close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Anáhuac, la colonia que concentra la mitad de los delitos de la alcaldía Miguel Hidalgo

En los primeros cinco meses del año la colonia Anáhuac registra 626 delitos; la mayoría robos con violencia, a transeúntes, vehículos o negocios.
Cuartoscuro
Comparte

El mes de abril no fue fácil para Silvia y sus compañeros en la farmacia Tu Salud, ubicada en la calle Lago Hielmar, en la colonia Anáhuac. Apenas llevaban 30 días con el negocio abierto y ya sufrieron un asalto.

Se trata de uno de los más de 626 delitos cometidos en esta colonia en los primeros cinco meses del año, según la página de datos abiertos de la Ciudad de México, en la que pueden consultarse las carpetas abiertas por la Procuradora General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ).

Lee: Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo, las demarcaciones más peligrosas de CDMX en 2018

Según datos de la Secretaría de Seguridad de la alcaldía Miguel Hidalgo, las dos secciones de la Anáhuac concentraban casi la mitad de los delitos que tienen lugar en la demarcación. La mayoría de ellos, robos con violencia, a transeúntes, vehículos o negocios, como en el caso de la farmacia. También se registran casos de narcomenudeo, secuestro y homicidio.

“Vino un hombre con un cuchillo y se coló por la parte de atrás”, explica la mujer, que tuvo la suerte de que no le tocaba turno y habla según el testimonio de su compañero y lo que vio en las cámaras de seguridad. Dice que ocurrió un domingo. Días atrás, el tipo ya había intentado entrar por la puerta que se abre entre el mostrador y el consultorio. Pero no le dieron importancia. Hasta que regresó. Y el compañero de Silvia, un joven alto, se encontró con el ladrón amenazándole con una navaja y exigiéndole que le diera el dinero de la caja.

Tuvo una reacción rápida el empleado. Quizás incluso atrevida.

“Lo vimos luego en la cámara de vigilancia. Mi compañero agarró un martillo y le hizo frente. Al final, el ladrón salió huyendo”, explica Silvia.

Quien no tuvo tanta suerte fue una mujer que esperaba a ser atendida en el consultorio de la misma farmacia. Al perder la posibilidad de llevarse un botín más cuantioso, el delincuente aprovechó su huida para asaltarla y llevarse el celular.

“Pensábamos que, al estar en una avenida principal, donde hay coches y gente todo el día, estaríamos más protegidos”, dice Silvia.

Lee: Estas son las nuevas patrullas de la CDMX: tienen tecnología de reconocimiento facial y de autos robados

Su caso no es el único

En esta colonia popular ubicada a cinco minutos de Polanco es habitual escuchar relatos de asaltos. Lo sabe Jorge, que vende tacos en la puerta del metro, justo frente al altar dedicado a la Santa Muerte que se levantó hace algo más de un año. “Hay problemas, como en todos los sitios. Hay que evitar determinados sitios y marcharse a casa pronto, pero por lo demás, en todos los sitios está igual”, explica. Mientras habla, le interrumpe otro vendedor, que ofrece frutas y verduras. “La cosa está mal. Mire que hace poco apareció un cadáver por ahí”, afirma.

Si uno pregunta por la calle puede encontrarse dos respuestas. Por un lado, quienes, como Carlos, que lleva diez años trabajando en una tienda abarrotes de la calle Lago Hielmar, aseguran que la criminalidad se está disparando. “Asaltan a cualquier hora, llegan en moto, tiran el bolso de las mujeres, la situación ha empeorado mucho”. Por otro, los que, como Pedro, empleado de la gasolinera ubicada en la misma vía, creen que se trata de una exageración y que la zona es segura. “No he percibido que ocurra nada especial”, dice.

En medio aparecen las autoridades, que aseguran que la situación ha mejorado. En la calle Lago Nahur patrulla el agente Heredia. Dice que el despliegue de los últimos meses ha permitido que se disminuya el número de incidencias. Sin embargo, reconoce que ahí mismo, en la calle en la que él vigila, un hombre fue asesinado hace apenas dos meses. “Quiso resistirse a un asalto y le dispararon”, dice.

