close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Duarte asegura que su detención fue pactada con el gobierno de EPN y ofrece información privilegiada a la FGR

Según el exgobernador de Veracruz, el gobierno de EPN le ofreció entregarse a cambio de dejar en paz a su familia y permitir que vivieran en otro país.
Cuartoscuro
9 de julio, 2019
Comparte

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, envió una carta al gobierno de Andrés Manuel López Obrador donde ofrece a la Fiscalía General de la República (FGR) “información valiosa y detallada en contra de diversos funcionarios” de la administración anterior. 

Desde el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, donde enfrenta una sentencia de 9 años por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa, el exgobernador dijo que fue extorsionado por el gobierno de Enrique Peña Nieto para dejar su cargo y aceptar las acusaciones que le hacían, a cambio del bienestar de su familia. 

En entrevista telefónica para Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, Duarte aseguró que su detención fue pactada con el gobierno de EPN con la promesa de que dejarían en paz a su familia y les permitirían vivir a en otro país. 

Leer: La petición de abrir los videos del juicio a Javier Duarte llega a la Suprema Corte

“Yo pacté mi entrega a través de quienes eran mis abogados en ese entonces (…) se hizo una mesa de trabajo en la Ciudad de México, con representantes de la entonces Procuraduría General de la República, la Secretaría de Gobernación y del Cisen”, comentó.

Según el exgobernador el pacto para proteger a su familia fue que él se entregara antes de las elecciones a gobernador del Estado de México en 2017. Igualmente el gobierno de Enrique Peña Nieto le ofreció detenerlo “en las mejores condiciones”. 

“No tenía para donde hacerme era hacerlo sí o sí (…) accedí y fue que pactamos la entrega en un lugar donde yo no vivía. Yo llegué un día antes donde al lugar donde fue la entrega en Guatemala y tengo los videos y testimonios para que quede claro que todo fue un circo”, refirió.

Sobre lo que ofrece a la FGR, el exgobernador dice que se trata de información principalmente de funcionarios de la entonces PGR en las que él mismo fue partícipe, o tuvo que ver como intermediario con el Gobierno Federal.

Argumenta que actualmente las acusaciones en su contra se basan en pruebas inexistentes o de testigos que ya se encuentran en libertad y que han denunciado ante la CNDH que fueron torturados para hablar en su contra. 

Leer: Cuatro altos exfuncionarios de Javier Duarte enfrentan juicio por el desvío de más de mil mdp

“Esta ha sido la constante de mi caso, lo único que existe en mi contra son declaraciones de delincuentes confesos y que en algunos casos ya no se han presentado a declarar”, agregó.

En una segunda entrevista para el diario Reforma, Duarte comentó que Enrique Peña Nieto, aún como presidente, le entregó una cantidad de dinero a través de un amigo y luego de su hermano, con el mensaje de que “estaba muy consternado por la situación que (Duarte) vivía” y que esperaba que le ayudara a resolver algo. 

Dicho dinero, según el exgobernador, fue entregado como pago de extorsión a diversos funcionarios, entre ellos el entonces titular de la PGR, Arturo Elías Beltrán. 

“Mi familia no vive en la opulencia”

Al ser cuestionado por Ciro Gómez Leyva sobre qué sabe de su familia, Javier Duarte afirmó que no viven en la opulencia como muchos creen. 

“Mi familia vive de una forma muy precaria al grado de que la semana pasada mi hijo menor se rompió la clavícula y no tenían para el doctor (…) están allá por necesidad, por persecución política”, acotó. 

Leer: FGR tiene 26 casos pendientes por desvíos de Javier Duarte y están perdidos más de 60 mil mdp

Sobre su esposa Karime Macías detalla que la han tratado de inculpar con delitos que ella no podría cometer pues nunca fue funcionaria ni manejó recursos. 

Duarte finalizó diciendo que entregó esta carta hasta ahora pues confía en la actual administración y en la autonomía de la Fiscalía encabezada por Alejandro Gertz Manero a quien solicitó constituir un Agente del Ministerio Público que tome su declaración.

 

Con información de Radio Fórmula y Reforma (suscripción necesaria).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Arquivo pessoal

"Me convertí en meme y mi vida se volvió una pesadilla"

Débora, de 22 años, vio como una foto suya se popularizaba en internet como un meme en que se burlaban de su rostro hace 7 años. Tuvo que dejar la escuela por las burlas.
Arquivo pessoal
25 de julio, 2019
Comparte

Débora se sentía linda aquella noche de comienzos de 2012.

