close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Muere joven en ataque a velorio en la comunidad de Tabak en los Altos de Chiapas

Pese al acuerdo de paz que firmaron en presencia de autoridades estatales y federales, habitantes de Chenalhó disparan contra sus vecinos de Aldama. Van siete personas muertas en este municipio por esos ataques. 
28 de julio, 2019
Comparte

A las 5 de la tarde de este sábado 27 de julio arreciaron los disparos hacia la comunidad de Tabak, en el municipio de Aldama, en los Altos de Chiapas. Filiberto Pérez Pérez, de 23 años, estaba en el velorio de su abuela Martha. Una bala le dio en el cuello.

Sus familiares intentaron llevarlo al hospital, pero, de acuerdo con lo relatado a Animal Político por Abel, uno de sus vecinos, el joven falleció por la herida antes de que pudiera recibir atención médica.

Es el asesinado número siete en Aldama por este tipo de ataques, de los que los pobladores acusan a sus vecinos de la agencia municipal de Santa Martha en Chenalhó.

Entérate:  Conflicto entre pueblos de Aldama y Chenalhó, Chiapas, continúa pese a firma de paz

Ambos municipios han mantenido una disputa desde la década de los años 70 cuando se hizo la reforma agraria en el país. Pero el problema escaló por el Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares (Procede), con el que se hicieron nuevos planos de los bienes comunales. Una porción de tierra, aparentemente propiedad de Aldama, quedó dentro de Santa Martha.

Los pobladores de Aldama y organizaciones como el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Centro Frayba) y el Centro de Derechos Humanos Ku’untik acusan que la violencia se agravó cuando la ex presidenta municipal de Chenalhó reactivó, en 2015, a los grupos paramilitares, herederos de aquellos que perpetraron la masacre de Acteal en 1998.

Los ataques con armas de fuego en la zona limítrofe de ambos municipios causaron el desplazamiento de 90 familias de Cocó, 145 de Tabak y de otras zonas de Aldama, quienes después de un año volvieron a sus comunidades, pese a seguir bajo ataque por parte de sus vecinos.

“En el municipio de Chenalhó desde hace dos administraciones municipales se despertó al grupo armando, que había estado ahí hibernando, latente, sin que nadie lo tocara. El mismo que creó el propio Estado para enfrentar al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y al que le permitieron ingresar armas a las comunidades”, contó Diego Cadenas, del Centro de Derechos Humanos Ku’untik.

Te puede interesar: Asesinan a directora de secundaria en Chiapas cuando se dirigía a su trabajo

Rosa Pérez reactivó a esos grupos para tener el control del municipio de Chenalhó, porque ella es del Partido Verde y estaba en pugna por el poder con el síndico, Miguel Santiz, que es del PRI.

“Ella entró a sangre y fuego a gobernar al municipio. Así empezó en Chenalhó una etapa en la que se ha optado por gobernar a través de las armas”, afirmó a Animal Político Pedro Faro, director del Frayba.

Apenas el martes 4 de junio se firmó en el Palacio de Gobierno de Chiapas un convenio de no agresión entre los habitantes del municipio de Aldama y los de Santa Martha, en Chenalhó. Al hecho se le calificó como algo histórico, que marcaba el inicio de una nueva etapa de paz.

Como testigos de honor estuvieron Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, de la Secretaria de Gobernación (Segob), y Rutilio Escandón Cadena, gobernador del estado. Pero la paz no duró ni un día.

Lee más: Pueblos de Aldama y Chenalhó, Chiapas, firman la paz después de décadas de conflicto territorial

Al día siguiente, 5 de junio, alrededor de las 10:22 de la noche, Animal Político recibió un reporte de los pobladores de Aldama. “Alrededor de las 7 de la noche hubo disparos de armas de fuego hacia nuestras comunidades, procedentes de Tojtik, Santa Martha, cerca de la escuela secundaria. ¿Dónde está el pacto de paz de Chenalhó?”.

En entrevista con Animal Político, Ismael Brito, secretario general del Gobierno de Chiapas, admitió entonces que el convenio que se firmó “era apenas un pasito” en la solución del conflicto. “Sabemos que hay gente interesada en que esto no prospere, hay quienes reciben hasta un salario porque no prospere, pero no puedo dar nombres ni apellidos. Pese a eso, el acuerdo va. Si hay disparos eso no significa que se rompa”.  El acuerdo está firme, aseguró.

Calma antes del homicidio

Desde entonces, los pobladores de Aldama reportaron a Animal Político ataques esporádicos desde la agencia municipal de Santa Martha hacia Aldama sin que hubiera heridos o muertos. La mayoría eran unos cuantos balazos con armas de bajo calibre.

