Atún, mero y huachinango, entre las especies en peligro por la sobreexplotación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Atún, mero y huachinango, entre las especies en peligro por la sobreexplotación

La falta de información y monitoreo de la pesca en aguas nacionales ha provocado que cinco especies se encuentren en el "limbo" por su sobreexplotación.
Cuartoscuro
11 de junio, 2019
Comparte

En México se pesca a ciegas. Quienes viven de esta actividad lo hacen sin tener datos actualizados sobre cuáles especies están en peligro por la sobreexplotación. Esto además de provocar daños en el medio ambiente propiciará la desaparición de al menos cinco especies, y pérdidas económicas para el sector.

A través de su trabajo “Auditoría Pesquera, pescando a ciegas”, la organización Oceana encontró que la falta de actualización de la Carta Nacional Pesquera (CNP), documento oficial que concentra la información sobre las especies de peces y determina el manejo pesquero, ha ocasionado que al menos cinco especies, actualmente, se encuentren en el “limbo”.

Por su parte, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), informó que, al inicio de la actual administración se realizó un diagnóstico en materia de ordenamiento pesquero y acuícola en el que se detectó la expedición irresponsable de permisos y autorizaciones de pesca, así como documentos clonados y clonados, entre otras irregularidades.

Leer: No sabes lo que comes: a tu mesa llega la pesca ilegal y la sobreexplotación de especies

Dichas especies son: el pulpo, que desde el año 2000 no cuenta con un registro sobre el número de población que hay; el huachinango, cuya pesca rebasa el nivel biológico aceptable; el mero, que está calificado con una pesca sobreexplotada y sin datos actualizados; el atún de aleta azul, también sobreexplotado por empresas mexicanas, y el tiburón, especie “amenazada” internacionalmente y que en México se comercializa sin restricción.

La Carta Nacional Pesquera indica que en México se pescan 735 especies, las cuales se agrupan en 83 fichas informativas que, en teoría, deberían actualizarse año con año por el gobierno federal, a través del Instituto Nacional de la Pesca (Inapesca).

Leer: No sabes lo que comes: El engaño en la venta de pescado en México

De las 83 fichas informativas o pesquerías, 52 son aprovechadas a su máxima capacidad, lo que representa 63% del total. De éstas, 14 (17%) están en deterioro por sobreexplotación; solo 11 (13%) podrían incrementar su aprovechamiento, y 6 (7%) presentan un estatus desconocido.

Sin embargo, un 80% no deberían estar sujetas a una mayor pesca, y sin embargo la actividad continúa.

A pesar de que estas cifras son preocupantes, la explotación pesquera podría ser aún mayor ya que, según la organización Oceana, desde el año 2000 la Carta Nacional Pesquera solo se ha actualizado 6 veces, en 2002, 2006, 2010, 2012 y 2018, es decir, no se cuentan con los datos de 13 años.

El Instituto Mexicano para la Competitividad revela en su estudio Pesca ilegal, una barrera para la competitividad que se estima el 50% de la pesca sea ilegal, y que por ello se presenta en gran medida la sobreexplotación de las especies.

Aunado a esto, Esteban García-Peña, director de Oceana, explicó que existen irregularidades en la veda de especies como el mero, atún aleta azul y el huachinango, para las cuales Conapesca sigue otorgando permisos de pesca.

Oceana explica que la Inapesca debería notificar a Conapesca sobre las especies sobreexplotadas y las características de las especies, pero no existe una colaboración y la falta de información solo se puede sancionar de manera administrativa.

Aumentan las embarcaciones pesqueras

A diferencia del rezago en los datos sobre las especies, lo que sí se tiene actualizado es el número de permisos y embarcaciones de pesca, que han aumentado significativamente. De 2011 a 2018, en promedio, cada año se otorgaron 5 mil 515 permisos para pescar. En ese periodo 2 mil 670 embarcaciones de pesca iniciaron operaciones.

Esta situación causa incertidumbre, opacidad y desconocimiento sobre la realidad del sector pesquero y pone en riesgo la sostenibilidad de la pesca para los próximos años, al no conocer las especies que deben cuidarse.

En su estudio, Oceana plantea que conocer el estado general actual del sector pesquero en México “es una labor compleja, debido a que hay un acceso limitado a la información sobre la disponibilidad y abundancia de los recursos pesqueros”.

Leer: ¿Te sale cara la Cuaresma? Profeco publica comparativo de precios en pescados y mariscos

Señalan que al analizar la CNP, además de los datos desactualizados, encontraron información con poco rigor científico y poco apego a las recomendaciones establecidas. “También es evidente la ineficacia y opacidad en cuanto al uso de recursos públicos y la inexistencia de procesos formales para la recuperación o restauración de pesquerías deterioradas”, agregan.

En la presentación de la investigación, Pedro Zapata, subdirector de Oceana explicó que “a veces no importa la clasificación de las especies en la carta, porque los permisos que otorga Conapesca a los pescadores son permisos por escamas, entonces pueden pescar cualquier pez y no hay una regulación”.

Oceana dice que es “urgente” evaluar el estado de la información, el manejo y la sostenibilidad de la pesca en México ya que el daño por la falta de datos no es solo para las especies sino también para los pescadores, la economía y el medio ambiente.

