Estafa Maestra: Auditoría denuncia ante FGR a otras dos universidades por presuntos desvíos millonarios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Google Maps

Estafa Maestra: Auditoría denuncia ante FGR a otras dos universidades por presuntos desvíos millonarios

Las dos nuevas universidades denunciadas son el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco y la Politécnica de Tlaxcala.
Google Maps
29 de junio, 2019
Comparte

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) interpuso este viernes otras dos denuncias penales ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de dos universidades por el presunto desvío millonario de recursos públicos a través del esquema conocido como La Estafa Maestra.

Las dos universidades denunciadas penalmente son el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco, en el estado de Tabasco, y la Universidad Politécnica de Tlaxcala.

La Auditoría las denunció luego de que señalara numerosas irregularidades en los convenios que estas dos universidades públicas firmaron con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Territorial (Sedatu) en las cuentas públicas 2016 y 2017, cuando Rosario Robles era la titular de esa dependencia del gobierno federal.

De acuerdo con la investigación de la Auditoría, las dos universidades recibieron 356 millones de pesos para que le brindaran a la Sedatu una serie de servicios.

Sin embargo, las universidades entregaron la mayor parte de ese dinero a empresas fantasma o irregulares provocando un presunto daño al erario, que ahora tendrá que investigar la Fiscalía para llevarlo ante justicia.

Estas dos denuncias penales se suman a las 30 presentadas entre 2014 y octubre de 2018 relacionadas con La Estafa Maestra por un monto aproximado de 5 mil millones de pesos.

Entre esas 32 denuncias en total, la Auditoría ha llevado ante la Fiscalía a dependencias como Sedesol y Sedatu, y a las universidades autónomas del Estado de México, Morelos, Zacatecas, Tabasco y Campeche; y las politécnicas de Chiapas, Quintana Roo y Francisco I. Madero, en Hidalgo, entre otras.

También denunció al Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, a Radio y Televisión de Hidalgo, y Televisora de Hermosillo (Telemax).

En todos los casos, el sistema de desvío es siempre el mismo: una dependencia de gobierno hace convenios con universidades o sistemas de radio para hacer supuestos servicios. Éstos, a su vez, subcontratan a empresas que resultan ser fantasma, y, por tanto, el dinero desaparece. Y esto ocurre por el uso de la excepción del artículo 1 de la Ley de Adquisiciones que permite hacer convenios entre entes públicos sin necesidad de pasar por una licitación pública.

Universidad en Comalcalco participó en presuntos desvíos en Sedatu y Pemex

En octubre de 2015 y mayo de 2016, el Instituto Superior Tecnológico de Comalcalco (ITSC) firmó tres convenios con la Sedatu, por los que recibió 168 millones 388 mil pesos de dinero público para la prestación de servicios como “diagnóstico de la situación actual de la Vivienda en México y sus Alternativas”, e “incrementar el crecimiento ordenado de los asentamientos humanos, los centros de población y las zonas metropolitanas”.

Sin embargo, en su investigación la Auditoría encontró que, a pesar de recibir el dinero público, el Instituto no presentó la documentación de los convenios firmados con Sedatu, ni los comprobantes de pago, ni los entregables de los servicios que supuestamente hizo.

Lo que sí hallaron los auditores fue que con ese dinero se subcontrató a varias empresas, que tampoco dieron los servicios.

Entre éstas se encuentra Contabilidad y Soluciones INNER SA de CV, una empresa que, según constató la ASF en una visita domiciliaria, no tiene instalaciones reales, ni estructura, ni personal alguno laborando. Es decir, solo existe en el papel y simula operaciones comerciales.

Esta compañía ‘”papel” también fue utilizada en el presunto desvío millonario al estilo Estafa Maestra que tuvo lugar en otro convenio firmado entre Sedatu y la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, en el que esta empresa “fachada” se llevó casi 43 millones de pesos. 

