close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tamaulipas Diversidad VIHDA Trans, AC.

Hay fallas de distribución y sigue faltando medicamento, acusan activistas y pacientes con VIH

Usuarios y organizaciones de la sociedad civil acusan que solo se compraron fármacos para un mes, y que están llegando a los centros de salud de los estados a cuentagotas, por problemas en la distribución.
Tamaulipas Diversidad VIHDA Trans, AC.
17 de mayo, 2019
Comparte

El pasado martes llegó la llamada que Josué esperaba desde hace días. Del Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención de Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) de Tampico, Tamaulipas, donde él vive, le marcaron para avisarle que ya podía pasar a recoger su medicamento para el VIH. 

Tenía dos semanas que no tomaba sus medicamentos y estaba aterrado por la posibilidad de que lo atacara lo que se conoce como una infección oportunista. Ya eran casi las 3 de la tarde cuando le marcaron, justo cuando cierran la distribución de medicamentos en el (CAPASITS). 

Fue hasta este miércoles cuando por fin tuvo en su mano la caja de Atripla, el fármaco que toma para mantener a raya al VIH en su organismo y evitar caer en una fase de sida, como se le conoce cuando una infección oportunista, o varias, aprovechan las deficiencias del sistema inhume, provocadas por el virus, para atacar. 

Leer: Mi pesadilla es quedarme sin medicamentos: personas portadoras de VIH denuncian desabasto

Josué, quien se dedica a la publicidad por Facebook, se quedó un tiempo sin su medicamento por el desabasto de antirretrovirales que se presentó en varios estados del país, entre ellos Tamaulipas, por el retraso en la compra de los mismos por parte del gobierno federal, y que afectó principalmente a los usuarios del Seguro Popular y, por lo tanto, de los CAPASITS. 

El publicista dice que después de esos días sin medicación no está del todo bien.

“El 7 de mayo me tomaron una muestra de sangre para ver cómo estaba, y el jueves 9 me dieron los resultados. Se los llevé de inmediato al médico del centro y resultó que tengo Hepatitis B. Pero según él está en un nivel muy bajo, y no hay riesgo. Me dijo que con el mismo Atripla iba a ser el tratamiento, cuando lo pudiera tomar”. 

Josué comenta que cuando recibió el fármaco no tuvo ninguna revisión médica. “No nos checaron. Había una fila enorme y solo nos dieron el medicamento. Mi cita médica me la reagendaron justo para dentro de un mes, así que solo voy a volver a tomar el Atripla y esperar”. 

Para el publicista estos días serán de zozobra, no solo por saberse con Hepatitis B, aunque sea en un nivel muy bajo, también por la incertidumbre de no saber si dentro de un mes estará su medicamento disponible en el CAPASITS de Tampico, o no. 

“Ayer el director del centro, Juan Beltrán Saldaña, nos dijo, y lo confirmó en una entrevista con medios locales, que solo hay abasto para un mes, que solo se hizo la compra por ese tiempo, como una medida emergente. Pero no se ha hecho la compra consolidada a nivel nacional por todo el año. El presidente López Obrador dijo que se iba a hacer una excepción con los antirretrovirales por humanidad, y se le agradece, pero ahora resulta que el problema está resuelto solo por este mes y el siguiente a ver qué pasa”. 

Beltrán Saldaña, el director del CAPASITS Tampico, dijo en entrevista con medios  que el problema “es que los proveedores normales dejaron de ser proveedores de los medicamentos, y ahora el nuevo proveedor no tiene el inventario necesario para todo el año, por eso solo se puede comprar lo de un mes”. 

Con todo, Josué es de los afortunados. Ana Karen López, activista de Tamaulipas Diversidad VIHDA Trans, asevera que es mentira que se haya resuelto el desabasto, como anunció el gobierno. 

