close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Itxaro Arteta

ProCiencia, el movimiento de investigadores mexicanos contra los recortes a ciencia

En su carta, los científicos piden revertir los recortes y despidos en los Centros Públicos de Investigación, asegurar recursos para el sector salud y garantizar la autonomía de las universidades públicas.
Itxaro Arteta
18 de julio, 2019
Comparte

Los investigadores académicos del país han empezado a organizarse para crear un movimiento en defensa de su labor y los recortes presupuestales que ha sufrido por las medidas de austeridad en toda la Administración Pública. El “movimiento ProCiencia”, como se ha autodenominado, entregó este jueves a presidencia y a las cámaras del Poder Legislativo una carta firmada por más de 11 mil 600 personas a través de la plataforma change.org.

En ella enumeraron nueve puntos que solicitan sean atendidos. Uno de ellos y en el que más insisten es revertir los recortes y despidos en los Centros Públicos de Investigación (del Conacyt), en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Convestav) y en la Universidad Pedagógica Nacional.

La carta también pide asegurar recursos para el sector salud, incluyendo la parte de investigación que se hace en los Institutos Nacionales de Salud; garantizar la autonomía de las universidades públicas; y asegurar la correspondencia entre presupuesto y crecimiento de la matrícula en educación superior.

Otros puntos son cumplir con la Ley de Ciencia y Tecnología que plantea que la inversión en este rubro alcance el 1% del Producto Interno Bruto; impulsar una reforma fiscal que fomente la inversión privada en ciencia; transparentar los criterios de asignación y flujo de recursos a centros de investigación.

Además piden un debate inclusivo y respetuoso sobre los sistemas de remuneración actual de los académicos, y que deje de señalárseles como “élites” o castas” económicamente privilegiadas cuando en realidad trabajan con presupuse limitado.

Lee: Científicos del Cinvestav exigen investigar donación gubernamental de 1.7 mil mdp a Enova/Proacceso

“Modificar el discurso denostador acerca de los y las científicas y académicas que laboramos en México, para re-dignificar nuestra labor, papel y lugar en nuestra sociedad; el trabajo que desarrollamos y sus resultados se enfocan en el beneficio de ella y son indispensables para lograr las metas de los nuevos tiempos, que compartimos”, señala el documento entregado.

El grupo que acudió a dejar la carta en Palacio Nacional, de unos 15 investigadores, hizo énfasis en que actualmente están sufriendo ya no tener insumos para laboratorios. Recordaron que en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 se redujo 11.9% el dinero destinado a Ciencia y Tecnología.

“Nunca hemos tenido una posición de privilegio. Siempre hemos estado acostumbrados a trabajar con el mínimo, no tenemos dispendio del dinero del pueblo, ni mucho menos.

Lee: Científicos del Cinvestav deberán pedir permiso a AMLO para viajar al extranjero

Necesitamos el dinero para trabajar, pero de ninguna manera lo estamos malgastando. Somos probablemente uno de los gremios más auditados, evaluados”, señaló en entrevista Marcia Hiriart, investigadora de biomédica en el Instituto de Fisiología Celular de la UNAM.

David Romero, del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM, hizo énfasis en que las afectaciones que ellos están sufriendo, repercuten en toda la sociedad, porque hace falta ciencia para todo: por ejemplo, para explicar por qué están ocurriendo los microsismos de los últimos días en la Ciudad de México, o para desarrollar una estrategia contra el problema del sargazo en las costas del Caribe.

El grupo entregó la carta a Presidencia y confió en que pueda haber un mayor acercamiento de la comunidad con la directora de Conacyt, María Elena Álvarez Buylla.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Llegada del Apolo 11 a la Luna: 8 innovaciones de la vida cotidiana producto del alunizaje

El Programa Apolo fue un hito histórico que marcó la carrera espacial de Estados Unidos y la Unión Soviética. Pero, ¿sabías que también ayudó a conseguir cosas como agua más limpia o la manta isotérmica?
16 de julio, 2019
Comparte

“Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

La famosa frase de Neil Armstrong al convertirse en el primer ser humano en pisar la Luna se refería a la hazaña científica y tecnológica lograda el 20 de julio de 1969.

Pero este hito que ahora cumple 50 años también cambió nuestra vida cotidiana.

Con un costo estimado de lo que hoy serían US$200.000 millones, el Programa Apolo también desencadenó avances sorprendentes en áreas que tal vez nunca hubiéramos logrado.

Aquí nos centramos en algunos de ellos.

1. Limpiar de forma menos enredada

Las herramientas eléctricas inalámbricas son anteriores a los vuelos Apolo, pero el programa de la NASA ayudó bastante a que estos productos evolucionaran hasta ser tal como los conocemos hoy.

El fabricante estadounidense de herramientas Black & Decker, por ejemplo, lanzó un taladro “sin cable” en 1961.

Dustbuster

B&D
El Dustbuster salió al mercado en 1979, 10 años después del primer alunizaje.

Pero la misma compañía proporcionó a la NASA un taladro especial para obtener muestras del núcleo del satélite.