Estaba en una fiesta familiar cuando se puso unas gafas oscuras y se tomó una selfie con su celular.

Ella, que en ese momento tenía 15 años, compartió la foto en su perfil de Facebook. Pero el registro en imágenes de ese momento de alegría se convirtió en uno de los mayores traumas de su vida.

Al principio, poco después de publicar la foto, lo primero que se ganó fueron unos “Me Gusta”. Pero unos días después Débora notó que algunos desconocidos estaban compartiendo la imagen.

No tardó en darse cuenta que tristemente su foto se estaba convirtiendo en un meme -imágenes que son utilizadas para hacer burlas y bromas y que se comparten en internet- debido a su apariencia.

En tono de burla, a Débora comenzaron a llamarla la “diva de Oakley”, una marca de gafas de sol.

Mientras la foto generaba muchas risas entre quienes la compartían, Débora lloraba en su cuarto, en un barrio de Sao Paulo, Brasil.

Tanto la afectó, que se tuvo que recluir en su casa para evitar que la reconocieran en otras partes.

Me sentía fea, humillada, menos que otras niñas de mi edad“, le dijo a la BBC Débora, que ahora tiene 22 años.

Débora Cristina
Débora Cristina / Acervo pessoal

La foto se volvió viral cuando Débora solo tenía 15 años.

“Los comentarios sobre los memes con mi foto hablaban mucho de mi apariencia y eso me molestaba”, añadió.

En ese tiempo, abandonó la escuela, dejó de salir y pensó en el suicidio.

“No tenía fuerzas para nada. Lloraba y lloraba y me culpaba por haber compartido esa foto”.

Hace unas semanas, unos siete años después, Débora vio cómo volvían a utilizar su foto para un meme en las redes sociales.

“La foto la habían dejado de utilizar, pero hace poco la volvieron a compartir en Facebook y en Instagram“, señaló.

Ahora, con un hijo de 3 años, ella trabaja como dependiente en una farmacia en Sao Paulo y está buscando la forma en que esta nueva oleada de memes no la afecte como antes.

Decidió, por ejemplo, no esconderse como había hecho años atrás. En su perfil de Facebook, escribió que iba a demandar a las páginas que utilizaran su foto.

Me di cuenta que yo no era el problema. No voy a aceptar que vuelvan a hacer todo eso que hicieron conmigo hace siete años”, señaló.

En los memes, Débora es clasificada como un ejemplo de mujer fea.

La selfie

Cuando publicó la selfie que después se convirtió en un meme, Débora pensó que ganaría muchos elogios.

“Pensé que estaba muy linda. En ese momento tenía una autoestima muy grande“.

Recordó que la foto comenzó a ser compartida por un joven que tenía un amigo en común con ella.

Él amigo miró la foto, se rió de ella y la comenzó a difundir en internet”, dijo.

Débora le pidió que la borrara. Él la quitó de su perfil, pero ya incontables páginas habían tomado la selfie y la habían compartido.

La primera vez que salió de su casa después de publicar la foto, Débora notó que muchas personas habían visto los memes con su rostro.

“No tenía idea de la repercusión que había tenido la foto. Cuando fui a una tienda, cerca de casa, muchas personas me reconocieron. Unos jóvenes comenzaron a reírse de mí. Fue horrible”, dijo.

“Muchos me apuntaban con el dedo. Me di cuenta en ese momento que se reían de mí porque habían visto el meme”, explicó.

Los memes se hicieron populares durante las vacaciones del colegio. Cuando Débora regresó a clases, descubrió que sus compañeros también los habían visto.

De nuevo, muchos me reconocieron y se burlaban de mí“, anotó. Al poco tiempo tuvo que dejar la escuela.

La madre de Débora recuerda que por entonces su hija se aisló por completo.

“Yo no sabía qué hacer. Quería ayudarla, pero en este caso no tenía la menor idea de qué hacer. Ella estaba sufriendo mucho”, explicó.

Para el psicólogo Marck de Souza el tema es bastante preocupante por el alcance que puede tener la difusión de imágenes.

Logo de Instagram y Facebook

PA
Facebook e Instagram señalan que están trabajando para erradicar el matoneo en las redes sociales.

