FGR abre nueva investigación por caso de Pemex y Agro Nitrogenados; investiga pérdidas por más de 460 mdd
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Altos Hornos de México

FGR abre nueva investigación por caso de Pemex y Agro Nitrogenados; investiga pérdidas por más de 460 mdd

La carpeta de investigación se inició tras una denuncia interpuesta por la Auditoría; irregularidades abarcan administraciones de tres exdirectores de Pemex.
Altos Hornos de México
30 de julio, 2019
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) inició una nueva carpeta de investigación en contra de los funcionarios o exfuncionarios que resulten responsables, tras la detección de múltiples irregularidades entre 2015 y 2018, en el proceso de adquisición y puesta en marcha del complejo de fertilizantes conocido como Agro Nitrogenados, a cargo de Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con autoridades federales las irregularidades que se investigan, y que van desde pagos sin sustento hasta fallas en mantenimiento de equipos o sobrecostos, habrían ocasionado pérdidas para el Estado superiores a los 460 millones de dólares. Todo ello durante la gestión de tres exdirectores de Petróleos Mexicanos: Emilio Lozoya Austin, José Antonio González Anaya y Carlos Alberto Treviño Medina.

Lee más: Alemania abre investigación contra Emilio Lozoya y su esposa por lavado de dinero

La nueva carpeta de investigación – abierta la semana pasada – es resultado de una denuncia penal interpuesta por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), y sustentada en cinco dictámenes de auditoría con sus informes técnicos correspondientes, que involucran a Pemex, y a sus filiales Pemex Fertilizantes y PMI Comercio Internacional S. A. de C. V.

Al tratarse de una denuncia de hechos, tendrá que ser la investigación que realice el Ministerio Público de la Federación la que determine quiénes son los servidores públicos que podrían resultar penalmente responsables, de este presunto quebranto al erario público.

Esta es la segunda investigación que la FGR inicia en el actual sexenio por irregularidades en la adquisición de plantas de fertilizantes, luego de que el pasado 5 de marzo la nueva administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) presentó una denuncia penal relacionada con la adquisición de Fertinal.

A ello se suma la indagatoria que desde el sexenio pasado se sigue en contra de exfuncionarios de Pemex por los presuntos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, para obtener distintos contratos de inversión.

Hasta ahora, de todos los exfuncionarios públicos que se encuentran bajo investigación, la Fiscalía solo ha procedido en contra de Emilio Lozoya.

Cabe señalar que el seguimiento de este nuevo caso, iniciado tras la denuncia interpuesta por la Auditoría Superior de la Federación, estará a cargo de la recién creada Fiscalía Anticorrupción que dirige María de la Luz Mijangos, según lo confirmado por fuentes de la propia ASF.

SFP sanciona a exdirectivo de Pemex 

La Secretaría de la Función Pública (SFP) anunció la inhabilitación por 10 años y una multa por unos 4,200 millones de pesos en contra del exdirector corporativo de Alianzas y Nuevos Negocios de Pemex, José Manuel Carrera, quien también dirigió la filial PMI Comercio Internacional, durante la compra de Agronitrogenados

La sanción y la multa es por haber causado daño al erario público por la compra en 2013 por tres veces más de su valor de mercado y por la capitalización, en 2016, de la planta Agronitrogenados.

“La Unidad de Responsabilidades en Pemex notificó al exfuncionario de la sanción que le fue impuesta por ocultar información que derivó en una inversión en la planta por 760 millones de dólares, con lo que infringió la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, ya que no evitó las pérdidas para la empresa productiva del Estado”, indicó la dependencia en un comunicado.

Según documentos recabados, el exfuncionario tuvo conocimiento de que al momento de la compra la maquinaria de Agronitrogenados tenía 30 años de haberse adquirido y había dejado de operarse por más de 14 años, lo que disminuía su valor y vida útil.

Esta omisión también dio lugar a que en junio de 2016 se autorizara el incremento de la inversión de capital en la planta por un monto de 760 millones de dólares.

Lluvia de irregularidades

Las irregularidades que investiga la Fiscalía se encuentran en cinco informes de resultados de auditorías financieras y de cumplimiento, practicadas por la ASF en cuatro distintos ejercicios.

