Morena le arrebata Puebla y Baja California al PAN, que retiene las capitales de Durango y Aguascalientes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Morena le arrebata Puebla y Baja California al PAN, que retiene las capitales de Durango y Aguascalientes

El PRI fue el gran perdedor de la jornada de este domingo, en la que Morena ganó dos gubernaturas y representación en estados donde no la tenía, y el PAN se afianzó en Tamaulipas.
Cuartoscuro
3 de junio, 2019
Comparte

En las primeras elecciones después del triunfo presidencial de Andrés Manuel López Obrador, su partido, Morena, logró arrebatarle al PAN las dos gubernaturas que estaban en juego: Baja California y Puebla, con Jaime Bonilla y Miguel Barbosa, respectivamente.

Acción Nacional retuvo, por otro lado, las capitales de dos estados donde se renovaban presidencias municipales: Durango y Aguascalientes, en los que también logró más alcaldías. Pero en Baja California, Morena también le quitó las dos ciudades principales: Mexicali, la capital, y Tijuana.

Leer: Barbosa ganó en Puebla, indica conteo rápido del INE; apenas 33% de participación

Y en los tres Congresos locales que se renovaban, en Baja California pasó de ser totalmente azul a totalmente guinda, Quintana Roo le entregó la mayoría a Morena, y el de Tamaulipas ahora se pintó de azul.

Baja California

El PAN perdió este domingo su mayor bastión, el estado donde por primera vez ganó un partido distinto al PRI, en 1989, con el panista Ernesto Ruffo, hoy diputado. Después de seis sexenios blanquiazules a lo largo de tres décadas, Morena arrasó en el estado al llevaarse carro completo.

Para la gubernatura, Jaime Bonilla Valdez logró el 50.3% de los votos, según datos del Programa de Resultados Preliminares (PREP) con el 85% de actas computadas. Ganó dos a uno sobre su más cercano competidor, el panista Óscar Vega Marín, que solo obtuvo el 23.2% de sufragios.

Bonilla fue en los primeros meses del gobierno de López Obrador el delegado federal en Baja California. Como candidato lo apoyó una coalición con el Partido del Trabajo y el Verde –que en la elección de hace seis años fueron aliados del PRI–, así como el partido local Transformemos.

Leer: PAN presume victorias en elección de alcaldes y diputados en cuatro estados

El futuro gobernador tendrá el Congreso a su favor, ya que el partido guinda se llevó además los 17 distritos, con 48% de apoyo de los votantes. Hasta ahora 13 habían sido del PAN y los otros eran del PRI o PT en coalición con el Verde y Nueva Alianza.

Morena se llevó todo en el estado: logró el triunfo en los cinco municipios, que hasta ahora estaban repartidos entre tres panistas y dos priistas.

Puebla

La elección extraordinaria de Puebla dio la vuelta al resultado de apenas hace 11 meses. Con casi el 100% de actas computadas, ganó Miguel Ángel Barbosa, que repitió como candidato, con 44.7% de los votos, sobre el 33.2% de Enrique Cárdenas, que era impulsado por PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

El 2 de julio de 2018, Barbosa solo había logrado 34% de apoyos, 10 puntos porcentuales menos, frente al 38% que dio el triunfo a Martha Erika Alonso, que murió 10 días después de asumir la gubernatura junto con su esposo, el exgobernador Rafael Moreno Valle, tras el desplome del helicóptero en que viajaban, del que todavía no se saben las causas.

Leer: El triunfo es legítimo, dice Barbosa; la elección no está clara: PAN

En este estado, había otras cinco elecciones extraordinarias de presidentes municipales, ya que hace un año se anularon por diversas irregularidades con las actas y paquetes electorales.

En esos casos, la nueva elección volvió a dar como ganador al PRI en tres de ellos: Ahuazotepec, Cañada Morelos y Ocoyucan. En otro que había ganado el tricolor, Tepeojuma, ahora salió vencedora la coalición Morena, Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES); y en Mazapiltepec de Juárez, donde habían triunfado PAN-MC, ahora ganó el PRI aliado con Compromiso por Puebla (partido local creado por Moreno Valle).

El panorama de los ayuntamientos en Puebla es de mayoría para el PRI, que de 217 gobernará en más de 70, mientras que Morena, en 50 en total.

