Lime no pagará el permiso anual de Semovi para renta de monopatines, acusa proceso irregular
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Lime no pagará el permiso anual de Semovi para renta de monopatines, acusa proceso irregular

La empresa pagaría más de 12 millones de pesos, pero asegura que no hubo certeza jurídica para determinar el monto.
Cuartoscuro
19 de julio, 2019
Comparte

La empresa de monopatines Lime anunció que no pagará la contraprestación fijada por la Secretaría de Movilidad (Semovi) para brindar servicio en la capital hasta por un año más. 

Las razones: falta de certeza jurídica en el proceso para definir el costo del permiso anual y nula claridad sobre el futuro de la micromovilidad en la CDMX.

Lee: ¿Usas bicis y monopatines de aplicaciones? Autoridades de CDMX dicen que solo recibirán permiso temporal

Con esto los monopatines de Lime estarían solo unos meses más en las calles de la Ciudad de México. 

A través de un comunicado, la empresa líder de monopatines eléctricos en el mundo argumenta que mostró su inconformidad a través de cartas enviadas a las autoridades desde que la Semovi emitió los primeros lineamientos de operación los Sistemas de Transporte individual sustentable (SiTIS) y hasta que dio a conocer el pasado 11 de junio los resultados para obtener un permiso anual.

“La subasta fijada como mecanismo de asignación no está sustentada en legislación alguna, y la distribución de unidades a través de un algoritmo no ha sido probada ni validada por alguna instancia independiente a la administración que llevó el proceso”, plantea la empresa. 

Lee: Gobierno de CDMX le quita permiso a una empresa de scooters por no entregar información

Julia Ortiz, directora de Relaciones de Lime México, también señala que la Semovi ha privilegiado los beneficios económicos por encima de los beneficios de sustentabilidad y movilidad, permitiendo que gane “quien pueda pagar más, y no quien ofrezca el mejor servicio o los mejores patines eléctricos”. 

La empresa dice que algunos de los funcionarios de la Semovi están violando los lineamientos y asumiendo facultades de supervisión y sanción que no les corresponden. Resaltan que en ningún otro país de los más de 20 en los que operan se utilizan mecanismos de esta índole para asignar patines. 

“Por último, no hay certeza de qué sucederá en los siguientes pasos o si la autoridad podrá garantizar el cumplimiento de sus propios lineamientos”, agregan.

El pasado 11 de junio la Semovi fijó el costo de las contraprestaciones para cada una de las empresas bicicletas sin anclaje y monopatines eléctricos que presten servicio en la capital. 

El costo del permiso anual para Lime es de 12 millones 600 mil pesos para las mil 750 unidades que prestan servicio. 

En un comunicado, Semovi definió el proceso para determinar las contraprestaciones como “un ejercicio sin precedente en favor de la transparencia y de gran beneficio para la ciudad”. 

Según Semovi, de seis empresas de monopatines eléctricos (Jump, Movo, Lime, Bird, Grin, Motum) y cinco de bicicletas sin anclaje (Jump, Dezba, Mobike, Movo, Motum), Movo no entregó información alguna, y Motum no presentó la documentación completa requerida dentro del plazo establecido en el aviso.

La Semovi detalló que los representantes legales de Jump, Dezba, Mobike, Lime, Bird y Grin sí entregaron su documentación completa para tener el derecho a pagar la contraprestación. 

La dependencia explicó que los datos de las empresas fueron ingresadas al sistema desarrollado para determinar de manera objetiva y automática el costo de la contraprestación total.

De acuerdo con la Semovi, los recursos obtenidos de las contraprestaciones se utilizarán para financiar infraestructura necesaria para ordenar estos nuevos modos de transporte. 

Según datos de Lime, a principios de 2019 había cerca de 11 mil unidades de distintas empresas desplegados en la ciudad, que atendían más de 20 mil viajes al día, mejorando la movilidad de los capitalinos. 

Lee: Solo tres ciudades en México tienen servicios adecuados de transporte y movilidad

Después de las medidas tomadas por Semovi para la regulación de estas unidades se perdió cerca del 63% de operatividad de todas las empresas que brindan servicio. 

