close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Presos en Chiapas cumplen 105 días en huelga de hambre: exigen revisar sus casos e investigar tortura

El gobierno asegura que ya salieron libres los que podían salir y señala al resto como culpables de delitos graves. Los abogados reviran que no se puede hablar de culpables cuando los procesos siguen y hay abiertas investigaciones por presunta tortura.
Cuartoscuro
26 de junio, 2019
Comparte

Juan de la Cruz pasa la mayor parte del día acostado. Las fuerzas ya no le dan para estar mucho tiempo en pie o sentado. Tendido en el suelo, sobre una lona, trata de seguir haciendo lo que más le gusta: dibujar. En los últimos días se ocupó de plasmar en imágenes lo que vivió y sufrió cuando lo detuvieron y torturaron.

En esos dibujos se ve a Juan tirado en el suelo, mientras un agente de la policía le pisa la cabeza, frente a su hija y su esposa. En otro, Juan en medio de un cuarto, sentado en una silla, rodeado por agentes y lleno de sangre. En uno más, está sentado en el mismo cuarto, sangrando, mientras firma unos papeles.

“Así fue como me hicieron firmar la declaración en la que me autoincriminé de un homicidio que yo no cometí. Me sacaron de mi casa, a golpes y sin orden de aprehensión. Me llevaron a un lugar donde me estuvieron torturando. Durante días me dieron toques eléctricos en las partes íntimas. Me ponían una bolsa en la cabeza y luego chile seco o tehuacán en la nariz. Me golpearon mucho”.

Juan de la Cruz es uno de los cinco presos de Chiapas que este 26 de junio, Día Internacional de Apoyo a Víctimas de la Tortura, cumplen 105 días en huelga de hambre y ayuno, como una forma de exigir que se revisen sus expedientes y se haga una investigación por la tortura, que desde el inicio de sus procesos han estado denunciando.

Los cinco, –Abraham López Montejo, Germán López Montejo, Adrián Gómez Jiménez y Juan de la Cruz Ruiz, quienes se encuentran en el CERSS nº5 de San Cristóbal de las Casas, y Marcelino Ruiz Gómez, en el penal número 10 de Comitán– acusan que los detuvieron sin una orden de aprehensión y que los hicieron confesar bajo tortura delitos que no cometieron, en una práctica que se conoce como fabricación de culpables y que varios activistas y colectivos han dicho que se hace para llegar a la cuota de detenidos o encubrir a los verdaderos culpables.

Lee: Chiapas y Oaxaca, estados reprobados en el trato a indígenas que son privados de la libertad: estudio

“Nosotros hemos revisado los expedientes de dos de los presos en huelga de hambre, de Juan de la Cruz y de Adrián Gómez Jiménez. En ambos, los señalados relatan, primero al ministerio público y luego al juez, que los torturaron y cómo los torturaron. Eso está ahí en los expedientes y nadie les hizo caso”, dice Rubén Moreno, coordinador del área de Incidencia del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), organización que lleva la defensa legal de los casos.

El abogado explica que apenas han logrado revisar los expedientes de dos de los presos porque las familias deben presentar la solicitud y pagar para obtener las copias. “Del expediente de Adrián son 27 tomos. Fueron 18 mil pesos. Él ya no tiene familia. Sus padres y su hermano ya murieron. Entre los familiares de los otros presos y varias organizaciones de la sociedad civil tuvimos que juntar el dinero”.

Con los de los otros tres: Abraham López Montejo, Germán López Montejo y Marcelino Ruiz Gómez hay un problema adicional: sus expedientes están en un penal diferente a donde ellos purgan su condena. “Tienen que trasladarlos y una serie de trámites, además de conseguir para pagar las copias, lo que ha retrasado que los podamos tener”, explica Moreno.

Pero de Juan y Adrián, dice, “ya tenemos claro que la tortura la denunciaron desde el inicio y no se investigó. Es más, el expediente de Juan se supone que ya lo revisaron en forma exhaustiva las autoridades, porque estuvo en la Mesa de Reconciliación y no entendemos cómo no vieron la denuncia de tortura”.

