Cambio climático 'derrite' Alaska: registra temperaturas de hasta 32 grados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cambio climático 'derrite' Alaska: registra temperaturas de hasta 32 grados

Las altas temperaturas afectan el modo de vida de las tribus que dependen de la caza y la pesca. El deshielo altera el hábitat de muchos animales y la recolección de alimentos.
Por AFP
5 de julio, 2019
Comparte

La temperatura superó los 32 grados centígrados en Anchorage, la mayor ciudad de Alaska, una temperatura que marca un récord histórico en un estado donde los efectos del cambio climático son muy evidentes.

La temperatura máxima promedio para un 4 de julio en esta ciudad de casi 300.000 habitantes, ubicada al sur del estado, es de 18.3 grados.

Pero el jueves, la oficina local del Servicio Meteorológico de Estados Unidos (NWS) escribió en Twitter el jueves que “el aeropuerto internacional de Anchorage oficialmente llegó a 32 ºC por primera vez”.

Lee: Colapsos, calor y desplazados: Alertan por la “amenaza a la humanidad” del cambio climático 

El anterior récord se estableció el 14 de junio de 1969, con 85 ºF, que equivalen a 29.4 ºC.

Las primeras lecturas en el aeropuerto comenzaron en 1952. Los 10 años antes se hicieron en otro aeródromo en Anchorage, donde el jueves también se registraron los 32.2 ºC.

“Varias otras localidades en el sur de Alaska rompieron el récord del día más caluroso”, indicó el NWS este viernes en medio de lo que expertos han llamado una “ola de calor” en la entidad.

Glaciares de Alaska se derriten ante la ola de calor de 32 grados.

Glaciares de Alaska se derriten ante la ola de calor de 32 grados.

En Kenai y King Salmon llegó por ejemplo a 31 grados, superando marcas de hace dos años.

Estas temperaturas excepcionalmente cálidas son causadas por una “vasta área de alta presión justo encima de nosotros”, dijo el meteorólogo Bill Ludwig, del NWS, al Anchorage Daily News.

Impacto devastador 

Aunque el nuevo récord pueda parecer impresionante, no es inusual registrar temperaturas muy altas en Alaska durante el verano boreal, que superen los 30 centígrados, especialmente en el interior.

La ciudad de Fairbanks, situada a casi 500 kilómetros al norte de Anchorage, experimentó una temperatura de 37.2 ºC el 28 de julio de 1919. Y más recientemente, el 5 de agosto de 1994, llegó a cerca de los 34 ºC, según los registros del NWS.

El récord absoluto para Alaska alcanzó el umbral simbólico de 100º F (37.8 ºC) en Fort Yukon, en la parte centro-este del estado, el 27 de junio de 1915.

Lee: 10 ingredientes que podrían desaparecer por el cambio climático

La zona ártica es muy sensible al cambio climático. Según científicos, Alaska se viene calentando dos veces más rápido que el promedio mundial.

“Entre 1901 y 2016, las temperaturas medias del continente de Estados Unidos aumentaron 1,8 grados Fahrenheit (1 ºC), mientras que en Alaska aumentaron 4.7 grados (2.6 ºC)”, alertó Rick Thoman, del Centro de Evaluación y Política Climática de Alaska.

El impacto es devastador para las comunidades costeras, compuestas principalmente de indígenas, cuyas aldeas son víctimas de una erosión tan marcada que muchas han tenido que ser prácticamente mudadas enteras, según constató un equipo de la AFP en abril.

Lee también: Greta Thunberg y las huelgas escolares contra el cambio climático: “Mi asperger me ayuda a no creer en mentiras”

La aldea Napakiak, por ejemplo, ha tenido que mover su escuela y hasta el cementerio por la rápida erosión costera y el deshielo del “permafrost”, una capa de suelo que solía estar permanentemente congelada y sobre la que se construyeron muchas aldeas nativas de Alaska.

El calentamiento global afecta el modo de vida tradicional de estas tribus que dependen de la caza y la pesca. El deshielo afecta el hábitat de muchos animales y la recolección estacional de bayas que crecen en la tundra.

Los ríos que solían servir como carreteras en invierno y primavera para conectar pueblos y mover bienes y mercancías no se están congelando por completo o se rompen prematuramente, generando accidentes mortales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: ¿cuándo terminará el brote y volverá todo a la normalidad?

Los países deberían ir pensando a largo plazo cuáles pueden ser las estrategias para acabar con las cuarentenas y los cierres de ciudades. Las formas de salir son tres.
21 de marzo, 2020
Comparte

El mundo está paralizado. Los lugares que una vez estuvieron llenos del ajetreo y el bullicio propio de la vida cotidiana se han convertido en pueblos fantasma con restricciones masivas.

Han cerrado fábricas, colegios, se han impuesto restricciones a los viajes y se han prohibido reuniones tumultuosas.

La respuesta global a esta enfermedad no tiene precedentes.

¿Pero cuándo terminará y cuándo podremos seguir con nuestras vidas?

El primer ministro de Reino Unidos, Boris Johnson, dijo que cree que el país puede “cambiar el rumbo” de la lucha contra el brote en las próximas 12 semanas y acabar con el coronavirus.

Pero incluso si el número de casos comienza a disminuir en los próximos tres meses, todavía estaremos lejos del final.