Ana Daniela Portillo, directora general de Lime México, señaló que, tanto en la Ciudad de México ha quedado demostrado “que los patines eléctricos agilizan la movilidad urbana de manera sustentable, eficiente y respetuosa con el medio ambiente y son una solución”.

Una encuesta hecha por la consultora Parametría revela que en mayo pasado, 67% de los residentes en distintas zonas de la CDMX están de acuerdo con la operación de los patines eléctricos; 39% porque son prácticos, rápidos y fáciles de utilizar y 28% porque son una buena opción de movilidad.  

“Es de nuestro pleno interés continuar operando en el país, conminamos a las autoridades a desbloquear la Ciudad de México bajo esta premisa por lo que esperaremos la resolución del proceso judicial en curso”, añadió Portillo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Elecciones en Colombia: Gustavo Petro se impone a Rodolfo Hernández y será el primer presidente de izquierda del país

Los resultados preliminares dan ventaja al candidato de izquierda Gustavo Petro sobre el independiente Rodolfo Hernández.
19 de junio, 2022
Comparte

El candidato de izquierda Gustavo Petro se impuso sobre el independiente Rodolfo Hernández en la segunda vuelta de las elecciones de Colombia y se convertirá en el primer presidente de izquierda del país, según los resultados entregados por la Registraduría.

Con más del 99,25% de mesas informadas, Petro tiene un 50,47% de los votos contra el 47,27% de Hernández. Este era su tercer intento de llegar a la presidencia.

Petro, de 62 años, es economista especializado en medio ambiente, exguerrillero que hasta ahora ejerce como senador y fue alcalde de Bogotá.

Su triunfo confirma el cambio en un país que tras la firma de los acuerdos de paz empezó a expresar otras demandas sociales no atendidas y que explotaron con los estallidos sociales de 2019 y 2021.

“Hoy es dia de fiesta para el pueblo. Que festeje la primera victoria popular. Que tantos sufrimientos se amortiguen en la alegría que hoy inunda el corazón de la Patria. Esta victoria para Dios y para el Pueblo y su historia. Hoy es el dia de las calles y las plazas”, expresó Petro en twitter.

En la primera vuelta fue el más votado con 8,5 millones de apoyos, una cifra histórica para un candidato de izquierda.

Petro aprovechó el descontento social de un país que estalló en protestas y que salió de la pandemia más consciente de la tremenda desigualdad del país, una de las mayores del mundo.

Petro no sólo quiere ser el primer presidente de izquierda del país, sino ser el primer presidente costeño, y de la mano de la primera vicepresidenta negra, Francia Márquez, reflejar el país multicultural que es Colombia.


Las claves del triunfo de Petro

Análisis de Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo

Gustavo Petro rompe la historia de Colombia al convertirse en el primer presidente de izquierda pura y dura. El proyecto de paz y reconciliación le ganó, esta vez, al del pragmatismo y el crecimiento económico. Le tomó 40 años de carrera política.

Cuatro razones por las que ganó:

Primero, su carrera. La empezó como guerrillero, luego, como congresista, denunció lo peor de la corrupción y la violación de derechos humanos.

Después usó la alcaldía de Bogotá como plataforma para la presidencia. Y en su tercera postulación, venció.

Segundo, la coyuntura. Un proceso de paz que abrió ventanas para un futuro distinto, dos estallidos sociales, una pandemia que profundizó la pobreza y un gobierno de Iván Duque impopular generaron el momento propicio para una presidencia de Petro.

Tercero, la crisis de la clase política. Como nunca, los colombianos se pusieron de acuerdo en que había que echar a “los mismos de siempre” del poder, ahora en manos del impopular Duque. Con Álvaro Uribe cuestionado legalmente, la centroderecha se dividió y desprestigió.

Y cuarto, el país de los 60 años de guerra eligió a un exguerrillero. Y eso se debe a un cambio generacional que dejó atrás la dicotomía de la Guerra Fría y se puso a hablar de desigualdad, medio ambiente y derechos sociales. Petro supo representar a esa nueva Colombia.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Mm5r7WdRWIE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.