Esta mesa es un mecanismo interinstitucional en el que participa el gobierna del estado, el poder judicial y derechos humanos. Se creó en 2009, después de una huelga de hambre que hicieron varias presos por irregularidades en su proceso y detención. El objetivo del organismo es ayudar a la liberación de reos con situaciones similares.

Diálogo sin resultados

Autoridades del gobierno de Chiapas, entre ellos el Secretario de Gobierno Ismael Brito Mazariegos, se sentaron con los familiares de los presos que decidieron iniciar la huelga de hambre el 15 de marzo para exigir la revisión de sus expedientes y las denuncias de tortura.

Te puede interesar: Presos de Chiapas en huelga de hambre desde marzo pasado empiezan a enfermar

Pero los familiares acabaron denunciando que solo los estaban haciendo dar vueltas para acudir a reuniones en las que no se concretaba nada. Así se han pasado los 105 días en los que los presos han estado en ayuno y en huelga de hambre, y por los que ya han empezado a enfermar.

Dos de ellos ya han tenido que ser trasladados al hospital y uno más está ahora en la enfermería del penal. Adrián Gómez, ya tuvo dos ingresos a un centro hospitalario, el primero el 25 de mayo, el segundo fue el 12 de junio, por una fuerte infección en las vías urinarias que no cede.

A Marcelino Ruiz lo ingresaron el 29 de mayo por un dolor fuerte en el abdomen, en la parte derecha, por la zona de la costilla. “Lo llevaron a un hospital en Comitán, pero lo tuvieron ahí solo un rato, le hicieron un ultrasonido de estómago nada más y lo regresaron al penal. Le dijeron que no tiene nada. Pero no le han querido mostrar los resultados del estudio. Solo le dan Naproxeno para calmarle el dolor”, denuncia su hermano Facundo Ruiz.

El 23 de junio por la tarde, Germán empezó a sentir un malestar general en el cuerpo que se fue intensificando. A las 12:00 de la madrugada del 24 ya tenía fiebre, diarrea, calambres en las piernas, dolor en el estómago, vómitos y mareos.

Pese a este cuadro de síntomas no lo han trasladado a un hospital. Lo está atendiendo el médico del penal, en la enfermería. “Solo le pusieron suero y antibióticos. Le dijeron que tiene una infección, pero no le dicen dónde”, cuenta Juan de la Cruz, en entrevista desde el penal.

Lee también: #LiberarlasEsJusticia: Más de 3 mil mujeres están presas en México por delitos menores contra la salud

Ya todos están teniendo problemas de salud, denuncia uno de los integrantes del Grupo de Trabajo No Estamos Todos, organización que acompaña también la lucha de los presos. “Ya han perdido el 10% de su masa muscular, eso es porque su cuerpo se está consumiendo a sí mismo. Cuando eso pasa, lo primero que se afecta son las vías urinarias y el hígado, que al estar mal, infecta la sangre y otros órganos. Por eso las infecciones tan fuertes”.

El mismo Juan dice que él ya siente ardor al orinar. “No le he dicho al médico del penal para que me revise. He estado tomando mucho té de manzanilla y mucha agua, hasta cinco litros por día. Pero sí ya tengo mucha molestia. No he dicho nada porque ni nos atienden bien, ni les importa”.

Los familiares de los presos y los integrantes del Frayba y El Grupo de Trabajo han señalado que el gobierno será el responsable de lo que suceda. “Ellos no están dispuestos a dejar la huelga de hambre. Saben que son inocentes y están peleando por su libertad. Las familias estamos muy preocupadas. Es duro verlos enfermos, tan débiles. Pero los apoyamos. El lunes haremos un ayuno frente al Tribunal de Justicia de Chiapas, a ver si nos hacen caso”, dice Susana de la Cruz, hermana de Juan.

