Quién es Andrea Fernández, la víctima del Chapo que testificó en su contra pero le pidió perdón frente al juez
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Quién es Andrea Fernández, la víctima del Chapo que testificó en su contra pero le pidió perdón frente al juez

En 2013 el Chapo ofreció un millón de dólares para matarla al sospechar que mantenía comunicación con el FBI, a pesar de esto ella lo admiraba.
Especial
Por AFP
19 de julio, 2019
Comparte

Minutos antes de que Joaquín el Chapo Guzmán recibiera la condena de cadena perpetua en Estados Unidos, el juez escuchó un último testimonio en su contra, se trata de Andrea Fernández Vélez, quien antes de hablar pidió perdón al líder del cártel de Sinaloa por lo que declararía.

Entre lágrimas, Andrea relató como de trabajar para el cártel y ser una de las personas más cercanas a Guzmán Loera, éste ofreció un millón de dólares a una pandilla de motociclistas para que la mataran.

Lee: El Chapo Guzmán es condenado a cadena perpetua y a 50 años de prisión

“Señor Guzmán, como pido perdón, yo le perdono, y espero que usted pueda perdonarme”, dijo la mujer luego de aceptar cooperar con el FBI.

Tras escuchar las disculpas, el Chapo la miró serio unos segundos, para después concentrarse en su esposa, Emma Coronel.

Alta, delgada, con el cabello castaño largo hasta la cintura y recogido en una cola de caballo, Andrea Fernández se paró a unos cuatro metros del Chapo y contó que “surgió una empatía” entre ambos cuando trabajaron juntos en un proyecto para una película sobre la vida del famoso capo.

“Yo admiraba profundamente al señor Guzmán (…) Lo llegué a ver como una persona buena, educada, que se preocupaba por mí, amable y con carisma. En un momento sentí que era de mi familia”, contó.

Fernández se autodenomina como “soy un milagro de Dios”, ya que el Chapo ofreció un millón de dolares a la pandilla de motociclistas Hells Angeles para que la mataran, pero ella se salvó gracias al acuerdo que logró con el FBI.

Rescate “del infierno”

Vestida con un traje de falda y chaqueta negra, Andrea contó que la policía federal y la fiscalía de Brooklyn la “rescataron literalmente del infierno”.

Lee: ‘El Chapo 701’, la ropa fabricada por presos que vende una hija del narcotraficante

En mayo de 2012 Fernández fue inculpada de delitos de narcotráfico en una corte de Nueva York, pero nunca estuvo en la cárcel.

En septiembre de aquel año, el FBI se encontró en Colombia con Andrea para ofrecerle que trabajara como informante en las investigaciones contra el Chapo y Alex Cifuentes.

Según el agente del FBI, Steven Marston, Andrea aceptó colaborar para no ir a la cárcel. A cambio, el FBI le pagó 290.000 dólares y en 2013, cuando su vida estuvo en riesgo, fue trasladada a Estados Unidos donde vive con una visa especial para testigos cooperantes.

Andrea confirmó que hoy es parte del programa de protección de testigos del gobierno estadounidense y tiene una nueva identidad, pero afirmó que deseaba contar su historia para “dejar de ser un nombre sin rostro”.

“Lo perdí todo”

Andrea tenía una amistad con el narcotraficante colombiano Alex Cifuentes, socio del Chapo. Cifuentes, quien también cooperó como testigo de la fiscalía de EU, detalló que en algún momento Férnandez fue la persona de mayor confianza del Chapo.

Guzmán Loera la conoció a través de una actriz colombiana, y como no tenía dónde vivir, le ofreció su apartamento en Cancún.

En poco tiempo, Andrea se convirtió en su secretaria, vocera y mano derecha. Manejaba “su caja chica”, le compraba su ropa, sus relojes y todas sus cosas personales. Hasta “sábanas de 500 dólares”, según el abogado del Chapo, Jeffrey Lichtman.

Lee: Una avalancha de evidencia demuestra que el Chapo Guzmán es culpable

Coordinaba su agenda y sus contactos, y como su vocera, se reunía con integrantes de la guerrilla colombiana de las FARC, con narcos de Canadá o Ecuador o con militares corruptos.

Tenía también una agencia de modelos en Ciudad de México, una empresa de fachada para suministrar prostitutas a militares mexicanos, todo pagado por el Chapo.

“Confieso que pequé, pero por eso pagué un alto precio”, dijo Andrea minutos antes de la sentencia. Por “mi sueño de grandeza perdí mi familia, mis amigos, me convertí en una sombra sin nombre. Tuve todo y perdí todo, hasta mi identidad”.

En 2013 y sin confesárselo, el Chapo la usó como carnada para secuestrar al capitán del ejército ecuatoriano Telmo Castro en un restaurante “con un escuadrón de hombres armados con AK47”, un incidente que a Frenández aún le produce “pesadillas”.

Por esa época, a pedido del capo mexicano, Fernández ofreció a un general mexicano no identificado 10 millones de dólares para que dejara de perseguir al Chapo, pero éste rechazó la oferta. El Chapo, furioso, dijo que Andrea mentía y decidió matarla, contó Cifuentes.

Aunado a esto, Guzmán Loera se enteró que Andrea colaboró como informante para el FBI durante más de un año.

Alex Cifuentes contó que con el Chapo decidieron contratar a los Hells Angels para matar a Vélez cuando ésta estuviera en Canadá.