El agente habla de percepciones. Sin embargo, desde la alcaldía de Miguel Hidalgo insisten en esta visión positiva. Fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública afirman que desde diciembre se redujo un 23% los robos a casa habitación con y sin violencia, mientras que en la pasada Semana Santa se disminuyeron en un 15% los delitos de alto impacto.

Estas fuentes señalan que se han desplegado 478 agentes de la Policía Auxiliar, perteneciente a la alcaldía.

Sin embargo, esta presencia policial puede encontrarse también con grupos criminales capaces de hacerles frente. Por ejemplo, hace menos de un mes, en el pasadizo que une la Anáhuac con Polanco, un grupo de agentes fue asaltada por un grupo de desconocidos. Esta versión fue corroborada por agentes que se encontraban realizando la ronda nocturna en el mismo lugar, uno de los “puntos calientes” en el que se registra un mayor número de asaltos.

Al final, los datos son una cosa y la percepción de los ciudadanos es otra.

Por ejemplo, hay inmuebles en los que la sucesión de asaltos en la zona de Laguna de Mayran les ha llevado a pedir a sus inquilinos que eviten salir solos en la noche, que no transiten por lugares solitarios o que no porten objetos valiosos para evitar ser víctimas de los ladrones.

Otros vecinos, incluso, han organizado cursos de defensa personal en previsión de que los asaltos sigan incrementándose.

A finales de junio, vecinos de la colonia organizaron una protesta para reclamar más medidas de seguridad. La alcaldía, sin embargo, asegura que las cifras delictivas han decrecido y que se han puesto medidas, especialmente más policía y la identificación de 48 puntos de venta de drogas.

La sensación inseguridad de los residentes, sin embargo, no ha descendido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el “Big One”, el devastador terremoto que espera California en la falla de San Andrés

Los terremotos de mayor magnitud en 20 años que sacudieron el sur de California la semana pasada dejaron a más de uno en estado de alerta ante el llamado "Big One", un terremoto que, según los científicos, puede ocurrir en cualquier momento.
Getty Images
10 de julio, 2019
Comparte

Los terremotos de la semana pasada volvieron a recordarles a los habitantes de California que en algún momento va a llegar el temido “big one”.

Así es como conocen al hipotético gran terremoto de efectos catastrófico que los científicos esperan sacuda la costa oeste de Estados Unidos, específicamente California.

No se trata de si habrá un gran terremoto sino de cuándo ocurrirá“, es lo que dicen los geólogos que han estudiado la zona.

Los sismos de días recientes, los más potentes en 20 años, se hicieron sentir con más fuerza en la ciudad de Ridgecrest, a unos 250 kilómetros al norte de Los Ángeles.

No hubo muertes que lamentar, aunque sí se desataron incendios y hubo daños a infraestructuras y vías.

Un panorama que alarmó a residentes en ciudades como Los Ángeles, que vieron cómo las tiendas de artículos para acampar y kits de primeros auxilios agotaron su inventario durante el fin de semana.

El terremoto de magnitud 7,1 del pasado viernes rompió el suelo en varias partes de la ciudad de Ridgecrest.

Getty Images
El terremoto de magnitud 7,1 del pasado viernes rompió el suelo en varias partes de la ciudad de Ridgecrest.

¿Por qué lo llaman “Big One”?

En inglés, “big one” se puede traducir como “el grande”.

“En California, tendemos a utilizar el término Big One para referirnos a un terremoto muy grande en la falla de San Andrés, un evento de magnitud 7,8 u 8″, declaró recientemente a medios locales Lucy Jones, sismóloga de referencia en la región.

Por su parte, el periodista Jacob Margolis, presentador de un podcast llamado The Big One, le aclara a BBC Mundo que “‘Big One’ quiere decir que no solo debemos considerar la magnitud del terremoto sino el nivel de daño“.