La mujer relata que la última vez que se reunieron con alguien del gobierno fue con Fernando Pérez Robles, director de Derechos Humanos del gobierno de Chiapas. “Pero nos dijo lo mismo de siempre, que los procesos de los muchachos debían seguir su curso normal y eso llevaba tiempo. Nos prometió que nos reuniríamos dos o tres días más tarde para ver avances y no se ha hecho esa reunión. Los del Frayba lo buscan y los deja en visto”.

Casos cerrados para el gobierno

Cuestionado por Animal Político sobre la situación de los reclusos de Chiapas en huelga de hambre, Brito Mazariegos, el sectario de gobierno, señaló que de los presos que iniciaron la lucha desde el 15 de marzo ya habían sido liberados dos.

“Se me informa que por los demás es imposible entrar en una liberación (sic) por el tipo de delitos y las pruebas que constan en los expedientes… ¿Estás de acuerdo que con una persona que en un expediente se le demuestra completamente su culpabilidad, pues no podemos hablar de liberación?…pero vamos a volver a solicitarle al Poder Judicial una revisión”.

Lee: Pueblos de Aldama, Chiapas, bajo ataque por conflicto territorial y sin actuación de autoridades

AP: Y sobre las denuncias de que los hicieron declarar bajo tortura, ¿ya se hizo una investigación, ya se ha comprobado que mienten, que no se les torturó?

IB: Dio como resultado (las investigaciones) la liberación de dos personas. En cuanto a los demás, el poder judicial ha hecho una relatoría de hechos, pero, como te ofrecí, podemos pedirle que revise exhaustivamente los expedientes, aunque eso ya lo hizo.

El abogado del Frayba, Rubén Moreno, dice solo ha quedado libre uno de los presos que iniciaron la huelga de hambre y fue por buena conducta. Señala también que el gobierno de Chiapas no puede asegurar que los presos en huelga de hambre son culpables porque las investigaciones siguen.

“Solo Juan y Adrián tienen sentencias, los otros tres no, así que no se puede hablar de que son culpables. No puedo creer que no sepan eso los del gobierno. Y en el caso de los sentenciados, Adrián promovió un recurso de revisión que está en curso, y Juan se supone que es beneficiario de la Mesa de Reconciliación, o sea que su caso no está cerrado”.

Además, agrega Moreno, “en abril interpusimos las denuncias por tortura, ante la Fiscalía Contra La Tortura del Estado de Chiapas. Apenas les tomaron el testimonio a los presos. Tiene que haber varias diligencias, entre ellas peritajes psicológicos. Eso está en curso. Si se determina que hubo tortura, los procesos se van a caer. Cómo se puede decir que los que siguen en la cárcel es porque ya está probado que son culpables, no pueden decir eso”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

El caso del afroestadounidense condenado a muerte que fue juzgado 6 veces por el mismo crimen en EU

Curtis Flowers es acusado de cuatro homicidios, pero se ha librado de la pena capital debido a motivos raciales que han causado polémica durante sus juicios.
Reuters
24 de junio, 2019
Comparte

La Corte Suprema de Estados Unidos anuló este sábado la condena del afroestadounidense Curtis Flowers, sentenciado a muerte por sexta vez en Mississippi, debido a que la Fiscalía excluyó a los jurados negros del juicio.

Los jueces dictaminaron 7-2 que su derecho a un juicio justo había sido violado.

Flowers, de 49 años y que lleva 22 en prisión, ha sido juzgado seis veces por los asesinatos de cuatro trabajadores de una tienda de muebles en Winona, Mississippi, en 1996.

Y el estado podría llevarlo a juicio por séptima vez por el mismo caso.

¿Qué pasó en los juicios?

Flowers fue declarado culpable en los tres primeros procesos, el primero con un jurado compuesto exclusivamente por individuos blancos y los dos siguientes con un solo integrante negro. El cuarto y quinto fueron juicios nulos.

Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
Los fiscales en EE.UU. pueden descartar a un número limitado de posibles integrantes del jurado al inicio de un caso sin dar una razón, pero es ilegal hacerlo por motivos de raza.

