FGR abre nueva investigación por caso de Pemex y Agro Nitrogenados; investiga pérdidas por más de 460 mdd
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Altos Hornos de México

FGR abre nueva investigación por caso de Pemex y Agro Nitrogenados; investiga pérdidas por más de 460 mdd

La carpeta de investigación se inició tras una denuncia interpuesta por la Auditoría; irregularidades abarcan administraciones de tres exdirectores de Pemex.
Altos Hornos de México
30 de julio, 2019
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) inició una nueva carpeta de investigación en contra de los funcionarios o exfuncionarios que resulten responsables, tras la detección de múltiples irregularidades entre 2015 y 2018, en el proceso de adquisición y puesta en marcha del complejo de fertilizantes conocido como Agro Nitrogenados, a cargo de Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con autoridades federales las irregularidades que se investigan, y que van desde pagos sin sustento hasta fallas en mantenimiento de equipos o sobrecostos, habrían ocasionado pérdidas para el Estado superiores a los 460 millones de dólares. Todo ello durante la gestión de tres exdirectores de Petróleos Mexicanos: Emilio Lozoya Austin, José Antonio González Anaya y Carlos Alberto Treviño Medina.

Lee más: Alemania abre investigación contra Emilio Lozoya y su esposa por lavado de dinero

La nueva carpeta de investigación – abierta la semana pasada – es resultado de una denuncia penal interpuesta por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), y sustentada en cinco dictámenes de auditoría con sus informes técnicos correspondientes, que involucran a Pemex, y a sus filiales Pemex Fertilizantes y PMI Comercio Internacional S. A. de C. V.

Al tratarse de una denuncia de hechos, tendrá que ser la investigación que realice el Ministerio Público de la Federación la que determine quiénes son los servidores públicos que podrían resultar penalmente responsables, de este presunto quebranto al erario público.

Esta es la segunda investigación que la FGR inicia en el actual sexenio por irregularidades en la adquisición de plantas de fertilizantes, luego de que el pasado 5 de marzo la nueva administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) presentó una denuncia penal relacionada con la adquisición de Fertinal.

A ello se suma la indagatoria que desde el sexenio pasado se sigue en contra de exfuncionarios de Pemex por los presuntos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, para obtener distintos contratos de inversión.

Hasta ahora, de todos los exfuncionarios públicos que se encuentran bajo investigación, la Fiscalía solo ha procedido en contra de Emilio Lozoya.

Cabe señalar que el seguimiento de este nuevo caso, iniciado tras la denuncia interpuesta por la Auditoría Superior de la Federación, estará a cargo de la recién creada Fiscalía Anticorrupción que dirige María de la Luz Mijangos, según lo confirmado por fuentes de la propia ASF.

SFP sanciona a exdirectivo de Pemex 

La Secretaría de la Función Pública (SFP) anunció la inhabilitación por 10 años y una multa por unos 4,200 millones de pesos en contra del exdirector corporativo de Alianzas y Nuevos Negocios de Pemex, José Manuel Carrera, quien también dirigió la filial PMI Comercio Internacional, durante la compra de Agronitrogenados

La sanción y la multa es por haber causado daño al erario público por la compra en 2013 por tres veces más de su valor de mercado y por la capitalización, en 2016, de la planta Agronitrogenados.

“La Unidad de Responsabilidades en Pemex notificó al exfuncionario de la sanción que le fue impuesta por ocultar información que derivó en una inversión en la planta por 760 millones de dólares, con lo que infringió la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, ya que no evitó las pérdidas para la empresa productiva del Estado”, indicó la dependencia en un comunicado.

Según documentos recabados, el exfuncionario tuvo conocimiento de que al momento de la compra la maquinaria de Agronitrogenados tenía 30 años de haberse adquirido y había dejado de operarse por más de 14 años, lo que disminuía su valor y vida útil.

Esta omisión también dio lugar a que en junio de 2016 se autorizara el incremento de la inversión de capital en la planta por un monto de 760 millones de dólares.

