Guardia Nacional iniciará sin reglamento, con dudas sobre su estado de fuerza y capacitación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Guardia Nacional iniciará sin reglamento, con dudas sobre su estado de fuerza y capacitación

Las autoridades no han transparentado los detalles sobre los cursos de capacitación y procesos de evaluación de los elementos de la Guardia Nacional.
Cuartoscuro Archivo
28 de junio, 2019
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el próximo domingo 30 de junio se llevará a cabo el evento oficial de arranque de la Guardia Nacional, la nueva fuerza de seguridad pública creada en este sexenio para hacer frente a la escalada de violencia en el país, y que cuenta con capacidades de prevención, investigación y control migratorio.

Pero en este inicio de la nueva fuerza persisten dudas centrales. Aunque públicamente el gobierno ha dado información sobre elementos desplegados, presupuesto y capacitación, datos oficiales obtenidos vía transparencia por Animal Político difieren o incluso contradicen dichas declaraciones. 

De hecho el anuncio oficial del arranque de la Guardia Nacional llega con elementos de dicha corporación (o que el gobierno ha dicho que son de la Guardia) ya desplegados en el terreno desde hace varias semanas, y cuya formación y capacitación tampoco fue detallada por las autoridades involucradas. Además, la nueva fuerza carece aún de su reglamento.

A continuación se refieren algunos de los puntos principales en donde la información oficial ha sido contradictoria o ha estado ausente, además de lo que está pendiente. Todo ello a partir de lo dicho por las propias autoridades y los documentos oficiales:

Una Guardia sin reglas

La Guardia Nacional cuenta desde mayo pasado con una ley que delimita sus funciones y organización, y que fue aprobada en consenso por el  Congreso. Sin embargo, dicha ley requiere un reglamento que aterrice las disposiciones, el cual no ha sido expedido hasta la fecha.

Así lo reconoció la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), a la que está adscrita la Guardia Nacional, en un oficio fechado el 24 de junio y entregado a Animal Político, como respuesta a la solicitud de transparencia folio 0002800049819. En ella se pidieron detalles sobre centros de reclutamiento y tiempos de capacitación, entre otros puntos. 

La SSPC subrayó que la estructura, organización e integración de la Guardia Nacional dependen de la ley y de su reglamento. Dicha ley fue publicada el pasado 27 de mayo, sin embargo, el artículo primero transitorio de la misma establece que existe un plazo de seis meses para expedir el reglamento. 

“El Ejecutivo Federal emitirá el mismo (reglamento) dentro de los 180 días siguientes a su entrada en vigor, por lo que se encuentra en el proceso de elaboración de dicho proyecto, para su posterior aprobación y publicación”, indica la SSPC.

Por este motivo, la dependencia que encabeza Alfonso Durazo señaló que no podía dar respuesta a la mayor parte de los cuestionamientos planteados sobre el funcionamiento de la Guardia.

¿Cuál será el estado de fuerza inicial de la Guardia?

El jueves el presidente López Obrador anunció en su conferencia de prensa matutina que el estado inicial de la Guardia Nacional será de 70 mil efectivos, con el objetivo de llegar a 130 mil al finalizar el sexenio. 

“Vamos a empezar el domingo con 70 mil. Entonces, se va a dar a conocer toda la estrategia de atención de la Guardia Nacional, se le está dando prioridad”, dijo el presidente.

Sin embargo, el pasado 18 de mayo el secretario Durazo afirmó que la Guardia arrancaría con una fuerza de veteranos compuesta por 35 mil elementos de Policía Militar, 18 mil efectivos de Policía Federal, y 8 mil de Policía Naval. Esto para un total de 61 mil efectivos.

Pero incluso en los datos de Durazo también hay diferencias. Por ejemplo, la Secretaría de Marina informó oficialmente a Animal Político vía transparencia que ellos prevén transferir a 6 mil 288 que son los que conforman toda su policía naval, a la Guardia Nacional, una cantidad 21% inferior a la dicha por Durazo. Ello reduciría el estado total de la Guardia a menos de 60 mil efectivos.

