close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

AMLO defiende a migrantes frente a Trump, pero las detenciones en México se disparan 100%

La carta enviada a Trump por López Obrador contrasta con lo que sucede en la frontera sur de México, donde ONG denuncian hostigamiento de las autoridades migratorias para detener y deportar personas sin documentos.
Cuartoscuro
Por Alberto Pradilla y Manu Ureste
1 de junio, 2019
Comparte

Luego de que el mandatario estadounidense, Donald Trump, amenazó con imponer aranceles a productos nacionales si México no soluciona el fenómeno de la migración irregular, el presidente Andrés Manuel López Obrador salió en defensa de los migrantes asegurando que “los seres humanos no abandonan sus pueblos por gusto sino por necesidad”.

¿Cómo convertir al país de la fraternidad para con los migrantes del mundo en un gueto donde se estigmatiza, se maltrata, se persigue, se expulsa y se le cancela el derecho a la justicia a quienes buscan con esfuerzo y trabajo vivir libres de la miseria”, cuestionó López Obrador a Trump en una carta que le remitió el pasado 30 de mayo en la noche, mientras que este viernes 31, en un evento en Tlaxcala, insistió en que “todos los migrantes merecen respeto, comprensión y nuestra mano fraterna”.

Sin embargo, la carta y las palabras de López Obrador contrastan directamente con lo que sucede en la frontera sur de México, donde organizaciones civiles denuncian un hostigamiento de las autoridades migratorias para detener y deportar personas sin documentos, en colaboración con policías, soldados y la nueva Guardia Nacional.

Este aumento en la presión ha ocasionado que imágenes del pasado, especialmente de los años 2015 y 2016, cuando a raíz del Plan Frontera Sur se rompieron récords de deportaciones gracias a redadas en las vías del tren, carreteras y caminos, se repitan ahora, a pesar de que el nuevo Gobierno Federal insiste que el enfoque de la política migratoria ya no es de seguridad nacional, sino de respeto a los derechos humanos.

Pero, las palabras del presidente no solo contrastan con esas imágenes que se repiten, como la redada masiva del pasado mes de abril, cuando agentes del INM y policías detuvieron a más de 400 migrantes en Pijiiapan, Chiapas, sino también con las estadísticas oficiales de detenciones.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Migración (INM), al corte de ayer viernes, solo en el mes de mayo detuvieron a 22 mil 694 migrantes sin documentos, y deportaron a 15 mil 654.

Esta última cifra supone un aumento de 119% en comparación con mayo del año pasado, cuando el INM detuvo a 10 mil 350 personas.

Y, si se compara con el mismo mes de 2017, el aumento es todavía mucho mayor: hasta 220%.

En tan solo los cinco primeros meses de este 2019, el INM detuvo a 74 mil 031 migrantes, un 36% más que el año pasado, y un 105% más que en 2017, siendo abril y mayo cuando se produjo la escalada de intensidad en el control migratorio, como lo prueba otro dato: entre enero y mayo de este año, las capturas se dispararon 175%. Mientras que en el mismo periodo del año pasado, solo aumentó 12%.

Como viene siendo habitual en los últimos años, puesto que es una población que está saliendo más debido principalmente a la violencia de las pandillas y a la permanente crisis económica, el mayor número de migrantes detenidos es de Honduras; casi el 50% del total de las capturas.

En cuanto a las devoluciones, es decir, las deportaciones de migrantes que tras ser detenidos y puestos en estaciones migratorias ya fueron expulsados, la cifra de mayo (15 mil 654) también refleja un aumento del 80% en comparación con abril de 2018.

El Instituto Nacional de Migración, en su página web, señaló que esta alza en las estadísticas de detenciones y deportaciones se debe a que, en los primeros meses de 2019, el flujo de personas centroamericanas, principalmente de Honduras, “aumentó de manera muy notable en comparación con la tendencia del 2018 y años anteriores”.

No hay congruencia entre el discurso político y la realidad”

Claudia León, integrante del Grupo Impulsor contra la Detención Migratoria y la Tortura, que acaba de participar en una nueva Misión de Observación civil en la frontera sur, criticó en entrevista con Animal Político que, tanto las cifras oficiales, como los hallazgos que documentaron en el terreno, sustentan que “no hay una congruencia entre el discurso del gobierno actual y la realidad”.

Entre esos hallazgos, Claudia León subrayó varios.

Por ejemplo, que la Misión corroboró que “se agudizó” el enfoque de seguridad militarizada por encima de los derechos humanos de las personas en movilidad.

Documentamos múltiples puntos de control migratorio con fuerte presencia de policía federal y de policía militar, sin que haya claridad de sus funciones y facultades en el contexto migratorio. Observamos que es una práctica de Estado sistemática e intencional”, apuntó la activista.

Esta observación contrasta también con las palabras del actual comisionado del INM, Tonatiuh Guillén, quien en entrevista con este medio en noviembre pasado, antes de asumir el cargo, dijo que el uso de fuerzas armadas en tareas de control migratorio debía ser “la excepción de muy última instancia”.