Las familias detrás de la pesca

De continuar con este descuido de información, Oceana argumenta que cientos de miles de personas que viven directamente de la pesca, así como sus familias, “verán mermadas sus condiciones de vida y alternativas alimentarias por la poca disponibilidad de especies para pescar”.

En todo el país alrededor de 295 mil personas trabajan directamente en la pesca, de las cuales, 238 mil se agrupan las pesquerías artesanales o ribereñas, zonas donde se captura a la mayoría de las especies descritas de las que se carecen de información completa y están sin planes de manejo.

Leer: Profeco detecta que 18 marcas de atún contienen soya en sus latas y no todas lo advierten al consumidor

Su economía también se vería mermada pues pescar con información descontextualizada pondría en riesgo al 68.4% de la pesca, lo cual implicaría una reducción significativa en ingresos directos, que hoy ascienden a 38 mil millones de pesos anuales.

Desde el punto de vista ambiental, la reducción o pérdida de especies tendría efectos negativos en el funcionamiento de los ecosistemas.

“Se perdería el mantenimiento de la biodiversidad y así se reduciría el número de especies pesqueras (…) su reducción ocasionaría la inestabilidad de las demás, al igual que de su volumen y disponibilidad”, acotan.

Ante esta situación, Oceana recomienda al gobierno de México crear políticas públicas que aseguren la participación efectiva y equitativa de los actores en el sector pesquero, con especial énfasis en quienes realizan la pesca.

“Es crucial que se trabaje, desde el gobierno federal, en la identificación y análisis de las pesquerías sobreexplotadas, así como la planeación y ejecución de las estrategias o acciones para su protección y restauración”, proponen.

Los resultados de la auditoría hecha por Oceana fueron entregados a Inapesca y a la Cámara de Diputados para promover un plan de búsqueda de restauración.

Irregularidades en autorizaciones pesqueras

Este lunes la Sader dio a conocer a través de un comunicado que al inicio de la actual administración un diagnóstico detectó irregularidades en la emisión de permisos y autorizaciones de pesca.

De acuerdo con la Secretaría, “las autorizaciones en materia de ordenamiento pesquero se realizaron sin el dictamen de viabilidad técnica del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca) y sin apego a la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables”.

“La Dirección General de Ordenamiento Pesquero y Acuícola de Conapesca recibió la actual administración con una serie de rezagos y presuntos actos de corrupción, que están siendo documentados ante las instancias competentes, a fin de que se proceda conforme a la ley”, aseguró.

Por ello, explicó que se puso en marcha un programa de Ordenación Pesquera, y se está trabajando en el rediseño de la Carta Nacional Pesquera con apartados sobre los efectos ambientales y el cambio climático, así como con normatividad e instrumentos de manejo pesquero.

Con información de Siboney Flores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 razones por las que puedes estresarte cuando tratas de relajarte (y qué hacer para evitarlo)

Si alguna vez has tratado de relajarte y eso te ha puesto aún más ansioso, no te alarmes, es algo más común de lo que te imaginas y hay medidas que puedes adoptar para que esto no te ocurra.
2 de abril, 2022
Comparte

¿Alguna vez has tratado de relajarte, y en cambio has acabado estresado y con pensamientos negativos? Resulta que muchos de nosotros experimentamos esto, por ello ha surgido el término “stresslaxing” (una palabra en inglés que en español podríamos traducir como estrelajarse”, una mezcla de estrés y relajación).

Pero, aunque estrelajación es un término nuevo, describe la ansiedad inducida por la relajación que se ha estudiado durante años.

Se ha demostrado que esto le sucede a entre el 30% y el 50% de las personas cuando intentan hacer cosas relajantes, lo que causa síntomas de estrés (como latidos cardíacos rápidos o sudoración).

Es paradójico, dado que las personas que experimentan “estrelajación” pueden necesitar hacer algo relajante para desestresarse. Esto puede convertirse en un círculo vicioso destructivo en el que estas personas no pueden aliviar el estrés que sienten, lo que podría resultar en tener más emociones negativas y ataques de pánico.

No todos experimentarán “estrelajación”. Algunas investigaciones incluso sugieren que las personas que tienen ansiedad pueden ser más propensas a ello.

Las siguientes son solo algunas de las otras razones por las que sucede, y lo que puedes hacer para superarlo.

1. Estás negando que estás estresado

Pretender que un problema no existe -también conocido como negación- es una de las estrategias de afrontamiento menos efectivas para el estrés. En el caso de la “estrelajación”, esto podría ser negar que estás estresado para empezar.

Los períodos breves de negación pueden ayudarnos a adaptarnos al cambio.

Mujer recibiendo un masaje

Getty Images

Por ejemplo, la negación puede ayudar a una persona a sobrellevar sus emociones después de experimentar la muerte de alguien cercano. Pero cuando la negación se usa con frecuencia para lidiar con los factores estresantes diarios, puede hacer que las personas se sientan perpetuamente atrapadas en una rutina.

