close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Chiapas presenta en su defensa fotos de eventos pasados, contrataciones exprés y empresas fantasma

Manu Ureste@ManuVPC
4 de julio, 2019
Comparte

Automovilistas de las carreteras de Chiapas enfrentan a diario un sinfín de variables que ni la aplicación de tráfico más avanzada es capaz de calcular: bloqueos, retenes de militares, migración y aduanas, o los clásicos hoyos y deslaves que dificultan, aún más, el tránsito por caminos ya de por sí estrechos y serpenteantes. 

Pero eso no fue obstáculo para que los representantes de 26 empresas que, en 2016, ganaron 685 millones de pesos en contratos adjudicados por el gobierno de Manuel Velasco en Chiapas, viajaran el mismo día por todo el estado y llegaran a distintos municipios para firmar las actas de entrega-recepción con las que dejaron constancia por escrito de que hicieron eventos masivos y entregaron los bienes y servicios para los que fueron contratados. 

Esos representantes legales se movieron tan rápido por el estado que incluso, según los documentos oficiales que entregó el gobierno de Chiapas a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), estuvieron prácticamente en dos lugares distintos al mismo tiempo. 

Por ejemplo, el 5 de mayo de 2016 el acta de entrega-recepción señala que, en la sede de Tuxtla Gutiérrez, a las 18:45 horas los representantes de distintas empresas firmaron que entregaron los bienes y servicios contratados por la Sedem. 

Ese 5 de mayo, a la misma hora, los mismos representantes firmaron otra acta de entrega-recepción en Pichucalco, a 190 kilómetros de distancia.

Otro caso. El 12 de julio de 2016, los representantes de las mismas empresas fueron a Ocosingo a firmar el acta de entrega-recepción. El evento, según el documento oficial, inició a las 17:25 y terminó a las 18:10 de la tarde. 

Pues bien, cinco minutos antes de que terminara el evento de Ocosingo, a las 18:05 de ese 12 de julio, los mismos representantes también firmaron otra acta de entrega a 125 kilómetros de distancia, en Palenque.

Y hay más. Los representantes que firmaron las actas tienen sus domicilios en rancherías, colonias pobres y en casas sin número, a pesar de que ganaron 685 millones de pesos de dinero público.

Servicios Icamfor fue de las compañías que más dinero ganaron, casi 86 millones de pesos. Pero su representante vive en un barrio de Yajalón, uno de los municipios más pobres de Chiapas en el que 9 de cada 10 habitantes viven en situación de pobreza, según datos oficiales del Coneval

El representante de Servicios SATO, que ganó 25 millones de pesos, vive en una ranchería en Tumbalá, otro municipio chiapaneco en el que el 95% de la población es pobre, según el Coneval.

Y estos son solo unos ejemplos. Hay hasta 17 casos similares. 

Adjudicaciones urgentes para contratar mariachis

Que los representantes de las empresas estuvieran en dos lugares al mismo tiempo, no es una escena de película de ciencia ficción. Es apenas una de las múltiples irregularidades que Animal Político documentó en la comprobación del gasto de 685 millones de pesos que el gobierno de Manuel Velasco en Chiapas debió invertir en miles de mujeres pobres y que se convirtió en un presunto desvío a una red de empresas fantasma.

Lee: La ASF perdonó a Manuel Velasco desvíos millonarios en Chiapas

Como ya se expuso en las dos entregas previas de este reportaje, este caso inició con una investigación que la Auditoría presentó en febrero de 2018, cuando documentó irregularidades cometidas en la Cuenta Pública 2016 en el programa ‘Bienestar: de Corazón a Corazón’, a cargo de la Secretaría para el Desarrollo y Empoderamiento de las Mujeres (Sedem).

Entre las más graves, que los 685 millones de pesos fueron adjudicados por la Sedem a las 26 empresas sin una licitación pública, argumentando como algo urgente para empoderar a miles de mujeres pobres la contratación de mariachis, payasos, botargas, y la compra de escenarios, playeras, y rosas.

Y otra, que las empresas adjudicadas para organizar esos 80 eventos masivos son, en realidad, edificios abandonados, oficinas vacías, o direcciones que no existen. 

