close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Simpatizantes, morenistas y trabajadores de gobierno llenan el Zócalo para informe de AMLO

Este fue el segundo informe que el presidente da en menos de un año, después del que hizo por sus 100 días de Gobierno, y antes del único que está obligado a presentar por ley dentro de dos meses, en septiembre.
Carlo Echegoyen
2 de julio, 2019
Comparte

La plancha del Zócalo se llenó para escuchar a Andrés Manuel López Obrador, a un año de su triunfo en las elecciones presidenciales. A diferencia de la espontaneidad con la que la gente inundó esta plaza al conocerse el resultado, el 1 de julio de 2018, esta vez se notaba entre los 80 mil asistentes —según cifras oficiales— la presencia de grupos organizados, con banderines, mantas, playeras, provenientes de Tláhuac o Ecatepec, en el Valle de México, o de Tlaxcala y Puebla, en cientos de autobuses, pero convencidos, en su mayoría, de ir a escuchar al presidente.

A las 4 de la tarde, una hora antes de la anunciada para el discurso de López Obrador y mientras el Zócalo bailaba al ritmo de Margarita, la diosa de la cumbia, en la Alameda terminaban de concentrarse cientos de trabajadores de limpieza y áreas verdes de la Ciudad de México, algunos todavía con su uniforme naranja de venir de trabajar, a los que les repartieron gorras blancas con el nuevo logotipo verde del gobierno local.

Lee: AMLO denuncia sabotaje contra Santa Lucía; destaca ahorros, aunque reconoce bajo crecimiento económico

Un joven del área de Parques y Jardines esperaba al lado del kiosco sin mucho entusiasmo. Apenas en la mañana se enteró de que habría informe presidencial y de que tenía que ir, por orden de sus jefes, para lo cual su jornada terminaría a la 1:30 de la tarde. A él no le gustan los políticos y desconfía de López Obrador como de todos los demás, por lo que hubiera preferido no ir, pero lo hizo por evitarse problemas en el trabajo.

A unos metros de él, también con su gorra blanca en la cabeza, María, de limpieza de parques y jardines de la alcaldía Gustavo A. Madero, esperaba que se moviera el contingente mientras buscaba refugiarse de la lluvia que empezaba a caer. Cuando le avisaron a su unidad que irían al informe, a ella sí le pareció bien, porque asegura que el nuevo gobierno los ha apoyado mucho para que cobraran un sueldo con regularidad, que antes no tenían.

Mientras estos trabajadores esperaban, a un costado de la Alameda seguían estacionándose autobuses que traían simpatizantes de otros estados del país o de todas partes de la ciudad. Animal Político pudo contar al menos 200 camiones estacionados desde Avenida Hidalgo hacia el norte, sobre Reforma, entre la glorieta de Bolívar y la del metro Garibaldi-Lagunilla, es decir, a lo largo de más de un kilómetro.

Lee >> 7 resoluciones judiciales impiden construir Santa Lucía hasta que cumpla con todos los permisos

De uno de ellos descendió un grupo de tianguistas de la Gustavo A. Madero.

“Nuestra coordinadora nos pidió apoyo”, señaló un hombre.

—¿Pero sí querían venir o no?—, se le preguntó.

“Pues sí…”, respondió, aunque no sabía a qué hora era el informe ni que había otras actividades previas.

Una vez que la lluvia pasó y volvió a salir el sol, terminó de llenarse casi en su totalidad la plancha del Zócalo. En el escenario, tocaba la Orquesta Sinfónica Infantil de Tlaxiaco, pueblo oaxaqueño del que es originaria la actriz Yalitzia Aparicio y donde el 1 de enero fue asesinado el alcalde, de Morena, cuando apenas había tomado posesión del cargo.

Antes del discurso, en una orilla de la plaza, un grupo de mujeres se anotaba en una lista con nombre completo y teléfono. Celia, una de la que se estaba registrando, explicó que por haber ido al acto y anotarse, serían invitadas posteriormente a un desayuno, organizado por el diputado del Congreso de la Ciudad de México José Luis Rodríguez Díaz de León, vicecoordinador del grupo parlamentario de Morena.

