close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Valeria Gallo

Nosotras/ Nosotros, un relato feminista dirigido al público infantil

Con ilustraciones e historias cortas de lo que significa ser hombre o mujer, este libro le habla al público infantil y juvenil con perspectiva de género.
Facebook Valeria Gallo
Comparte

Ana Romero y Valeria Gallo, escritora e ilustradora de literatura infantil, respectivamente, presentan el libro “Nosotras/Nosotros” que pertenece a la colección “A las orillas del viento” del Fondo de Cultura Económica (FCE), obra que con ilustraciones e historias cortas aborda la  perspectiva de género con la idea de que tanto hombres como mujeres puedan “adquirir una conciencia feminista”, de acuerdo con las autoras.

El libro surge de un encuentro entre las autoras durante una de las memorables marchas para conmemora el Día Internacional de la Mujer en la que, al coincidir no solo en el quehacer de la literatura infantil y juvenil según su campo de trabajo, coincidieron en temas de perspectiva de género con la necesidad de hacer un libro juntas, y así sucedió.

Ambas coinciden que hablar de la perspectiva de género no es una cuestión exclusiva de las mujeres sino de la sociedad entera, además del interés mutuo por incluir en su  trabajo a los varones porque no son el enemigo, señalan.

“Creo que ambas partes de la humanidad estamos fregadas, porque a todos nos obligan y a todos nos imponen y a todos nos tratan de encajonar en el mismo nivel, en distinta medida pero a todos nos va igual de mal”, dijo la escritora Ana Romero.

Lee: Menores pierden la percepción de igualdad de género conforme van creciendo

Por su parte, la ilustradora de literatura infantil y juvenil, Valeria Gallo también habló del proceso creativo de este libro en el que plasmó a mujeres como Virginia Wolf, Malala Yousafzai y las sufragistas, sin embargo, en el caso de los hombres el trabajo fue un poco más difícil.

“La parte del hombre me costó más trabajo al tratar de encontrar los personajes que han roto con esas cosas. Me costó trabajo encontrar más variedad de personajes hombres que hicieran cosas diferentes”, dijo.

¿Qué nos falta para combatir los estereotipos?

En el libro Nosotras / Nosotros además de abordar temas de género desde una perspectiva feminista, las autoras también apostaron por romper con los estereotipos que día a día continúan reproduciéndose en la sociedad.

Gallo señaló que para combatir la reproducción de estos estereótipos hace falta empatía y una revisión de la historia donde el feminismo permita rescatar a hombres y mujeres de esos estereotipos para empezar a pensar distinto.

“Tanto hombres como mujeres podemos adquirir una conciencia feminista y el feminismo apela a eso, donde no existan esos cajones, donde el género es una construcción social y no algo natural ni biológico”.

Te puede interesar: Violencia de género provoca menor productividad y limita el desarrollo

Romero también coincidió con el discurso de su compañera y amiga, y agregó que hace falta oírnos, vernos y vernos a nosotros mismos y a los demás. En algún momento, considera que debemos dejar de ver el feminismo como un enemigo a vencer porque el feminismo es el bien de todos no solo de las mujeres.

Hombres, un capítulo que fue difícil plasmar

Las autoras también señalaron que al escribir e ilustrar historias de hombres resultó ser una tarea difícil donde resultó mucho más natural hablar de las mujeres porque eso es lo que son.

“No sé en qué momento nos creímos todos esos estereotipos, lo hicimos natural y es tan antinatural que lo normalizamos”, agregó.

Este libro está dirigido a todo público a pesar de pertenecer a una colección de literatura infantil y juvenil pero consideran que lo puede leer todo mundo y es necesario que se lea desde una mirada más infantil que otra cosa, coinciden.

Lee también: Por qué tantas mujeres jóvenes no se identifican con el término feminista

“Los niños están acostumbrados a leer narrativa visual, los adultos no, entonces es común que un adulto llegue y se apene por leer libros con monitos”, agregó Ana Romero.

Nosotras / Nosotros es un libro que se lee gráfica y textualmente porque las ilustraciones no son un complemento, tienen el mismo peso en contexto y los niños son el mejor espectáculo para esto, señalan las autoras.

Valeria Gallo, ilustradora en el libro también habló de las difícil que es ser hombre en un contexto machista, ella relata que para construir sus personajes se encontró -en una mañana después de una breve caminata- a un viejito que vestía una playera con la leyenda “tiger” que la llevó a reflexionar en la idea de que el hombre debe ser fuerte aunque en el fondo te estás quebrando pero no puedes demostrarlo.

“Es lógico que ellos también estén enojados porque todo eso que no pueden sacar explota de una forma horrible”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué es importante saber que Jesús no era blanco?

Los historiadores están de acuerdo en que Jesús era un judío de Oriente Medio. Sin embargo, suele representarse como un hombre de raza blanca. La académica australiana Robyn J. Whitaker reflexiona sobre esta cuestión.
18 de abril, 2019
Comparte

Me crié en un hogar cristiano. En la pared de mi habitación colgaba un retrato de Jesús, y allí sigue todavía.

Es cursi y bastante chabacano, como solo algo de los setenta puede serlo, pero cuando era pequeña me encantaba.

En la foto, Jesús se muestra tierno y amable; veo amor en su mirada. Tiene el pelo claro, los ojos azules y la piel muy blanca.

