close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CICESE

Confusión sobre permisos frena el viaje de un científico mexicano y sus experimentos

Después de un mes de incertidumbre sobre si los investigadores necesitan autorización de AMLO para salir del país, aun sin utilizar recursos públicos, el gobierno ahora asegura que hubo “interpretaciones imprecisas” sobre el tema.
CICESE
5 de junio, 2019
Comparte

Jonatan Peña se ganó el año pasado un financiamiento de la Universidad de Texas para un proyecto de investigación conjunto sobre ataques cibernéticos en plantas industriales. La semana pasada tenía que ir tres días para un experimento, y aunque el viaje sería pagado con viáticos estadounidenses, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) le dijo que todas las autorizaciones para salir del país estaban suspendidas mientras se revisaba el tema con la Secretaría de la Función Pública (SFP) y Presidencia.

Este 3 de junio, tanto la SFP como Conacyt enviaron comunicados aclarando que el memorándum del 3 de mayo, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que las comisiones al extranjero requerían su autorización, no afectaban los viajes de investigadores, académicos ni becarios, y que se había tratado de “interpretaciones imprecisas del memorándum”. Interpretaciones que prevalecieron durante un mes.

Peña no ha recibido ninguna notificación para reprogramar su viaje, a pesar de que le prometieron respuesta antes de que acabara mayo.

Doctor en Ciencias por una universidad de Holanda, es catedrático del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), en Baja California, uno de los 28 Centros Públicos de Investigación (CPI) del Conacyt. Participa en la iniciativa ConTex, con la que la Universidad de Texas pretende estrechar lazos con instituciones de investigación mexicanas.

En septiembre de 2018, inició un proyecto que durará un año para la detección de ataques en sistemas ciberfísicos, en el que participan, del lado mexicano, cuatro investigadores y un estudiante de maestría, y del lado texano, un investigador principal y un estudiante de doctorado. Aun así, solo fueron a Texas en noviembre para arrancar, y el resto del año harían únicamente dos viajes más. En el día a día, se comunican por internet, como ha sugerido López Obrador que se haga para ahorrar dinero.

“Sí, de hecho cada semana tenemos una reunión ya agendada por Skype; pero también se requiere presencialmente estar, porque estamos realizando algunos experimentos con un prototipo de una planta industrial que ellos tienen en la Universidad de Texas. Claro que hay cosas que se pueden hacer por internet, pero los experimentos no se pueden llevar a cabo”, señala en entrevista con Animal Político.

Científicos del Cinvestav deberán pedir permiso a AMLO para viajar al extranjero

Autorización “detenida”

El 10 de mayo, Peña hizo ante el CICESE el trámite para el viaje, que estaba programado del 26 al 29 de mayo y al que solo irían él y el estudiante de maestría, con un presupuesto de 450 dólares por cada uno. El proyecto en el que trabajan recibió 48 mil 800 dólares de la Universidad de Texas, de los que 15 mil 200 son para el equipo mexicano, incluyendo ya los viáticos, pero el dinero lo administra el Centro de Investigación.

Sin embargo, la respuesta fue que ahora necesitaba pedir permiso de Presidencia porque acababan de recibir un memorándum que ponía este requisito a las salidas al extranjero. Peña pertenece además al programa de Cátedras del Conacyt, que también tiene que autorizar sus viajes, así que mandó un correo para preguntar si necesitaba la firma de López Obrador aunque el dinero proviniera de Estados Unidos y no de México.

“Por el momento la Unidad de Asuntos Jurídicos del CONACYT nos pidió que detengamos las autorizaciones hasta que ellos revisen el tema con Función Pública y Presidencia. En el transcurso de la próxima semana estaremos enviando un comunicado al respecto”, fue la respuesta del Subdirector de Evaluación y Seguimiento, Diego Axel López.

Ante esto, no se compraron los boletos y el académico mexicano tuvo que pedir a sus pares estadounidenses una extensión en los tiempos del proyecto, hasta que se resolviera la situación, que considera que ya no le permitirá terminar la investigación en agosto de 2019, como estaba previsto.