La tendencia puede tardar mucho tiempo en desaparecer, posiblemente años.

Está claro que la estrategia actual de autoaislamiento, que muchos países han puesto en marcha, no es sostenible a largo plazo porque el daño social y económico sería catastrófico.

Estrategias de salida

Lo que necesitan los países que ya han alcanzado el pico de la epidemia es tener claro cuál va a ser la “estrategia de salida”, es decir, cómo van a levantar las restricciones y volver a la normalidad, pese a que el coronavirus no va a desaparecer.

Pero si levantan las restricciones que frenan el virus, entonces los casos inevitablemente se dispararán.

“Tenemos un gran problema en cuanto a cuál debe ser la estrategia de salida y cómo vamos a salir de esto”, dice Mark Woolhouse, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Edimburgo.

“No es solo Reino Unido. Ningún país tiene una estrategia de salida”.

Es un gran desafío científico y social.

Básicamente, hay tres formas de salir de este lio.

  • Vacunación
  • Un número suficiente de personas desarrollan inmunidad tras contraer la infección
  • Cambiar permanentemente nuestro comportamiento como sociedad

Cada una de estas rutas reduciría la capacidad de propagación del virus.

Vacunas: se tarda al menos de 12 a 18 meses

Una vacuna debe dar inmunidad a alguien para que no se enferme si se expone al virus.

Si se vacuna a suficientes personas, en torno al 60% de la población, y el virus no es capaz de causar brotes, se alcanza lo que se conoce como el concepto de inmunidad colectiva.

Esta semana recibió una vacuna experimental en Estados Unidos la primera persona, después de que se permitiera a los investigadores saltarse el procedimiento habitual de realizar primero pruebas con animales.

La investigación de vacunas se está llevando a cabo a una velocidad sin precedentes, pero no hay garantía de que sea exitosa y requerirá inmunización a escala mundial.

La mejor suposición es que una vacuna podría estar lista en entre 12 y 18 meses si todo sale bien.

Ese periodo de tiempo es mucho si tenemos en cuenta las restricciones sociales adoptadas y que no tienen precedentes durante tiempo de paz.

“Esperar una vacuna no debe considerarse una estrategia. No lo es”, dijo el profesor Woolhouse a la BBC.

Inmunidad natural: faltan al menos dos años

La estrategia a corto plazo de Reino Unido y otros países es reducir los casos tanto como sea posible para evitar que los hospitales se vean desbordados.

Es cuando un sistema de salud se queda sin camas de cuidados intensivos cuando aumentan las muertes.

Una vez que la aparición de nuevos casos se ralentiza, se pueden levantar algunas medidas por un tiempo, hasta que los casos vuelvan a aumentar y se necesite otra ronda de restricciones.

Pero cuándo puede suceder todo esto es incierto.

El principal asesor científico de Reino Unido, Sir Patrick Vallance, dijo que “no es posible establecer plazos absolutos en las cosas”.

Hacer esto podría, involuntariamente, conducir a la inmunidad colectiva, ya que es un proceso en el que cada vez más personas se infectan.

Pero podría llevar años conseguirla.

Según el profesor Neil Ferguson del Imperial College de Londres: “Estamos hablando de suprimir la transmisión a un nivel en el que, con suerte, solo una fracción muy pequeña del país se infectará”.

“Así que eventualmente, si continuamos haciendo esto durante más de dos años, tal vez una proporción suficiente del país en ese momento podría haber sido infectada para brindar algún grado de protección comunitaria“.

Pero hay dudas sobre si esta inmunidad durará.

Otros coronavirus, que causan síntomas de resfriado común, conducen a una respuesta inmune muy débil y las personas pueden contraer el mismo virus varias veces en su vida.

Alternativas: sin punto final claro

“La tercera opción son los cambios permanentes en nuestro comportamiento que nos permiten mantener bajas las tasas de transmisión”, dijo el profesor Woolhouse.

Esto podría incluir mantener algunas de las medidas que se han implementado. O introduciendo pruebas rigurosas y aislamiento de pacientes para tratar de estar al tanto de cualquier posible brote.

“Hicimos detección temprana y rastreo de contactos la primera vez y no funcionó”, agrega el profesor Woolhouse.

Gráfico

BBC

El desarrollo de medicamentos que puedan tratar con éxito una infección por Covid-19 también podría ayudar a las otras estrategias.

Podrían usarse tan pronto como las personas muestren síntomas en un proceso llamado “control de transmisión” para evitar que lo transmitan a otros.

O para tratar a pacientes en el hospital y hacer que la enfermedad sea menos mortal y reducir la presión de las plantas de cuidados intensivos.

Esto permitiría a los países hacer frente a más casos antes de tener que reintroducir medidas como la cuarentena.

Aumentar el número de camas de cuidados intensivos también ayudará a hacer frente a brotes más grandes.

Le pregunté al consejero médico jefe del Reino Unido, el profesor Chris Whitty, cuál es la estrategia de salida.

Me dijo: “A largo plazo, claramente la forma de salir de esto es una vacuna y todos esperamos que suceda lo más rápido posible”.

“A nivel mundial, la ciencia encontrará soluciones”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSon-ZHCQM

https://www.youtube.com/watch?v=TBuHqj-S9F4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts