Juan Collado permanecerá preso en el Reclusorio Norte; defensa impugnará la medida cautelar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Juan Collado permanecerá preso en el Reclusorio Norte; defensa impugnará la medida cautelar

El abogado permanecerá en prisión todo el tiempo que dure el proceso y por un máximo de 2 años.
Cuartoscuro
10 de julio, 2019
Comparte

Tras una audiencia que se prolongó durante casi 11 horas, un juez federal del Reclusorio Norte determinó que Juan Collado permanezca preso en el Reclusorio Norte, por su probable responsabilidad en los delitos que delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El juez Jesús Eduardo Velazquez Rea consideró que había indicios iniciales suficientes para vincular a proceso al conocido abogado. Además le impuso como medida cautelar la prisión preventiva oficiosa como lo amerita de forma automática el delito de delincuencia organizada, y dio un plazo de 6 meses para que se complete la investigación antes de ir a juicio.

Al justificar su determinación el juez consideró que la Fiscalía General había aportado indicios iniciales que permiten presumir que Collado formaba parte de una organización delictiva bien organizada que le permitió, al menos, obtener 24 millones de pesos en 2015 producto de la venta presuntamente ilegal de un terreno en Querétaro.

Leer: Detienen y vinculan a proceso por delincuencia organizada al abogado Juan Collado

De acuerdo con los fiscales de la FGR este terreno fue adquirido usurpando la identidad de la empresa Operadora Inmobiliaria del Centro que era la dueña del terreno, y simulando su venta a la compañía Libertad Sociedad Financiera, de la que Collado funge como presidente del Consejo de Administración.

El monto total de esa transacción fue de más de 156 millones de pesos de los cuales Collado habría recibido directamente 24 millones, mientras que el resto de dinero de habría dispersado a través del sistema financiero utilizando para ello a personas físicas y supuestas empresas fantasma.

“Este es un ejemplo de una operación que creemos fue sistemática y continuada en la que Collado fue el autor material y donde se usurparon identidades, se crearon empresas fachadas o fantasma, todo ello para desviar recursos desde la sociedad financiera encabezada por esta persona”, señaló la Fiscalía en la audiencia.

El dinero obtenido a través de este mecanismo no solo se habría utilizado para el beneficio personal de los implicados , señalaron los fiscales. De acuerdo con un testigo, los recursos que salían de la referida sociedad financiera se habrían utilizado incluso para financiar campañas electorales, entre ellas la del hoy gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez. Estos hechos se habrían realizado con la supuesta complicidad de Javier Rodríguez Borgio, conocido en Querétaro como el “zar de los casinos”. Todo ello según lo narrado por los fiscales.

Los fiscales revelaron en la audiencia que esta investigación la iniciaron el pasado 7 de junio a partir de la denuncia interpuesta por Sergio Hugo Bustamante, uno de los presuntos afectados por el robo de identidad. A ello se sumaría una denuncia presentada por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) apenas el pasado 4 de julio.

Leer: Juan Collado, el abogado de priistas, empresarios y exfuncionarios señalados por corrupción

Cabe señalar que por este mismo caso también se giraron órdenes de aprehensión en contra de José Antonio Rico Rico, José Antonio Vargas Hernández, Roberto Isaac Rodríguez Gálvez y Tania Patricia García Ortega, todos ellos implicados  en la transferencia de recursos y el presunto robo de identidades que permitieron la supuesta adquisición ilegal del inmueble en Querétaro.

Defensa acusa nula investigación; anuncia impugnación

Durante el desarrollo de la audiencia, Collado estuvo acompañado por diez abogados defensores encabezados por Rodolfo de la Guardia y Javier López. En su intervención los litigantes cuestionaron lo que calificaron como una “nula” investigación de la Fiscalía General.

Los defensores señalaron, por ejemplo, el poco tiempo (un mes) integró toda la carpeta de investigación y que la misma estuviera apoyada solamente en un mismo denunciante que declaró en cinco ocasiones, y en una averiguación previa abierta en Querétaro que el mismo aportó pese a que no era parte de dicho proceso, sin esclarecer como la obtuvo.