Se trata de las auditorías 498 DE, practicada a Pemex, y 532 DE a PMI Comercio Internacional, ambas de la cuenta pública 2015; la 438 DE a PMI Comercio Internacional de la cuenta pública 2016; así como las 463 DE y 471 DE a Pemex Fertilizantes, de las cuentas públicas 2017 y 2018, respectivamente.

Lo que los auditores concluyeron tras las revisiones multianuales es que la adquisición de las plantas de fertilizantes vendidas por la empresa Altos Hornos de México, derivaron en múltiples inconvenientes que generaron no solo una inversión poco rentable para el Estado, sino pérdidas que superarían ya los 460 millones de dólares.

Por ejemplo, en el dictamen de la auditoría 438 DE a PMI se estableció que los costos relacionados con la rehabilitación y puesta en marcha de las plantas adquiridas se habían estipulado originalmente en 195 millones de dólares, sin embargo, múltiples modificaciones posteriores al contrato elevaron dicho costo a 443 millones de dólares, es decir, 248 millones de dólares por arriba de lo contemplado originalmente

Y en la auditoría 471 DE se identificó un proceso de devaluación de las plantas del complejo, que para el año pasado ya ascendía a 212 millones 600 mil dólares, derivado de trabajos de rehabilitación que no se llevaron a cabo.

Se trata de estimaciones de pérdidas como resultado de esta inversión para Pemex y para el Estado Mexicano, aunque el monto total de los daños y perjuicios por los problemas derivados de todo este procedimiento aún no se ha cuantificado con exactitud.

Entre las irregularidades denunciadas destaca, por ejemplo, que la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados tenía los equipos incompletos, en mal estado o de plano inservibles, algunos con tres décadas de antigüedad y 18 años fuera de operación. Ello contribuyó a que los plazos de operación de la planta se alargaran mucho más allá de lo estipulado.

Se excluyeron de los contratos una serie de trabajos relevantes que se tenían que realizar para la operación de la planta, y por ende tampoco quedaron definidos los plazos. Se subcontrataron empresas con distintos criterios de adjudicación, y no se justificó el sobrecosto de diversos pagos realizados, además de que se realizaron avalúos iniciales que habrían sobreestimado el valor de la instalación.

A ello se suma la realización de pagos sin el debido soporte documental que ampare los trabajos llevados a cabo, pagos distintos por la rehabilitación de los mismos equipos, y la falta de capacidad técnica y humana de empresas subcontratadas para ejecutar en tiempo y forma diversos servicios.

En otro informe, la ASF añade  que en todo este procedimiento nunca se tomó en cuenta la disponibilidad de materias primas que se requería para llevar a cabo la puesta en marcha adecuada de todo el complejo, lo que terminó generando pérdida de dinero y tiempo.

También se detectaron costos adicionales del orden de 22 millones de pesos por el manejo de agua tratada, y de poco más de un millón de pesos por suministros de nitrógeno. Sumado a ello se llevó a cabo la entrega recepción de dos de las plantas del complejo, sin que se realizaran pruebas de confiabilidad, ni el aviso de término de los trabajos, ni certificados de que todo se realizó conforme a lo pactado en el contrato.

Los auditores advierten que un problema de origen, fue que “no se tomaron en cuenta los riesgos asociados al proyecto de inversión en su etapa de ejecución y operación, específicamente los relativos a depender de un solo proveedor y no tener un mercado alternativo”.

La deficiente planeación de todo lo anterior terminó ocasionándole a Pemex Fertilizantes problemas severos de liquidez y endeudamiento, y a Pemex y al país en general la pérdida de recursos en una inversión que ha dejado más problemas que beneficios. 

¿Quiénes son los responsables?

La denuncia interpuesta por la Auditoría, como todas las que presenta ante el Ministerio Público Federal, refiere una serie de hechos irregulares detectados a partir de sus auditorías, pero recae en los fiscales la tarea de identificar a quien resulte responsable, conforme avancen las investigaciones. Los delitos generalmente van desde ejercicio indebido del servicio público hasta posible peculado.