No fue el único legislador que “invitó” gente a asistir al evento. Un grupo que se retiró antes de que terminara el discurso presidencial llevaba banderines de papel con el nombre de la diputada federal Juana Carrillo Luna, plurinominal de Morena. Entre ellos había una familia de Ecatepec, Estado de México, que aceptó venir en parte como paseo y en parte porque siempre han apoyado a López Obrador, aunque está un poco desconcertada porque su situación personal no mejoró desde el inicio del gobierno.

El hijo, Luis Enrique Carreño, de 24 años, había empezado a recibir una beca de apoyo alimenticio para continuar estudiando la prepa, pero este año se la quitaron.

Su padre era carpintero barnizador, pero enfermo de diabetes, un día se clavó una grapa en el pie que se le gangrenó y terminó con la pierna amputada, además de que ya perdió la vista. Los servidores de la nación, que levantan el censo de posibles beneficiarios de programas de bienestar, visitaron su casa y le pidieron hasta papeles, pero finalmente no le otorgaron la Pensión para Personas con Discapacidad Permanente (que solo se entrega a menores de 30 años o a indígenas).

Foto: Carlo Echegoyen

“Una chava decía: ve cómo viven, sí lo necesitan; pero nos dijeron que no aplicaba para recibir apoyo. Y a mí me quitaron ese apoyo de la escuela”, contó Luis Enrique.

“Hay vecinos que tienen dinero y tienen pensiones de otros lados, les dan apoyo por parte de Morena, y lo apoyamos y todo porque es el pueblo, pero pues no se nos hizo justo… No nos dan, pero que no nos quiten”.

Como esta familia, otros asistentes mantienen su fe en el cambio prometido hace un año por López Obrador, a pesar de las críticas.

Lourdes vino de Iztapalapa, de una unidad habitacional en la que se enteró que se estaban organizando camiones por parte de la alcaldía para acudir al informe y se apuntó.

“Pues unos dicen que no está cumpliendo, que no es cierto que está dando el dinero; pero yo todo lo que estoy oyendo la verdad que me parece muy bien, muy bien. Y además le tocó recibir el país en ruinas”, comentó.

La multitud congregada en el Zócalo no dejaba de aplaudir a las acciones enumeradas por el presidente, además de gritar “no estás solo, no estás solo”, o reaccionar cuando mencionaba a los conservadores, los expresidentes y los corruptos, con gritos de “¡ratas!”.

Una de las acciones más aplaudidas fue justamente que ya se le quitaron pensiones y privilegios a los expresidentes de México. También hubo una ovación generalizada cuando mencionó la cancelación del aeropuerto de Texcoco, “porque ustedes lo decidieron”.

Foto: Carlo Echegoyen

 

Lee >> El gobierno de AMLO encara una tendencia económica negativa

En los alrededores del Zócalo, los vendedores aprovechaban la afluencia de gente para vender esquites, sincronizadas y una amplia variedad de recuerditos de López Obrador o Morena.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México desmintió que se hubiera dado la orden de solo permitir vendedores de objetos relacionados con el evento, como aseguró una policía a El Universal, y asegurar que había sido una interpretación personal que ya se estaba investigando.

Lo cierto es que desde al menos una hora antes de que empezara el acto, dos cuadras antes del Zócalo ya no se permitía la entrada de carritos con comida.

Osvaldo, vendedor de playeras, gorras, llaveros y otros artículos, explicó que esta vez se habían puesto muy exigentes los policías y no los dejaron entrar a la plaza, aunque les permitieron instalarse a lo largo de calles como 20 de noviembre, donde él no dejaba de contestar a gente que preguntaba los precios. Tan solo este día, al terminar el acto, llevaba vendidos 12 mil pesos en mercancías. Una de las más exitosas fueron los lazos para colgar gafetes de color guinda y con una leyenda de Gobierno de México, según él, porque los servidores de la nación los compran para sus identificaciones.