Falsificación de firmas de funcionarios de Sedatu

El informe de la Auditoría también señala que el entonces director general de Ordenamiento Territorial y Atención a Zonas de Riesgo de la Sedatu, Armando Saldaña, aseguró que no celebró ningún contrato ni convenio con el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco, ni con ninguna otra, ya que no estaba facultado para hacerlo por ley.

Por lo que denunció que su firma fue falsificada en el primer convenio específico SEDATU-ITSC/DGOTAZR/33901-02/016, del 3 de mayo de 2016, con esa universidad.

Lo anterior coincide, además, con la denuncia que el pasado 13 de junio interpuso ante la Fiscalía el exsubsecretario de la Sedatu, Enrique González Tiburcio, quien señaló que su firma fue falsificada en otros dos convenios generales firmados entre la Sedatu y  el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco para la realización de una serie de servicios. En este caso, se trata de los convenios SEDATU-ITSC/SOT/02/2015, del 17 de septiembre de 2015; y SEDATU-ITSC-SOT/01/2016, del 11 de enero de 2016.

Tanto Enrique González Tiburcio, como Armando Saldaña, denunciaron, además, que sus firmas fueron falsificadas en otros convenios firmados entre la Sedatu y la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, en los que la Auditoría también señaló desvíos millonarios al estilo Estafa Maestra.

Sin embargo, en el caso de González Tiburcio, a pesar de que acudió ante la Fiscalía en calidad de denunciante, los peritos de la entonces PGR determinaron que la firma en el convenio fraudulento sí es verdadera, por lo que el exfuncionario pasó a ser imputado por el delito de “falsedad de declaración”, y posteriormente vinculado a proceso el pasado 30 de enero.

Lee aquí el informe íntegro de la Auditoría sobre el Instituto de Comalcalco.

Además del convenio con Sedatu denunciado por la ASF ante la Fiscalía, el Instituto Superior de Comalcalco firmó otros convenios con Pemex Exploración y Producción (PEMEX-PEP) que derivaron en otros presuntos desvíos de recursos públicos.

En 2013, esta universidad tabasqueña firmó hasta seis convenios con Pemex-PEP por 385 millones de pesos. De ese dinero, Animal Político documentó en la investigación La Estafa Maestra que 358 millones fueron a parar a las cuentas bancarias de empresas fantasma, a través de la ya mencionada violación a la ley federal de adquisiciones. Mientras que los 27 millones restantes se los quedó la universidad solo por hacer de intermediaria con las compañías fraudulentas.

Distracción de recursos 

En cuanto a la otra universidad denunciada, la Politécnica de Tlaxcala, ésta firmó entre 2016 y 2017 nueve convenios de colaboración con la Sedatu, que le pagó 188 millones 634 mil pesos a cambio de una serie de servicios, como “llevar a cabo el Programa de educación cívica para el desarrollo y aprovechamiento de espacios públicos en los estados de Puebla y Tlaxcala”, o el “servicio integral para el diagnóstico y construcción del Programa Vivienda para Prosperar y sus alternativas”.

Sin embargo, en una auditoría forense -la número 1611-DS-, la ASF detectó que la Universidad “no prestó ningún servicio y su función fue únicamente transferir recursos a los proveedores que instruyó la Sedatu sin que éstos le prestaran los servicios objeto del convenio”.

Una de las empresas subcontratadas por la Universidad entregó supuestos comprobantes de servicios que “no guardan ninguna relación con el objeto del primer convenio”, por lo tanto, dice la Auditoría, “se presume que la Universidad distrajo recursos de manera indebida”.

Además, en el análisis de las cuentas bancarias, se detectó que la institución educativa “pagó indebidamente” a una persona moral de las subcontratadas que no guardan ninguna relación con los convenios específicos firmados con Sedatu, aunado a que dos personas morales más a quienes se les realizó pagos por supuestos servicios, no fueron localizadas en sus domicilios fiscales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: EPA

El escándalo de Amazon tras admitir que algunos de sus conductores orinan en botellas de plástico

El gigante de las compras online había afirmado falsamente que sus conductores no se veían obligados a realizar esta práctica.
Foto: EPA
Por BBC
4 de abril, 2021
Comparte

Amazon reconoció que parte de su personal orina en botellas de plástico, después de que surgieran pruebas que lo corroboran.