Lo que incluso fue investigado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), que incluyó a 22 de las 26 empresas en sus listas negras de sociedades fantasma, es decir, de empresas que no tienen infraestructura real, personal, ni activos, y que defraudaron al gobierno simulando operaciones comerciales mediante la emisión ilícita de facturas.

A pesar de lo anterior, la ASF, ya con David Colmenares como auditor —en sustitución de Juan Manuel Portal—, dio carpetazo al caso. 

¿Por qué? 

Según Isaac Rojkind, auditor que firmó la solventación de irregularidades, porque se confirmó que los 80 eventos masivos del programa social sí se hicieron, según muestran contratos, facturas, actas de entrega-recepción, y las fotografías que entregó la Sedem como pruebas.

Pero es en esos documentos en los que hay un abanico de pistas para confirmar que las empresas fantasma simularon los servicios, como detectó el SAT, o para dudar si los 80 eventos masivos de la Sedem ocurrieron como se reportaron. 

Simulan comprobación con fotografías 

El gobierno de Manuel Velasco aportó a la Auditoría fotografías de los 80 eventos, mismas que también recibió Animal Político como prueba de que las empresas cumplieron “a cabalidad” con lo contratado.

Las fotografías que entregó la Sedem no precisan fecha, lugar, ni a qué evento corresponde cada una, por lo que a simple vista no se puede confirmar que representen alguno de los 80 eventos que supuestamente se hicieron entre mayo y diciembre de 2016. 

Animal Político comparó esas fotografías con las publicadas por el propio Manuel Velasco en Facebook, y documentó que hay imágenes que, o bien fueron tomadas años antes de que ocurrieran los 80 eventos del 2016, o son de otros actos de gobierno.

Por ejemplo, múltiples fotografías son de un mitin de Manuel Velasco, pero del 3 de noviembre de 2014 en Comitán: dos años antes de que, en mayo de 2016, arrancara el programa ‘Bienestar: de corazón a corazón’.

Otras fotografías son de un evento de Velasco en Suchiate el 26 de febrero de 2015. Un año y medio antes de que iniciaran los eventos auditados de 2016.

Y otras fotografías de 2016 son mítines de Velasco en Arriaga, Tonalá y Pijijiapan, localidades en las que no se celebró ninguno de los supuestos 80 eventos, según se indica en el mismo calendario del programa.

En cuestión de horas 

El análisis de los contratos y facturas para comprobar el gasto arroja otras irregularidades. 

Como ya se mencionó, las 26 empresas fueron beneficiadas por adjudicación directa con el pretexto de que contratarlas era una urgencia para Chiapas. Y tan fue así que, en el mismo día, la Sedem las contrató y, apenas algunas horas después, reportaron que ya habían entregado todos los bienes y servicios.

Un caso: el 2 de mayo de 2016, el subcomité de adquisiciones de la Sedem aprobó adjudicar directamente contratos a nueve de las 26 empresas.

Al día siguiente, la Secretaría de Hacienda de Chiapas tenía listos 200 millones de pesos para una ampliación presupuestal para la Sedem. La dependencia firmó de inmediato los contratos con las empresas y no solo eso, las compañías emitieron las facturas, el gobierno chiapaneco ordenó el pago y a las 7 de la mañana del 4 mayo de 2016 se firmaron las actas confirmando la instalación de cientos de escenarios y plantas de luz, y la repartición de playeras, paraguas, y otros bienes para empoderar a miles de mujeres.

Todo en cuestión de horas. 

Hubo tal premura que hay empresas que emitieron facturas, dijeron que entregaron los bienes y cobraron millones aún antes de que fueran contratadas. De hecho, en el 73% de los 45 contratos, las empresas facturaron semanas y meses antes de que se confirmara que estaban contratadas. 

Hay otros cinco casos en los que el Ejecutivo estatal pagó a las empresas fantasma antes de la firma del contrato, a pesar de que éstos, en su cláusula cuarta, obligaban a que el pago fuera a “contraentrega” de los productos y servicios.

Hay tal nivel de inconsistencias en la documentación analizada, que la Auditoría pasó por alto que en el caso de Promocionales Deko, por ejemplo, una parte del contrato señala que recibió 10 millones por la renta de sillas, carpas, y templetes, y en otra indica que fue contratada para repartir folletos y trípticos de publicidad. 