La gente abandonaba por esta y otras calles la plaza después del discurso de López Obrador de hora y media, el segundo informe que da en menos de un año, después del que hizo por sus 100 días de Gobierno, pero dentro de Palacio Nacional, y antes del único que está obligado a presentar por ley dentro de dos meses, en septiembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cuál es el poder de los narcos mexicanos en Colombia

La presencia de narcos mexicanos en Colombia no es nueva, pero sí las estrategias que usan para adaptarse a las condiciones del país. Los emisarios de los carteles de México no buscan fomentar la guerra entre organizaciones colombianas, solo abaratar costos.
Getty Images
18 de julio, 2019
Comparte

“Son sujetos foráneos con un acento raro, como el de las novelas”.

Así describieron algunos pobladores de áreas de cultivo de coca a los emisarios de los cárteles de droga mexicanos llegados a Colombia, según un informe reciente de la Defensoría del Pueblo.

La presencia de narcos de México en el país no es nueva, pero por diferentes razones su influencia ha crecido en los últimos años.

Ellos no necesitan traer sus ejércitos ni instalarse en grandes extensiones de terreno.

Llegan a Colombia, identifican a las organizaciones que les pueden ofrecer lo que buscan (cocaína, logística de traslado de la mercancía o seguridad), las contratan, pagan y se van.

Actúan como empresarios y aprovechan que, desde que en Colombia se terminó la era de los grandes cárteles, el negocio se ha atomizado.

Submarino de cocaína

Getty Images
Este sumergible, confiscado en 2018, iba a trasladar cocaína colombiana comprada por mexicanos.

Otro factor determinante y más reciente es que ya no está la exguerrilla de las FARC como regulador en varios territorios que ahora se han convertido en zonas de disputa entre bandas criminales, paramilitares y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Su inmensa capacidad económica les da la ventaja decisiva para contratar a las organizaciones colombianas, exigirles un producto de calidad e imponerles plazos de entrega.

La Defensoría del Pueblo no es la única entidad que ha advertido del incremento de la influencia de los narcos provenientes de México, la Fiscalía y el gobierno también lo han hecho y señalan que su presencia está en al menos 10 de los 32 departamentos de Colombia.

La transición

Para los cárteles de Cali y Medellín, los mexicanos eran sobre todo sinónimo de mano de obra en los 80.

México ni siquiera era la plaza más importante para ingresar cocaína a Estados Unidos, como sí lo eran las rutas por Las Bahamas y sus alrededores.

A mediados de los 90, esa situación comienza a cambiar en medio de la caída de los dos grandes cárteles y la guerra entre las organizaciones de narcotraficantes colombianas que luchaban entre ellas para remplazarlas.

Policía con droga decomisada.

Getty Images
Paquetes de droga decomisada en Colombia.

“En los años 80, habían estructuras como la de Pablo Escobar o la de los hermanos Rodríguez Orejuela que eran capaces de controlar desde el cultivo, la producción, la transformación de la hoja en cocaína, el traslado de la mercancía en lanchas o aviones y la distribución en las calles de Estados Unidos, pero eso cambió mucho”, explica a BBC Mundo el investigador Daniel Rico.

El profesor universitario y consultor internacional en la materia explica que en Colombia, desde el fin de los dos grandes cárteles, las organizaciones que quedaron solo pueden controlar alguno de los eslabones de la cadena y desde entonces los mexicanos tomaron protagonismo.

“El ingreso promedio de los narcotraficantes colombianos se redujo a un tercio porque las principales organizaciones mexicanas comenzaron a comprar de manera directa acá. La ganancia, por ejemplo, por un kilo de cocaína pasó de US$20.000 a US$7.000”, indica el experto.

Rico añade que, desde entonces, los cárteles de México aprovechan que los grupos criminales de Colombia necesitan de sus recursos para financiar sus disputas territoriales y con ello se garantizan la cocaína que necesitan.

Cultivadores de coca

Getty Images
Las plantaciones de coca en Colombia se han disparado en los últimos años, según la ONU.

De acuerdo a estimaciones de la Administración para el Control de Drogas estadounidense (DEA por su sigla en inglés), el 82% de la cocaína salida de Colombia rumbo a Estados Unidos pasa por Centroamérica o México.