“Mi caso es inverosímil, porque está financiado por la Universidad de Texas, está en dólares, no son recursos fiscales, ni siquiera es dinero de los mexicanos… en todo caso al que tendría que pedirle permiso es a Donald Trump, ¡si me deja entrar!”, bromea incrédulo.

Lee: Ciencia en peligro: investigadores de Conacyt alertan afectaciones por recortes

La respuesta ante las “interpretaciones imprecisas”

Hasta este 4 de junio, la confusión seguía reinando en los centros de investigación de todo el país. El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) publicó la semana pasada los nuevos formatos que sus investigadores tenían que llenar para solicitar viajes académicos al extranjero, que incluían espacio para la rúbrica del presidente.

En su conferencia de prensa matutina del 3 de junio, López Obrador dijo que “en los próximos días” la directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, definiría los criterios para las autorizaciones, que sean justificadas y para que “no vayan a pasear a costillas del erario”.

Pero ante la falta de definiciones concretas, varios investigadores contaron que todos los permisos estaban detenidos. Incluso, la comunidad científica del Instituto de Ecología (Inecol), de Xalapa, Veracruz, recibió un mensaje de su dirección diciendo que esperarían a que Conacyt dijera claramente qué procedía.

“De modo que lamento mucho que no podré autorizar ningún viaje al extranjero hasta que no se aclare formalmente la situación”, señala el mensaje, que un investigador compartió con Animal Político.

La aclaración surgió por la tarde mediante comunicados de prensa enviados a los medios antes que a los académicos, informando que Álvarez-Buylla consultó a la titular de la SFP, Irma Eréndira Sandoval, para aclarar el tema.

“Becarios, académicos e investigadores adscritos a la institución no requieren solicitar por escrito ni recibir autorización expresa para poder realizar viajes al extranjero a cargo del erario”, especificó Conacyt.

“Las medidas de austeridad republicana se concentran en personal de mando y enlace, sin afectar al operativo, las actividades de las y los investigadores no serán comprometidas, ya que de ninguna manera se prohíben los viajes necesarios para desempeñar el trabajo sustantivo de investigación y desarrollo tecnológico”, señaló la SFP en su boletín.

Ambas dependencias aseguraron que se habían dado “interpretaciones imprecisas” del memorándum firmado por el presidente un mes antes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué implica que García Luna se declarara 'no culpable' de narcotráfico en EU

El otrora hombre fuerte de la policía en México apareció en una corte de Nueva York acusado de conspiración para el narcotráfico y otros cargos que rechazó. Permanecerá detenido mientras se define si va a juicio.
5 de enero, 2020
Comparte
Genaro García Luna

Getty Images
Genaro García Luna fue secretario de Seguridad Pública de México.

Fue una escena con ribetes surrealistas: Genaro García Luna, arquitecto de la guerra contra el narco en México, entró a una corte de Nueva York este viernes acusado de conspiración para traficar cocaína.

En una audiencia que duró menos de media hora, García Luna se declaró “no culpable” de los cargos que enfrenta, que podrían costarle entre 10 años de prisión y cadena perpetua.

Vestía un jersey gris de algodón, pantalones beige y, tras casi un mes detenido, lucía algo demacrado respecto a su imagen de secretario de Seguridad Pública del gobierno mexicano de Felipe Calderón (2006-2012).

Al ingresar y retirarse de la sala custodiado por guardias, buscó con su mirada a su esposa e hijos presentes entre el público, que lo despidieron con gestos de fuerza con sus puños.

La audiencia transcurrió en la misma corte federal de Brooklyn donde el año pasado fue juzgado y sentenciado a cadena perpetua Joaquín “El Chapo” Guzmán, líder del cartel de Sinaloa que según la acusación entregó millones de dólares en sobornos a García Luna para “operar con impunidad” en México.

Después que la fiscalía advirtiera que hay un “riesgo inaceptable de fuga” si fuera liberado, la jueza Peggy Kuo decidió que García Luna, de 51 años, permanezca preso mientras su defensa trabaja en un pedido de fianza.

La próxima audiencia quedó fijada para el 21 de enero y se abren distintos escenarios para el otrora hombre fuerte de la policía mexicana.