La compañía se disculpó con un político estadounidense por negar falsamente que los conductores se hubieran visto, en ocasiones, obligados a recurrir a esta práctica.

Mark Pocan, del partido demócrata de Wisconsin, EE.UU., hizo las acusaciones en Twitter, y ahora Amazon las ha dado por válidas.

“Le debemos una disculpa al representante (demócrata) Pocan”, dijo el gigante del comercio electrónico en un comunicado publicado en su sitio web.

“El tuit era incorrecto. No contemplaba nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centraba erróneamente solo en nuestros centros de distribución”.

La empresa añadió que todos sus centros logísticos tienen decenas de aseos que los empleados pueden utilizar “en cualquier momento”.

Manifestantes Amazon

Reuters
Algunas voces acusan a Amazon de tratar de evitar que sus trabajadores formen un sindicato.

Además, Pocan criticó a Amazon por oponerse a los esfuerzos de los trabajadores para sindicalizar un importante centro en Alabama.

“Pagar a los trabajadores US$15 por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando dificultas la formación de sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua”, escribió la semana pasada en un tuit.

Fue entonces cuando la cuenta oficial de Amazon respondió: “No se cree realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros”.

“Lo cierto es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y que reciben excelentes salarios y atención médica desde el primer día”.

Prácticas “despiadadas”

Varios medios de comunicación citaron entonces a numerosos empleados de Amazon que confirmaron que no les quedó otra opción que orinar en botellas de plástico mientras trabajaban.

También describieron prácticas de trabajo despiadadas, tanto en sus centros como entre el personal de reparto.

The Intercept también informó de que obtuvo documentos internos que sugerían que los ejecutivos de Amazon estaban al tanto de lo que ocurría.

Según los testimonios de los trabajadores y pruebas documentales recogidas por la publicación, la práctica de orinar en estas condiciones estaba “extendida” y se debía a “a la presión por cumplir las cuotas” que sus superiores establecían. En algunos casos, “los empleados incluso defecaban en bolsas”, señala el medio.

Por ejemplo, Halie Marie Brown, una mujer de 26 años residente en Manteca, California, que trabajó como conductora de reparto para un contratista de entregas de Amazon, le contó a The Intercept que esta situación “ocurre” porque hay una obligación “implícita” debido al ritmo de trabajo establecido.

“De lo contrario acabaremos perdiendo nuestros trabajos por demasiados paquetes como no entregados”.

La retractación de Amazon añade: “Sabemos que los conductores podrían tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a veces a las rutas rurales. Ese fue especialmente el caso durante la covid, cuando muchos baños públicos estuvieron cerrados”.

Amazon

Getty Images
La compañía asegura que en sus centros logísticos sí hay un número suficientes de baños para que los utilicen todos sus trabajadores.

La compañía afirmó que el problema es “una cuestión antigua en todo el sector” y aseguró que “les gustaría resolverlo”.

Pocan rechazó la disculpa el sábado, tuiteando: “No se trata de mí, sino de sus trabajadores, a los que no tratan con suficiente respeto ni dignidad. Empiecen por reconocer las inadecuadas condiciones de trabajo que crearon para TODOS sus trabajadores, luego arréglenlo para todos y, finalmente, dejen que se sindicalicen sin interferencias”.

Los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, votaron la semana pasada en una votación histórica para decidir si quieren ser representados por el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes.

Amazon se opuso firmemente a esta iniciativa.

Amazon

Getty Images
Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en Estados Unidos, pero en Europa sí existen estos sindicatos en la empresa.

Los resultados no se esperan hasta la próxima semana. Si votan afirmativamente, se convertirá en el primer sindicato de Amazon en Estados Unidos.

Amazon luchó con éxito contra los esfuerzos sindicales en otros lugares de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de sus instalaciones europeas están sindicalizadas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.