Pero en noviembre de 2013, el día en que debía reunirse con un jefe de la pandilla para ajustar los detalles, Cifuentes fue detenido por la policía mexicana y encarcelado.

En la audiencia, Andrea dijo que padecía de cierta manera del síndrome de Estocolmo, y que sus amigos se transformaron en “sus captores”.

“Me recordaron que si me iba solo podía hacerlo en una bolsa de plástico y con los pies para delante”, finalizó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Deshielo en el Ártico: las imágenes de satélite que muestran la ruptura de la última gran plataforma de hielo de Groenlandia

Imágenes satelitales muestran cómo un inmenso bloque de hielo se se desprendió del mayor remante de hielo flotante del Ártico. Esto es una prueba más, dicen los científicos, de los rápidos cambios climáticos que están teniendo lugar en Groenlandia.
14 de septiembre, 2020
Comparte

Un inmenso bloque se separó de la mayor plataforma de hielo flotante del Ártico, conocido como 79N o Nioghalvfjerdsfjorden, en el nordeste de Groenlandia.

La sección que se desprendió tiene una superficie de cerca de 110 km2. Las imágenes satelitales muestran cómo se rompió en pequeños pedazos.

Esto es una prueba más, dicen los científicos, de los rápidos cambios climáticos que están teniendo lugar en Groenlandia.

“La atmósfera en esta región se ha calentado alrededor de 3 grados desde 1980. Y en 2019 y 2020, se registraron temperaturas de verano récord”, le dijo a la BBC News Jenny Turton, investigadora polar de la Universidad Friedrich-Alexander en Alemania.

Nioghalvfjerdsfjorden mide aproximadamente 80 km de largo por 20 km de ancho y es el extremo delantero flotante de la Corriente de Hielo del Nordeste de Groenlandia, que fluye desde la tierra hacia el océano para volverse flotante.

En su sección final, el glaciar 79N se divide en dos, con una rama más pequeña que vira hacia el norte. Es esta parte, llamada glaciar Spalte, la que se desintegró.

Flotilla de icebergs

La plataforma de hielo ya se había fracturado en 2019, y el calor de este último verano fue la estocada final. El glaciar Spalte se ha convertido ahora en una flotilla de icebergs.

Si miras de cerca las imágenes satelitales, las temperaturas del aire más altas registradas en la región son obvias por la gran cantidad de charcos de deshielo que se ven sobre la plataforma de hielo.

Glacier 79N

BBC

La presencia de este agua líquida suele ser problemática para las plataformas de hielo. Si se mete en las cavidades, pueden ayudar a que se abran. El agua puede empujar las fisuras hacia abajo, hasta alcanzar la base de la plataforma, un proceso que se conoce como hidrofracturación.

Esto debilitará a la banquisa de hielo.

Reducción de su grosor

Oceanógrafos también han documentado temperaturas más cálidas en el mar, lo cual significa que es casi seguro que la plataforma de hielo se esté derritiendo también por debajo.

“El 79N se convirtió en la ‘plataforma de hielo ártico más grande que queda’ sólo recientemente, después de que el glaciar Petermann en el noroeste de Groenlandia perdiera una gran cantidad de área en 2010 y 2012”, explicó Jason Box, profesor del Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS, por sus siglas en inglés).

“Lo que hace que 79N sea tan importante es la forma en que está adherido a la capa de hielo interior, y eso significa que algún día, si el clima se calienta como esperamos, esta región probablemente se convierta en uno de los principales centros de acción de la desglaciación de Groenlandia”, añadió.

La corriente de hielo del nordeste de Groenlandia drena aproximadamente el 15% de la capa de hielo interior. La corriente canaliza su hielo por el N79 o más al sur, por el glaciar Zachariae Isstrom, que ya ha perdido la mayor parte de su área de banquisa de hielo flotante.

Según Box, el glaciar N79 pudo resistir más porque su extremo final está contenido por algunas islas. Esto le da cierto grado de estabilidad.

Pero, añade, la plataforma continúa volviéndose más delgada en ciertas zonas.

“Esto llevará a que probablemente el N79 se desintegre desde la mitad, lo cual es algo único. Supongo, no obstante, que esto no pasará por los próximos 10 o 20 años. ¿Quién sabe?”, le dijo Box a la BBC.

Nivel del mar

En julio, otra gran plataforma de hielo en el Ártico perdió un área significativa: la plataforma de hielo de Milne, en el margen norte de la isla de Ellesmere en Canadá.

Iceberg

Getty Images
Oceanógrafos también han documentado temperaturas más cálidas en el mar, lo cual significa que es casi seguro que la plataforma de hielo se esté derritiendo también por debajo.

80 kilómetros cuadrados se separaron de Milne, dejando un segmento aún seguro de solo 106 km2 de tamaño. Milne fue el remanente intacto más grande de una plataforma más amplia que cubría 8.600 km2 a principios del siglo XX.

La rápida velocidad del deshielo en Groenlandia fue puesta en evidencia en un estudio el mes pasado que analizó datos de los satélites germano-estadounidenses Grace-FQ. Estas sondas pueden registrar cambios en la masa de hielos al percibir los cambios en la tracción de la gravedad local.

Básicamente, pesan la plataforma de hielo.

La misión Grace encontró que 2019 fue un año en que se rompieron récords. La plataforma de hielo perdió cerca de 530,000 millones de toneladas. Esto es una cantidad de agua suficiente como para elevar globalmente el nivel del mar en 1.5 milímetros.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.