Uno de estos fue el miércoles 24 de julio, alrededor de las 7:20 de la noche. “Disparos con armas de bajo calibre desde Tulantik, a la altura de la telesecundaria de Saclum en Santa Martha, con dirección a la comunidad de Tabak, Aldama. Hasta el momento van 10 disparos”, decía el reporte.

Entérate: Chiapas: 66 niñas y niños cumplen un mes en desplazamiento forzado

Pero este sábado 27 de julio, alrededor de la 1 de la tarde el reporte fue más alarmante. “En estos momentos están disparando con armas de fuego de alto calibre, desde la secundaria de Santa Marta, en contra de las comunidades de San Pedro Cotzilnam, Tabak y Cocó, en Aldama”. No hubo heridos.

A las 5 de la tarde, cuando había gente reunida en un velorio, volvieron los disparos.Filiberto Pérez Pérez, un músico de 23 años de la comunidad de Tabak resultó herido en el cuello y falleció poco después.

“La gente trata de no reunirse. Nos cuidamos porque sabemos que estamos bajo ataque. Parece que vieron el movimiento y la reunión por el velorio de doña Martha y aprovecharon para disparar”, dice Abel.

El poblador teme que haya más ataques. “Tememos que disparen en la noche. La gente va a hacer lo que hacemos siempre en estos casos: esconderse, tratar de no prender luces, de no hacer fuego”.

¿Los autoridades? Abel dice que a dos kilómetros de donde hirieron a Filiberto está la base de policías estales de seguridad y protección ciudadana, en Cocó, en Aldama. A unos tres kilómetros hay otra del lado de Santa Martha. “No hacen nada. Nomas discuten unos con otros por los radios, que porque unos y otros no controlan la situación, y llegan al lugar hasta que ya pasó todo”.

Te puede interesar: Indígenas presos en Chiapas cumplen 130 días en huelga de hambre; ya están en fase crítica

Abel dice que ya le enviaron el reporte del ataque y el homicidio a Ismael Brito Mazariegos, el secretario de gobierno de Chiapas. “Vamos a esperar a ver qué responden. Mientras la gente está con miedo por un probable nuevo ataque”.

La oficina de comunicación de Brito Mazariegos confirmó a Animal Político el ataque y aseguró que la vigilancia policiaca es permanente en ambos municipios y que ya se solicitaron medidas precautorias tanto a Seguridad Pública como a la Fiscalía del estado “para garantizar la seguridad de la gente”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Creía que el machismo y la homofobia ya se habían superado": Fabián Cháirez, autor del cuadro de Zapata

El cuadro representa al héroe revolucionario montado desnudo sobre un caballo, con tacones altos y un sombrero rosado.
12 de diciembre, 2019
Comparte
El cuadro "La Revolución" muestra a un Zapata desnudo, con tacones y sobrero rosado, sobre un caballo sexualmente excitado

Getty Images

Unos han pedido que a una pintura de un héroe patrio la saquen de una exposición, que la escondan o que la quemen. Otros la han abrazado como símbolo de la libertad artística o para exigir que lo femenino o lo “queer” se deje de ver como algo negativo en México.

Todo por un Zapata con zapatos de tacón.

No esperaba esta reacción“, le dice el artista Fabián Cháirez, autor de la polémica pintura de Emiliano Zapata, a BBC Mundo.

“Hay temas que creía ya superados o bajo control: la inclusión, el respeto a la diversidad o a lo diferente. Temas como el machismo, la misoginia, la homofobia…”, señala.

Su cuadro del líder revolucionario luciendo la bandera mexicana sobre su cuerpo desnudo, a caballo, con unos zapatos de tacón que a su vez son pistolas, forma parte de una exposición en el Palacio de Bellas Artes, en Ciudad de México, donde se exponen otro centenar de obras que interpretan la figura del héroe de la lucha campesina en el marco del centenario de su muerte y de la Revolución.

Pero solo la de Cháirez, que según el autor se concibió como una contraposición a la imagen predominante del hombre blanco, masculino y “fortachón”, fue interpretada como un intento premeditado de deshonrar a Zapata por parte de sus descendientes.

“¿Qué le parecería a cualquier persona que denigren de esa forma a su abuelo?”, cuestionó el nieto del revolucionario, Jorge Zapata González, quien dijo que presentaría acciones legales para exigir la retirada de la obra.

“Cuando me invitan a participar en esta exposición el sentimiento era de felicidad de exponer junto a grandes íconos de la plástica nacional e internacional. Todo estaba hasta hace unos días en lo contento que estaba”, añade el pintor.

Y entonces se armó la revolución.

View this post on Instagram

Foto: @ekiro

A post shared by Fabian Chairez (@fabian_chairez) on

“Falta de respeto”

Las quejas de la familia por retratarlo como “gay” las repitieron otros en redes sociales y hasta en el exterior de Bellas Artes, donde este martes hubo una protesta de agricultores comuneros admiradores de Zapata y su legado, por considerar la obra una falta de respeto, que acabó en enfrentamientos con defensores del cuadro.