Además la Semar detalló en el oficio 2236/19 entregado como respuesta, que al menos hasta el pasado 24 de junio aun no se transferían elementos de policía naval a la Guardia, aunque estimaron que dicha transferencia se realizará justo el 30 de junio.

Por su parte, la Secretaría de la Defensa Nacional ha calificado como “información inexistente” a la cantidad de elementos de policía militar que prevé enviar a la Guardia. La última respuesta de este tipo recibida en mayo pasado, por la solicitud con folio 0000700111319.

¿Y los nuevos reclutas? Con capacitación a medias

Una opción para completar el estado de fuerza de 70 mil efectivos señalado por López Obrador es que haya 10 mil o más que sean nuevos reclutas. Sin embargo, la propia Sedena había señalado, también vía transparencia, que para el reclutamiento lanzaría una campaña pública difundida en medios, la cual no se ha advertido al menos de forma notoria a la fecha. 

No solo eso. El pasado 27 de marzo titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, informó en la conferencia diurna del presidente que la preparación de los nuevos reclutas conllevaría un proceso de mínimo siete meses, de los cuales tres serían para adiestramiento básico, y cuatro meses para capacitación especializada en seguridad pública.

Es decir, atendiendo lo dicho por el Secretario de la Defensa, a la fecha los nuevos reclutas no habrían cumplido todavía ni la mitad de su capacitación.

Este tiempo de capacitación señalado por Sandoval difiere del señalado en respuesta a otra solicitud de transparencia por la Secretaría de Marina, que dice que el tiempo de capacitación será de cinco meses. De cualquier forma dicho periodo no se ha cumplido a la fecha.

Y un dato importante: la Secretaría de Marina reveló que, si bien no cuenta con centros de reclutamiento para la Guardia, se tomó la determinación de trasladar para la misma a aspirantes que postularon para enrolarse en la Armada.

“Se le hace de su conocimiento que actualmente la Semar se encuentra reclutando a personal naval, muchos de los cuales serán asignados a la Guardia Nacional al concluir su capacitación, y estarán funcionalmente separados de esta institución”, indicó la dependencia.

¿Y los acuerdos de transferencia? 

La transferencia de elementos de las fuerzas armadas y de la Policía Federal a la Guardia Nacional requiere de la emisión de acuerdos por parte del presidente, en donde se detalle la cantidad de elementos autorizados para ello. Así lo señala la reforma constitucional en materia de Guardia Nacional, en su artículo Segundo Transitorio.

“La Guardia Nacional se constituirá a la entrada en vigor del presente Decreto con los elementos de la Policía Federal, la Policía Militar y la Policía Naval que determine en acuerdos de carácter general el Presidente de la República”, señala el referido artículo.

El gobierno ya ha anunciado en varias ocasiones el despliegue de efectivos de la Guardia en Veracruz, Oaxaca, así como en las zonas fronterizas. También ha prometido ya despliegues en varias entidades y regiones. Por ello se solicitó a distintas dependencias acceso a dichos acuerdos, pero la respuesta es o que ellos no los tienen, o que no existen.

Por ejemplo, la oficina de la Presidencia dijo que no le correspondía tener copia de esos acuerdos. En una primea solicitud sugirió preguntarle a la Consejería Jurídica, y en una segunda a la Secretaría de la Defensa, Marina y a la de Seguridad.

Se preguntó a la Consejería Jurídica pero esta respondió que no contaba con solicitudes o acuerdos similares al solicitado. Sugirió preguntar a la Secretaría de la Defensa Nacional, o la de Seguridad.

No obstante dichas dependencias indicaron que tampoco cuentan con información relacionada con los mencionados acuerdos.

¿Con cuánto dinero se cuenta? ¿Y los cuarteles?

El presidente López Obrador dijo el jueves que ya están listos los recursos para la Guardia Nacional, y aseguró que el domingo dará a conocer a cuánto asciende el referido presupuesto.

