Simpatizantes, morenistas y trabajadores de gobierno llenan el Zócalo para informe de AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Simpatizantes, morenistas y trabajadores de gobierno llenan el Zócalo para informe de AMLO

Este fue el segundo informe que el presidente da en menos de un año, después del que hizo por sus 100 días de Gobierno, y antes del único que está obligado a presentar por ley dentro de dos meses, en septiembre.
Carlo Echegoyen
2 de julio, 2019
Comparte

La plancha del Zócalo se llenó para escuchar a Andrés Manuel López Obrador, a un año de su triunfo en las elecciones presidenciales. A diferencia de la espontaneidad con la que la gente inundó esta plaza al conocerse el resultado, el 1 de julio de 2018, esta vez se notaba entre los 80 mil asistentes —según cifras oficiales— la presencia de grupos organizados, con banderines, mantas, playeras, provenientes de Tláhuac o Ecatepec, en el Valle de México, o de Tlaxcala y Puebla, en cientos de autobuses, pero convencidos, en su mayoría, de ir a escuchar al presidente.

A las 4 de la tarde, una hora antes de la anunciada para el discurso de López Obrador y mientras el Zócalo bailaba al ritmo de Margarita, la diosa de la cumbia, en la Alameda terminaban de concentrarse cientos de trabajadores de limpieza y áreas verdes de la Ciudad de México, algunos todavía con su uniforme naranja de venir de trabajar, a los que les repartieron gorras blancas con el nuevo logotipo verde del gobierno local.

Lee: AMLO denuncia sabotaje contra Santa Lucía; destaca ahorros, aunque reconoce bajo crecimiento económico

Un joven del área de Parques y Jardines esperaba al lado del kiosco sin mucho entusiasmo. Apenas en la mañana se enteró de que habría informe presidencial y de que tenía que ir, por orden de sus jefes, para lo cual su jornada terminaría a la 1:30 de la tarde. A él no le gustan los políticos y desconfía de López Obrador como de todos los demás, por lo que hubiera preferido no ir, pero lo hizo por evitarse problemas en el trabajo.

A unos metros de él, también con su gorra blanca en la cabeza, María, de limpieza de parques y jardines de la alcaldía Gustavo A. Madero, esperaba que se moviera el contingente mientras buscaba refugiarse de la lluvia que empezaba a caer. Cuando le avisaron a su unidad que irían al informe, a ella sí le pareció bien, porque asegura que el nuevo gobierno los ha apoyado mucho para que cobraran un sueldo con regularidad, que antes no tenían.

Mientras estos trabajadores esperaban, a un costado de la Alameda seguían estacionándose autobuses que traían simpatizantes de otros estados del país o de todas partes de la ciudad. Animal Político pudo contar al menos 200 camiones estacionados desde Avenida Hidalgo hacia el norte, sobre Reforma, entre la glorieta de Bolívar y la del metro Garibaldi-Lagunilla, es decir, a lo largo de más de un kilómetro.

Lee >> 7 resoluciones judiciales impiden construir Santa Lucía hasta que cumpla con todos los permisos

De uno de ellos descendió un grupo de tianguistas de la Gustavo A. Madero.

“Nuestra coordinadora nos pidió apoyo”, señaló un hombre.

—¿Pero sí querían venir o no?—, se le preguntó.

“Pues sí…”, respondió, aunque no sabía a qué hora era el informe ni que había otras actividades previas.

Una vez que la lluvia pasó y volvió a salir el sol, terminó de llenarse casi en su totalidad la plancha del Zócalo. En el escenario, tocaba la Orquesta Sinfónica Infantil de Tlaxiaco, pueblo oaxaqueño del que es originaria la actriz Yalitzia Aparicio y donde el 1 de enero fue asesinado el alcalde, de Morena, cuando apenas había tomado posesión del cargo.

Antes del discurso, en una orilla de la plaza, un grupo de mujeres se anotaba en una lista con nombre completo y teléfono. Celia, una de la que se estaba registrando, explicó que por haber ido al acto y anotarse, serían invitadas posteriormente a un desayuno, organizado por el diputado del Congreso de la Ciudad de México José Luis Rodríguez Díaz de León, vicecoordinador del grupo parlamentario de Morena.

No fue el único legislador que “invitó” gente a asistir al evento. Un grupo que se retiró antes de que terminara el discurso presidencial llevaba banderines de papel con el nombre de la diputada federal Juana Carrillo Luna, plurinominal de Morena. Entre ellos había una familia de Ecatepec, Estado de México, que aceptó venir en parte como paseo y en parte porque siempre han apoyado a López Obrador, aunque está un poco desconcertada porque su situación personal no mejoró desde el inicio del gobierno.