Leer: Organizaciones y pacientes con VIH Sida de cinco estados denuncian nuevo desabasto de antirretrovirales

“Acá al CAPACITS de Tampico llegaron sólo 197 frascos de Atripla, cuando los usuarios de ese medicamento son 600, solo en este centro. Nosotros contamos las cajas y eran sólo 197. Y sí, ya desde ayer tenemos reportes de personas que se quedaron sin medicina. Llegaron al CAPACITS, se formaron, porque estaba como la cola de las tortillas, y les dijeron que ya no había”. 

Por ahora, Ana Karen dice que no saben cuántas personas de este centro siguen sin poder tomar su medicación, porque aunque las cajas eran 197, hay quien todavía tenía reserva. “Estamos tratando de hacer un censo de cuánta gente, de los de aquí de Tampico, no tienen una sola caja, y estamos buscando información de otros centros como el de Nuevo Laredo, pero por ahora no tenemos claro cuántas personas siguen sin tratamiento”. 

El problema, dice Adrián Quiroz, del Movimiento Nacional de Lucha contra el VIH, es cómo está haciendo el gobierno federal la distribución de medicamentos. “Todo está llegando a la Clínica Condesa, en la CDMX, y de ahí están enviando los medicamentos a los estados, en camionetas, en Vans, y hasta en ambulancias”.

En Yucatán, explica el activista, “a la jefa del Programa de VIH del Seguro Popular le dijeron que se tenían que encargar de la distribución para todo el sureste, imagínate. Y en algunos lados les están diciendo que tienen que venir a la CDMX por los fármacos. Hace rato ahí en la Clínica Condesa vimos una camioneta del estado de Jalisco, y otra de Puebla”. 

Es por eso, asegura, que “los medicamentos están llegando a cuentagotas, y claro, seguro que hay personas que se están quedando sin tomar su tratamiento, porque no se está haciendo bien la distribución, no hay una cadena  formal, organizada, y tampoco hay seguridad para hacerla, hay hasta riesgo de que se roben los cargamentos. Y perdón, pero esto no es gasolina, es la vida de la gente”. 

Animal Político busco una entrevista con la Secretaría de Salud para hablar de estos temas, pero hasta el cierre de esta edición no se pudo concretar. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo debes sentarte correctamente para ir al baño y evitar complicaciones para tu salud

El inodoro o retrete de asiento convencional ha sido considerado como una señal de "civilización" occidental, pero estar sentado en ese "trono" no es lo más eficiente ni saludable.
Getty Images
15 de septiembre, 2019
Comparte

Si estás sentada o sentado en el inodoro leyendo esto y estás teniendo dificultades para evacuar tal vez sería recomendable que consideres si la posición que has adoptado es la mejor para ir al baño.

¿Cómo? Te preguntarás. ¿Hay algo que pueda superar la comodidad de un baño moderno?

Este no es un asunto trivial. Una persona promedio invierte seis meses de su vida sentada en el inodoro o retrete.

En ese proceso produce 145 kilos de materia fecal al año. Más o menos lo que pesa un gorila adulto.

Teniendo en cuenta la relevancia de esto en nuestras vidas, vale la pena evaluar si la posición que adoptamos al ir al baño es la correcta.

¿Cuánto tiempo gastas yendo al baño?

A mediados del siglo XX, un grupo de médicos europeos que trabajaban en zonas rurales de África quedaron sorprendidos ante la baja incidencia de problemas intestinales y digestivos entre la población local.

Esa tendencia se pudo constatar en varios otros países en desarrollo a través del mundo.

El fenómeno no se debía solamente a la dieta. Tenía que ver con el tiempo en que pasaban evacuando los intestinos y la posición que adoptaban al hacerlo.

Baños públicos en África

Getty Images
En África, los escusados generalmente obligan a la persona a acuclillarse.

El tiempo promedio que una persona de Occidente pasa cada vez que se sienta en el inodoro para realizar esta actividad vital es entre 114 y 130 segundos.