Lluvia de irregularidades

Las irregularidades que investiga la Fiscalía se encuentran en cinco informes de resultados de auditorías financieras y de cumplimiento, practicadas por la ASF en cuatro distintos ejercicios.

Se trata de las auditorías 498 DE, practicada a Pemex, y 532 DE a PMI Comercio Internacional, ambas de la cuenta pública 2015; la 438 DE a PMI Comercio Internacional de la cuenta pública 2016; así como las 463 DE y 471 DE a Pemex Fertilizantes, de las cuentas públicas 2017 y 2018, respectivamente.

Lo que los auditores concluyeron tras las revisiones multianuales es que la adquisición de las plantas de fertilizantes vendidas por la empresa Altos Hornos de México, derivaron en múltiples inconvenientes que generaron no solo una inversión poco rentable para el Estado, sino pérdidas que superarían ya los 460 millones de dólares.

Por ejemplo, en el dictamen de la auditoría 438 DE a PMI se estableció que los costos relacionados con la rehabilitación y puesta en marcha de las plantas adquiridas se habían estipulado originalmente en 195 millones de dólares, sin embargo, múltiples modificaciones posteriores al contrato elevaron dicho costo a 443 millones de dólares, es decir, 248 millones de dólares por arriba de lo contemplado originalmente

Y en la auditoría 471 DE se identificó un proceso de devaluación de las plantas del complejo, que para el año pasado ya ascendía a 212 millones 600 mil dólares, derivado de trabajos de rehabilitación que no se llevaron a cabo.

Se trata de estimaciones de pérdidas como resultado de esta inversión para Pemex y para el Estado Mexicano, aunque el monto total de los daños y perjuicios por los problemas derivados de todo este procedimiento aún no se ha cuantificado con exactitud.

Entre las irregularidades denunciadas destaca, por ejemplo, que la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados tenía los equipos incompletos, en mal estado o de plano inservibles, algunos con tres décadas de antigüedad y 18 años fuera de operación. Ello contribuyó a que los plazos de operación de la planta se alargaran mucho más allá de lo estipulado.

Se excluyeron de los contratos una serie de trabajos relevantes que se tenían que realizar para la operación de la planta, y por ende tampoco quedaron definidos los plazos. Se subcontrataron empresas con distintos criterios de adjudicación, y no se justificó el sobrecosto de diversos pagos realizados, además de que se realizaron avalúos iniciales que habrían sobreestimado el valor de la instalación.

A ello se suma la realización de pagos sin el debido soporte documental que ampare los trabajos llevados a cabo, pagos distintos por la rehabilitación de los mismos equipos, y la falta de capacidad técnica y humana de empresas subcontratadas para ejecutar en tiempo y forma diversos servicios.

En otro informe, la ASF añade  que en todo este procedimiento nunca se tomó en cuenta la disponibilidad de materias primas que se requería para llevar a cabo la puesta en marcha adecuada de todo el complejo, lo que terminó generando pérdida de dinero y tiempo.

También se detectaron costos adicionales del orden de 22 millones de pesos por el manejo de agua tratada, y de poco más de un millón de pesos por suministros de nitrógeno. Sumado a ello se llevó a cabo la entrega recepción de dos de las plantas del complejo, sin que se realizaran pruebas de confiabilidad, ni el aviso de término de los trabajos, ni certificados de que todo se realizó conforme a lo pactado en el contrato.

Los auditores advierten que un problema de origen, fue que “no se tomaron en cuenta los riesgos asociados al proyecto de inversión en su etapa de ejecución y operación, específicamente los relativos a depender de un solo proveedor y no tener un mercado alternativo”.

La deficiente planeación de todo lo anterior terminó ocasionándole a Pemex Fertilizantes problemas severos de liquidez y endeudamiento, y a Pemex y al país en general la pérdida de recursos en una inversión que ha dejado más problemas que beneficios. 

¿Quiénes son los responsables?

La denuncia interpuesta por la Auditoría, como todas las que presenta ante el Ministerio Público Federal, refiere una serie de hechos irregulares detectados a partir de sus auditorías, pero recae en los fiscales la tarea de identificar a quien resulte responsable, conforme avancen las investigaciones. Los delitos generalmente van desde ejercicio indebido del servicio público hasta posible peculado.