El hijo, Luis Enrique Carreño, de 24 años, había empezado a recibir una beca de apoyo alimenticio para continuar estudiando la prepa, pero este año se la quitaron.

Su padre era carpintero barnizador, pero enfermo de diabetes, un día se clavó una grapa en el pie que se le gangrenó y terminó con la pierna amputada, además de que ya perdió la vista. Los servidores de la nación, que levantan el censo de posibles beneficiarios de programas de bienestar, visitaron su casa y le pidieron hasta papeles, pero finalmente no le otorgaron la Pensión para Personas con Discapacidad Permanente (que solo se entrega a menores de 30 años o a indígenas).

Foto: Carlo Echegoyen

“Una chava decía: ve cómo viven, sí lo necesitan; pero nos dijeron que no aplicaba para recibir apoyo. Y a mí me quitaron ese apoyo de la escuela”, contó Luis Enrique.

“Hay vecinos que tienen dinero y tienen pensiones de otros lados, les dan apoyo por parte de Morena, y lo apoyamos y todo porque es el pueblo, pero pues no se nos hizo justo… No nos dan, pero que no nos quiten”.

Como esta familia, otros asistentes mantienen su fe en el cambio prometido hace un año por López Obrador, a pesar de las críticas.

Lourdes vino de Iztapalapa, de una unidad habitacional en la que se enteró que se estaban organizando camiones por parte de la alcaldía para acudir al informe y se apuntó.

“Pues unos dicen que no está cumpliendo, que no es cierto que está dando el dinero; pero yo todo lo que estoy oyendo la verdad que me parece muy bien, muy bien. Y además le tocó recibir el país en ruinas”, comentó.

La multitud congregada en el Zócalo no dejaba de aplaudir a las acciones enumeradas por el presidente, además de gritar “no estás solo, no estás solo”, o reaccionar cuando mencionaba a los conservadores, los expresidentes y los corruptos, con gritos de “¡ratas!”.

Una de las acciones más aplaudidas fue justamente que ya se le quitaron pensiones y privilegios a los expresidentes de México. También hubo una ovación generalizada cuando mencionó la cancelación del aeropuerto de Texcoco, “porque ustedes lo decidieron”.

Foto: Carlo Echegoyen

 

Lee >> El gobierno de AMLO encara una tendencia económica negativa

En los alrededores del Zócalo, los vendedores aprovechaban la afluencia de gente para vender esquites, sincronizadas y una amplia variedad de recuerditos de López Obrador o Morena.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México desmintió que se hubiera dado la orden de solo permitir vendedores de objetos relacionados con el evento, como aseguró una policía a El Universal, y asegurar que había sido una interpretación personal que ya se estaba investigando.

Lo cierto es que desde al menos una hora antes de que empezara el acto, dos cuadras antes del Zócalo ya no se permitía la entrada de carritos con comida.

Osvaldo, vendedor de playeras, gorras, llaveros y otros artículos, explicó que esta vez se habían puesto muy exigentes los policías y no los dejaron entrar a la plaza, aunque les permitieron instalarse a lo largo de calles como 20 de noviembre, donde él no dejaba de contestar a gente que preguntaba los precios. Tan solo este día, al terminar el acto, llevaba vendidos 12 mil pesos en mercancías. Una de las más exitosas fueron los lazos para colgar gafetes de color guinda y con una leyenda de Gobierno de México, según él, porque los servidores de la nación los compran para sus identificaciones.

La gente abandonaba por esta y otras calles la plaza después del discurso de López Obrador de hora y media, el segundo informe que da en menos de un año, después del que hizo por sus 100 días de Gobierno, pero dentro de Palacio Nacional, y antes del único que está obligado a presentar por ley dentro de dos meses, en septiembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Home Office: 3 formas de moverte más mientras trabajas desde tu casa

La pandemia ha forzado a muchas personas a trabajar desde casa. Eso no sólo aumenta el aislamiento sino que nos hace más sedentarios, en detrimento de nuestra salud. Aquí hay unos consejos para reincorporar la actividad a tus días.
28 de enero, 2021
Comparte

Aunque las personas que trabajan en oficinas están sentadas hasta un 80% de la jornada laboral, muchas todavía logran caminar un promedio de 3.616 pasos diarios, en gran parte gracias a varias pequeñas oportunidades de actividad durante el día.

