close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

Los perros pueden identificar a personas que quieren dañarlos a ellos y a sus dueños

Investigadores de la UNAM señalan que los canes pueden interpretar las emociones y el lenguaje corporal de las personas y así identificar su comportamiento.
Pixabay
7 de julio, 2019
Comparte

Los perros son más listos de lo que creíamos, pues incluso pueden identificar a las personas que tienen intención de dañarlos a ellos y a sus dueños, todo gracias a la interpretación de emociones y del lenguaje corporal, según estudios de la UNAM.

“La ciencia ha comprobado que son capaces de interpretar las emociones, incluso identificar a gente que tiene malas intenciones contra ellos o sus dueños, tan solo por la actitud, tono de voz y lenguaje corporal”, explicó a la Gaceta UNAM, Alberto Tejeda Perea, del Hospital Veterinario de Especialidades en Fauna Silvestre y Etología Clínica, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la Máxima Casa de estudios.

Lee: ¿Sientas a tu perro a comer en la mesa? ¿Le pones vestido? Volverlo tu perriijo tiene consecuencias

El investigador señaló que los perros son sociables y cooperativos con quienes demuestran estos mismos comportamientos.

“Una vez establecida una conexión sabrán que se trata de su humano favorito. Los caninos son buenos para distinguir el lenguaje no verbal, por eso deciden establecer o no una relación con alguien igual de cooperativo”, explicó el médico veterinario zootecnista.

Tejeda Perea señaló que los perros son empáticos con su grupo social, además de que también pueden seleccionar solo a los compañeros que les parecen agradables para jugar.

“Muestran conductas infantiles aun siendo adultos, y al parecer la parte emocional los orilla a evaluar al otro para hacerlo su amigo o no”, dijo académico.

Lee: ¿Tu mascota entra en pánico con la pirotecnia? Aprende técnicas para ayudarlo a relajarse

Añadió que la memoria olfativa y visual de los perros es excelente por lo que siempre recordarán quién fue generoso con ellos, aun si pasa mucho tiempo, pero también quién los maltrató.

El investigador añadió que igual que los humanos, los perros también presentan ansiedad lo que se puede traducir en un comportamiento agresivo.

Si un perro sufre ansiedad, estará irritado y “puede ser altamente agresivo, miedoso o sonámbulo”, agregó.

Esta ansiedad puede reflejarse en enfermedades de la piel y se manifiesta cuando pasan mucho tiempo solos o si han sido entrenados a base de castigos diarios; 

Tejeda Perea y su grupo de investigación analizan los problemas de piel en caninos.

El especialista dijo que en la UNAM trabajan con los perros y sus dueño para “reiniciar la relación” y enfocarla a un estado emocional positivo. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La investigación que comprobó que los cadáveres 'se mueven' más de un año después de la muerte

Alyson Wilson, investigadora de Australia, filmó con la técnica del "time lapse" un cadáver a lo largo de 17 meses. Wilson asegura que su trabajo es vital para que la policía y los patólogos puedan interpretar correctamente la escena de un crimen.
18 de septiembre, 2019
Comparte

Una investigadora en Australia constató que los cadáveres se mueven incluso más de un año después del fallecimiento de la persona.

Alyson Wilson es investigadora en una de las únicas “granja de cuerpos” fuera de Estados Unidos, que se encuentra en un lugar no divulgado al público en las afueras de Sídney, Australia.

El término “granja de cuerpos” se refiere a centros que investigan la descomposición de cadáveres para ayudar a la policía y a los patólogos en investigaciones criminales.

El centro donde trabaja Wilson tiene el nombre oficial de Instalación Australiana de Investigación Experimental Tafonómica (AFTER por sus siglas en inglés), que fue establecida en 2016 (la tafonomía, del griego “taphos”, enterramiento, y “nomos”, ley, es la ciencia que estudia los procesos de descomposición de organismos y su fosilización).

Como parte de sus investigaciones, Wilson registró durante 17 meses imágenes con la técnica time lapsede uno de los cadáveres en la instalación.

Las observaciones de Wilson aún no han sido publicadas en un estudio, pero la investigadora habló de su trabajo con la cadena australiana ABC y con otros medios internacionales como la agencia AFP.

Wilson señaló a AFP que, en una de las instancias registradas, los brazos que estaban junto al cadáver en el momento de la muerte acabaron abiertos hacia los lados.

“Creemos que los movimientos se relacionan con el proceso de descomposición a medida que el cuerpo se momifica y los ligamentos se secan”, señaló la investigadora.

Las filmaciones de Wilson son una continuación de un estudio anterior sobre fotografía time lapse en el estudio de cadáveres, que fue publicada este año en la revista Forensic Science International: Synergy.

Investigaciones policiales

La investigación de Wilson fue supervisada por la antropóloga forense y criminóloga Xanthe Mallett, profesora de la Universidad de Newcastle en Australia.

Mallett señaló a la cadena ABC que las observaciones de los movimientos en cadáveres son importantes porque la policía asume en general que la posición en que se halla un cadáver es la que tenía en el momento del fallecimiento, a menos de que haya pruebas claras de que los restos fueron movidos.

Hasta donde yo sé, es la primera vez que se captan en cámara los movimientos en el proceso de descomposición“, afirmó Mallett.

Dibujo en el suelo marcando la silueta de un cuerpo durante una investigación policial

Getty Images
La policía asume en general que la posición en que se halla un cadáver es la que tenía en el momento del fallecimiento.

Wilson señaló que “cuando lo policía hace un mapa del lugar de un crimen, registra la posición del cuerpo de la víctima y de cualquier evidencia que pueda ayudar a comprender la causa de muerte”.

Esta técnica ayuda a la policía a descifrar las circunstancias de la muerte y saber si se trató de un homicidio o una muerte natural.

“Si una persona muere de una sobredosis de drogas, la policía esperará hallar una jeringa en la mano o muy cerca de la mano de la persona fallecida”, afirmó Wilson.

“Pero debido a los movimientos postmortem, las manos pueden haberse movido bastante lejos de la jeringa. Y eso podría llevar a una interpretación errónea de la causa de muerte”.

Viaje a México

Wilson señaló a AFP que su pasión por la antropología forense nació luego de trabajar en México en un proyecto de clasificación de esqueletos mayas.

“Desde niña siempre tuve un interés en la muerte y en qué sucede cuando el cuerpo se descompone tras la muerte”, relató.

“Tal vez el interés me surgió por crecer en un establecimiento ganadero, donde veía continuamente ese proceso en animales”.

“Cuando me di cuenta de que ningún estudio en el mundo había intentado cuantificar los movimientos de cadáveres humanos, me dije, yo lo voy a hacer”.

Haz clic para ver el estudio de Alyson Wilson


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8&t=5s

https://www.youtube.com/watch?v=PRfp4J8710k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.