México pide a Guatemala permiso para juzgar a Duarte por desaparición forzada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México pide a Guatemala permiso para juzgar a Duarte por desaparición forzada

La FGR informó que el proceso se alargó por datos que estaban incompletos. INAI resolvió que el caso es de interés público y debe transparentarse.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
24 de julio, 2019
Comparte

Un año después de que una jueza en Veracruz girara una orden de aprehensión contra Javier Duarte por el delito de desaparición forzada, el gobierno de México entregó a Guatemala la solicitud formal para que dicho gobierno autorice la ejecución de esa orden, y así proceder penalmente contra el exgobernador veracruzano por este delito catalogado como de lesa humanidad

El permiso de Guatemala es forzoso para que el caso avance ya que cuando Duarte fue extraditado desde ese país a México, fue solo por hechos de corrupción y lavado de dinero. El tratado de extradición entre ambos países establece que si, a la postre, se quiere proceder en contra de un extraditado por un nuevo delito, se tiene que pedir permiso al país que lo mandó.

Lee: Tribunal frena decomiso de bienes y cuentas a Javier Duarte; analiza si sentencia fue legal

La orden de arresto por desaparición forzada se giró desde el 6 de junio de 2018 a petición de la Fiscalía de Veracruz, pero el proceso se demoró varios meses por problemas para integrar el documento, informó oficialmente a Animal Político la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y por la Fiscalía General de la República (FGR).

En agosto de ese año, la entonces PGR presentó a petición de la Fiscalía de Veracruz la solicitud a la SRE para iniciar el trámite diplomático ante Guatemala y proceder penalmente en contra del exgobernador. Pero la SRE devolvió el documento advirtiendo que faltaban varios datos para iniciar el procedimiento.

A partir de ahí transcurrieron varios meses sin mayor avance. La causa, según lo indicado por la FGR, es que se estaba reuniendo junto con la Fiscalía estatal la información requerida.

Fue hasta el pasado 20 de mayo cuando la FGR volvió a remitir ante Relaciones Exteriores la nueva solicitud con los datos requeridos y corregidos y de ahí fue remitida a la Embajada de Guatemala. El 17 de junio, la Embajada de México en aquel país informó que ya había hecho entrega formal de la nota diplomática al gobierno guatemalteco.

Lee: Me entrego para cumplir el pacto, dice Duarte en video que grabó presuntamente en Guatemala

Posteriormente, en un oficio fechado el 28 de junio, la SRE informó que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala solicitó ampliar el requerimiento de la petición presentada por México. De acuerdo con la FGR, justo este martes se entregaron los datos extras solicitados a la Cancillería para que los remita a Guatemala.

De acuerdo con las autoridades consultadas, se espera que sea a más tardar el próximo mes cuando se reciba la respuesta oficial de Guatemala.

De declararse procedente la ejecución de la orden, la misma sería cumplimentada de forma protocolaria en el Reclusorio Norte donde ya se encuentra recluido Javier Duarte, cumpliendo una sentencia de nueve años de prisión por lavado de dinero y asociación delictuosa. 

El paso siguiente sería su traslado a Veracruz para que comparezca ante un juez en audiencia inicial, o que sea un juez de la Ciudad de México el que en auxilio del de Veracruz lleve a cabo la audiencia, como ya ocurrió antes en dos procesos locales promovidos contra Duarte por la Fiscalía de aquella entidad.

Te puede interesar: Senado pide a Corte Penal que investigue a Javier Duarte por presuntos crímenes de lesa humanidad

Cabe señalar que el delito de desaparición forzada de personas puede alcanzar una pena de hasta 30 años de prisión, de acuerdo con el  artículo 318Bis del Código Penal de Veracruz.

Estoy dispuesto a enfrentar el juicio; caso es un montaje: Duarte

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, dijo que está dispuesto a enfrentar el proceso por la acusación de presunta desaparición forzada que le imputa la Fiscalía General de Veracruz, pues sostuvo que se trata de un “montaje” y que lo único que hay en su contra son testimonios obtenidos bajo presunta tortura.

En entrevista telefónica con Animal Político desde el Reclusorio Norte, Duarte aseguró que no se le acusa de haber perpetrado desapariciones, sino de supuestamente “obstruir” la investigación de las mismas durante su gestión como mandatario estatal.

“Ni siquiera es un caso de desaparición forzada, es de obstrucción de justicia y ese no es delito grave. Yo podría pelear esto mismo en Guatemala pero no lo voy a hacer. Lo haremos en México porque ya tenemos los elementos para documentar que esas pruebas carecen de validez y se trata de un montaje. Yo no tuve ninguna participación en nada de eso. El caso es endeble y ridículo” señaló.

Entérate: La petición de abrir los videos del juicio a Javier Duarte llega a la Suprema Corte

Duarte, quien a través de demandas de amparo pudo conocer la acusación formulada en su contra por este caso, sostiene que la misma está sustentada en dos testimonios: el del exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez y el del exdirector de Servicios Periciales, Gilberto Aguirre Garza.

Dicho exfuncionarios, quienes también enfrentan proceso por el mismo caso en libertad, señalaron que el gobernador les pidió que no se informara de las desapariciones. 

“Pero esos testimonios son falsos, ellos ya volvieron a declarar ante la Fiscalía General de la República y la Comisión Estatal de Derechos Humanos que fueron testimonios obtenidas bajo tortura, que es falso lo que dijeron. En cuanto ellos comparezcan ante un juez eso va a salir a la luz” señaló el exgobernador.