Pero con tantos de nosotros obligados a trabajar desde casa durante la pandemia, esto significa que cualquier tipo de ejercicio que hubiéramos podido hacer durante el día -ya sea yendo en bicicleta al trabajo o caminando para conseguir el almuerzo- es posible que ya se dé.

A pesar de que la manera en la que trabajamos ha cambiado, eso no quiere decir que no podamos encontrar fácilmente formas de ser más activos durante la jornada laboral.

Aquí hay unas maneras en las que puedes tratar más actividad física mientras trabajas desde casa:

1. Trabaja de pie y muévete

Mantenerse de pie prolongadamente quema más calorías que sentarse. Aunque esto no se suficiente para rebajar de peso, reemplazar dos horas sentado al día con estar parado puede consumir hasta 130 calorías a la semana y podría mejorar la concentración.

Hombre trabajando de pie

Getty Images
Intenta trabajar dos horas de pie y, si puedes, llega hasta cuatro horas.

Pararse más frecuentemente durante el día también puede mejorar a largo plazo los niveles de glucosa e insulina, así como regular la presión arterial.

Te podría sorprender saber que estar inquieto también es bueno. Estos movimientos pequeños y regulares (como zapatear con el pie o cambiar de posición) mientras se está sentado también queman más calorías al aumentar el consumo de energía de 5% a 10%.

Los expertos recomiendan a los trabajadores de oficina que incluyan al menos dos horas de estar de pie o en movimiento durante la jornada laboral, que deberían aumentarse hasta cuatro horas, si es posible.

Para empezar, trata de añadir por lo menos de 30 a 60 minutos de pie durante el trabajo, tal vez alternando cada 15 minutos entre ponerte de pie y sentarte. O tal vez ensaya responder a todas tus llamadas o hacer todas las reuniones de pie.

Una mujer habla por teléfono parada

Getty Images
Cuando recibas una llamada telefónica, párate de tu puesto.

2. Toma “tentempiés de ejercicio”

Pequeñas actividades súbitas de ejercicio -o “tentempiés de ejercicio”- son beneficiosas para tu salud.

Con anterioridad, se creía que las sesiones de ejercicio tenían que durar más de diez minutos para tener algún beneficio para nuestra salud.

Sin embargo, investigaciones recientes indican que la actividad de cualquier duración es buena para la salud.

Una mujer de espaldas frente a una pantalla estira sus brazos.

Getty Images
Cualquier actividad es buena, pero entre más hagas es mejor.

El ejercicio regular tiene efectos que benefician al cerebro, mejorando la memoria y reduciendo la inflamación cerebral (que puede generar condiciones como el Alzheimer).

Toma recesos regulares de actividad o de tentempiés de ejercicio durante el día. Por ejemplo, tomar las escaleras puede ser un ejercicio útil, con estudios que demuestran que diez minutos de subir las escaleras pueden tener un efecto en los niveles de energía similares a los que una taza de café tiene en las personas que no han dormido mucho.

Subir vigorosamente tres tramos de escaleras (60 escalones) por lo menos tres veces al día -intercalado con entre una y cuatro horas de descanso- puede mejorar tu condición física.

Una mujer sube las escaleras rápidamente y un hombre la sigue detrás

Getty Images
Cuando termines de subir las escaleras ya no vas a necesitar esa taza de café que buscas para darte ánimo.

Una opción de menor impacto sería dar unas cuantas vueltas caminando alrededor de tu casa. Cosas tan simples como ir de un cuarto a otro para tomar un vaso de agua o una taza de té puede ayudarte a acumular ese movimiento adicional.

3. Haz ejercicio a la hora de almuerzo (al aire libre si es posible)

Está emergiendo evidencia que indica que hacer ejercicio durante el día en ambientes naturales (como parques, campos abiertos, ríos y costas) puede ser beneficioso para nuestra salud mental y habilidad cognitiva.

Muchas personas no tienen la suerte de vivir cerca de ambientes naturales. Afortunadamente, los estudios señalan que salir al aire libre a caminar o correr mejora la salud.

Una mujer camina por un parque

Getty Images
No hay nada mejor que una refrescante caminata al aire libre.

Recuerda, cualquier movimiento es mejor que nada, cuanto más hagas mejor.

Cuando estés trabajando desde casa, haz un esfuerzo especial para reincorporar la actividad a tu vida diaria, tanto para tu salud mental como física.

*Julie Broderick es profesora asistente de fisioterapia en la universidad Trinity College Dublin, Irlanda. Su artículo original fue publicado en The Conversation, cuya versión en inglés puedes leeraquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.