Resulta que, en varios países en desarrollo, hace sus necesidades en el campo, la calle, o en baños rudimentarios donde no hay inodoros de asiento como los conocemos, sino básicamente huecos en el suelo que obligan a la persona a acuclillarse.

Parecerá indecoroso, pero los que adoptan una posición en cuclillas gastan sólo 51 segundos yendo al baño y eso, señalan los expertos, es más saludable.

Lo que sucede es que la posición sentada en el retrete coloca nuestro canal anal a un ángulo de 90 grados.

Eso hace que un músculo en el suelo pélvico constriña el colon, lo que nos obliga a esforzarnos para evacuar.

Ilustración de los intestinos y colon

Getty Images
La posición sentada constriñe el colon y nos obliga a esforzarnos para evacuar.

¿Por qué seguimos usando inodoros de asiento en muchas partes del mundo?

Se estima que los primeros retretes básicos se remontan a unos 6,000 años, en la antigua Mesopotamia.

Para el año 315 d. C., en Roma había 144 escusados públicos e ir al baño se había convertido en un evento social.

Ilustración de un baño romano

Getty Images
En la antigua Roma, ir al baño era un evento social.

Un baño público de 2,000 años de antigüedad, excavado en el monte Palatino en Roma, estaba compuesto de más 50 huecos, uno al lado del otro. Eso sí es estar en íntima compañía.

La creencia popular es que Thomas Crapper, un plomero inglés, fue el inventor del retrete clásico de asiento. Sin embargo, su diseño apenas fue patentado en 1861.

En realidad, el primer retrete con descarga fue inventado en 1592 por John Harrington, un cortesano isabelino, que llamó su creación el Ajax.

Lo que Crapper sí desarrolló fue la tubería en U, que creaba un tapón de agua para evitar el regreso de gases y olores producidos por el desperdicio.

Retretes diseñados por Thomas Crapper

Getty Images
El diseño de Crapper, con la tubería en U, obligó a que los retretes fueran elevados en forma de silla.

Ese invento fue lo que hizo que los retretes fueran construidos elevados del piso porque facilitaba su instalación.

Ese modelo de retrete de asiento ha llegado a ser considerado como un gran logro y señal de la “civilización” en Occidente.

Los riesgos a la salud

Todos hemos pasado por la angustia de apretar los dientes y empujar hasta que se nos hinchan las venas y el corazón se acelera.

Eso puede deberse al estreñimiento. mala digestión y otros problemas intestinales.

Pero muchos expertos culpan la posición sentada que hay que asumir en los retretes de asiento convencionales.

Esa ha sido vinculada a los problemas de hemorroides, desmayos e, inclusive, derrames cerebrales.

Hombre esforzándose por ir al baño

Getty Images
Hacer mucho esfuerzo al ir al baño puede causar hemorroides, desmayos y hasta derrames cerebrales.

A mediados de los 1960, el profesor Alexander Kira, de la Universidad de Cornell, describió el retrete de asiento como el más inadecuado elemento jamás diseñado”.

El médico personal de Elvis Presley especuló que el ataque cardíaco que mató al rey del Rock fue causado por el esfuerzo que hizo yendo al baño.

Sencilla solución

No se trata ahora de deshacernos de los inodoros que tenemos instalados en casa y acuclillarnos en un hueco en el baño.

Hay una opción más sencilla.

Elevar las rodillas al ir al baño para cambiar el ángulo pélvico de 90 a 35 grados podría ayudar a relajar tus intestinos.

Ilustración de cómo mejorar la posición de 90 grados a 35 grados para ir al baño.

Getty Images

Eso reduciría el constreñimiento en la curva donde el colon se une con el recto.

Eso lo podrías lograr fácilmente colocando tus pies sobre un taburete o, si no lo tienes y es una emergencia, usando un par de directorios telefónicos.

Así que no los tires a la basura. Esos gruesos libros todavía tienen uso práctico después de todo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t=69s

https://www.youtube.com/watch?v=iKOxDhRdnj4&t=44s

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.