A partir del 1 de diciembre (del año pasado), la idea es que la policía y el Ejército no intervengan en la detención de migrantes”, apuntó Guillén.

Y si lo hacen -matizó el comisionado-, que lo hagan siempre conforme a la ley. Es decir, con un oficio donde se les pide ayuda de manera muy puntual, por un caso muy concreto. En otras palabras, su actuación debe ser la excepción, y, además, la excepción de muy última instancia”.

Familias separadas

Otra observación de la Misión civil, en la que participaron 24 organizaciones de México, Centroamérica y Estados Unidos, es que hay familias “que son separadas en redadas durante la detención, liberación y deportación”.

Documentamos que se está vulnerando el principio de la unidad familiar, incluso en aquellas que han solicitado el reconocimiento de la condición de refugiadas”, resaltó León.

Y otra observación: la detención de migrantes se ha intensificado hasta tal punto, que el INM está haciendo redadas para capturar a migrantes cuando descansan en hoteles.

Esto último va en consonancia con la denuncia que hizo el pasado 30 de mayo la Asociación de Hoteles y Moteles de la Frontera Sur en el espacio de la periodista Denise Maerker, donde reportaron operativos de agentes del INM en coordinación con Policía Federal y la Guarda Nacional, para capturar a migrantes que están en tránsito, o que aguardan en ese lugar para resolver su condición de solicitante de refugio.

Además, Claudia León denunció que se están llevando a cabo redadas nocturnas en el Parque central de Tapachula, en la frontera de Chiapas y Guatemala, donde migrantes que no tienen dinero para pagar un hotel, duermen en la calle.

En cuanto a los migrantes que no están siendo detenidos, agregó la activista, éstos también están viviendo “una situación infrahumana e indigna”, ya que la Misión de Observación documentó que hay familias enteras, con niños y niñas, viviendo en tiendas de campaña en las inmediaciones de la Estación Migratoria Siglo XXI de Tapachula esperando a que las autoridades migratorias les atienda.

Es una estrategia de desgaste hacia las poblaciones migrantes y los solicitantes de refugio, para cansarlos y orillarlos a situaciones sumamente precarias”, acusó la defensora de derechos humanos, que concluyó diciendo que todo lo que documentaron en la Misión de Observación prueba que el discurso gubernamental de poner los derechos humanos por encima del enfoque de seguridad nacional “es una mentira”.

Animal Político solicitó una entrevista con el comisionado del INM, Tonatiuh Guillén, para cuestionarle por alguno de los hallazgos documentados por la Misión de Observación, como los cateos en hoteles. Pero, al momento de publicar esta nota, no hubo respuesta.

Aquí puedes leer el informe de los hallazgos de la Misión de Observación.

MODH – La Frontera Sur Es U… by on Scribd

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viernes 13: ¿cómo se originó la superstición que considera esta fecha como un día de mala suerte?

¿De dónde viene la superstición que dio paso a la mitología del viernes 13 que culminó con las películas y las series de televisión en los 80?
13 de septiembre, 2019
Comparte
calendario

Getty Images
Aunque parezca poco frecuente, todo mes que comience en domingo, siempre tendrá en viernes 13.

Otra vez es viernes 13, y si eso nos preocupa, quizás podemos echar la culpa a un grupo de caballeros estadounidenses que eran enemigos de las supersticiones.

Desde tiempos inmemoriales muchos han temido los viernes y los días 13.

Pero, ¿por qué se juntaron ambos temores para generar una creencia con vida propia en el mundo angloparlante?

En Hispanoamérica y España, en cambio, la superstición se aplica a los martes 13.

En cuanto a los países de habla inglesa, las razones no parecen ser místicas.

“Desde el punto de vista astrológico, no hay necesidad de preocuparse por el viernes 13”, dice Robert Currey, de Equinox Astrology.

Las fechas y días de la semana solían estar estrechamente relacionados con los movimientos planetarios y las fases de la Luna en un sistema que se remonta a los babilonios, explica, pero ya no es el caso.

Sonia Ducie, una consultora de numerología que cree firmemente en la energía innata de los números, cree que 13 “tiene que ver con la transformación y el cambio“.

Viernes 13

Getty Images
Viernes 13, la película, tuvo su base en el mito.

Ducie considera al viernes el quinto día de la semana que se asocia con el movimiento.

“Uno puede ver cómo con esos dos números juntos podrían ser muy inquietos”, pero aclara: “Depende de nosotros. La energía es neutral”.

¿Por qué surgió esta superstición combinada?

En 1907, un libro llamado “Viernes, el XIII” fue publicado por un corredor de bolsa llamado Thomas Lawson. Fue la inspiración para la mitología del viernes 13 que culminó con las películas y las series de televisión en los 80.