Lo que sí se advierte es que si bien la compra se habría materializado entre 2013 y 2015, con Lozoya al frente de la dirección de Pemex, las anomalías se continuaron detectando en todo el resto del sexenio, abarcando ya otras administraciones.

Desde el punto de vista de la nueva administración de Pemex, la responsabilidad en las inversiones de las plantas de fertilizantes y similares se extiende no solo a la dirección general de la empresa, sino a su Consejo de Administración. Así lo asentaron en la denuncia penal que interpusieron en el caso de Fertinal en marzo pasado, y de la que Animal Político  tiene copia.

En dicho documento la apoderada legal de Pemex y de Pemex Fertilizantes, Martha Edith Rodríguez Acosta, señala que los miembros del Consejo de Administración “son responsables, no solo administrativa y/o civilmente de los daños y perjuicios que llegare a causas a Petróleos Mexicanos por sus actos, hechos u omisiones, sino incluso también penalmente”.

En ese contexto la funcionaria identificó en la denuncia a varios integrantes del Consejo de Administración durante el proceso de análisis y compra de las plantas de fertilizantes, entre los que figuran Pedro Joaquín Coldwell, entonces secretario de Hacienda, y José Rogelio Garza Garza, subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía.

Y en el caso específico de la compra de Agro Nitrogenados existe un acta de asamblea del Consejo de Administración con fecha del 17 de diciembre de 2013, donde se presentó esta inversión, y en la que figuran, entre otros, Enrique Ochoa Reza, entonces subsecretario de Hidrocarburos, y Miguel Messmacher Linartas, subsecretario de Ingresos de Hacienda.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Burnout: qué es el síndrome de estar ‘quemado’ por el trabajo y cómo combatirlo

Fruto del estrés laboral crónico, el síndrome es uno de los principales problemas de salud mental y la antesala de muchas patologías psíquicas que puede empeorar con la pandemia.
16 de julio, 2021
Comparte

¿Se ha encontrado en alguna ocasión de su vida agotado física y mentalmente? ¿Ha tenido una actitud de indiferencia y desapego en el trabajo? ¿Se ha sentido desmotivado, frustrado y ha disminuido su productividad laboral?

Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa entonces ha sufrido el síndrome de burnout o síndrome del “quemado”.

Catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un riesgo laboral en 2019, se incluyó en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE-11), cuya entrada en vigor se ha fijado para el 1 de enero de 2022.

Se trata de un trastorno cada vez más conocido y diagnosticado.

Combina factores de riesgo personales con factores de riesgo relacionados con la organización.

De hecho, es uno de los principales problemas de salud mental y la antesala de muchas patologías psíquicas.

Un chico tapándose la cara

Getty Images

Origen del síndrome

El término “burnout” fue descrito por primera vez en 1974 por el psicoanalista Herbert Freudenberger.

Observó en una clínica para toxicómanos en Nueva York cómo la mayoría de los voluntarios tenía una pérdida de energía progresiva hasta llegar al agotamiento.

También detectó síntomas de ansiedad, depresión y desmotivación en el trabajo, además de agresividad hacia los pacientes al cabo de un año de estar trabajando.

Su descripción fue la siguiente: “Una sensación de fracaso y una experiencia agotadora que resulta de una sobrecarga por exigencias de energía, recursos personales o fuerza espiritual del trabajador”.

Doctora en su oficina

Getty Images

Principales características

El síndrome es consecuencia de un estrés laboral crónico.

Suele aparecer en personas cuya profesión demanda entrega y dedicación a los demás, como es el caso de la enseñanza, la salud o los servicios sociales.

Afecta especialmente a los profesionales de la salud, dado que se encuentran expuestos al sufrimiento humano y a la muerte.

Además tienen un alto nivel de exposición laboral, con largas jornadas de trabajo y un nivel elevado de exigencia y sobrecarga de tareas.

Esta exposición a largo plazo genera una pérdida de energía, un sentimiento de falta de realización personal y una despersonalización que pueden ocasionar trastornos de salud y poca motivación para el trabajo, generando errores y deterioro de la calidad del servicio.