Lo que sí se advierte es que si bien la compra se habría materializado entre 2013 y 2015, con Lozoya al frente de la dirección de Pemex, las anomalías se continuaron detectando en todo el resto del sexenio, abarcando ya otras administraciones.

Desde el punto de vista de la nueva administración de Pemex, la responsabilidad en las inversiones de las plantas de fertilizantes y similares se extiende no solo a la dirección general de la empresa, sino a su Consejo de Administración. Así lo asentaron en la denuncia penal que interpusieron en el caso de Fertinal en marzo pasado, y de la que Animal Político  tiene copia.

En dicho documento la apoderada legal de Pemex y de Pemex Fertilizantes, Martha Edith Rodríguez Acosta, señala que los miembros del Consejo de Administración “son responsables, no solo administrativa y/o civilmente de los daños y perjuicios que llegare a causas a Petróleos Mexicanos por sus actos, hechos u omisiones, sino incluso también penalmente”.

En ese contexto la funcionaria identificó en la denuncia a varios integrantes del Consejo de Administración durante el proceso de análisis y compra de las plantas de fertilizantes, entre los que figuran Pedro Joaquín Coldwell, entonces secretario de Hacienda, y José Rogelio Garza Garza, subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía.

Y en el caso específico de la compra de Agro Nitrogenados existe un acta de asamblea del Consejo de Administración con fecha del 17 de diciembre de 2013, donde se presentó esta inversión, y en la que figuran, entre otros, Enrique Ochoa Reza, entonces subsecretario de Hidrocarburos, y Miguel Messmacher Linartas, subsecretario de Ingresos de Hacienda.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 razones por las que 2021 puede ser un año crucial en la lucha contra el cambio climático

El año que comienza representa una gran oportunidad para encaminarnos hacia un planeta con menos emisiones de carbono.
6 de enero, 2021
Comparte
Glaciar en Argentina

Getty
El mundo no está encaminado hacia lograr sus metas de reducción de emisiones de carbono.

El mundo tiene un tiempo limitado para actuar si quiere evitar los peores efectos del cambio climático.

La pandemia de covid-19 fue el gran problema de 2020, sin duda, pero espero que, para fines de 2021, las vacunas se hayan activado y hablemos más sobre el clima que sobre el coronavirus.

Este año que comienza será decisivo para enfrentar el cambio climático.

Según Antonio Guterres, secretario general de la ONU, estamos en un “punto de quiebre” para el clima.

Con el espíritu optimista de Año Nuevo, estas son cinco razones por la que creo que 2021 podría confundir a los fatalistas y ver un gran avance en la ambición global sobre el clima.

1. La crucial conferencia climática

En noviembre de 2021, los líderes mundiales se reunirán en Glasgow, Escocia, para trabajar en el sucesor del histórico Acuerdo de París de 2015.

París fue importante porque fue la primera vez que prácticamente todas las naciones del mundo se unieron para acordar que todas necesitaban ayudar a abordar el cambio climático.

El problema fue que los compromisos asumidos por los países para reducir las emisiones de carbono en ese entonces no alcanzaron los objetivos establecidos por la conferencia.

En París, el mundo acordó que para fines de siglo el aumento de la temperatura global no estaría por encima de 2 °C respecto a los niveles preindustriales. El objetivo era limitar el aumento a 1,5 °C, si era posible.

Naturaleza.

Getty
La conferencia de Glasglow es una nueva oportunidad para lograr las metas climáticas.

La realidad es que no estamos avanzando en ese sentido.

Según los planes actuales, se espera que el mundo supere el límite de 1,5 °C en 12 años o menos, y que alcance 3 °C de calentamiento para fines de siglo.

Según el acuerdo de París, los países prometieron volver a reunirse cada cinco años y aumentar sus objetivos de reducción de carbono.

Eso debía suceder en Glasgow en noviembre de 2020, pero debido a la pandemia se aplazó para este año.