El factor FARC

La salida de las FARC, que tenían presencia fuerte en la mayoría de las zonas de cultivo de coca, supuso nuevos enfrentamientos entre organizaciones como el Clan del Golfo, los Rastrojos y el ELN, entre otras, en departamentos como Cauca, Chocó, Córdoba, Nariño y Valle del Cauca.

La desmovilización del grupo armado no solo supuso el incremento de la violencia entre bandas criminales, también un aumento de las plantaciones de coca que alcanzó cifras récord.

Según el Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de la Organización de Naciones Unidas, en la última medición hecha (2017) se estableció que en Colombia existen más de 171,000 hectáreas de coca cultivada, algo nunca antes visto desde que la ONU realiza estas estimaciones.

El reporte correspondiente a 2018 será presentado en los siguientes meses.

Restos de laboratorio de cocaína

Getty Images
Ahora los mexicanos buscan supervisar la calidad en la producción de clorhidrato de cocaína.

Este incremento en las plantaciones, indican los expertos, también supone un aumento lógico en la oferta de clorhidrato de cocaína, pues en Colombia el uso tradicional de la hoja de coca es muy pequeño (a diferencia de países como Bolivia y Perú).

Esta situación fue advertida por Estados Unidos, pero también por los cárteles mexicanos.

Es por ello que, de acuerdo al portal de investigación Verdad Abierta, estas organizaciones comenzaron a relacionarse con grupos colombianos dedicados desde los cultivos y la producción de pasta base, hasta la exportación y distribución local para el narcomenudeo.

El jefe de operaciones de la policía antinarcóticos colombiana, Carlos Bueno, sostiene que los emisarios mexicanos quieren eliminar a los intermediarios y por eso desembarcaron en Colombia.

“Entendemos que han venido a hacer parte de la cadena. Han venido a contactar las organizaciones ellos mismos y para verificar el producto, la cocaína que están comprando, y, posteriormente, enviando a México”, dijo el coronel.

En abril de este año, Bueno dirigió el operativo que terminó en la captura en Bogotá de alias Rafa, emisario de Ismael “Mayo” Zambada y el Cártel de Sinaloa en Colombia.

Ladrillo de cocaína

Getty Images
Las organizaciones mexicanas buscan abaratar costos en Colombia.

El excomandante de las FARC y ahora prófugo de la justicia Jesús Santrich es acusado por la Fiscalía de Colombia y por Estados Unidos de conspirar para entregar cocaína a la organización criminal sinaloense.

Empresarios

No solo existen emisarios en Colombia llegados desde Sinaloa, reportes policiales también advierten de la presencia de miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación e incluso de Los Zetas.

A los cárteles de México no les interesa fomentar la guerra entre las organizaciones criminales colombianas ni tomar partido por una de ellas, tampoco tener el control de un territorio, como sí lo hacen en su país.

Lo que buscan, en esencia, es abaratar costos.

Actúan como empresarios que invierten en una franquicia. Ya no se quedan en México esperando a que les vendan la cocaína en US$12,000 o US$15,000, sino que vienen para acá y compran a los laboratorios directamente. Incluso invierten en los laboratorios y consiguen el kilo en US$2,000 o menos”, señala Daniel Rico.

Fabricación de cocaína

Getty Images
La producción de cocaína en Colombia ha crecido en los últimos años

El experto añade que esta estrategia no solo elimina a los intermediarios, sino que les garantiza obtener un producto de calidad.

“Durante muchos años a los mexicanos les vendían cocaína mezclada con otras sustancias y eso ha venido cambiando”, concluye.

Los predecesores de Joaquín Guzmán Loera fueron los primeros en aproximarse a Colombia, después el Chapo supo aprovechar ese mercado abierto para convertirse en multimillonario.

Y los que le siguen, han demostrado que son capaces de adaptarse a las nuevas condiciones que se viven en el país.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=g3pWZBp0-HQ

https://www.youtube.com/watch?v=66i-1a6yoR0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.