“Las redes sociales pueden tener un peso muy grande en la vida de una persona. Esa ridiculización de alguien, que antes ocurría pero en menor escala, ahora tiene unas proporciones mayúsculas, porque basta un clic para compartir una foto”, explicó

“Como el contenido se puede viralizar y no se puede borrar por completo de las redes, la persona no puede desconectarse de él. Así que el ridículo en internet puede estar presente para siempre”, indicó.

A mediados de 2012, Débora quiso morir.

No tenía motivos para vivir. Estaba deprimida por todo lo que estaba pasando”, señaló.

Entonces tomó varios medicamentos que habían en la casa. “Me salvaron varios familiares, a los que les conté que había tomado las drogas. Si hubiera tenido veneno en la casa en aquel momento, lo habría tomado. Solo quería librarme de todo eso que estaba viviendo”, escribió.

Por suerte las medicinas que había tomado no representaron un peligro para su vida.

Volver a empezar

Hacia mediados de 2014, el ciberbullying -el hostigamiento por medio de internet- contra Débora terminó.

“Poco a poco, el meme fue perdiendo gracia para las personas y dejaron de compartirlo. Entonces fue cuando comencé a vivir mi vida de manera normal”, explicó.

La joven pudo volver a mirarse en un espejo con más tranquilidad.

“Mi autoestima fue mejorando”.

Grupo.

Getty Images
“Siempre ponen a las chicas blancas como lindas mientras que yo soy la fea”, dice Débora.

A pesar del retraso, pudo terminar sus estudios secundarios. “Fue importante para mí, porque fue como volver a empezar a vivir”, anotó.

En 2015 comenzó a salir con un joven, y al año siguiente se dio cuenta de que estaba embarazada. Ella y el padre de su bebé no están juntos ahora, pero para ella “fue importante para que volviera a creer en mí”.

El regreso de los memes

A principios de julio, Débora se sorprendió al ver que el meme con su imagen había reaparecido y estaba siendo compartido nuevamente.

En publicaciones de distintas páginas de Facebook se volvían a burlar de lo mismo: su físico.

Ella comenzó a enviar mensajes a los dueños de las páginas para que dejaran de compartir la foto.

“Un muchacho me dijo que pensaba que yo estaba muerta y que nadie se molestaría”, señaló.

Otra cosa que le llamó la atención fue el racismo. “Desde que comenzaron a compartir mi imagen, leí muchos comentarios muy racistas contra mí. Cuando ocurrió todo en 2012, no entendía mucho, pero ahora sí”, agregó.

Y remató: “Yo tengo mucho orgullo del color de mi piel”.

“En los memes puedes ver el racismo porque siempre ponen a las chicas blancas como lindas mientras que yo soy la fea. Podrían poner a una mujer negra como guapa, pero no lo hacen. Por todo lo que he pasado y todavía estoy pasando, me doy cuenta que es fundamental luchar contra el racismo”, reclamó.

Carta sobre el bullying en la escuela.

BBC
Las víctimas del ciberacoso deben buscar ayuda profesional, dicen los especialistas.

El principal paso que Débora quiere tomar para evitar la exposición de su imagen en las redes sociales es demandar a los propietarios de perfiles y páginas que comparten estos memes.

“Tomaré las medidas adecuadas si la persona no quiere borrar la foto. Nadie tiene derecho a exponerme de esa manera”.

En un comunicado a la BBC, Facebook informó que la intimidación y el acoso violan los estándares de la comunidad de esa red social.

En el texto enviado, la compañía solicita a las personas que informen sobre el contenido que creen que no debería estar en la plataforma.

Débora, sin embargo, dice que desde 2012 ha reportado todos los memes con su selfie y también le pide a sus amigos que informen el caso a Facebook.

Sin embargo, dice que las imágenes nunca han sido borradas. “Solo eliminaron las fotos cuando le pregunté al propietario del perfil o la página directamente”, dice.

Facebook dijo además que ellos han actuado para frenar cada vez más los casos de acoso escolar.

En 2018, lanzó una herramienta de revisión para fotos, videos o publicaciones, en la cual es posible solicitar que un informe, si no tuvo los resultados esperados, sea reevaluado.

Instagram le ha informado a BBC que tiene herramientas para combatir y prevenir el bullying. Los casos deben ser reportados a la red social para ser evaluados.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.