Sin embargo, el presidente ya había mencionado en una ceremonia realizada el pasado 4 de marzo que el “presupuesto inicial” para la nueva fuerza sería de 15 mil millones de pesos, recursos que entre otras cosas se utilizarían para construir 87 nuevas instalaciones, así como el pago de salarios, vehículos, entre otros. 

No obstante, en esa misma fecha y en respuesta a la solicitud de transparencia folio 0000700044519, la Secretaria de la Defensa Nacional reportó que los recursos aprobados por la Secretaría de Hacienda para la confirmación de la Guardia nacional eran de 2 mil millones de pesos.

De ahí que no hoy no se sepa con precisión el presupuesto real con el cual contará la Guardia Nacional, al menos para este año.

En cuanto al tema de los 87 cuarteles o instalaciones, para los cuales ya habría presupuesto según lo dicho por el presidente en marzo, se dirigieron solicitudes a las secretarías de Seguridad, Marina y Defensa, preguntando por la ubicación de los mismos o los terrenos donde se contemplan. Las tres dijeron no contar con la información, o que era inexistente.

¿Y la capacitación y evaluación?

Hasta ahora las autoridades no han transparentado en su totalidad los detalles de los cursos de capacitación y procesos de evaluación, que se aplican tanto a los elementos de fuerzas armadas que se convertirán en policías de la Guardia Nacional, así como a los nuevos reclutas.

Como ya se dijo, la SSPC indicó que será el reglamento de la Ley de Guardia Nacional (que aún no existe) el que detallará este tipo de cuestiones. 

En su oficio número SSPC/SP/DG/00662/2019, fechado el pasado 24 de junio, la SSPC advierte que se establecerá junto con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública un esquema que garantice que los elementos militares transferidos cumplan con los requisitos para obtener el Certificado único Policial (CUP), sin que se detalle en qué consiste el esquema.

Una de las evaluaciones que hay que superar para obtener el CUP es el examen de control de confianza, tema en el que también ha habido datos contradictorios.

Por ejemplo, el pasado 12 de abril el secretario Alfonso Durazo afirmó que los militares transferidos a la Guardia Nacional no requerirían aprobar previamente exámenes de control de confianza. Luego, el 30 de abril se anunció que sí se aplicarían dichos exámenes pero con un “nuevo esquema de evaluación”, del que no se han transparentado los detalles.

Y en marzo el titular de la Sedena explicó que los cursos de capacitación para nuevos reclutas tomarían 7 meses de duración, mientras que la Marina informó que el periodo es de 5 meses, sin que se hayan dado detalles de los contenidos.

Un dato relevante que proporcionó la Secretaría de Marina en su respuesta es que el curso de capacitación para personal de las fuerzas armadas transferido a la Guardia Nacional es de solo dos meses, dividido en 385 horas, sin que se detallaran temas de asignaturas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Kobe Bryant: qué dice el audio de los últimos momentos del vuelo en el que murió la leyenda de la NBA

Desde horas tempranas del domingo, una niebla densa cubría varias zonas del estado de California y la propia policía de Los Ángeles decidió dejar sus helicópteros en tierra dada la escasa visibilidad que hacía peligroso los vuelos.
AFP
28 de enero, 2020
Comparte
terreno

AFP
Las autoridades intentan recuperar los cuerpos en el remoto lugar donde cayó el helicóptero.

El último minuto trajo un inusual silencio del otro lado.

La torre de control trata de comunicarse fallidamente con el helicóptero N72EX, en el que viajaban Kobe Bryant y otras ocho personas el domingo en Los Ángeles.

No tienen respuesta.

Una grabación del sitio especializado LiveATC.net permite escuchar cómo los controladores aéreos intentan otra vez.

“N72EX cuáles son sus intenciones”, pregunta el controlador. Como respuesta solo hay silencio. “N72EX, siguen a muy baja altitud para poder seguir haciendo el seguimiento del vuelo…”, continúa.

Segundos después, el Sikorsky S-76B se estrella en una zona de difícil acceso cerca de la ciudad de Calabasas.

No hubo sobrevivientes.

Kobe Bryant y su hija Gianna

Reuters
Kobe Bryant junto a su hija Gianna. Ambos fallecieron en el accidente del domingo.