Aguascalientes

En Aguascalientes, con gobernador panista, solo se votaba para renovar las 11 presidencias municipales. Con el total de actas computadas, el PAN es el ganador, al llevarse cinco alcaldías, incluida la capital, Aguascalientes, donde se refrendó.

Además conservó Jesús María, Calvillo y San José de Gracia, y le quitó al PRI Rincón de Romos.  En total, acumuló el 41% de los votos emitidos en el estado.

Leer: Candidato de Morena será gobernador en Baja California: conteo rápido del INE

Morena apenas logró ganar su primer municipio, Asientos, pero mostró un crecimiento de fuerza al obtener 21% de sufragios. Mientras que el Partido Verde gobernará en dos municipios; y el PRI, el PRD y el PT, se quedaron con un alcalde cada uno.

Durango

En este estado, el PAN puede presumir de haber triunfado, empezando por la capital, Durango, donde con 95% de avance del PREP, llevaba 36% de los votos, 10 puntos por arriba del segundo lugar.

Durango fue uno de los estados en los que hace tres años empezaron las polémicas alianzas PAN-PRD negociadas por Ricardo Anaya, entonces presidente del blanquiazul y después candidato presidencial apoyado por esa coalición (a la que se sumó Movimiento Ciudadano).

Esta vez, la alianza –que llevó a la gubernatura a José Rosas Aispuro– se repitió y obtuvo incluso mejores resultados, ya que de tener 12 municipios de 39, ahora logró 17, más otros dos que el PAN ganó en solitario. En total sumaban el 30% de preferencias.

El PRI cayó de tener 22 alcaldes a ganar solo 15, y una votación del 23%. Morena conquistó por primera vez dos ayuntamientos y un 17% de las preferencias en el estado.

El PT, Movimiento Ciudadano y el Partido Duranguense ganaron en un municipio cada uno.

Quintana Roo

Quintana Roo fue el otro estado donde se probó la coalición PAN-PRD, que conquistó así la gubernatura actual de Carlos Joaquín González, aunque con un Congreso de mayoría priista.

Ahora, el PRI perdió casi todo a manos de Morena. Con total de actas computadas, el tricolor solo ganó en el distrito de Cozumel.

Morena le arrebató la votación en los siete distritos de la zona de Cancún, el de Tulum, el de Chetumal, la capital, y otros dos. Es decir, ganó 11 diputados en total, en alianza con el PT y el Partido Verde, que sumaron 34% de los votos del estado.

El PAN y PRD, que mantuvieron su coalición, ahora también con Encuentro Social (aliado de López Obrador en la presidencial), lograron tres distritos, con 25% de preferencias electorales, entre ellos el de Playa del Carmen.

Tamaulipas

Tamaulipas se pintó casi completamente de azul. Con el 98% de avance del PREP, el PAN se llevó 48% de todos los votos locales.

El gobernador panista Francisco Cabeza de Vaca tendrá ahora un Congreso más cómodo, ya que su partido ganó 21 diputados de 22.

Morena solo se quedó con uno de los distritos, de Matamoros, que le quitó al PRI, aunque alcanzó un 28% de preferencias electorales.

El tricolor tenía seis distritos, pero no logró conservar ninguno y su votación apenas llegó a 10%.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué dar positivo a COVID no siempre significa estar infectado

La mayoría de personas solo están infectados durante una semana, pero pueden seguir dando positivo semanas después.
Getty Images
7 de septiembre, 2020
Comparte

El test más común para diagnosticar el COVID-19 es tan sensible que podría estar detectando fragmentos del virus que ya están muertos, según algunos científicos.

Y es que la mayoría de personas solo permanecen infectadas alrededor de una semana. Sin embargo, el diagnóstico podría seguir dando positivo semanas después.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Oxford, este hecho podría estar sobreestimando la escala real y actual de la pandemia.

Pero por otro lado advierten que otro tipo de test, con menos sensibilidad, corre el riesgo de no detectar todos los casos.

El profesor Carl Heneghan, uno de los autores del estudio, afirma que en vez de arrojar un resultado positivo o negativo, las pruebas diagnósticas deberían tener un límite en el que pequeñas cantidades de virus no provoquen un positivo.