Así, Glasgow 2021 puede ser un encuentro en el que se aumenten los recortes a las emisiones de carbono.

2. Grandes reducciones de emisiones

El anuncio más importante sobre el cambio climático el año pasado salió completamente de la nada.

En la Asamblea General de la ONU en septiembre, el presidente de China, Xi Jinping, anunció que su país tenía como objetivo convertirse en neutral en emisiones de carbono para 2060.

Los ambientalistas quedaron atónitos.

Reducir el carbono siempre ha sido visto como una tarea costosa, pero aquí estaba la nación más contaminante del mundo, responsable de cerca del 28% de las emisiones mundiales, comprometiéndose a cortar sus emisiones incondicionalmente, independientemente de si otros países seguirán su ejemplo.

Ese fue un cambio total respecto a las negociaciones anteriores, cuando todos temían asumir el costo de descarbonizar su propia economía, mientras que otros no hacían nada, pero disfrutaban a costa de los que sí habían hecho la tarea.

Planta de carbón.

Getty
China es responsable de cerca del 28% de las emisiones de gases de efecto de invernadero.

China no es la única en tener esta iniciativa.

En 2019, Reino Unido fue la primera de las principales economías del mundo en asumir un compromiso legal de cero emisiones netas.

La Unión Europea hizo lo mismo en marzo de 2020.

Desde entonces, Japón y Corea del Sur se han sumado a lo que, según estimaciones de la ONU, son ya más de 110 países que han establecido una meta de cero neto para mediados de siglo.

Según explica la ONU, el cero neto significa que no estamos agregando nuevas emisiones a la atmósfera. Las emisiones continuarán, pero se equilibrarán absorbiendo una cantidad equivalente de la atmósfera.

Los países que se han puesto la meta de llegar al cero neto representan más del 65% de las emisiones globales, y más del 70% de la economía mundial, dice la ONU.

Con la elección de Joe Biden en Estados Unidos, la economía más grande del mundo ahora se ha reincorporado al coro de reducción de carbono.

Estos países ahora necesitan detallar cómo planean lograr sus nuevas aspiraciones, que serán una parte clave de la agenda de Glasgow, pero el hecho de que ya estén diciendo que quieren llegar a ese punto es un cambio muy significativo.

3. La caída del costo de las energías renovables

Hay una buena razón por la que tantos países ahora dicen que planean tener cero emisiones netas: la caída del costo de las energías renovables está cambiando por completo el cálculo de la descarbonización.

En octubre de 2020, la Agencia Internacional de Energía, una organización intergubernamental, concluyó que los mejores esquemas de energía solar ofrecen ahora “la fuente de electricidad más barata de la historia”.

Cuando se trata de construir nuevas centrales eléctricas, las energías renovables ya suelen ser más baratas que la energía generada por combustibles fósiles en gran parte del mundo.

Paneles solares

Getty
El costo de producción de las energías renovables está disminuyendo.

Si los países aumentan sus inversiones en energía eólica, solar y de baterías en los próximos años, es probable que los precios caigan aún más, hasta un punto en el que comenzará a ser rentable cerrar y reemplazar las centrales eléctricas de carbón y gas.

Esto se debe a que el costo de las energías renovables sigue la lógica de toda la industria: cuanto más produces, más barato se vuelve, y entre más barato se vuelve, más produces.

Esto significa que los activistas no tendrán que presionar a los inversores para que hagan lo correcto.

Por su parte, los gobiernos saben que al aumentar las energías renovables en sus propias economías, ayudan a acelerar la transición energética a nivel mundial, al hacer que las energías renovables sean aún más baratas y competitivas en todas partes.

Granja eólica.

EPA
La energía eólica es una alternativa para reducir las emisiones de carbono.

4. La pandemia lo cambia todo

La pandemia de coronavirus ha sacudido nuestra sensación de ser invulnerables y nos ha recordado que es posible que nuestro mundo se trastorne de formas que no podemos controlar.

También ha provocado la conmoción económica más significativa desde la Gran Depresión.