Desde que se conoció que el astro de la NBA iba en el vuelo, la conmoción por la noticia dio la vuelta al mundo.

Las autoridades iniciaron inmediatamente la investigación para determinar las causas del accidente, pero medios locales han reportado que las condiciones del tiempo en California se habían deteriorado y no eran óptimas para volar.

Desde tempranas horas del domingo, una niebla densa cubría varias zonas de la zona y la propia policía de Los Ángeles decidió dejar sus helicópteros en tierra dada la escasa visibilidad.

Sin embargo, el helicóptero que llevaba a Kobe Bryant despegó a las 9:06 hora local (17:06 GMT) del aeropuerto John Wayne, en Santa Ana, en el sur de Los Ángeles.

El final llegaría menos de 40 minutos después.

La comunicación con tierra

Según trasciende de la conversación filtrada con la torre de control, el piloto recibió un permiso para volar llamado “reglas de vuelo visual especial” (SVFR, por sus siglas en inglés), que le permite dirigir el helicóptero en condiciones en las que la visibilidad no es óptima.

“Mantener un SVFR a los 2.500 (pies) o menos”, se escucha al piloto confirmar la instrucción a la torre.

Según le explica a BBC Mundo el controlador de vuelos Kevin Karpé, es el piloto quien solicita a la torre volar bajo estas condiciones, ya que dependen de su visibilidad, algo que los controladores no pueden determinar.

“En estos casos, es el piloto quien pide volar bajo estas reglas, que implican que tiene una visibilidad de al menos una milla o de menos si se trata de un helicóptero”, agrega el especialista de The Expert Institute, un sistema que reúne expertos en aviación en EE.UU.

Sikorsky S-76

Getty Images
El modelo Sikorsky S-76 es normalmente utilizado para trasladar a autoridades, empresarios y celebridades, como la familia real británica.

Un monitoreo del vuelo del sitio Flightradar24 muestra que el helicóptero se dirige entonces rumbo noroeste buscando un destino al que nunca llegará.

Según muestran los datos de radar, entra en la zona de la torre de control de Burbank, en el norte de Los Ángeles.

El controlador le comunica entonces al piloto que esa área está en IFR (“reglas de vuelo instrumental”) y le pide que explique intenciones.

Según los expertos consultados por BBC Mundo, esto implica que la visibilidad es muy limitada.

“Cuando hay condiciones para IFR se trata de que no hay visibilidad y entonces el piloto tiene que volar y guiarse por los instrumentos”, indica Karpé.

El controlador explica además que para volar bajo IFR tanto el piloto como la aeronave deben haber obtenido una certificación específica.

Mapa del siniestro

BBC

Tras escuchar el mensaje, el piloto responde que mantendrá la SVFR.

El controlador de Burbank le dice entonces que debe esperar, porque tiene otra aeronave en el área.

“N72EX, esperando”, se oye confirmar al piloto.

Según la base de datos de certificación de pilotos de la FAA, Ara Zobayan, el piloto que llevaba el helicóptero, tenía certificación para instrumentos y obtuvo su licencia comercial en 2007.

El registro indica que era también instructor de vuelo certificado con instrumentos para pilotos de helicópteros.

helicóptero siniestrado

Getty Images
Aún no se tiene certeza respecto a las causas del accidente.

Un piloto de Miami contactado por BBC Mundo considera que una de las grandes interrogantes del accidente es por qué se decidió volar con SVFR y no con instrumentos (IFR), que hubiera sido lo más seguro para condiciones de escasa visibilidad.

“Las condiciones eran de baja visibilidad y se sabe que los helicópteros de la policía estaban en tierra. En esas condiciones, un vuelo con IFR era la opción más segura”, opina.

De acuerdo con el piloto consultado, aunque la autorización de SVFR es “bastante común” y se puede pedir antes de despegar o en medio del vuelo, “no es algo que siempre es recomendable desde un punto de vista de seguridad”.

Avance hacia el fin

Un rato más tarde, la grabación deja escuchar al controlador, que dice que ha dejado el helicóptero en espera por 15 minutos.