Y es que grandes ciudades como Los Ángeles, San Francisco y San Bernardino han sido construidas en las cercanías de la activa e imponente falla de San Andrés, que recorre California de norte a sur a lo largo de 1.300 kilómetros y delimita la placa norteamericana de la placa del Pacífico.

La de San Andrés es una de las fallas más estudiadas del planeta ya que en su práctica totalidad se encuentra sobre la superficie terrestre.

Fue la causante del terremoto de magnitud de 7,8 que destruyó gran parte de San Francisco en 1906, provocando la muerte de más de 3.000 personas.

La falla de San Andrés atraviesa California y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.

Getty Images
La falla de San Andrés atraviesa California y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.

A los científicos les preocupa específicamente la sección sur de la falla pues, según estimaciones, lleva demasiado tiempo sin descargar cantidades grandes de energía.

Estudios geológicos muestran que en los últimos 1.500 a 1.400 años, terremotos grandes han ocurrido con una periodicidad de unos 150 años en la sección sur de la falla.

El sismo más grande ocurrido en esa región fue en 1857, por lo que esa zona se considera un lugar probable para la ocurrencia de un fuerte terremoto en las próximas décadas.

Los sismólogos aclaran, sin embargo, que no tienen manera de anticipar cuándo ocurrirá un terremoto.

Destrucción causada por el terremoto de Northridge

Getty Images
El terremoto de Northridge en 1994 causó daños graves en Los Ángeles, pese a que registró una magnitud de 6,7.

Los cálculos más conservadores apuntan a que, de producirse un sismo de magnitud 7,8 en esa sección -que tendría un impacto directo en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EE.UU.- cerca de 2.000 personas morirían y habría más de 50.000 heridos.

Los daños materiales superarían los US$200.000 millones.

¿El “Big One” solo está asociado con la falla de San Andrés?

Por su extensión y por el hecho de delimitar dos placas tectónicas, un terremoto en la falla de San Andrés es a menudo citado como ese Big One que muchos californianos temen.

Pero el término bien puede utilizarse para hablar de otros sismos que, de ocurrir, también pueden causar graves daños.

El sismo fracturó vías en el sur de California.

Reuters
El sismo de 7,1 del viernes fracturó vías en zonas del sur de California cercanas al epicentro.

Por ejemplo, la falla de Hayward, localizada en el este de la bahía de San Francisco fue calificada como “una suerte de bomba de tiempo tectónica” por el geólogo emérito del USGS David Schwartz.

El USGS consideró en un reporte de 2018 que esta falla “es una de las más activas y peligrosas porque recorre una región densamente urbanizada e interconectada”.

En la zona viven unos siete millones de personas.

“Cada quien, dependiendo de en qué zona de California estés, tiene su propio Big One“, señala Margolis.

El periodista hace referencia a otra falla, la de Puente Hills, ubicada debajo de la ciudad de Los Ángeles.

Un incendio desatado tras el terremoto de 7,1 en Ridgecrest, California.

AFP
Uno de los peligros inmediatos tras un terremoto son los incendios ocasionados por fallas eléctricas.

Científicos del USGS enfatizan que una ruptura de esa falla es un evento inusual, que ocurre “cada 3.000 años”.

“Los científicos se preocupan menos por esta porque no es tan activa como la de San Andrés, pero un sismo allí podría ser muy destructivo en Los Ángeles”, advierte Margolis.

Según estimaciones publicadas por el USGS en 2005, un terremoto de 7,5 en Puente Hills podría resultar en la muerte de 3.000 a 18.000 personas y pérdidas valoradas en US$250.000 millones.

En años recientes y para prevenir peores daños, sin embargo, las autoridades de Los Ángeles han requerido que los dueños de edificios fortalezcan las estructuras consideradas como débiles y vulnerables a colapsar en un terremoto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=17&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=35&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=K1yGOewtx5M&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=37&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.