Hombre en la cama, mirando el celular durante la noche

Getty Images

Tres componentes significativos caracterizan al síndrome del quemado:

  1. Estado de agotamiento emocional: sentimiento de estar sobrepasados emocionalmente y exhausto en el trabajo.
  2. Actitud cínica o distante frente al trabajo: percepción deshumanizada de las personas con las que nos relacionamos en el trabajo.
  3. Sensación de ineficacia, de no hacer bien las tareas: insatisfacción en el trabajo con sentimientos de descontento y desmotivación.

Instrumentos de evaluación

Existen varios instrumentos para medir el desgaste profesional por parte de los médicos.

Uno de los más conocidos es la escala de Maslach o Maslach Burnout Inventory, que consta de 22 ítems en forma de afirmaciones sobre los sentimientos y actitudes del profesional.

Otra escala es el inventario de burnout de Conpenhague, compuesto por 19 preguntas divididas en tres escalas para medir el agotamiento personal.

Ambos instrumentos son de utilidad para poder determinar si un trabajador sufre el síndrome del quemado.

Pero los tiene que utilizar un profesional, para realizar una correcta interpretación.

Edificio de oficinas con muchas personas trabajando de noche

Getty Images
Algunas sociedades glorifican el exceso de trabajo hasta el punto de agotamiento.

Otros factores que influyen

Existen varios factores que influyen en este síndrome.

Estos son los más destacables:

  1. Los turnos laborales y el horario de trabajo. Tienen influencias biológicas y emocionales claras: alteraciones del ritmo cardiaco, ciclo sueño-vigilia, etc.
  2. La seguridad y estabilidad del trabajo, especialmente en época de crisis. Perder el trabajo o estar bajo la presión de perderlo durante un tiempo prolongado.
  3. Falta de formación profesional para desempeñar las tareas y falta de asertividad. No estar preparado y, por lo tanto, no poder hacer correctamente el trabajo. No saber decir no y asumir más carga de trabajo de la que podemos llevar a cabo.
  4. La estructura y clima organizacional: organizaciones complejas, con muchos requerimientos, exceso de burocracia y responsabilidades que pueden afectar al grado de control del individuo, incluyendo un alto nivel de estrés, carga de trabajo excesiva o poca autonomía profesional.
  5. Las relaciones interpersonales con otros compañeros de trabajo basadas en la falta de confianza, poca o escasa cooperación o destructivas, con altos niveles de tensión.

Además de lo anteriormente expuesto, a nivel personal hay una serie de factores de riesgo, como son: el deseo de destacar y ser brillante, la autoexigencia, una baja tolerancia al fracaso, el perfeccionismo, la ambición, creerse indispensable, tener pocos intereses fuera del trabajo o ser excesivamente idealistas.

Bañistas sentados frente a la playa

Getty Images

¿Cómo lo podemos prevenir?

Existen algunas medidas eficaces:

  • Dar información sobre el síndrome de burnout, sus síntomas y consecuencias, de manera que lo podamos detectar de forma rápida.
  • Permanecer atentos a las condiciones del ambiente laboral.
  • Impartir formación sobre habilidades sociales y estrategias para enfrentarse a los cambios.
  • Fomentar actividades extralaborales.

Es muy importante no estar centrados en temas de trabajo siempre, dentro y fuera, sino romper y mantener una vida activa desconectados del trabajo.

Mejor tratamiento

El tratamiento se centra principalmente en la atención a la disminución del estrés o el desarrollo de nuevos hábitos positivos que reduzcan la aparición del mismo.

Trabajar la resiliencia es muy importante, para que la persona pueda aprender, mejorar y recuperarse.

La mejora de la autoestima, el ajuste de las expectativas a la realidad o el fomento de hábitos saludables, además de contar con herramientas para combatir el estrés, nos darán la llave del éxito frente a una enfermedad que ha crecido durante la pandemia.

*Fernando Díez Ruiz es profesor doctor en la Facultad de Psicología y Educación de la Universidad de Deusto y Pedro César Martínez Morán es director del Máster en Recursos Humanos de ICADE Business School de la Universidad Pontificia Comillas.

Esta nota apareció originalmente en The Conversation y se publica aquí bajo una licencia de Creative Commons.

Lee el artículo original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xxU3WMtwJpU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.