Leer: Sociedades financieras y casas de empeño, la red empresarial del abogado Juan Collado

Sobre estos cuestionamientos el juez advirtió que se trata de temas de fondo cuyo análisis corresponderán a un eventual juicio, pero que en esta etapa inicial no son suficientes para frenar la apertura del proceso.

En breve entrevista en el exterior del reclusorio, el abogado Antonio Collado, hermano de Juan Collado, adelantó que impugnaron de forma inmediata la decisión del juez para que un tribunal revise el caso.

Sufre crisis de salud en audiencia

Durante el desarrollo de la audiencia Collado presentó un problema de salud que estuvo a punto de ocasionar que la misma fuera suspendida y se le trasladara a un hospital.

El incidente ocurrió poco después de las 2 de la mañana luego de que el juez decretara un receso. Collado, que se había mostrado visiblemente molesto por las acusaciones, comenzó a llevarse la mano al pecho y a respirar con cierta dificultad. 

Su cardiólogo personal, Jorge Eduardo Aranda, quien estuvo presente en la audiencia, lo revisó de inmediato y reportó al juez que habría sufrido una posible afectación cardíaca manifestada con sudoración, un dolor en el pecho y una ligera parálisis en el costado izquierdo de su rostro. Dijo que era necesario que se le practicaran estudios para descartar una angina de pecho.

Al reanudarse la audiencia, el juez preguntó a los abogados si querían suspender la misma para que Collado fuera revisado, pero ellos prefirieron continuar luego de que su cliente se estabilizó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Países como Colombia o México 'no tienen alternativa' a seguir con la guerra contra las drogas: expresidente Rafael Pardo

El colombiano Rafael Pardo fue uno de los políticos que tuvo que lidiar con la lucha contra el tráfico de narcóticos, una guerra dirigida por Estados Unidos que, según él, países como Colombia o México no tienen otra opción que acoger.
21 de junio, 2021
Comparte

Han pasado 50 años y la guerra contra las drogas sigue sin ganarse.

Este mes se cumple medio siglo desde que el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, declarara una lucha frontal contra el tráfico ilegal de estupefacientes.

Una política interna de Washington que marcó profundamente a Colombia, México y otros países de América Latina.

El político colombiano Rafael Pardo es quizá una de las personas que más de cerca vivió esa guerra en la región.

Con 30 años entró al gobierno como consejero de paz y entre 1991 y 1994 fue ministro de Defensa durante el gobierno de César Gaviria.

Desde ahí tuvo que enfrentar al poderoso cartel de Medellín, al mando de Pablo Escobar. En esos años el narco fue detenido como parte de una amnistía, se escapó de la cárcel y mantuvo una lucha violenta contra el Estado que dejó cientos de víctimas y terminó con su muerte en 1993.

Rafael Pardo

AFP
Rafael Pardo ha sido miembros del establecimiento político durante décadas en Colombia, pero además ha sido escritor de varios libros, entre ellos “La guerra sin fin”.

Pardo luego fue periodista, candidato a la presidencia y a la alcaldía de Bogotá, ministro de Trabajo y ficha clave del proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Su libro “Guerra sin fin” sobre el tráfico de narcóticos se publicó el año pasado por la editorial Planeta.

A propósito del aniversario del anuncio de Nixon, Pardo habló con BBC Mundo.


Usted hizo parte fundamental del establecimiento político que luchó contra el narco durante décadas. ¿Cree que se equivocaron en algo?

En los años 80 ya había pasado el boom de la marihuana y empezaba el de la cocaína. Los carteles estaban en auge. Hoy ya no existen. Pablo Escobar y su cartel de Medellín ya no están y el cartel de Cali fue extraditado.

Cuando era ministro de Defensa, entre el 91 y el 94, fumigamos la amapola y Colombia hoy es un productor marginal de ese producto base para la producción de heroína.