Antes había mencionado que otros vuelos estaban cruzando la zona con condiciones IFR.

Finalmente le da autorización para que siga rumbo noroeste y le dice que será entonces la torre de Van Nuys quien continuará el control.

El servicio de radar con Burbank termina.

Se escucha entonces al piloto comunicarse con los controladores de Van Nuys y les indica que vuela con SVFR.

Una controladora lo recibe en ese espacio aéreo, le da las condiciones de visibilidad y altitud, y luego le pregunta si se comunicará con otra torre de control, la llamada Socal.

Los minutos finales

Los registros de radar muestran que entonces el avión entra al espacio de Socal y poco después, el controlador aéreo trata de establecer comunicación con el helicóptero.

“Helicóptero N72EX, identificación”, le dice.

La comunicación del piloto no se recibe.

“Esto puede pasar porque hay muy poca recepción en el área o porque la aeronave está volando a muy baja altitud”, explica Karpé.

“Yo he trabajado sirviendo a aeronaves que vuelan en esa área y no es inusual que se pierda la señal, porque es una zona muy montañosa”, agrega el experto.

homenaje

AFP
La muerte de Bryant causó conmoción internacional.

La torre de control vuelve a tratar de contactarlo y le pregunta si está pidiendo “seguimiento de vuelo” (flight following, en inglés).

El piloto de Miami contactado por BBC Mundo explica que bajo “seguimiento de vuelo” la aeronave no constituye una prioridad para la torre de control.

“Este es un sistema de trabajo en el que los controladores ofrecen un servicio al piloto para ayudarlo en vuelo: le darán consejos generales, posición de otros aviones… das cualquier información, pero es un servicio adicional que se ofrece cuando está disponible“, explica.

“En estos casos, los controladores están más enfocados en los aviones que vuelan sin visibilidad, con instrumentos, esa es su prioridad, si viajas con VFR especial y los controladores están ocupados, puede que no estén al tanto cada segundo de tu avión”.

montañas

Reuters
La zona donde cayó el helicóptero es muy montañosa.

Pero la torre de SoCal no recibió respuesta de si el helicóptero necesitaba “seguimiento de vuelo”

“Helicóptero N72EX, dónde, intenciones”, pregunta el controlador.

“Para un controlador es predecible que se pierda el contacto en esa área, por eso no siempre significa que haya algún problema de seguridad, sino que la aeronave está volando tan bajo que es imposible para el radar detectarlo”, indica Karpé.

A las 9:44 hora local (17:44 GMT) es cuando el controlador le dice que vuelan demasiado bajo para poder proceder con el seguimiento.

“N72EX, (aquí) SoCal”, se oye decir al controlador.

Poco antes, había perdido la señal del helicóptero en los radares.

Menos de tres minutos después se recibiría la primera llamada al teléfono de emergencias 911 sobre un helicóptero caído en las montañas de Calabasas.


La búsqueda

Desde que se recibieron los primeros reportes, la policía de Los Ángeles se dirigió al lugar de los hechos, pero las condiciones del terreno dificultaron las tareas de búsqueda.

“En cierto sentido, es una pesadilla logística porque el sitio del accidente en sí no es fácilmente accesible“, explicó el alguacil del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva.

Jonathan Lucas, el jefe forense del condado, anunció este lunes que las tareas de recuperación de los cadáveres estaba en marcha desde la jornada anterior, pero que podría “tardar días”.

La policía anunció en la noche del domingo que había interrumpido las tareas por “cuestiones de seguridad”, mientras un equipo de investigadores de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte llegó este lunes al lugar del accidente para comenzar a documentar la escena.

Según anunció la policía, los investigadores examinarán datos meteorológicos, información de radar, las comunicaciones de control de tráfico aéreo, así como los registros de mantenimiento del avión y el expediente del piloto.

Medios locales estimaron que el reporte final del accidente podría tardar hasta un año.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=SON0H-nAbZw

https://www.youtube.com/watch?v=6ri6xiEMwao

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts