Indígenas presos en Chiapas cumplen 130 días en huelga de hambre; ya están en fase crítica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Indígenas presos en Chiapas cumplen 130 días en huelga de hambre; ya están en fase crítica

De acuerdo a Médicos del Mundo, por el tiempo que han pasado sin ingerir alimentos, los cuerpos de los huelguistas están ya en fase crítica.
Cuartoscuro
25 de julio, 2019
Comparte
Juan dice que los días se han hecho más largos para él y sus tres compañeros. Ya no pueden ocupar las horas en leer o en dibujar. Si quieren platicar, tienen que hacerlo acostados, porque cada vez que se levantan, aunque solo sea para sentarse, les viene un mareo.
Después de 130 días entre ayuno y huelga de hambre, los cuatro, presos en el CERSS nº5 de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, tienen también dolores de cabeza, calambres en las piernas, vista borrosa, palpitaciones y mucho sueño. “La mayor parte del tiempo nos la pasamos dormitando, estamos muy cansados. Solo nos levantamos para ir al baño y para tomar lo único que ingerimos: agua y miel”, dice Juan.
Montserrat Méndez Álvarez, responsable del Proyecto de Salud Comunitaria de Médicos del Mundo, una asociación independiente que trabaja para hacer efectivo el derecho a la salud para todas las personas, afirma que la vida de los presos está ya en riesgo.
“Están en un momento crítico. Es complicado predecir cómo va a reaccionar el cuerpo de una persona sometido a esta situación extrema, pero en cualquier momento alguno de sus órganos podría colapsar”.
El desequilibrio en los minerales de la sangre, por la falta de alimento, genera alteraciones, por ejemplo, en el corazón, explica Méndez Álvarez. “Los presos ya nos han dicho que tienen palpitaciones y falta de aire, eso son indicios de que en cualquier momento su corazón puede fallar”.
Los cinco presos –Abraham López Montejo, Germán López Montejo, Adrián Gómez Jiménez, Juan de la Cruz Ruiz y Marcelino Ruiz Gómez (preso en el penal número 10 de Comitán)– iniciaron la protesta el 15 de marzo.
Todos denuncian que los detuvieron sin una orden de aprensión y que los hicieron confesar bajo tortura delitos que no cometieron, en una práctica que se conoce como fabricación de culpables y que varios activistas y colectivos han dicho que se hace para llegar a la cuota de detenidos o encubrir a los verdaderos culpables.
Los presos han denunciado que los golpearon, les aplicaron toques eléctricos en las partes íntimas y Tehuacán con chile en la nariz, mientras los sofocaban con una bolsa en la cabeza. Así los hicieron firmar los papeles en los que se auto inculparon y por los que llevan años en prisión. Adrián Gómez, por ejemplo, lleva 14 años encarcelado y aún no le dictan sentencia. Por eso iniciaron la huelga de hambre para pedir la revisión de sus procesos.
Lo que más le preocupa a los Médicos del Mundo, organización que le ha dado seguimiento al estado físico de los huelguistas, es que en caso de una complicación grave, el sistema de salud de Chiapas no esté preparado para responder.
“Estamos en una entidad – alerta Méndez Álvarez– donde el sistema de salud está en quiebra desde hace años. No hay médicos, no hay el equipo y los insumos para atender emergencias. Si por ir con una simple gripa uno se la juega, imagina lo que puede pasar en estos casos”.
La activista y médica denuncia que la atención que han recibido los presos durante la huelga ha sido deficiente. Dice que en el primer ingreso de Adrián al hospital, por una infección en las vías urinarias, lo enviaron de regreso al penal con un sello venoso (una manguera en la vena) para que le aplicaran un antibiótico por vía intravenosa.
“Le pudieron haber recetado un antibiótico por vía oral, una pastilla. No había necesidad de mandarle un intravenoso cada 12 horas cuando por las noches en el penal no hay médico ni enfermera. El antibiótico se lo aplicaba una custodia sin ninguna preparación para hacerlo”.
Después, agrega, cuando Juan ingresó también al hospital por una infección en el estómago, “le pusieron enfrente un sándwich y un yogurt para que comiera. Eso no se debe hacer. Cualquiera con un mínimo de formación médica sabe que quien está en huelga de hambre no puede comer cualquier cosa, eso pone más en riesgo su salud. Hay criterios médicos sobre la re alimentación en estos casos”.
De hecho, Juan de la Cruz cuenta que han intentado tomar la miel sola, y aumentar el número de cucharadas por día para tener un poco más de energía y nutrientes. Pero sus cuerpos no la recibieron bien. “Ya hasta eso nos cuesta ingerir. Yo me la traté de comer así, y me daba dolor de estómago, agruras, y náusea. Así que la tomo disuelta en agua, y con un poco de sal, para evitar vomitar”.
“No hay manera de saber qué va a pasar con sus organismos, cada día es un volado”, dice Méndez Álvarez
Tiempos paralelos
Rubén Moreno, coordinador del área de Incidencia del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), organización que lleva la defensa legal de los casos, dice que por ahora solo se ha logrado que se abran los expedientes por tortura.
“Ellos ya habían denunciado que los habían torturado, incluso consta en los expedientes al menos de Adrián y de Juan, pero no les hicieron caso. Fue hasta ahora con la huelga de hambre que permitieron que ingresara la denuncia en la fiscalía especializada del estado, pero está en trámite”.
Moreno explica que esto debe seguir todo un proceso. “Los presos ya declararon. Pero ahora van a llamar a declarar a sus familiares y a los coacusados. Y hay varias diligencias que se deben desahogar”.
En el caso de Juan y Marcelino, quienes ya tienen sentencia, el abogado explica que están buscando una figura jurídica para ver si el gobernador puede y quiere solicitar su libertad.
“Hay una figura jurídica que se llama sentencia suspendida, y es el gobernador quien acuerda la libertad de los presos, en estos dos casos eso se podría aplicar”, explica  Moreno.
Para los otros tres presos hay otras opciones, como el desistimiento de la acción penal por parte del Ministerio Público. También se podrían aplicar figuras como la libertad anticipada o la remisión parcial de la pena por buena conducta.
“Con voluntad para liberarlos, se podría. Pero mientras la salud de ellos se complica de un día para otro. Las autoridades lo que nos dicen es que no van a aceptar presiones, que se va a cumplir la ley, que los procesos llevan un tiempo y que si hubo tortura, presentemos las pruebas. Hablan de ley y de tiempo cuando una persona no debería pasar más de un año en prisión sin recibir sentencia y los compañeros han pasado años así”.
En su conferencia de este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que en México hay muchos presos por cuestiones políticas o encarcelados injustamente, y aseguró que el sistema judicial es un elefante blanco que impide su pronta liberación.
Frente a esto aseguró que ya le ha pedido a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que prepare una iniciativa de ley que le dé la facultad al presidente de indultar a presos.
Animal Político solicitó una entrevista con el secretario de Gobierno de Chiapas, Ismael Brito Mazariegos, para saber cómo van las gestiones que el gobierno prometió realizar para coadyuvar en la revisión de los procesos penales de los presos, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los gráficos que muestran la caída global de casos y muertes por COVID-19 (y que hay detrás)

Los datos de la OMS que revelan una tendencia a la baja en cuanto al número contagios y de muertos por covid-19, son una noticia alentadora. No obstante, debemos tomar la noticia con cautela.
26 de febrero, 2021
Comparte

Es, sin duda, la noticia más esperada de todas: después de un año en que el SARS-CoV-2 mantuvo al mundo en vilo, el número global de casos ha bajado por sexta semana consecutiva y el número de muertes va en su tercera semana de descenso.

De 836.463 casos de covid-19 el 10 de enero, a 314.816 el 22 de febrero. Y de 16.667 muertes el 28 de enero, a 7.658 el 22 de febrero, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo a un informe de la OMS del 23 de febrero, un total de cuatro de las seis regiones reportadas por la OMS mostró una reducción del número de casos Américas, Europa, África, Pacífico Occidental (que incluye entre otros países a China, Australia, Nueva Zelanda y Japón)- mientras que solo dos -Sudeste asiático y el Mediterráneo Oriental (que incluye entre otros a Afganistán, Egipto, Líbano, EUA e Irán)- mostraron un leve aumento del 2% y el 7% respectivamente).

Gráfico casos y muertes globales

BBC

Las cifras, por supuesto, reflejan el número de casos reportados, que no necesariamente coinciden con el número de casos reales.

Las Américas, entre tanto, continúa siendo la región con el descenso más marcado en el número absoluto de casos.

La OMS destacó que, basándonos en estas cifras, el descenso de casos y muertes en los últimos dos meses es tangible.

“Esto muestra que simples medidas de salud pública funcionan, incluso ante la presencia de variantes”, señaló recientemente en conferencia de prensa Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS.

“Lo que importa ahora es cómo respondemos a esta tendencia. El fuego no está apagado, pero hemos reducido su tamaño. Si dejamos de luchar contra él en cualquier frente, volverá a rugir otra vez”.

¿Pero qué hay exactamente detrás de este descenso? ¿La implementación de los programas de vacunación? ¿El uso de mascarillas? ¿Algo inherente al virus mismo?

Simples, pero efectivas

La mayoría de expertos sanitarios coincide en que esta caída se debe en gran medida al éxito de las restricciones impuestas por los distintos gobiernos para frenar el alcance de la pandemia desde finales de 2020 y comienzos de 2021, más que a las campañas de vacunación, dado que la tendencia también puede verse en países donde esta no ha avanzado de forma significativa.

Casos confirmados Reino Unido

BBC

Para Adam Kamradt-Scott, profesor de la Universidad de Sídney, quien escribió un artículo sobre el tema en The Conversation, estas alentadoras noticias muestran el poder de las políticas públicas sanitarias, pero debemos mantenernos alerta”.

“Bajar la guardia ahora, cuando están emergiendo nuevas variantes, podría fácilmente revertir la tendencia”.

Según le explica a BBC Mundo Elvis García, doctor en Salud Pública de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, “los países que en principio han dirigido este incremento han sido aquellos con muchos habitantes e infectados como el caso de Reino Unido y Estados Unidos”.

“Como en estos países ha empezado a bajar, porque durante los últimos dos meses han empezado a hacer las cosas bien, están de algún modo arrastrando la tendencia global”, agrega.

Y, por otro lado, “hay lugares como por ejemplo África, donde no sabemos bien lo que está ocurriendo. Aunque allí hubiera un pico, no lo sabríamos porque no registran los datos”, dice.

El doctor Julian Tang, virólogo de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, coincide en que la principal razón detrás de la caída es la imposición de medidas sanitarias, desde el distanciamiento social y el uso de mascarillas, hasta la delimitación de zonas, toques de queda y confinamientos.

Casos confirmados EE.UU.

BBC

“Hubo un pico en múltiples países, sociedades y culturas en Navidad y Año Nuevo alrededor de enero y ahora, un poco más tarde, un descenso por todas las medidas que se han implementado”, explica.

“El cierre de restaurantes, bares, escuelas, reduce de muchas maneras la transmisión”.

“No creo que haya algo más allá de eso. No creo que las vacunas hayan tenido aún un impacto global, excepto en unos pocos lugares como Israel y Reino Unido, donde están empezando a tener cierto impacto”, añade.

Cuestión de aprendizaje

Aunque no todos cumplen a rajatabla con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, García considerada que, en doce meses de pandemia, “la gente poco a poco ha ido aprendiendo bastante: a lavarse las manos, a usar mascarillas en espacios cerrados. Todo eso es algo que se nos ha quedado grabado y esto va notándose”.

“Aunque la gente esté un poco cansada, va adoptando las medidas y una gran parte de la población entiende ahora cómo se propaga el virus (no solo la comunidad científica) y qué es lo que puede y no puede hacerse”, dice el experto.

Casos confirmados América Latina

BBC

Si la punta de lanza son las medidas, cabe preguntarse entonces cómo se explica entonces el descenso en países de América Latina, por ejemplo, donde las medidas, por el contrario, se han flexibilizado.

“Ahora allí es verano. No es época de picos, eso vendrá más adelante”, señala García.

“El clima es muy importante, porque cuando más nos contagiamos es cuando estamos en lugares cerrados, a través de los aerosoles. Al aire libre hay muchas menos posibilidades de contagiarse”.

Cuando los casos aumenten en esa región del mundo, se compensará con la llegada del verano al hemisferio norte, dice.

“Creo que los niveles de antes no se van a recuperar. Puede que suban un poco, pero la tendencia será a la baja“.

No bajar la guardia

Si bien con la expansión de los programas de vacunación la inmunidad estará más extendida, esto afectará seguramente el número de muertes, ya que las vacunas evitan el desarrollo de la enfermedad, pero no necesariamente el número de casos, ya que aún no se ha investigado si sirven para limitar el contagio.

Por todas estas razones, los expertos coinciden en la necesidad de ser extremadamente cautelosos a la hora de aprovechar esta tendencia para flexibilizar las medidas.

“Relajarse ahora no es una buena idea: piensa en los dos confinamientos previos”, le dice a BBC Mundo Tang, en referencia a la situación crítica que atravesó Reino Unido. “Nos relajamos y volvimos al confinamiento otra vez”.

“El virus aún está presente. Hay mucho virus en circulación. No estamos hablando de unos pocos cientos de casos al día como en julio del año pasado. Estamos viendo entre 5.000 y 10.000 al día en Reino Unido”, recuerda Tang.

“Si flexibilizas todo, tendrás otro aumento marcado. Puede que no se vean tantas muertes y hospitalizaciones, porque las personas mayores y más vulnerables están ahora mejor protegidas, pero verás un aumento entre la gente joven y en los casos de covid de larga duración“.

Esa mentalidad, concluye Tang, “es la que nos llevó a estar en un problema tan grande en los últimos doce meses”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=snPpsQj8Wk4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.