La Corte Suprema de Mississippi anuló las tres primeras condenas por “numerosos casos de conducta indebida de la fiscalía”, incluida la discriminación contra los jurados negros.

Los fiscales en EE.UU. pueden descartar a un número limitado de posibles jurados al inicio de un caso sin dar una razón, pero una resolución de la Corte Suprema de 1986 hizo que fuera ilegal hacerlo por motivos de raza.

En el sexto juicio, los fiscales desestimaron a cinco de los seis miembros afroestadounidenses, lo que, según Flowers, era discriminatorio.

La Corte Suprema de Mississippi emitió la sexta condena, pero la Corte Suprema de EE.UU la anuló el viernes.

¿Qué dijo la Corte Suprema de EE.UU.?

El juez Brett Kavanaugh, quien emitió por escrito la opinión de la mayoría, dijo que el Estado había estado “involucrado en cuestionamientos dramáticamente dispares” de posibles jurados basados en la raza.

Curtis Flowers antes de ser enviado a prisión

In The Dark
Curtis Flowers lleva en prisión desde 1997.

En su veredicto señaló que, en particular, uno de los jueces negros excluidos, Carolyn Wright, estaba “en una situación similar” a los miembros blancos a quienes la Fiscalía no se oponía.

Por su parte, el juez Samuel Alito señaló que era “arriesgado” que el caso fuera procesado “una vez más por el mismo fiscal”.

El fiscal de distrito del condado de Montgomery, Doug Evans, quien es blanco, ha llevado el caso de Flowers las seis veces anteriores.

¿Qué dijeron los jueces disidentes?

Los jueces Clarence Thomas y Neil Gorsuch no estuvieron de acuerdo.

Habitación donde se ejecuta la pena de muerte

Getty Images
Curtis Flowers enfrenta la pena de muerte.

El juez Thomas dijo que la decisión de la mayoría era “manifiestamente incorrecta” y dijo que la nueva decisión prolongaría la “pesadilla” de las familias de las víctimas.

También señaló que la mayoría no cuestionó el veredicto de culpabilidad o la imparcialidad del jurado, solo la conducta del fiscal.

El juez Thomas, el único afroestadounidense de la corte, señaló que la defensa también había utilizado ataques para eliminar a posibles jurados blancos.

¿Cómo ocurrieron los asesinatos?

Los asesinatos ocurrieron el 16 de julio de 1996 en Winona, Mississippi, una pequeña ciudad con una población de alrededor de 5,000 habitantes, 53% de ellos negros y 46% blancos.

La dueña de la tienda, Bertha Tardy de 59 años, el repartidor, Robert Golden de 42 años, el empleado a tiempo parcial, Derrick Stewart de 16 años, y la contadora Carmen Rigby, de 45 años, fueron asesinados a tiros en la tienda de muebles Tardy.

Golden era negro; las otras víctimas eran blancas.

Flowers había trabajado en la tienda, pero había sido despedido recientemente. Tardy, la dueña de la tienda, habría retenido su paga después de despedirlo. Faltaban cerca de US$300 dólares en la tienda después de los asesinatos.

Flowers no tenía una coartada para la mañana en que ocurrieron los asesinatos, pero tampoco tenía antecedentes penales.

Los testigos y la evidencia en la escena fueron impugnados.

Archie y Lola Flowers

Ben Depp/APM Reports
Los padres de Curtis Flowers, Archie y Lola.

¿Cuál es la reacción?

Después de la decisión, Benny Rigby, cuya esposa Carmen murió en el tiroteo, dijo al periódico local Clarion Ledger de Mississippi: “No hay justicia”.

“Si fuera blanco, ya lo habrían ejecutado”, agregó Rigby.

Pero la familia de Flowers se alegró con la resolución.

Su hermano mayor, Archie Flowers Jr, dijo que los tribunales “deberían haberlo dejado ir”.

“No hay duda en nuestras mentes de que él es inocente y Dios lo demostró hoy”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=AWSMPHoLKGc

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.