Cabe señalar que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Veracruz emitió en mayo pasado la recomendación 25/2019 en donde confirmó que, al menos en el caso de Gilberto Aguirre Garza, sí existen elementos para concluir que fue obligado a rendir declaraciones luego de ser sometido a  “actos constitutivos de tortura”, como el ser obligado a escuchar música a un volumen alto o recibir amenazas de daño a su familia. 

De acuerdo con Duarte y con su equipo de abogados esto desvirtúa la validez de dicha declaración y de las demás. Por este motivo, el exgobernador confirmó que ya seguirán buscando un amparo para frenar la ejecución de la orden de aprehensión, sino que optarán por llevar el caso ante un juez en México, con la intención evidenciar que es inocente.

La acusación y el amparo perdido

De acuerdo con las investigaciones de la fiscalía estatal que encabeza Jorge Winckler, durante la administración de Javier Duarte (2011 a 2016) se implementó en la entidad una política ilegal de desaparición sistemática de personas, todo ello a manos de mandos y elementos de la policía estatal.

La fiscalía documentó por lo menos 13 casos de jóvenes desaparecidos ocurridos en 2013, que previamente fueron detenidos por policías en retenes. El 8 de febrero de 2018, en el marco de un operativo denominado “Tiro de Gracia”, se ejecutaron órdenes de arresto en contra de 19 exmandos de la policía estatal en la gestión de Duarte, entre ellas el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez.

Las indagatorias continuaron y días después la Fiscalía procedió también en contra del exfiscal del estado Luis Ángel Bravo, quien actualmente sigue su proceso en libertad.

El 6 de junio del mismo 2018 este medio publicó que una jueza de la entidad había girado una nueva orden de arresto en contra de Javier Duarte. Ello luego de que los fiscales le presentaron indicios, entre ellos la declaración del propio Bermúdez, que apuntaban a un presunto encubrimiento y petición de Duarte para que se ocultara la información sobre varias desapariciones.

No obstante fue apenas en junio pasado cuando se presentó formalmente ante Guatemala el requerimiento para ejecutar dicha orden.

Mientras este tiempo transcurría el equipo de abogados defensores de Javier Duarte promovió una demanda de amparo en contra de la orden de aprehensión. Su argumento se centró en que el caso estaba débilmente integrado, pues se centraba en un solo testimonio, y que no se les había permitido presentar a ellos elementos para desvirtuarla.

Pero en junio pasado el Juzgado Décimo Primero de Distrito en Materia de Amparo Penal determinó negarle a Duarte la concesión del amparo, bajo el argumento de que la orden de aprehensión girada en su contra era constitucionalmente válida, y que la solidez o no del caso tenía que dilucidarse en las audiencias que se lleven a cabo cuando el proceso penal inicie.

Te puede interesar: Cuatro altos exfuncionarios de Javier Duarte enfrentan juicio por el desvío de más de mil mdp

La defensa aún contaba con la posibilidad de inconformarse en contra de dicha determinación para que un tribunal la revise, una ruta que ya han seguido en otras demandas de amparo que también han promovido en contra de las demás órdenes de arresto que la Fiscalía estatal obtuvo por presuntos hechos de corrupción.

INAI ordena transparencia: es un caso de interés público

Originalmente la Secretaría de Relaciones Exteriores intentó clasificar toda la información relacionada con el trámite ante Guatemala para poder ejecutar la orden de aprehensión en contra de Javier Duarte por desaparición forzada, procedimiento que técnicamente se denomina “excepción al principio de especialidad”.

Lo anterior luego de que Animal Político interpuso desde febrero pasado una solicitud de información para conocer el avance en el procedimiento. Tras la negativa de respuesta se promovió un recurso de queja ante el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) el cual determinó que este era un tema de interés público y debía transparentarse.

En la resolución elaborada por la comisionada María Patricia Kurczyn Villalobos y aprobada de forma unánime por el pleno, se estableció en primera instancia que la SRE tenía razón en señalar que la divulgación del proceso de extradición podía afectar la “honra” de la persona aludida, en este caso, Javier Duarte.

Lee: FGR tiene 26 casos pendientes por desvíos de Javier Duarte y están perdidos más de 60 mil mdp

Sin embargo, la resolución subraya que dado que se trata de un tema que involucra a quien fue un servidor público, y a que es un tema de derechos humanos donde debe prevalecer la rendición de cuentas de las autoridades que investiga, se vuelve un asunto de “interés público” que es necesario transparentar.

“En este caso el interés de proteger la información en cuestión, se ve superado por la necesidad imperiosa de que la sociedad pueda conocer si la autoridad ha actuado con legalidad, y en este sentido, si se han llevado a cabo todas las diligencias necesarias para llegar a la verdad histórica de los hechos y por ende, a una efectiva impartición de justicia” señala la resolución.

En respuesta a dicha instrucción del INAI, la SRE transparentó el avance que hasta mediados de mayo se tenía del procedimiento explicando que le había regresado a la PGR la primera solicitud porque le faltaban datos, y sin que hasta ese momento hubiera recibido nuevamente la petición de parte de la Fiscalía.

Con esa información Animal Político preguntó a la Fiscalía el porqué no se había avanzado en presentar de nuevo la solicitud, y la respuesta es que ya se había realizado y se proporcionaron las fechas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.