“Creemos que es una ofensa a la memoria del general y si el pintor, en su libertad, quiere pintar penes de caballos, de burros, lo puede hacer, pero no atentar contra la figura de Zapata”, dijo Álvaro López Ríos, líder de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas.

Otros se sumaron al rechazo en redes sociales: “Es un icono mexicano y se debe conservar su imagen. Pinten a gente que lo sea (gay) y listo. Esto es oportunista y abusivo”, reza un tuit.

“Qué dirán los niños si llegan a ver esto, se imaginan la confusión a la que se enfrentará su mente, en la escuela ven a Zapata como el caudillo de la Revolución Mexicana y en esta pintura ven otra cosa”, dice otro.

protesta de agricultores comuneros

Getty Images
Admiradores de Zapata protestaron al considerar la obra una falta de respeto.

El pintor se crió con esos mismos símbolos, pero su punto de vista es muy diferente.

“Cuando vas creciendo y ves que la forma en que tu cuerpo o tus gestos se manifiestan no encajan dentro de los estereotipos o las expectativas de otras personas resulta doloroso e incómodo. Estamos acostumbrados a que la imagen del héroe esté cerca de esa masculinidad hegemónica y resulta triste que no estamos abiertos a otras posibilidades”, considera.

“Mi papel como artista es cuestionar y hacer una propuesta donde se valorice y se exponga otra forma de representar al cuerpo masculino”.

Las autoridades culturales mexicanas aseguraron que la pintura seguirá expuesta y defendieron su inclusión en la muestra.

El presidente Andrés Manuel López Obrador defendió por su parte que “los artistas tienen toda la libertad y no puede haber censura“.

Una figura “intocable”

¿Habría sido igual la polémica de haber sido otro personaje histórico el protagonista del cuadro? Al fin y al cabo Cháirez ya había retratado en un estilo similar a otros personajes de la cultura mexicana, desde el luchador enmascarado a figuras religiosas, sin despertar esta reacción.

La razón por la cual el caso de Zapata es diferente, asegura el politólogo, activista y autor mexicano Genaro Lozano, es que “muchos héroes de México son intocables, igual que los símbolos patrios”, y escandaliza que se le represente como afeminado.

Zapata es una figura recurrente en marchas y protestas de los campesinos, pero no son el único grupo que reivindica su legado y su lucha, de ahí que sea un personaje celebrado ampliamente como referente nacional mexicano.

Hombre toma una foto del cuadro de Zapata

Reuters
La “feminización” de Zapata ha enardecido a los admiradores del líder revolucionario.

La interpretación de Cháirez rompe con la “hipermasculinización de los héroes revolucionarios y los roles de género que la Revolución dejó: el hombre que salía a luchar por la tierra; la mujer, la Adelita, que lo seguía para alimentarlo”.

“Esta pintura incomoda esos roles tan fuertes que hay en el machismo mexicano“.

La realidad detrás de un cuadro

Cháirez, que considera a Zapata como parte del imaginario público mexicano, defiende su derecho como artista a cuestionar e interpretar su realidad.

Pero el debate sobre esta pintura es, en realidad, parte de un cuadro más complejo.

Por un lado, México ha sido pionero en el reconocimiento legal de las personas LGBTIQ y su capital se convirtió en 2010 en la primera administración en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en América Latina.

Por otro, “a pesar de que México cuenta con legislación de avanzada, particularmente a nivel federal, la garantía y ejercicio de estos derechos está lejos de poder ser una realidad en la vida diaria,” explica el activista Alex Orué, coordinador global de la organización pro LGBTIQ It Gets Better.

Manifestantes en México de la comunidad LGBTI.

Getty Images
Miembros de la comunidad LGBTIQ se manifestaron a favor de la pintura.

En México, el matrimonio igualitario y las leyes sobre identidad de género se deciden en las legislaturas de cada estado, por lo que no todos los congresos las han aprobado aún. Y grupos de derechos LGBTIQ alertan que las llamadas terapias de conversión aún son legales en el país.

Además, más de 500 personas LGBTIQ fueron asesinadas en el país en los últimos 7 años por su orientación sexual, su identidad o su expresión de género, según un informe de la organización Letra S, que alerta de la especial vulnerabilidad de la comunidad trans.

En México, añade Orué, “la feminidad es castigada y vista como desechable para el machismo”. “Que nos ridiculicen en la ‘comedia’ parece no despertar la misma indignación” por parte de algunos sectores que esta pintura, protesta.

“Y mucho menos los crímenes de odio por homofobia o transfobia ni los feminicidios”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.