Según Heneghan, esta detección de virus muerto o viejo podría explicar cómo en varios de los países que se enfrentan a una segunda ola de infecciones las hospitalizaciones se mantienen estables.

El Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford analizó 25 estudios en que se colocaron muestras de pruebas positivas sobre una placa de petri para ver si el virus crecía.

Investigador trabajando con placas de petri.

Getty Images
Los científicos de la Universidad de Oxford pusieron varias muestras positivas sobre una placa de petri para analizar si el virus crecía.

Este método, conocido como “cultivo viral”, indica si el virus hallado en un diagnóstico positivo puede reproducirse y propagarse en un laboratorio o persona.

Según Nick Triggle, corresponsal de salud de la BBC, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde el comienzo y que ilustra por qué las estadísticas de la COVID-19 están lejos de ser perfectas.

¿Cómo se diagnostica el coronavirus?

La prueba más común de diagnóstico, la llamada PCR, utiliza químicos que amplifican el material genético del virus para que pueda estudiarse.

Una vez se toma la muestra, esta pasa por varios ciclos de laboratorio para recuperar la mayor cantidad de virus posible.

El número de ciclos necesarios puede indicar qué tanto virus queda, si son pequeños fragmentos o varias cantidades del virus completo.

Realización de prueba PCR a un paciente en Barcelona.

Getty Images
El test PCR es la prueba más común para detectar el coronavirus.

Esta práctica parece revelar la probabilidad de infección del virus. Es decir, mientras más ciclos de amplificación sean necesarios, menos probabilidades de que el virus sea reproducible en el laboratorio.

El riesgo de falso positivo

Cuando uno se hace la prueba de coronavirus, se obtiene un “sí” o un “no”. Pero no hay un indicador de cuánto virus se detectó en la muestra y si se trata de una infección activa.

Una persona con mucha cantidad de virus activo y otra que solo tenga pequeños fragmentos restantes de una infección pasada dan el mismo resultado: positivo.

Sin embargo, Heneghan apunta que la “infectividad del coronavirus parece disminuir tras alrededor de una semana”.

Es decir, su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Añadió que, si bien no sería posible verificar todas las pruebas para detectar si el virus estaba activo o no, el número de falsos positivos podría reducirse si los científicos establecieran un punto de corte.

Mujeres con mascarilla en Italia.

Getty Images
La infectividad del virus es su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Esto podría prevenir que una persona dé positivo cuando en realidad solo se le ha detectado los restos de una infección ya pasada.

Para Heneghan, esto ahorraría cuarentenas individuales innecesarias y ofrecería una escala más adecuada de la pandemia.

La sanidad pública de Inglaterra coincidió en que los cultivos virales eran útiles a la hora de evaluar las pruebas de coronavirus y que estaban trabajando con laboratorios para reducir el número de falsos positivos.

Sin embargo, explican que establecer un punto de corte no es fácil porque se usan muchas pruebas con diferentes sensibilidad y formas de detección.

Pero el profesor Ben Neuman, de la Universidad de Reading, dijo que cultivar el virus de una muestra de un paciente “no es trivial”.

“Esta revisión corre el riesgo de correlacionar falsamente la dificultad de cultivar Sars-CoV-2 a partir de una muestra de un paciente con la probabilidad de que se propague”, dijo.

Toma de temperatura en Wuhan, China.

Getty Images
Varios estudios coinciden en que alrededor de un 10% de contagiados retiene virus vivo después de 8 días de infección.

El profesor Francesco Venturelli, epidemiólogo italiano, destaca que no existe “certeza suficiente” sobre cuánto tiempo el virus permanece infeccioso mientras se recupera el paciente.

Algunos estudios basados en cultivos virales indican que alrededor del 10% de infectados permanece con virus vivo después de ocho días de infección.

“En Italia sobreestimamos el número de casos por varias semanas” a causa de pacientes positivos que se habían infectado varias semanas antes, dice Venturelli.

El test PCR es un método muy sensible a la hora de “detectar material genético residual del virus”, explica el profesor Peter Openshaw, del Colegio Imperial de Londres.

“No hay evidencia de la infectividad del virus, pero existe un consenso clínico de que es bastante improbable que un paciente sea infeccioso más allá del décimo día de la enfermedad“, agrega Openshaw.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90&t=14s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.