Cuando estás en negación, tu cuerpo continúa enviando señales de estrés para incitarte a tomar medidas y resolver tus problemas. Es por eso que intentar (sin éxito) relajarte en lugar de abordar las causas de tu estrés puede hacer que te sientas más estresado.

Así puedes resolverlo:

  • Reconoce que los síntomas del estrés pueden ser útiles. Tu cuerpo está tratando de alertarte de que es necesario solucionar un problema, por lo que está activando todos sus recursos fisiológicos para ayudarte a lograrlo. Por ejemplo, una mayor frecuencia cardíaca ayuda a tu cuerpo a transportar más sangre oxigenada a tu cerebro, de modo que pueda encontrar una solución rápida a los problemas que te están causando estrés.
  • Escribe tus pensamientos y sentimientos más profundos asociados con tu estrés. Esto te ayudará a entender la fuente de tu estrés para que puedas abordarlo. Por ejemplo, no tiene mucho sentido hacer meditación todos los días para desestresarte si la causa de tu estrés es el exceso de trabajo. En este caso, hablar con un gerente o colega para ajustar tu carga de trabajo ayudaría más a aliviar tu estrés que las actividades relajantes.
  • Piensa de forma creativa. Cuando estamos estresados, es posible que solo pensemos que ciertas actividades (como la meditación o el ejercicio) pueden ayudarnos a relajarnos. Pero hablar con amigos o familiares, o usar una aplicación o un recurso de internet, podría ser una mejor manera de abordar tu estrés y ayudarte a sentirte mejor.

2. Te preocupas por lo que dirán los demás

La mayoría de nosotros tenemos algo que nos apasiona, ya sea nuestro trabajo o incluso un pasatiempo. Pero la razón por la que estás motivado para hacer estas cosas es importante.

Algunas personas persiguen su pasión porque quieren, ya sea para mejorar o aprender una nueva habilidad. Pero otros solo persiguen su pasión porque quieren el reconocimiento de otras personas. Las personas con ciertos tipos de personalidad pueden ser más propensas a obsesionarse con su pasión.

Otros pueden simplemente seguir una determinada actividad para obtener elogios de sus colegas o incluso para demostrar su valía a amigos o familiares.

Mujeres listas para nadar

Getty Images
Tener un pasatiempo siempre ayuda, pero es importante entender por qué lo haces.

El problema de perseguir una pasión por la razón equivocada es que puede hacer que una persona se esfuerce hasta el límite, lo que podría significar trabajar a pesar de estar enfermo o no tomarse un tiempo libre para desestresarse.

Esto puede hacer que sea difícil y estresante relajarse, como si estuvieras perdiendo el tiempo que podrías dedicar a tu pasión cuando tratas de hacer cosas relajantes. Incluso podrías estar preocupado de que la gente piense mal de ti por tomarte un tiempo libre. En última instancia, esto puede afectar negativamente tu bienestar.

Para las personas que se sienten así, puede ser útil tomar un breve “descanso mental” de lo que les apasiona. El descanso no tiene que ser largo, ni tiene que implicar hacer algo que necesariamente te parezca relajante.

Pero tomar descansos incluso breves puede ayudarte a sentir que está bien tomarse un tiempo lejos de tu pasión de vez en cuando para desestresarte y relajarte.

3. No puedes decidirte

Al tomar una decisión, algunas personas no pueden evitar explorar todas las opciones posibles disponibles para ellos, lo que se conoce como maximizar los pensamientos.

Esto incluso puede suceder cuando se trata de elegir algo relajante para hacer. Incluso después de elegir algo, es posible que pienses en las otras opciones y te preguntes si algo más te habría ayudado a sentirte más relajado. Entonces, en lugar de relajar tu mente, te estás estresando aún más.

Mujer dubitativa

Getty Images

Desafortunadamente, la maximización conduce al arrepentimiento, sin importar la opción que elijamos. A veces también se asocia con un menor bienestar.

Una persona que tiene el hábito de maximizar puede estar pensando en todas las otras cosas que tiene que hacer ese día en lugar de relajarse, lo que puede generar sentimientos de estrés.

Esto es lo que puedes hacer para evitarlo:

  • Limita la cantidad de decisiones que debes tomar el día que deseas hacer algo relajante. O incluso planifica cuándo vas a hacer algo relajante (como ver una película o meditar) y cuánto tiempo vas a hacerlo. Esto puede hacer que sea más fácil relajarse cuando llegue el momento, ya que sabrás que no estás postergando otras cosas.
  • Recuerda por qué estás tratando de relajarte. Tu salud es importante, por lo que recordar esto puede ayudarte a sentirte menos estresado mientras intentas realizar una actividad relajante.

Lo bueno es que, incluso si la relajación causa ansiedad, aún puede tener un efecto positivo en la salud mental e incluso puede ayudarte a crecer como persona.

Lo más importante es encontrar una actividad relajante que disfrutes. Ya sea cocinando, haciendo jardinería o corriendo, es importante que te ayude a desconectar del estrés del día.

*Jolanta Burke es profesora del Centro de Psicología y Salud Positivas, en Dublin, Irlanda.

*Esta nota se publicó en The Conversation y fue reproducida aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Rhw64O667F8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.