Al estilo La Estafa Maestra

Las empresas fantasma contratadas por Chiapas también operan en red. Es decir, tras una revisión en el Registro Público de Comercio se comprobó que comparten socios, representantes legales, comisarios, direcciones fiscales, y hasta las fechas en que fueron disueltas para desaparecer.

Por citar unos ejemplos: Comercializadora de Todo Jacima SA de CV y Robotium Asesorías tienen el mismo representante legal y la misma dirección en una colonia popular de la alcaldía capitalina Iztacalco. 

Las dos empresas fueron liquidadas el mismo día, el 17 de octubre de 2017, una semana después de que la Auditoría las visitara y documentara que no existían. Ambas alegaron que estaban en “números rojos”, pese a que acababan de ganar 50 millones del gobierno de Chiapas.

Grupo Asesor Odul y Promocionales Deko tienen a la misma representante que, a su vez, es hermana de la representante de Constructora de Inmuebles Master. 

Tishrei Asesorías tiene la misma dirección que Operadora Master y Promocionales Deko en otro barrio popular de la Ciudad de México. Y Grupo Publicitario ADAR tiene el mismo representante que Tishrei Asesorías. 

Tan operan en red, que estas empresas se hicieron transferencias de dinero entre sí, fueron contratadas por montos idénticos, vendieron productos al mismo precio unitario, y emitieron facturas en bloque, con solo minutos de diferencia. 

Con este perfil, no le debió resultar muy complicado al SAT incluir a estas empresas en sus listas negras de fraude. Hasta ahora, de las 22 boletinadas, once ya han sido declaradas irregulares de forma definitiva, pues ya se comprobó que simularon todas sus operaciones; mientras que otras once son investigadas porque se detectaron los mismos indicios.

“La Auditoría dio por buena la información que teníamos en ese momento. Los actos posteriores sobre la categoría que pueda dar el SAT a las empresas no era de nuestro conocimiento”, dijo el auditor Rojkind, aunque, según las fechas que constan en el SAT, once empresas ya estaban en las listas públicas de sociedades fantasma antes de que la Auditoría solventara las irregularidades el 9 de octubre de 2018.

El argumento de que al momento de revisar a las empresas éstas eran legales —porque tenían sus actas constitutivas y sus registros de contribuyentes vigentes ante el SAT—, es el que apunta el gobierno de Manuel Velasco para deslindarse de las empresas fantasma que contrató por 685 millones de pesos. 

De ahí que, a través de Humberto Pedrero, extitular de Hacienda en el gobierno de Velasco y hoy diputado del Partido Verde, la Sedem insistió en que, si después del contrato el SAT declaró a las empresas como fantasma, no es su responsabilidad.

Un argumento, sin embargo, que choca con la ley mexicana, según Luis Pérez de Acha, abogado constitucionalista, quien explicó que cuando una compañía es incluida en la lista negra del SAT, automáticamente todas sus facturas y operaciones son irregulares. “Todas a rajatabla”, subrayó.

Y esto, además, tiene carácter retroactivo. Es decir, que las operaciones comerciales de la empresa fantasma son inválidas hacia el futuro —se prohíbe hacer negocios con ellas—, pero también son inválidas hacia el pasado.

Aquí está la clave: “Si la empresa fantasma emitió facturas en 2016, pero fue boletinada ahora, en 2019, para efectos del artículo 69 Bis del Código Fiscal de la Federación todas sus facturas son inválidas, desde la primera hasta la última. Y esto significa que el pago de la dependencia pública fue realizado de manera ilícita”, recalcó Pérez de Acha, quien subrayó que esa retroactividad está respaldada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y por la Constitución.

—¿Sería entonces válido el argumento de la Sedem, de que las empresas eran legales al momento de contratarlas y que no habría irregularidad? —se le insistió—.

—Definitivamente, no. Es una argumentación inválida —dijo el abogado—.

Para este reportaje, el equipo de Manuel Velasco entregó documentación para mostrar que las presuntas irregularidades estaban aclaradas, pero estos documentos resultaron ser los mismos que se enviaron a la ASF y cuyo análisis y revisión se detalló a lo largo de las tres entregas de esta investigación. 

Lee el reportaje completo: La ASF perdonó a Manuel Velasco desvíos millonarios

¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.