El libro de Lawson es una fábula oscura de Wall Street cuyo personaje central genera bonanzas y caídas en el mercado para vengarse de sus enemigos, dejando a muchos en la miseria y la ruina.

Y se aprovecha de los temores que la fecha viernes 13 podía generar en los negociantes.

“Cada hombre en la bolsa y en Wall Street tiene su ojo puesto en él. En viernes 13 rompería el mejor mercado alcista (bull market) de la historia que estaba en marcha”, dice uno de los personajes.

viernes

Getty Images
En 1907 el miedo a esa fecha ya era una superstición establecida

Así que en 1907 el miedo a esa fecha ya era una superstición establecida.

No lo era un cuarto de siglo antes.

The Thirteen Club (El club del trece), una reunión de caballeros alegres decididos a desafiar todas las supersticiones, se reunió por primera vez el 13 de septiembre 1881 (un miércoles) a pesar de que se organizó formalmente el viernes 13 de enero de 1882.

Se reunían el día 13 de cada mes, se sentaban en la mesa 13, rompían espejos, derramaban sal con exuberancia y llegaban a la cena caminando bajo escaleras cruzadas.

Los informes anuales del club especificaban cuidadosamente cuántos de sus miembros habían muerto y cuántos habían fallecido durante el año siguiente tras asistir a una cena en el club.

Viernes 13

Getty Images
El objetivo del club era demostrar lo inútil de las supersticiones.

Fue fundado por el capitán William Fowler en su restaurante Cottage Knickerbocker en la Sexta Avenida de Manhattan, en Nueva York.

A Fowler se lo asociaba con “la buena camaradería, un gran corazón y una caridad sencilla y sin ostentación”.

Como mariscal del club, “siempre lideró el camino valientemente y sin temor hacia la sala del banquete”, aseguró el “gobernante jefe” del club, Daniel Wolff.

El club hizo un llamado al presidente de Estados Unidos, a gobernadores y jueces para dejar de elegir al viernes como el día de “colgar” gente y realizar ejecuciones otros días también.

El diario estadounidense The New York Times informó que en la primera reunión, el comensal número 13 estaba retrasado, y Fowler presionó a uno de los camareros para que compensara la ausencia del comensal que completaría el número de mala suerte.

“A pesar de sus gritos estaba siendo empujado por debajo de las escaleras cuando llegó el invitado que faltaba”, narró el diario.

El primer objetivo del club era el temor de que si 13 personas cenaban juntas una podría morir pronto. Pero una segunda superstición surgió poco después.

En abril de 1882, se adoptó una resolución que deploraba el hecho de que el viernes había sido “considerado durante muchos siglos un día de mala suerte… por motivos sin sentido“.

Viernes 13

Getty Images
El grupo buscaba terminar con los mitos vinculados el número 13.

El club hizo un llamado al presidente de Estados Unidos, a gobernadores y jueces para dejar de elegir al viernes como el día de “colgar” gente y que se realizasen ejecuciones otros días también.

Pero no hay ninguna señal en el club de la mezcla de la superstición del viernes con el 13.

Debió aparecer en algún momento entre 1882 y la publicación del libro de Lawson en 1907.

¿Responsabilidad de los enemigos de la superstición?

A lo largo de las décadas, muchos se han preguntado si la superstición podría ser culpa del propio club.

Allí aprovechaban cada oportunidad para ridiculizar ambos temores.

El diario Los Angeles Herald informó en 1895: “Cada vez que durante los últimos 13 años el viernes ha caído el 13 del mes, esta peculiar organización nunca ha dejado de celebrar una reunión especial para regocijarse”.

El club se enorgullecía de que había puesto la superstición en el centro de atención. Su fama era grande: de los 13 miembros originales había pasado a cientos a comienzos del siglo XX. Y se habían fundado clubes similares en otras ciudades de Estados Unidos y en Londres.

Viernes 13

Getty Images
La superstición a veces ha inspirado motivos y disfraces para fiestas como Halloween.

La doctrina del The Thirteen Club era “que la superstición debía ser atacada y combatida y expulsada de la Tierra”

Dos de estas supersticiones vulgares han combatido con decisión y sin inmutarse“, escribió el integrante Charles Sotheran a otros miembros del club en Nueva York en 1883, “es decir, la creencia en que el 13 es un número de mala suerte y el viernes un día de mala suerte. Han creado un sentimiento popular a favor de ambos”.

Sotheran debe haber querido decir que “hicieron los viernes y el 13 menos impopulares”, pero su frase es ambigua y podría haber significado “hicieron las supersticiones populares”. ¿Fue esta interpretación la que estableció la superstición en la opinión pública?

La doctrina del The Thirteen Club era “que la superstición debía ser atacada y combatida, y expulsada de la Tierra”.

Si por el contrario generó una de las supersticiones más comunes y persistentes, fue de hecho un accidente desafortunado.


(*) Este artículo fue publicado originalmente el 13 de noviembre de 2015. Un viernes 13, por supuesto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.