close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

EU tuvo su cifra mensual más alta de detención de inmigrantes desde 2006, previo a amenaza de Trump

La combinación entre el aumento de flujo de migrantes a través de México y la política antiinmigrante de Trump disparó las detenciones en la frontera, con un aumento de más de 200% en mayo respecto a 2018.
AFP
10 de junio, 2019
Comparte

Previo a la amenaza de imponer aranceles a México, la Patrulla Fronteriza estadounidense alcanzó en mayo su cifra récord de detención de inmigrantes durante la administración de Donald Trump.

Y de hecho ese parámetro se queda corto, ya que es una cifra mensual de detenidos que Estados Unidos no había registrado en los últimos 13 años.

En mayo pasado, la Patrulla Fronteriza contabilizó 132,887 detenciones de inmigrantes indocumentados, cifra que integra casos de adultos que viajan solos (36,838), con familiares (84,542) y menores no acompañados (11,507).

Es el número más alto para un solo mes desde marzo de 2006, cuando fueron contabilizadas 160,696 detenciones, de acuerdo con cifras oficiales de U.S. Customs and Border Protection. 

Si se hace una comparación de mayo de 2019 con mayo de 2018, es un incremento de 229%. La cifra crece aún mas si se hace una comparación con mayo de 2017, un alza de 815%.

En los primeros cinco meses del año, fueron 11,507 detenciones, 160% más que 2018, y 398% más que en 2017, primer año de Trump en el gobierno.

En 2019, el punto de inflexión se dio en febrero. En los cuatro meses previos, se había tenido un promedio de 50,398 detenciones, y en dicho mes la cifra ascendió a 66,884, y no ha dejado de aumentar, hasta llegar a las 132,887 de mayo.

Otro dato es el de las personas que habían pedido una entrada legal en los puertos fronterizos o que solicitaron protección humanitaria, pero que fueron rechazadas por Estados Unidos, consideradas inadmisibles. En mayo de 2019 fueron 11,391 operaciones de este tipo, y el año pasado 11,523. No hubo una variación considerable.

Donde sí la hubo es en la forma en que los inmigrantes trataron de llegar en Estados Unidos, ya que aumentaron las caravanas o grupos masivos. El 29 de mayo, un día antes de que Trump lanzara la amenaza de aranceles para México, la Patrulla Fronteriza reportó la cifra récord de la detención de un grupo de 1,036 personas, que habían cruzado sin documentos la frontera por la zona de El Paso, Texas. Todos ellos eran gente de Guatemala, Honduras, y El Salvador, de acuerdo con las autoridades estadounidenses.

El récord anterior se había registrado en el mismo sector, El Paso, cuando la Patrulla Fronteriza detuvo a un grupo de 430 personas.

En un comunicado, las autoridades estadounidenses informaron que de octubre a marzo la Patrulla Fronteriza había detenido 104 grupos de 100 a más inmigrantes indocumentados, y en el año previo, en comparación, solo fueron detenidos 13 grupos de ese tipo.

El sector de El Paso, que hace frontera con Ciudad Juárez, Chihuahua, es el que registró los incrementos más altos de detenciones, en la estadística del año fiscal de octubre de 2018 a mayo de 2019. En el caso de menores no acompañados, el alza en un año fue de 323%, de familias de 2,100%, y de adultos solos de 110%.

La mayoría de menores no acompañados y familias eran de El Salvador, Guatemala y Honduras. En el caso de adultos solos, la mayoría eran de México.

Todas estas cifras antecedieron a la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles a todos los productos provenientes de su vecino del sur, si no hacía algo para detener los flujos de inmigrantes indocumentados.

Desde su etapa de candidato, Trump estableció como una de sus prioridades contener la inmigración indocumentada, incluso construyendo un muro en la frontera, discurso calificado por diferentes voces como racista e intolerante, hacia gente que huye de su país por necesidad y quiere encontrar trabajo en Estados Unidos.

Los datos referidos antes también coinciden con que en México también se dispararon las cifras de detenciones de inmigrantes, como reportó Animal Político.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Migración (INM), en el mes de mayo detuvieron a 22 mil 694 migrantes sin documentos. La cifra representa un aumento de 119% en comparación con mayo del año pasado, cuando el INM detuvo a 10 mil 350 personas.

En tan solo los cinco primeros meses de este 2019, el INM detuvo a 74 mil 031 migrantes, un 36% más que el año pasado, y un 105% más que en 2017.

Al lograr un acuerdo con Estados Unidos para que no se impusieran las tarifas, el gobierno de México aceptó, entre otras medidas, desplegar cientos de elementos de la Guardia Nacional -conformada por militares, marinos y policías federales- en la frontera sur.

Políticos de oposición, como el dirigente del PAN, Marko Cortés, acusaron que México había aceptado convertirse en parte del muro que quiere Trump, para contener la inmigración indocumentada.

Cortés también responsabilizó al presidente López Obrador por el aumento de los flujos migratorios desde Centroamérica, ya que en el inicio de su gobierno les “abrió la puerta”, prometiendo a ellos que en el país encontrarían trabajo y estancia.

En abril pasado, Animal Político cuestionó a activistas o especialistas sobre por qué había aumentado el flujo migratorio, y coincidieron en que el discurso de López Obrador, sobre un aparente cambio de paradigma, de respeto a los derechos humanos de los migrantes e incluso la oportunidad de que laboraran en proyectos como el Tren Maya, incentivó a más migrantes centroamericanos a aventurarse por territorio mexicano, aunque con el paso del tiempo aumentaron las detenciones y redadas, como en gobiernos previos.

Otro factor que mencionaron especialistas es que se corrió el rumor en Centroamérica de que existían algunas lagunas, o huecos, en la política de asilo estadounidense. En cuanto al aumento de las caravanas, explicaron que puede deberse a que, al viajar en grupo, los inmigrantes tratan de protegerse de las amenazas del crimen organizado, a través de territorio mexicano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los países con menos inflación de América Latina (y qué dice de sus economías)

No deja de sorprender la hiperinflación de Venezuela y la crisis en Argentina. ¿Pero qué pasa en las economías de otros países de la región donde la inflación es muy baja?
14 de septiembre, 2019
Comparte

Mientras Venezuela está sumida en una de las peores hiperinflaciones de la historia reciente y Argentina sufre el golpe de una inflación anual de 54%, el resto de América Latina ha logrado evitar que los precios se disparen fuera de control.

No solo la inflación se ha mantenido baja en la región, sino que incluso algunos países bordean el 0%.

¿Quiere decir esto que mientras más baja es la inflación de un país, mejor está su economía?

No, dicen los expertos. Un mismo nivel de inflación puede ser positivo en un país y negativo en otro, haciendo que las comparaciones resulten confusas. Eso explica por qué no existe una inflación ideal que funcione como una medida estándar.

“A veces una inflación baja puede estar diciéndote que los motores del crecimiento se están apagando“, explica Ramón Pineda, oficial de Asuntos Económicos de la División de Desarrollo Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en diálogo con BBC Mundo.

En ese sentido, si el consumo de los hogares y las inversiones de las empresas se debilitan, “una inflación muy baja puede ser una mala noticia porque refleja una desaceleración”.

En América Latina, los países con la inflación más baja en agosto (en comparación al mismo período del año anterior) son El Salvador (-0,5%), Ecuador (0,3%) y Panamá (1,1%), tres economías cuya moneda oficial es el dólar.

Países de América Latina con la inflación anual más baja (%). Agosto. .

“Como tienen economías dolarizadas, estos países no están expuestos a las volatilidades cambiarias y eso los beneficia”, comenta Pineda. Sin embargo, deben enfrentar el desafío del crecimiento.

“Los bajos niveles de inflación de El Salvador y Ecuador muestran que la demanda sigue siendo débil“.

Andrew Powell, asesor principal del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dice que en general, si la inflación es baja, pero positiva, no hay un gran problema.

“Lo grave es cuando hay una deflación persistente y en ese caso los países necesitan un ajuste”, comenta en diálogo con BBC Mundo.

“25 años de baja inflación”

Con una población de apenas 6,4 millones, El Salvador enfrenta una compleja situación económica, con un lento crecimiento económico (2,5% en 2018), una baja recaudación fiscal y un alto endeudamiento (70,7% del Producto Interno Bruto (PIB).