¿Habrá juicio?

Además de los cargos por conspiración para el narcotráfico, García Luna también está acusado de formular declaraciones falsas en 2018, al pedir su naturalización para obtener la ciudadanía de EE.UU.

El exfuncionario mexicano se mudó en 2012 a Florida, donde obtuvo estatus de residente y fundó una empresa de seguridad con sus iniciales.

García Luna y Felipe Calderón

Getty Images
García Luna fue pieza clave en la estrategia contra el narcotráfico del presidente Felipe Calderón (derecha).

Fue detenido el mes pasado en Dallas, Texas, después que la justicia de EE.UU. emitiera una orden de arresto en su contra, una noticia que causó asombro a ambos lados de la frontera.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, señaló esta semana el arresto de García Luna como la “prueba” de que el narcotráfico convivía con el poder en su país.

“Nada más esa prueba o sea, el que estaba a cargo de la seguridad, la mano derecha (de Calderón) está acusado de proteger a una organización delictiva”, sostuvo AMLO en el Palacio Nacional de México.

Además de su cargo como secretario de Seguridad Pública, desde el que trazó la estrategia de la guerra contra los carteles de la droga, García Luna dirigió entre 2001 y 2005 la desaparecida Agencia Federal de Investigación, que combatía el crimen organizado y la corrupción en México.

Aunque se declaró “no culpable”, García Luna aún podría evitar ir a juicio si llegase a algún tipo de acuerdo con el gobierno estadounidense.

De hecho, la jueza y la fiscalía sugirieron esa posibilidad en la audiencia de este viernes.

“Una pregunta es si el gobierno estaría dispuesto a retirar esos cargos” para alcanzar un acuerdo, dice Rob Heroy, un abogado que ha defendido a acusados de narcotráfico en EE.UU. y antes fue asistente de fiscal de distrito en Carolina del Norte.

“Estoy seguro de que (García Luna) tiene mucha información que al gobierno le encantaría conocer”, añade Heroy en diálogo con BBC Mundo.

¿Habrá acuerdo?

Parte de las pruebas de la fiscalía de EE.UU. contra García Luna provienen del juicio a “El Chapo” Guzmán, y en particular del testimonio del hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, otro líder del cartel de Sinaloa.

Jesús Zambada aseguró en el juicio que se reunió personalmente en dos ocasiones con García Luna en un restaurante para entregarle carteras con entre tres y cinco millones de dólares en efectivo.

Y especificó que esos sobornos eran para asegurarle a su hermano que García Luna no iba a arrestarlo ni interferir con las operaciones del cartel.

En ese momento García Luna respondió en un largo comunicado que esas afirmaciones eran “mentira, difamación y perjurio” en su contra y negó haber tenido contacto “con personas vinculadas con actividad delictiva”.

Zambada

Reuters
Jesús Zambada acusó a Garcia Luna de recibir dinero del narco.

Pero la fiscalía de EE.UU. insiste ahora en que García Luna ha “amasado una fortuna personal” de millones de dólares inconsistente con el salario de un servidor público en México.

La propuesta de fianza que haría su defensa en los próximos días podría servir como indicación de su situación financiera, aunque no revele de dónde proviene el dinero.

Heroy advierte que aún faltan conocerse todas las pruebas con que contarían los fiscales y que García Luna podría evitar un acuerdo de cooperación por razones de seguridad.

Proporcionar información sería muy peligroso para su familia. Incluso si toma protección de testigos, tendrá familia en México, así que creo que es poco probable que coopere con el gobierno”, dice el abogado.

“Si negociara un trato, sería uno que no implique cooperación”, agrega. Es decir, aceptar pasar un tiempo en prisión sin proporcionar información al gobierno.

Esto podría comenzar a despejarse a partir de la próxima audiencia de García Luna en la corte de Brooklyn, que estará a cargo del juez Brian Cogan, el mismo que dirigió el juicio a “El Chapo” y limitó los testimonios sobre presunta corrupción en México.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HgJYOwiWtec

https://www.youtube.com/watch?v=FvlCP0Jjg-c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.