Los conocimientos adquiridos con el desarrollo del motor y las baterías permitieron a Black & Decker aventurarse con toda una gama de nuevos dispositivos que incluyen la primera aspiradora comercial inalámbrica del mundo, en 1979: el Dustbuster.

En 30 años, se vendieron más de 150 millones de unidades de Dustbuster.

2. Mejores cronómetros

La precisión era crucial para el éxito de los alunizajes. Una fracción de segundo podía marcar la diferencia entre la vida y la muerte para los astronautas.

Así que no es de extrañar que la NASA necesitara los relojes más precisos que pudieran obtener para el control de la misión.

Detalle de la muñeca de Buzz Aldrin

Getty Images
“Buzz” Aldrin, el segundo hombre en pisar la Luna, usó su reloj de pulsera durante la misión Apolo 11.

La solución fue una versión más avanzada de relojes de cuarzo,que daba a los aparatos una precisión de un minuto al año.

Irónicamente, en el campo del tiempo, los relojes de pulsera mecánicos de la “vieja escuela” usados ​​por Armstrong y su compañero “Buzz” Aldrin en la misión Apolo 11 se robaron toda la atención del público.

3. Agua más clara

La tecnología usada en las naves de la misión Apolo para purificar el agua se emplea ahora para matar las bacterias, virus y algas en fuentes de agua y piscinas de todo el mundo.

El programa fue pionero en el uso de tecnología sin cloro, que se basaba en iones de plata.

4. Zapatillas que duran más

Traje espacial

Getty Images
De la tecnología usada en los trajes espaciales nacieron zapatillas deportivas más durables.

En la actualidad los astronautas todavía usan un traje basado en un modelo de 1965 diseñado para proteger a la tripulación del Apolo en sus caminatas sobre la Luna.

Pero esta tecnología también inspiró la fabricación de zapatillas deportivas más flexibles, estables y que absorben los golpes que se vienen vendiendo en las últimas décadas.

5. Tejidos resistentes al fuego

El fuego que destruyó al Apolo 1 cuando ejecutaba un ejercicio en 1967, matando a los tres astronautas que iban a bordo, sembró el caos en el programa espacial estadounidense.

Pero también llevó a la NASA a desarrollar un nuevo tipo de tela ignífuga que aún se usa.

De hecho, el sistema de refrigeración que se emplea en la actualidad para refrescar a los astronautas durante los lanzamientos espaciales ayuda a todo tipo de gente, incluyendo a algunos pacientes con esclerosis múltiple e incluso a caballos.

6. Tecnología para combatir enfermedades cardíacas

rayos X

Getty Images
Los fabricantes de desfibriladores implantables se inspiraron en los avances de la NASA en el campo de la tecnología de circuitos en miniatura.

Los desfibriladores implantables, dispositivos que se usan para tratar a personas que presentan ritmos cardíacos anormalmente peligrosos a diario, se desarrollaron por primera vez gracias a los avances de la NASA en tecnología de circuitos en miniatura.

A diferencia de los desfibriladores utilizados por los servicios de emergencia, las versiones miniaturizadas se colocan debajo de la piel del paciente para controlar el ritmo cardíaco.

Las primeras versiones de estos aparatos, que funcionan corrigiendo las anormalidades con impulsos eléctricos, se usaron en la década de 1980.

7. Comida más compacta

comida liofilizada

Getty Images
La comida liofilizada de los años del Apolo inspiró versiones comerciales.

En la aventura de llegar a la luna, la NASA tuvo que pensar en maneras de ahorrar espacio y hacer que las naves espaciales fueran lo más livianas posible.

Eso, junto a las necesidades de conservación, condujo a que se investigaran nuevos alimentos para las misiones Apolo.

Al diferencia de los vuelos cortos anteriores de los programas Mercury y Gemini (1961-1966), las misiones lunares tardaban hasta 13 días en el espacio.

La solución fue el proceso de liofilización, por el cual se extraía a temperaturas muy bajas el agua de la comida fresca recién cocinada. Para comerla, solo había que agregar agua caliente.

Le funcionó a Armstrong y a generaciones de escaladores y campistas. Sobre todo porque se puede conseguir a US$4.

8. La manta isotérmica

Niña envuelta en una manta isotérmica

Getty Images
Las mantas isotérmicas también son importantes en la Tierra.

Manta espacial es un apodo que se usa para el material aislante brillante con el que la agencia espacial protege los módulos lunares del Apolo del calor del sol.

Hacía que la nave espacial pareciera haber sido parcialmente envuelta con papel de aluminio, pero inspiró la manta de supervivencia que conocemos y vemos en la actualidad.

Hecha de plástico, película protectora y aluminio, hoy en día la protección de la manta espacial no se limita a astronautas.

La tecnología de la NASA se usó para crear las mantas térmicas para emergencia, que se utilizan en los rescates y misiones humanitarias.

También se les puede ver en los maratones porque resultan útiles para proteger de la hipotermia a los corredores de larga distancia.

Los hospitales emplean esta tecnología con regularidad para mejorar sus condiciones para pacientes y personal.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t

https://www.youtube.com/watch?v=Mf-4ho-0fP8&t

https://www.youtube.com/watch?v=CDhpgl99TW8&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.