En respuesta, los gobiernos están dando un paso adelante con paquetes de estímulo diseñados para reactivar sus economías.

Y la buena noticia es que rara vez, si es que alguna vez, ha sido más barato para los gobiernos realizar este tipo de inversiones. En todo el mundo, las tasas de interés rondan el cero o incluso son negativas.

economía verde.

Getty
Muchos países tienen planes de incentivar la economía verde.

Esto crea una oportunidad sin precedentes para hacer las cosas mejor esta vez.

La Unión Europea y el nuevo gobierno de Joe Biden en EE.UU. han prometido billones de dólares en inversiones verdes para poner en marcha sus economías e iniciar el proceso de descarbonización.

Ambos dicen que esperan que otros países se unan a ellos, ayudando a reducir el costo de las energías renovables a nivel mundial. Pero también advierten que, junto con esta zanahoria, planean blandir un garrote: un impuesto a las importaciones de países que emiten demasiado carbono.

La idea es que esto puede ayudar a que los rezagados en la reducción de carbono, como Brasil, Rusia, Australia y Arabia Saudita, se animen a recortar emisiones.

La mala noticia es que, según la ONU, los países desarrollados están gastando un 50% más en sectores vinculados a los combustibles fósiles que en energías bajas en carbono.

5. Los negocios también se está volviendo verdes

La caída del costo de las energías renovables y la creciente presión pública para que se actúe sobre el clima también están transformando las actitudes en los negocios.

Existen sólidas razones económicas para ello. ¿Por qué invertir en nuevos pozos de petróleo o centrales eléctricas de carbón que se volverán obsoletas antes de que puedan amortizarse a lo largo de sus 20 o 30 años de vida?

De hecho, ¿por qué tener en sus carteras riesgos asociados al carbono?

La lógica ya se está desarrollando en los mercados. Solo este año, el vertiginoso precio de las acciones de Tesla la ha convertido en la empresa automotriz más valiosa del mundo.

auto eléctrico.

Getty
Los autos eléctricos han ganado terreno en el mercado automotriz.

Mientras tanto, el precio de las acciones de Exxon, que llegó a ser la compañía más valiosa del mundo, cayó tanto que fue expulsada del Promedio Industrial Dow Jones de las principales corporaciones estadounidenses.

Al mismo tiempo, existe un impulso creciente para lograr que las empresas incorporen el riesgo climático en su toma de decisiones financieras.

El objetivo es hacer que sea obligatorio para las empresas y los inversores demostrar que sus actividades e inversiones están dando los pasos necesarios para la transición a un mundo de cero emisiones netas.

Setenta bancos centrales ya están trabajando para que esto suceda, y la integración de estos requisitos en la arquitectura financiera mundial será un enfoque clave para la conferencia de Glasgow.

Aún está todo en juego.

Por lo tanto, hay buenas razones para la esperanza, pero está lejos de ser un trato hecho.

Confinamiento.

Getty
El confinamiento causó una reducción de las emisiones, pero ya los niveles están volviendo a subir.

Para tener una posibilidad razonable de alcanzar el objetivo de 1,5 °C, debemos reducir a la mitad las emisiones totales para fines de 2030, según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, el organismo respaldado por la ONU que recopila la ciencia necesaria para informar las políticas.

Esto implicaría lograr cada año la reducción de emisiones que hubo en 2020 gracias a los confinamientos masivos debido a la pandemia.

Las emisiones, sin embargo, ya están volviendo a los niveles que tenían en 2019.

La verdad es que muchos países han expresado grandes ambiciones de reducir el carbono, pero pocos han implementado estrategias para alcanzar esos objetivos.

El desafío para Glasgow será lograr que las naciones del mundo se adhieran a políticas que comenzarán a reducir las emisiones ya.

La ONU dice que quiere ver el carbón eliminado por completo, el fin de todos los subsidios a los combustibles fósiles y una coalición global para llegar al cero neto para 2050.

Eso sigue siendo una tarea muy difícil, incluso si los sentimientos globales sobre enfrentar el calentamiento global están comenzando a cambiar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G127XBhPq_4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.