La prioridad era librarnos de narcoterrorismo y nos libramos.

¿Tenían o tienen países como Colombia o México una opción distinta a seguir y apoyar la política antidrogas de Washington?

Nuestros países no tenían ni tienen alternativa a seguir con la guerra contra las drogas.

Es clave, antes y ahora, estar en sintonía con Estados Unidos, porque su influencia nos marca en todo sentido: económico, militar y político.

Y en este gobierno (de Estados Unidos) de Joe Biden no se muestra ningún signo de cambio.

¿Qué impacto tuvo el narcotráfico en la economía colombiana?

La revaluación del peso es uno, y eso le restó competitividad a la economía legal, porque quitó los incentivos para exportar. Colombia sería un país más próspero si no hubiera narcotráfico.

El dólar callejero está tradicionalmente más bajo que el dólar en las casas de cambio o en los bancos.

Pero además hay un efecto cultural. La riqueza fácil, la idea de que todo vale para enriquecerse, marcó a este país. Hasta en los colegios hay cierta admiración por los narcos.

El narcotráfico ha sido una desgracia para Colombia.

Campesino cocalero

AFP

Sabemos que no solo en Colombia, sino en Perú y México, importantes dirigentes políticos recibieron dinero de esa industria. ¿Hasta qué punto el narcotráfico se convirtió en un eje de la política?

Hay un ejemplo en Colombia que prefiero no nombrar. Mejor sí lo nombro: Ernesto Samper (presidente entre el 94 y el 98 cuya campaña presidencial recibió dineros del narco).

¿Quién se ha beneficiado de la guerra contra las drogas?

Los narcos y las agencias antidrogas.

En Colombia se han intentado todo tipo de estrategias para sustituir cultivos ilegales por legales. Pero ¿tiene sentido seguir insistiendo en esas estrategias mientras las drogas sean el negocio más rentable para un campesino?

Sustituir es la opción más sostenible para los campesinos, que son el eslabón más débil, el que menos gana. No hay un solo campesino rico. Solo sobreviven.

Las ganancias no están ahí, sino en los intermediarios.

Pero ¿sustituir es mejor opción que legalizar?

No es tan sencillo. Hay que atacar los problemas que sustentan las actividades de drogas: pobreza, informalidad, exclusión.

Luego romper el prohibicionismo con políticas de descriminalización a pequeñas dosis y de salud pública que ataquen la adicción.

Eso debe ir de la mano de cooperación internacional, porque un país productor no supera este trauma solo.

Guerra contra las drogas

AFP

¿Cuánta responsabilidad se le puede atribuir al narcotráfico en la persistencia de problemáticas como la criminalidad, la sobrepoblación carcelaria o la corrupción en América Latina?

La criminalidad está altamente relacionada con la droga.

La sobrepoblación carcelaria tiene que ver con jóvenes que en su mayoría son acusados de tráfico de drogas.

La corrupción en sentido estricto no tiene que ver con drogas, pero la cultura del “todo vale” es un incentivo para la corrupción.

¿Qué opina de la iniciativa del gobierno de Iván Duque de volver a hacer aspersiones con glifosato para erradicar cultivos de coca?

Estoy a favor de la aspersión para el cultivo de amapola, que es una mata más débil. Pero la coca es más fuerte. La amapola requiere de una aspersión mientras que la coca requiere múltiples aspersiones.

Estados Unidos, que ha estado 19 años en Afganistán, no ha fumigado nunca. Probablemente en Afganistán no tienen en cuenta los efectos cancerígenos, sino que reconocen que la efectividad no está probada.

Considerando los afectos cancerígenos del glifosato, el proyecto de Duque es una locura.

Primero porque su efectividad es nula. Segundo porque va a generar una agitación social en las zonas productoras.

Y tercero porque va a repercutir en costosas demandas legales al presidente, al ministro de Defensa y, en últimas, al Estado.

Es más fácil y más barato sustituir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=W8JQbeOpsvY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.