dwight Dyer, consultor independiente en temas de energía, coincidió con Sánchez.

“Los equipos que construyeron estas refinerías, suponiendo que tenían 40 años en 1980, ahorita tendrían casi 90 años. No quiere decir que no haya buenos ingenieros en Pemex, pero ingenieros con experiencia en este tipo de proyectos dudo que los haya ahora”, refirió el especialista. 

“No han construido nada grande, de tamaño de una refinería en décadas”. 

Con información de Yuriria Ávila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Super El Niño, la peligrosa versión del fenómeno climático que se hace más frecuente en el Pacífico

En los últimos 40 años, esta oscilación atmosférica ha mostrado su lado más trágico: el llamado "Super El Niño", una versión más intensa del fenómeno con consecuencias aún más devastadoras.
25 de octubre, 2019
Comparte

Desde el Pacífico, cerca del Ecuador, un patrón climático rige periódicamente las lluvias, las sequías, las inundaciones y las tormentas en toda la Tierra.

Es el llamado El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), un fenómeno meteorológico que se genera por el calentamiento de las aguas oceánicas y que trastoca periódicamente el clima del planeta.

“El ENOS cambia la los patrones de circulación de la atmósfera por lo que puede causar eventos muy extremos a lo largo de todo el mundo. Desde inundaciones en India o Australia hasta diluvios en la costa oeste de Sudamérica”, explica a BBC Mundo Bin Wang, jefe del Departamento de Meteorología de la Universidad de Hawái.

Pero según el experto, esta oscilación atmosférica mostró en los últimos 40 años su lado más trágico: el llamado “Super El Niño”, una versión más intensa del fenómeno con consecuencias aún más devastadoras.

“Los ‘Super El Niño’ son una forma muy extrema del ENOS en las que la intensidad puede hacer que las aguas del Pacifico se calienten hasta 3 o 4ºC más en comparación con la temperatura normal del océano”, indica Bin.

Sin embargo, según el experto, solo se reportaron tres “Super El Niño” desde que se llevan registros en los últimos 130 años: la primera, en 1982, después en 1998 y, la última, en 2015.

Todos después de 1970.

El Niño estuvo activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

BBC
El Niño estuvo especialmente activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

Sin embargo, una investigación realizada por Bin y otro grupo de expertos y publicada esta semana en la prestigiosa revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences indica que el fenómeno extremo podría ser cada vez más frecuente… y más destructor.

Y, de acuerdo con Bin, hay un responsable detrás de esto: el calentamiento global producido por la acción humana.

“Si tenemos más “Super El Niño” o no, depende de cómo las fuerzas antropogénicas inducen el calentamiento global”, indica el meteorólogo.

Un informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos publicado también esta semana indica que actualmente existen las condiciones para un “El Niño” neutral, es decir, que no manifieste sus efectos en los próximos meses.

Sin embargo, Bin recuerda que la activación del fenómeno es periódica y esto no descarta que en los próximos años pueda volver con toda su fuerza.

¿Qué halló la investigación?

El estudio, que se extendió por más de dos años, analizó por primera vez los registros climáticos sobre El Niño desde 1901 hasta 2017.

“Durante ese periodo hubo 33 eventos El Niño y analizamos cuándo comenzaron, cómo se desarrollaron, qué causó su desarrollo y cuál fue su impacto”, recuerda Bin.

Tierra

Getty Images
La temperatura del planeta ya aumentó en promedio 1 ºC desde la era preindustrial.

“El principal descubrimiento fue que el lugar donde se origina el ENOS ha cambiado del este del Pacífico al oeste desde la década de 1970 y eso coincide con los eventos más extremos“, agrega el académico.

De acuerdo con el estudio, antes de 1970, el fenómeno se originaba en el lejano este del Pacífico, pero en el último medio siglo su foco se desplazó hacia una región más cálida: el oeste de ese océano.

¿A qué se debe ese cambio?

El estudio, explica Bin, indica que las aguas del oeste del Pacífico se han calentado desproporcionadamente más rápido que las del Pacífico central por la acción humana.

El calentamiento en esa región ha sido el responsable de los eventos más fuertes de El Niño que se han reportado en las últimas décadas y de los que podrían manifestarse en un futuro cercano, según el experto.

“Si el oeste del Pacífico se continúa calentando más rápido que el Pacífico central, entonces El Niño será más frecuente y su intensidad se incrementará”, señala.

En su criterio, la investigación evidencia cómo la acción humana puede conducir a mayores eventos extremos de El Niño en el futuro.

¿Cuáles son los efectos del “Super El Niño”?

De acuerdo con el experto, los “Super El Niño”, como los que ocurrieron en 1982, 1998 y 2015, pueden subir de forma alarmante la temperatura global, generar más huracanes y tifones e incluso afectar ciclos naturales del planeta.

Sus daños pueden ir desde matar los arrecifes de coral hasta generar inundaciones, deslaves o grandes sequías.

El Niño

NOAA/SCIENCE PHOTO LIBRARY
El último gran episodio de inundaciones en América del Sur y sequías en África y Asia causadas por El Niño se registró en 2015-2016.

“Genera eventos climáticos extremos duraderos que afectan a cientos de millones de personas y dejan miles de millones de dólares en daños”, comenta Bin.

“Si las causas que han generado este calentamiento en el Pacífico continúan con motivo de la acción humana, los eventos extremos de El Niño no solo serán más frecuentes, sino que dejarán profundas consecuencias socioeconómicas”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=uYILcPTz17E

https://www.youtube.com/watch?v=0tymIOx-Fv8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.