Uno de sus grandes desafíos es modernizar el sector agrícola de la franja norte del país, donde se concentra el 75% de la pobreza extrema y generar más empleos, mientras que más del 20% de su PIB, depende de las remesas.

Hemos tenido 25 años de baja inflación“, le dice a BBC Mundo el economista y consultor César Villalona.

Mercado en El Salvador

Getty Images
El Salvador, Ecuador y Panamá son economías dolarizadas.

“Por eso no es sorprendente que en agosto la inflación haya sido negativa. Aquí no hay exceso de circulante, ni peligro de devaluación”.

Los problemas del país son otros, explica, como por ejemplo, los bajos salarios y pensiones, el bajo crecimiento y la poca inversión.

“Una inflación baja es positiva porque no se le encarecen las cosas a la gente y los empresarios tienen bajos costos”, apunta

Pero por el otro lado, agrega, como los empresarios no tienen muchas utilidades, prefieren invertir en otros países.

“Si tuviéramos una inflación más alta, cercana al 3% o el 4%, sería una buena señal”.

Crisis, deuda y ajuste

“Lo que muestra la baja inflación de Ecuador en los últimos años es una desaceleración de la actividad económica”, explica Ramón Pineda.

Según estimaciones del Banco Central de Ecuador, la economía del país crecerá este año solo 0,2%, mientras que organismos internacionales prevén que podría incluso ser negativo.

Lenín Moreno, presidente de Ecuador

Getty Images
El gobierno de Ecuador está implementando una política de austeridad.

“Siempre dijimos que las medidas (de ajuste) iban a desacelerar la economía”, señaló la gerente del Banco Central ecuatoriano, Verónica Artola, en declaraciones al periódico El Comercio de Quito.

Como el país enfrenta un excesivo endeudamiento, el gobierno decidió restringir el gasto público, reduciendo instituciones públicas, eliminando subsidios a los combustibles y liberando el precio de la gasolina de mayor octanaje, entre otras medidas.

Panamá crece por debajo de su potencial

Al contrario, Panamá ha sido una de las economías con crecimiento económico más rápido en América Latina, con un promedio anual de 5,6% en los últimos cinco años.

En paralelo, el aumento en el nivel de precios se ha mantenido bajo el 1% en los últimos cuatro años.

Trabajadores en Panamá

Getty Images
Panamá es un país con gran crecimiento económico y baja inflación.

¿Cómo se explica entonces una inflación tan baja?

“Panamá está creciendo por debajo de su potencial”, le dice a BBC Mundo, Alejandro Santos, jefe de Misión en Panamá y jefe de división en el Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“El país tiene un crecimiento potencial de 5,5%, pero hemos bajado la proyección a 4,5% este año“.

El economista explica que las tensiones comerciales a nivel mundial, afectan las expectativas de tráfico en el Canal de Panamá. Eso hace que la gente piense dos veces antes de invertir, lo que no ayuda a los negocios.

En otros países se deprecia el tipo de cambio cuando hay turbulencias, como un mecanismo de absorción del shock externo.

Pero como Panamá es una economía dolarizada, está más expuesta a esos vaivenes. “Cuando el dólar tiende a depreciarse, el ajuste se traduce en una menor demanda y una menor inflación”, apunta.

El fantasma del pasado: alta inflación

“Históricamente, la alta inflación ha sido una preocupación mucho mayor para América Latina. Erosiona los salarios reales, y particularmente golpea a los trabajadores informales, que tienen poca capacidad para renegociar sus salarios”, le dice a BBC Mundo Benjamin Gedan, asesor senior del Programa Latinoamericano del centro de estudios Wilson Center, con sede en Washington.

Protesta en Argentina

Getty Images
En contraste, en Argentina la inflación anual ha superado el 50%.

La inflación promedio en América Latina, explica, ha estado creciendo desde un 5% en diciembre a un 8,1% en los primeros cinco meses del año (excluyendo a Venezuela).

“Pero las tendencias no son uniformes, como tampoco sus causas”.

Basta mirar el caso de Argentina, donde “la altísima inflación es en parte el resultado de la dramática depreciación del peso y los aumentos en el costo de los servicios públicos”, entre otras razones.

En el otro extremo, agrega, “una baja inflación persistente, puede ser una señal de una actividad económica deprimida”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.