El problema es que Jesús no era blanco. Es normal que la creencia habitual sea la contraria si uno se fija en las iglesias del mundo occidental o visita una galería de arte.

Pero, al no haber una descripción física de Cristo en la Biblia, tampoco hay lugar para la duda: el Jesús histórico, el hombre que fue ejecutado por el Imperio Romano en el siglo I, era un judío de piel oscura procedente de Oriente Medio.

Esta afirmación no es para nada controvertida desde el punto de vista académico.

Sin embargo, es un detalle que parecen olvidar los millones de cristianos que celebrarán la Semana Santa estos días.

En Viernes Santo, los devotos peregrinan hasta las iglesias para adorar a Jesús y recordar su muerte clavado en la cruz.

En la mayoría de los templos, Jesucristo será representado como un hombre blanco, con rasgos similares a los de un individuo anglo-australiano (o europeo).

Cristo entre los apóstoles, Mondadori Portfolio

Mondadori Portfolio/Getty Images
Las imágenes de Jesús en los templos le retratan como un hombre con la piel clara.

Piensa por un momento en el apuesto actor Jim Caviezel, quien interpretó a Jesús en la película de Mel Gibson “La Pasión de Cristo”. Exacto, es irlandés-americano.

Recuerda también algunas de las obras pictóricas de mayor renombre que tienen la crucifixión de Jesús como tema central. Rubens, Grünewald, Giotto… en todos los autores se puede apreciar la tendencia europea a representar a Jesucristo como un hombre blanco.

Pero, ¿qué importancia tiene todo esto? Pues mucha, ya que, como sociedad, somos plenamente conscientes del poder de la representación y de la importancia de la diversidad de los modelos de conducta.

Referentes

Lupita Nyong’o saltó a la fama tras ganar el Óscar a la mejor actriz de reparto en 2013. Desde entonces, la intérprete keniana ha confesado en varias entrevistas que cuando era joven tenía un sentimiento de inferioridad debido a que todos los referentes de belleza que veía alrededor eran mujeres de piel clara.

No fue hasta que la modelo sudanesa Alek Wek se hizo un hueco en el mundo de la moda cuando Nyong’o se dio cuenta de que siendo negra podía ser igual de hermosa.

Si somos capaces de reconocer la importancia de la diversidad étnica y física en los modelos de conducta que aparecen en los medios, ¿qué nos impide hacer lo mismo con la fe? ¿Por qué seguimos permitiendo que la imagen del Jesús blanco sea la que predomina?

Pintura de Jesús del siglo XIX en Turín.

Getty Images
¿Tienes una imagen de Jesús con rasgos europeos?

Numerosas iglesias y culturas representan a Cristo como un hombre de piel oscura o, directamente, negro.

Los cristianos ortodoxos suelen tener una iconografía que difiere sustancialmente de la que exhibe el arte europeo; de hecho, si visitas una iglesia en África, lo más probable es que te encuentres con un Jesús africano.

Sin embargo, imágenes como esa no se ven habitualmente en las iglesias protestantes y católicas de Australia, mi país (ni en las europeas).

Esta diferencia supone una importante pérdida, ya que permite a la comunidad cristiana predominante separar su devoción por Jesús de la atención compasiva que conceden a aquellos que consideran diferentes.

Desconexión cognitiva

Me atrevería a decir, incluso, que la representación tradicional de Cristo produce una desconexión cognitiva en la que un individuo puede sentir un gran afecto hacia Jesús y al mismo tiempo demostrar muy poca empatía por una persona de Oriente Medio.

Asimismo, la afirmación teológica de que los humanos fueron creados a imagen y semejanza de Dios tiene consecuencias: si Dios siempre es representado como un hombre blanco, por defecto los humanos serán blancos, idea bajo la que subyace un racismo latente.

Históricamente, el blanqueamiento de Jesús ha contribuido a que los cristianos hayan perpetrado algunos de los más terribles actos antisemitas documentados. En la actualidad, se continúa manifestando en países como Australia en la frecuencia con que se trata de etiquetar a los australianos no anglosajones como “los otros”.

Semana Santa, Costa Rica

Kryssia Campos/Getty Images
Las procesiones de Semana Santa tampoco muestran a un Jesús negro.

Dios negro

Esta Semana Santa no podré evitar preguntarme cómo serían nuestra iglesia y nuestra sociedad si se aceptara que Jesús tenía la piel oscura; qué pasaría si nos enfrentáramos a la realidad, que no es otra que el cuerpo clavado en la cruz, abatido, torturado y ejecutado públicamente por un régimen opresor, era negro.

Quizá nuestra actitud cambiaría si comprendiéramos que el injusto encierro, abuso y ejecución a los que fue sometido el Jesús histórico tienen más que ver con las experiencias de los indígenas o de los refugiados que con aquellos que ostentan el poder en la iglesia y que se apropian de la imagen de Cristo.

Puede que suene radical, pero no paro de darle vueltas a qué podría cambiar si fuéramos conscientes de que la persona a la que los cristianos llaman Dios no era blanca, sino que el salvador del mundo fue un judío de Oriente Medio.


*Robyn J. Whitaker es profesora del New Testament, Pilgrim Theological College de la Universidad de Divinity en Australia.

estampas de Jesús en Irak

Chris Hondros/Getty Images

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=p7ZPoLzIEsw

https://www.youtube.com/watch?v=HT9u-MOrhXU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.